include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Pregúntame Algo Fácil: Una Novela by , available in its entirety at Smashwords

This page may contain adult content. If you are under age 18, or you arrived by accident, please do not read further.


Pregúntame Algo Fácil

Por

Skye Bailey

Tabla de Contenido

Capitulo 1

Capitulo 2

Capitulo 3

Capitulo 4

Capitulo 5

Capitulo 6

Capitulo 7

Capitulo 8

Capitulo 9

Capitulo 10

Capitulo 11

Capitulo 12

Capitulo 13

Capitulo 14

Capitulo 15

Capitulo 16

Capitulo 17

Capitulo 18

Epilogo



Capítulo 1



Jake estaba nervioso. Hoy sera su primer día como profesor asistente del profesor Hume y esperaba poder causar una buena impresión. Este era el segundo año de enseñanza de Jake como profesor asistente en la universidad, pero todavía estaba nervioso. Se ajustó la corbata una vez más y agarró su maletín mientras salío por la puerta.


Jake respiró profundo y abrió la puerta del aula y contuvo el aliento cuando entró y vio el mar de caras frente a él. Debe haber más de 200 estudiantes en esta clase, pensó Jake a sí mismo. Sonrió mientras caminaba, vio al profesor Hume y caminó hacia él. El profesor Hume tenía unos 60 años y tenía una mirada severa. Parecía el tipo de persona que esperaba mucho y era difícil de complacer. Hablaron durante unos minutos y luego el profesor Hume comenzó a dar su clase.


Jake sabía que podía manejar la difícil personalidad del profesor Hume. Era un profesor titular que se preocupaba principalmente por la investigación y la publicación para la universidad. Enseñar no era realmente su pasión, por lo que Jake estaría enseñando la mayor parte del tiempo. Jake estaba contento por eso. Estaba muy cómodo frente a un aula y tenía una forma de conectarse con los estudiantes. Repartió el programa mientras el profesor Hume hizo las presentaciones. Luego se sentó a un lado. Todavía podía ver la mayoría de las caras de los estudiantes. Algunos de ellos parecían aburridos, mientras que otros parecían ansiosos. Desconectó la voz del profesor y se alegró de que sus años de licenciatura hubieran terminado. Había obtenido su maestría, pero aún le quedaban algunos años antes de obtener su doctorado.


Mientras Jake miraba las caras de los estudiantes, su mirada se detuvo cuando notó a una linda chica de cabello rojizo sentada hacia el frente. Desde donde estaba sentado, tenía una buena vista de ella. Las cabezas rojas generalmente no eran de su tipo, pero había algo en ella que llamó su atención. Tal vez era solo química, tal vez era simplemente que ella tenía una cara hermosa. Parecía cómoda en clase y exudaba confianza pero no arrogancia. Ella tenía una belleza natural sobre ella. De repente, la chica volteo hacia él. Sus ojos se encontraron por una fracción de segundo con los de el, y ella le sonrió. Jake pensó que tenía los ojos de color miel más intensos que había visto. En ese instante, su estómago dio un vuelco cuando ella le sonrió. Ella tenía una de las sonrisas más increíbles que había visto. Su mirada intensa lo hacía sentir como un adolescente que estaba mirando a una hermosa modelo. Era como si ella pudiera perforar su alma con sus ojos. Ella podría iluminar una habitación entera con esa sonrisa.


Jake no se avergonzaba fácilmente, pero había algo en ella que lo hacía sentirse tímido. Nunca antes se había sentido así. Fue cautivado por ella. A lo largo de la clase, Jake siguió mirando a la chica de cabello rojizo con ojos color miel, con una mirada que podría perforar su alma y ponerlo de rodillas, esperando que hicieran contacto visual de nuevo. Pero ella no volvió a voltear a verlo.


Jake tenía que averiguar quién era ella. Él no podía dejar de mirarla. Aunque estaba tratando de ser discreto al respecto. Deseaba poder simplemente acercarse a ella y preguntarle su nombre. Nunca fue muy bueno en ser paciente, pero tampoco quería parecer tan enamorado de ella. Podía mirar la lista, pero ¿cómo sabría qué nombre pertenecía a qué cara? Por un segundo, Jake consideró irrumpir en los archivos de la computadora de la escuela y buscar a todas las chicas de su clase, pero eso seria exagerado. Necesitaba calmarse y pensar en una forma mucho más segura y causal de preguntar por su nombre. Él simplemente se acercaría a ella después de la clase y se presentaría como profesor asistente y le haría saber que si tenía alguna pregunta sobre cualquier cosa, no debería dudar en preguntarle. Luego, cuando le ofrezca su número, no sería tan obvio que intentara obtener el de ella.


Tan pronto como terminó la clase, se levantó de un salto y comenzó a caminar hacia la chica de cabello rojizo, pero en ese momento escuchó que alguien llamaba su nombre.

"Señor. ¿Wilder? El profesor Hume lo llamó. “¿Puedes darme unos minutos de tu tiempo? Quería repasar algunas cosas contigo.”


Jake volteo a mirar al profesor Hume con la intención de hacerle saber que volvería en un minuto. Pero el profesor tenía una de esas miradas en su rostro que significaba que no iba a esperar a Jake. A regañadientes, Jake se acercó al profesor, cuando se giró para ver a la chica de cabello rojizo salir por la puerta del aula.

El profesor Hume habló con Jake sobre las tareas y la clase de la próxima semana. Jake apenas escuchaba. ¿No podría haber esperado esto? Pensó a sí mismo. Tan pronto como terminó de hablar con él, Jake salió corriendo por la puerta. Se detuvo fuera del aula y miró en todas direcciones para ver si podía ver a la chica de pelo rojizo en cualquier lugar. ¿A dónde se había ido? Jake no podía verla por ninguna parte. Frustrado, comenzó a girar y caminar apresuradamente hacia atrás cuando de repente se topó con alguien.


Gloria estaba saliendo del baño de mujeres cuando alguien se topó con ella de repente. Ella no había traído su mochila con ella, así que llevaba sus libros, cuadernos y carpetas y trataba de equilibrarlos mientras caminaba. Ella estaba tratando de aferrarse a todo, pero perdió el equilibrio y cayó sobre el duro cemento, torciendo su tobillo gravemente.

"Lo siento mucho", dijo el chico que la golpeó. Él comenzó a ayudarla a levantarse, pero ella se estremeció de dolor.

"Auch, mi tobillo", gritó Gloria. Entonces se dio cuenta de quién era el chico. Él era el profesor asistente de su clase. ¡Gloria estaba tan avergonzada! Sin embargo, el chico parecía más avergonzado que ella, pero también parecía preocupado.

"Dejeme ayudarle a levantarse", dijo Jake. Agarró la cintura de Gloria y la levantó suavemente. Luego la guió hacia un banco cercano y la ayudó a sentarse con cuidado. Volvió a recoger sus cosas que habían caído por todas partes cuando ella se cayó.


Jake no podía creer que se había topado con la chica de cabello rojiso. ¡Que suerte! Pero se sintió muy mal por haberla herido. Se sintió mal porque parecía que ella estaba en mucho dolor.

"Lo siento mucho", dijo Jake caminando hacia atrás y entregando sus cosas.

"Ya dijiste eso", dijo Gloria mirando su tobillo.

"Lo sé. Me siento muy mal por haberle lastimado el tobillo. ¿Cómo esta? ”Preguntó mirando preocupado.

"Ha estado mejor", respondió Gloria tratando de sonreír.

"Soy Jake", dijo mientras se arrodillaba para mirar su tobillo.

"Lo sé. Lo vi en clase. Soy Gloria”.

"Me siento como un tonto", dijo Jake. Su tobillo se ve bastante hinchado ahora. Creo que mejor le ayudo al centro de salud”.


Gloria vaciló. Ella pensó en no hacerle caso, pero le dolía mucho y podía usar su ayuda.

"Um, está bien", dijo dejando escapar un profundo suspiro.


Con cuidado, Jake la ayudó a levantarse y la rodeó con el brazo a medida que avanzaban lentamente hacia el centro de salud. Él regresaría por sus cosas más tarde. Era bueno que el centro de salud no estuviera tan lejos, pensó Jake. Podía ver que Gloria estaba realmente luchando por llegar allí. Él podría cargarla hasta el centro de salud. Ella era tan pequeña, probablemente solo pesaba como 40 kilos, pero él decidió no preguntarle. Ya se veía avergonzada e incómoda y no quería agregar más.


Jake estaba disfrutando tener su brazo alrededor de Gloria y estar tan cerca de ella. Su cabello olía a fresas y se sentía tan pequeña en sus brazos. El era 6'5 " de altura, se alzaba sobre ella. Ella estaba en el lado más corto. Adivinó 5'3 "o 5'4". Estaba disfrutando con el hecho de que tenía su brazo alrededor de ella y estaba tan cerca de ella físicamente. En ese momento sintió que nunca queria dejarla ir. Jake decidió en ese momento el decidio que quería salir con ella y conocerla más. Llegaron al centro de salud en unos diez minutos. Mientras Gloria estaba con el medico, el la espero en la sala de espera.


Jake había estado esperando unos 45 minutos cuando escuchó el zumbido de su teléfono. Miró el mensaje de texto. Su estómago dio un vuelco pero de mala manera. Era Giselle. Casi se había olvidado de ella. De hecho, él quería olvidarse de ella porque no podía soportarla. Se había separado formalmente hace seis meses. Finalmente se mudó y encontró un nuevo apartamento y empezó a proceder con el divorcio. Pero Giselle estaba arrastrando los pies.

"Necesito hablar contigo", decía el texto.


Jake ignoró el mensaje y guardó su teléfono. No quería pensar en Giselle. Solo recibir un mensaje de ella lo hizo enojar.


En ese momento, vio a Gloria salir con muletas.

"No está roto", dijo con una sonrisa. Tenía una férula en el pie y estaba tratando de mantener el equilibrio sobre las muletas. Jake se levantó para ayudar a estabilizarla.

"Me dieron algo para el dolor y el médico me dijo que debo quitarle el peso al pie y volver en unas semanas". Aparte de eso, estoy bien ", dijo ella tratando de mantener el equilibrio y sonriendo. Estaba agarrando el brazo de Jake mientras trataba de mantener el equilibrio sobre su pie bueno y las muletas al mismo tiempo. Ella levantó la vista y le dio una sonrisa tímida.


Jake miró su rostro y sonrió radiante. Él el encantaba su sonrisa. Se dio cuenta de que tenía un hoyuelo en un lado cuando sonrió que se veía adorable.

"¿Puedo llevarte a tu casa?" Preguntó Jake. De ninguna manera estaba dispuesto a separarse de ella. "¿Vives en el campus?"

"Sí, en el pueblo", dijo ella tratando de caminar hacia la puerta. Ella estaba teniendo dificultades con las muletas.

"Espera aquí y conseguiré mi auto y te ayudaré", el dijo con una sonrisa.


Gloria estaba agradecida. Se sentó y esperó a que Jake regresara por ella. Ella no tenía su propio coche todavía. No podía permitirse uno. No es que necesitba uno, viviendo en el campus. Sus padres la recogian algunos fines de semana para llevarla de vuelta a casa y durante los días de semana se quedaba en el campus por la mayor parte. Era no estaba en la escena de la fiesta. Afortunadamente, sus dos trabajos estaban en el campus, por lo que no tenía que viajar a ningún lado.


Jake se había ido todo de cinco minutos cuando regresó.

"Eso fue rápido. ¿Corriste a tu auto? "Gloria preguntó en broma.


Jake se rió. A Gloria le gustaba el sonido profundo de su risa. Le gustaba la sensación del brazo de Jake a su alrededor. Ella podía ver que él estaba en muy buena forma física. Su cuerpo era musculoso y bien tonificado. Estaba vestido más formalmente que todos los demás, pero a ella le gustaba esa mirada en él. Llevaba unos vaqueros con camisa de vestir y corbata. Se veía increíblemente guapo. Podía ver cómo todas las chicas en la oficina lo miraban boquiabiertas. Sin embargo, él estaba con ella. Gloria no pudo evitar sonreír ante la idea. Él la ayudó a salir por la puerta, la guio y la ayudó a entrar al auto. Llegaron al pueblo en pocos minutos.


"Puedes dejarme en la parte delantera y puedo hacerlo dentro por mi cuenta", dijo Gloria cuando llegaron a la aldea.

"De ninguna manera", dijo Jake riendo. Te voy a ayudar a entrar”, dijo saliendo del auto tan pronto como se estacionó. Antes de que Gloria tuviera tiempo de objetar, Jake salió del auto y la ayudó a salir.

"Realmente no tienes que preocuparte por mi", ella le dijo mientras le entregaba las muletas. "Puedo manejarme por mi cuenta".

"Estoy seguro de que podrías, pero estoy aquí y no hay forma de que te deje a ti misma por tu cuenta", dijo mientras caminaba junto a ella asegurándose de atraparla si perdía el equilibrio.

"Es lo menos que puedo hacer.

Gloria dejó que Jake la ayudara dentro de su apartamento.


Capitulo 2



"Vivo por mi cuenta", ella dijo cuando entraron. "Elegí no tener un compañero de cuarto este año. No

creerías el tipo de compañeros de cuarto que he tenido en el pasado. Simplemente no quería tratar con eso en mi último año de escuela, y además me gusta mi tiempo a solas ", dijo mientras se dejaba caer en el sofá.

"¿Así que este es tu ultimo año?" Preguntó Jake mientras agarraba las muletas y las ponía contra la pared.

"Sí, finalmente, mi último año", dijo sonriendo.

"Así que eres una persona a la que le gusta estar sola, como una solitaria", dijo con voz burlona.

"Sí, algo así", dijo ella. Me gusta mi privacidad y mi paz y tranquilidad", dijo ella respirando. Él era tan alto, pensó. Ella estaba estirando el cuello hacia él. Él debe estar al menos 6'2 ", pensó. Ella era un 5'2” de altura ", por lo que junto a él se sentía como una enana.


Jake agarró una silla y un cojín y apoyó suavemente el pie de Gloria sobre ella.

"Dicen que ayuda con lo hinchado si se mantiene el pie elevado".

"Gracias", dijo. "Realmente no tienes que hacer todo esto".

"Me siento algo culpable porque en realidad fue mi culpa que te torciste el tobillo", dijo Jake.

"¿Así que solo me estás ayudando porque te sientes culpable?", Bromeó Gloria.

"No, no", tartamudeó Jake. "Quiero ayudarte. Me gustas y quiero estar aquí... "dijo, pasándose una mano por el pelo con nerviosismo.

"¿Te gusto?" Gloria preguntó tímidamente sonriendo.

Jake quería que la tierra lo tragara.

"No, quiero decir, sí". Tartamudeó. Él dejó escapar un profundo suspiro y miró hacia el otro lado.

"Sí, me gustas, Gloria", dijo mirándola.


Gloria se puso roja. Ella no había esperado que él dijera eso. Ella miró hacia otro lado y cambió de tema.

"Tenías tanta prisa cuando saliste del aula. ¿Adónde ibas tan rapido? ", Preguntó tratando de sonar indiferente.

"Tenías una mirada muy intensa en tu cara".

Jake miró fijamente a Gloria y dijo:

"De hecho, te estaba buscando".

"¿A mi?" Gloria casi se ahoga con las palabras. "¿Por qué me buscabas?" Preguntó sonrojándose.

"Porque te vi en en clase y te giraste y me diste la sonrisa más hermosa que jamás había visto", dijo.

"Quiero conocerte más. Quiero que salgas conmigo", dijo de hecho.


Gloria no estaba segura de qué decir. No había esperado que Jake fuera tan directo con ella. Por supuesto, ella lo había notado en clase. Ella apostó que todas las alumnas lo habían notado. Era alto, rubio, y tenía un cuerpo fuerte y musculoso. Tenía ojos azul profundo y cabello rubio ondulado, como ella prefería. A ella no le gustaban los hombres que eran delgados y quebradizos, que parecen que podrían romperse si levantan algo pesado. Ella también notó sus grandes manos, como si no temiera ensuciarlas y hacer un trabajo duro. A ella le gustaba que él tuviera un aspecto robusto, pero no demasiado. Solo lo suficiente para lucir sexy.

"Entonces, ¿qué dices?" Preguntó Jake esperando una respuesta.

Gloria había estado admirando sus atributos físicos tanto que no había estado prestando atención a lo que estaba diciendo.

"¿Acerca de?"

"¿Sobre salir conmigo?" Preguntó Jake.


Gloria vaciló. A ella le encantaría salir con Jake pero no era una gran amante de la idea. Ella solo había salido con algunos chicos en su corta historia de citas. Algunos habían estado bien, pero otros habían sido punks. No estaba segura si debería abrirse para el desamor nuevamente. Además, ella se graduaría este año y necesitaba enfocarse en sus estudios.

"No estoy segura", dijo Gloria. Ella podía ver la enorme decepción en los ojos de Jake. "Pero", agregó rápidamente, "quiero decir, me siento halagada. "Pero, ¿esque no hay algún tipo de regla sobre los maestros saliendo con estudiantes?"


Jake sonrió y se inclinó hacia ella.

"No diré nada si no dices nada", dijo con voz burlona. "Pero en serio, no soy mucho más mayor que tú. Además, solo soy un profesor asistente de todos modos y no conozco ninguna regla oficial que diga que los profesores asistentes no pueden salir con estudiantes de último año ", dijo sonriendo.

"¿Qué edad crees que tengo?" Gloria preguntó fingiendo ofensa.


Jake la miró.

"Apuesto a que no eres mucho mayor de 21 o 22", dijo mientras giraba un mechón de su cabello en su dedo.

"Tengo 26 años por cierto. Me gradué de aquí y también tengo mis maestros aquí. Este es mi segundo año como profesor asistente y hasta ahora lo estoy disfrutando. Estoy buscando obtener mi doctorado, pero primero quiero ahorrar algo de dinero. Ahora, tu turno ", dijo de hecho.

"¿Mi turno?" Preguntó Gloria. "No me di cuenta de que nos contábamos la historia de nuestra vida.

"¿Por qué no?" Tenemos que empezar en alguna parte ", dijo Jake.

"Bueno, ¿qué te gustaría saber?", Preguntó Gloria un poco avergonzada. Ella no estaba acostumbrada a que un chico fuera tan adelantado.

"Todo", respondió Jake. "Quiero saberlo todo sobre ti; tus gustos y disgustos; tu color favorito, tu comida favorita; tus esperanzas y sueños ¿Qué planeas hacer después de que te gradúes?

"Whoa, espera. Esa es una larga lista de preguntas ", dijo Gloria riendo. “Me llevaría mucho tiempo contarte la historia de mi vida. Además, algunas de esas preguntas son personales y aún no tengo las respuestas para algunas de ellas”.

"Tengo todo el tiempo del mundo", dijo Jake.

"¿No tienes otra clase para enseñar o algo?", Preguntó.

"No, he terminado por el día. Soy todo tuyo ", dijo Jake sonriendo ampliamente.


Gloria dejó escapar un suspiro.

"Está bien, está bien, ¿qué te gustaría saber primero?"

"¿Qué tal si empiezas con tu edad? Eso es bastante fácil”.

"Bueno, tengo 22 años ", comenzó. “Tengo dos colores favoritos: azul y rosa. Mi comida favorita es la comida Italiana. Tendré que volver a hablarte sobre mis esperanzas y sueños porque tengo muchos. "No estoy segura todavía de lo que planeo hacer después de graduarme, pero sé que quiero que sea algo que disfrute", terminó de decir.

"¿No tienes un plan para lo que vas a hacer después de que hayas terminado con la escuela?", Preguntó Jake sorprendida. "¿Dónde vivirás? ¿Cómo te mantendrás?

"Dios, tu pareces un poco como mis padres", dijo Gloria.

"Lo siento, creo que me sorprende que no tengas un plan", dijo Jake. “La mayoría de las personas con las que hablo ya tienen planeados sus próximos cinco años. Mi vida fue planeada por mí desde que era un niño, así que asumí que todos tenían un plan”.

"Bueno, yo no. Quiero dar un paso a la vez y realmente pensar en lo que quiero hacer con mi vida. Hay tantas posibilidades. Quiero hacer algo significativo con mi vida. Puede sonar cursi, pero quiero hacer una diferencia en el mundo. Quiero ayudar a la gente. Al final de mi vida no quiero tener grandes remordimientos. Quiero ir en paz y sentirme completa y satisfecha de haber hecho mi mejor esfuerzo en la vida, ¿sabes a qué me refiero?", Dijo Gloria sin esperar respuesta.

“Puede ser abrumador, la planificación y la toma de decisiones. Quiero decir, tengo un plan básico sobre lo que voy a hacer inmediatamente después de graduarme, como irme a casa y disfrutar haciendo nada durante el verano. He ido a la escuela sin parar desde que empecé. Ni siquiera me tomé un descanso durante los descansos. Además, he estado trabajando en dos trabajos para tener suficiente dinero para gastos de manutención. Creo que merezco un merecido descanso después de graduarme ", terminó de decir Gloria con una sonrisa.


Jake miró a Gloria con admiración.

¿Tus padres están bien con eso?” Quiero decir, ¿no te están presionando para que encuentres un trabajo?

"En realidad no, saben que eventualmente encontraré uno, pero creo que están felices de que regrese a casa por un tiempo. Soy hija única ", dijo Gloria.

"Oye, eso es algo que tenemos en común ya. También soy hijo único ", dijo Jake sonriendo.


Gloria le sonrió.

"Tienes hambre? Estaba en mi camino para tomar algo de comer cuando topaste conmigo. ¿Puedo pedir una pizza o algo así?

"Deja me encargo de eso", ofreció Jake.

"¿Estás seguro?"

"Si yo quiero."

"Mientras no lo veas como una cita", le dijo ella sonriendo.

"Eso me recuerda que nunca respondiste mi pregunta".

"¿Qué pregunta?" Gloria preguntó aunque ya sabía a qué se refería.

"¿Si aceptas salir conmigo?" Preguntó Jake con seriedad.

"Déjame pensarlo, ¿de acuerdo?" ella dijo sonriendo.

“Pensarlo, ¿por cuánto tiempo? ¿Me darás una respuesta después de la cena?

"Eres tan impaciente, Jake. Muy bien, te lo haré saber después de la cena”.

Capítulo 3


Mientras pides la pizza, creo que me iré a cambiar. Regreso en un minuto. ¿Puedes pasarme mis muletas? ”, Preguntó Gloria señalando. Lentamente, Gloria se levantó mientras Jake le traía las muletas.

"¿Seguro que no quieres que te cargue?" Jake había notado la forma en que Gloria hizo una mueca de dolor cuando comenzó a moverse y él odiaba verla en dolor. Si él podía ayudarla a evitarlo en carguarla, no veía nada malo en ello. Además, le encantaría tener sus brazos alrededor de ella de nuevo, pensó.

"No, no", dijo Gloria rápidamente. "Necesito entender el truco de estas muletas. Además, ¿qué haré cuando no estés aquí para carguarme? "

"Estoy a solo una llamada de distancia. Llámame en cualquier momento, de día o de noche”, dijo mirándola.

"Ja, ni siquiera tengo tu número", bromeó Gloria.

"Bueno, tendremos que remediar eso", dijo Jake mientras guiñaba un ojo a Gloria.


Mientras Gloria iba a cambiarse, Jake comenzó a pedir la pizza.

"¿Qué ingredientes te gustan?" llamo Jake. En ese momento escuchó un fuerte estruendo y gritó desde el cuarto de Gloria. Inmediatamente abrió la puerta y corrió adentro, con la preocupación en su rostro. Miró a su alrededor rápidamente y vio a Gloria tendida en el suelo con una lámpara rota a su lado. Saltó hacia ella y la levantó en sus brazos y la puso suavemente en su cama.

"¿Que pasó? ¿Estás bien? ”Preguntó con preocupación en su voz. La estaba mirando para asegurarse de que estaba bien cuando notó que tenía sangre en la frente.

"Sí, solo soy una klutz, eso es todo", dijo Gloria avergonzada. "Estaba saltando hacia mi cómoda cuando perdí el equilibrio. Intenté agarrar algo, pero todo lo que pude agarrar fue la lámpara. Cayó y bajé con ella ", explicó.

"Hay sangre en tu frente", dijo Jake estirándose para tocarla.

"¿Dónde guardas un botiquín de primeros auxilios?"

"En el baño, al final del pasillo, dentro del gabinete", le dijo ella estirándose para tocar su frente.

"Supongo que debo haberme golpeado la cabeza cuando me caí".


Jake volvió con el botiquín de primeros auxilios. Él limpió suavemente cortada y le puso un curita.

"Creo que estás bien, pero siempre podemos ir al médico si quieres que te revisen".

"No, estoy bien. Es solo un rasguño y no se siente tan mal. Se recostó en la cama y cerró los ojos. ¿Cómo voy a superar esto por mi cuenta? Pensó. Lo último que necesitaba era un tobillo torcido. Ella sintió a Jake tomar su mano en la suya.

"Oye, ¿qué estás pensando?"

"Oh, nada", dijo Gloria tratando de sonar. "Simplemente ha sido un día ocupado".

"Estara bien. Superarás esto y te ayudaré”.


Gloria sonrió.

"Acabo de conocerte hoy y ya me has ayudado mucho. Me siento culpable y un poco avergonzada”.

"Por favor no te sientas avergonzado. Quiero ayudarte. Si no lo has notado, realmente me gustas. Estoy feliz de al menos poder hacer eso. Por favor, déjame? ", Se declaró Jake.


Gloria suspiró.

"Está bien”.

"Pero solo porque realmente necesito tu ayuda".


Jake sonrió.

"Haré lo que necesites que haga. Realmente quiero ayudarte a mejorar", dijo con suavidad mientras levantaba su mano y la besaba.


Gloria sintió que una descarga eléctrica la había atravesado, pero de una buena manera.


Jake acercó la mano de Gloria a los labios un poco más de lo que necesitaba y la miró.

"¿Qué necesitas que haga ahora?"


Gloria respiró profundo, tratando de calmar su respiración.

"Necesito mi pijama de mi cómoda. Están en mi cajón inferior.

"Lo tengo", dijo Jake mientras tomaba un pijama del cajón y lo ponía en el regazo de Gloria.

"Ahora, necesito que me pases mis muletas y me ayudes a ir al baño, por favor". Gloria se movió a un lado de su cama para levantarse, pero Jake fue más rápida y la levantó en sus brazos, la llevó y la colocó con cuidado abajo para que se pudiera sentar.

"Esto fue más rápido", dijo sonriendo. "¿Ahora que?"

"Ahora cierras la puerta detrás de ti y pides la pizza", dijo Gloria sonriendo.

"No hay problema. Grita si necesitas algo ", dijo mientras se giraba para irse.


Gloria sonrió para sí misma. A ella le gustaba Jake. Había una química definida entre los dos. ¿Debería ella dar el paso y salir con él? Ella sentía una atracción muy fuerte por Jake, más que cualquier otro chico con el que había salido en el pasado. Nunca había sentido el deseo de entregarse a ningún chico con quien salía, pero nunca se había sentido tan atraída por alguien como a Jake. ¿Y si me arrepiento?


Gloria se cambió lentamente en su pijama y se cepilló el pelo. Llamó a Jake cuando terminó para ayudarla. No tenía sentido arriesgarse a herirse más. Además, se sentía bien tener sus fuertes brazos alrededor de ella, muy bien, pensó sonriendo a sí misma.


Jake entró, la sacó y la puso en su cama. “Pedí la pizza. ¿Quieres comer aquí o en la sala?

"Aquí está bien. Creo que será más cómodo para mí aquí ", dijo mientras reorganizaba las almohadas a su alrededor.


Jake apoyó la pierna de Gloria con una almohada. Él le dio una gran sonrisa mientras la miraba.

"¿Qué?" Preguntó ella.

"Tienes una pijama de conejito realmente lindo", dijo Jake con voz burlona.


Gloria le sacó la lengua.

"Me gustan los conejos", le dijo. Justo en ese momento oyeron llamar a la puerta.

"Esa debe ser la pizza. Enseguida vuelvo.”


Unos minutos después, Jake regresó con pizza y bebidas mientras se sento a su lado.


Gloria sonrió tímidamente. Comieron su pizza y hablaron sobre todo y cualquier cosa bajo el sol durante toda la noche.

Jake comenzó a notar que Gloria estaba cansada y con sueño.

"Oye, estaba pensando que tal vez debería pasar la noche aquí. Puedo dormir en el sofá”, agregó rápidamente.

"Quiero estar aquí en caso de que necesites algo esta noche. Prometo que me quedaré en mi lugar, a menos que me necesites para algo. ¿Qué piensas? ”Preguntó Jake conteniendo la respiración.


Gloria lo miro por un largo tiempo antes de responder. Ella podía ver la preocupación en sus ojos. Ella no detectó ningún tipo de engaño. Parecía genuino en su deseo de ayudarla y ella no tenía ningún sentimiento espeluznante por parte de él. De hecho, lo contrario era cierto. Ella se sentía segura con él. Sentia que era un chico que la protegería contra cualquier daño. Sin embargo, ella respondió:

"Sabes que tengo amigas a las que puedo llamar para ayudarme y pasar la noche aquí", le dijo.

"Eso puede ser cierto, pero cual de ellas podría carguarte si, digamos, pierdes el equilibrio y te golpeas la cabeza", preguntó Jake guiñándole un ojo.


Gloria sonrió.

"Está bien, pero a menos que te llame, te quedas en la sala de estar", dijo ella de hecho.


Jake le dio una gran sonrisa.

"Lo prometo. Una cosa más antes de que lo llamemos una noche,”dijo él inclinándose hacia ella.

"¿Sales conmigo?"


Gloria lo miró y sonrió.

"Sí, Jake, saldré contigo."


Jake no pudo contener su emoción. Él ahuecó su rostro en sus manos.

"¿Puedo darte un beso de buenas noches?"


Gloria quería que la besara. Quería sentir cómo se sentía tener sus labios en sus labios. Pero ella no quería moverse demasiado rápido por lo que dijo:

"No, hasta después de nuestra primera cita".


Jake la miró con deseo en sus ojos.

"Está bien, después de nuestra primera cita, entonces." Con eso se levantó, recogió las sobras, y lentamente salió de su habitación y voltio para mirarla mientras cerraba la puerta detrás de él.


Gloria tenía mariposas en el estómago. Ella suspiró y sonrió a sí misma. No podía creer cómo le había ido el día. Ella termina torciéndose el tobillo y conociendo a un guapo chico. Cerró los ojos felizmente pensando en Jake.


Capítulo 4



Las siguientes cuatro semanas pasaron lentamente. Gloria no podía creer que les había llevado tanto tiempo para finalmente salir en su primera cita. Sus horarios habían sido tan agitados y ocupados que ninguno de los dos tenía un fin de semana libre hasta ahora. Ella había mejorado caminando con muletas, pero le había quitado mucha energía. También había hablado con sus jefes y se decidió que no volveria al trabajo hasta que pudiera volver a estar en ambos pies, luego podría regresar a sus dos trabajos. Afortunadamente, ella había ahorrado suficiente dinero antes del accidente, así que mientras no hiciera derroches, tendría suficiente para los gastos hasta que su tobillo se curara. Sus padres le ofrecieron a ayudar, pero ella sabía que tenían un presupuesto ajustado, por lo que ella se negó.


Jake había venido todos los días para ver cómo estaba y le había traído la cena todas las noches que podía. Normalmente se quedaría con ella hasta la noche, luego regresaría a su casa. Después de verla, iría a casa y soñaría con ella. Ella era lo primero en lo que pensaba cuando se despertaba y pensaba en ella constantemente durante el día. Solo pensar en ella hacia que su corazón se acelerara. No podía esperar para estar con ella otra vez; para tomar su dulce aroma y mirar sus ojos de color miel; y ver su hermosa sonrisa. Ella era tan impresionante. Cómo deseaba poder pasar sus dedos por su cabello y besarla. Pero él había prometido que no la besaría hasta después de su primera cita. Tenía que cumplir su palabra. Además, no quería apresurar las cosas con ella. No es que fuera un burdo. Él había estado con algunas chicas en su vida, pero nadie le habia hecho sentir así como ella. Estaba tan enamorado de ella, que juró que en realidad podía sentir que su corazón saltaba un latido cada vez que la veía.


¡Gloria se quitó la férula el lunes. ¡Pero lo que más le entusiasmaba era salir en su primera cita oficial con Jake! Claro, habían pasado el último mes casi todos los días juntos, pero ambos no habían considerado eso como salir. Era más como amigos que se juntan para pasar el rato y hablar. Ahora, el momento había llegado, y ella no podía esperar empezar la siguiente etapa en su relación.


Jake quería que todo saliera perfecto para su primera cita. Había planeado una cena romántica en Sombras. Era uno de los restaurantes más exclusivos de la zona. Después de la cena, planeaba llevarla a dar un agradable y lento paseo por el jardín de rosas en la universidad. Hubiera preferido llevarla a dar un agradable paseo por la playa pero con el tobillo lesionado eso tendría que esperar.


Jake toco la puerta de Gloria y la oyó decir que entrara. Mientras cruzaba la puerta y la vio, contuvo el aliento. Se dio cuenta de lo hermosa que se veía. Tenía su largo cabello rojizo caído en cascada con un alfiler de flores en un lado de su cabeza. Su vestido rosa pálido, era sin mangas pero modesto, justo debajo de las rodillas. Ella tenía unos zapatos bonitos de tacón bajo que brillaban, en realidad un buen zapato brillante, ya que el otro pie todavía estaba en una férula.


Se acercó a ella, le rodeó la cintura con los brazos y la levantó hacia él. Él le dio un cálido abrazo y aspiró su aroma, que en ese momento olía a fruta. La sostuvo por más tiempo de lo necesario, pero no podia evitarlo. Ella se sentía tan bien en sus brazos. Quería abrazarla y estar cerca de ella todo el tiempo. Él estaba seguro cinco minutos después de conocerla que ella era la chica con la que quería pasar el resto de su vida. Pero, él no le diría eso todavía. Primero, la cortejaría, y la enamoraría. Entonces podrían hablar de matrimonio.


Jake había estado casado una vez. De hecho, todavía estaba técnicamente casado a pesar de estar legalmente separado de su ex esposa Giselle. Giselle había sido un error. Todo en ella estaba mal para él. Todo sucedió por impulso. Él no se había tomado el tiempo para realmente conocerla antes de casarse con ella. Se habían casado sin pensarlo en un viaje a Las Vegas porque Giselle había pensado que sería algo divertido. Vivió para lamentar esa decisión casi de inmediato. Giselle era manipuladora, controladora y celosa. Ambos habían estado demasiado jóvenes e inmaduros para casarse. Giselle tenía una actitud privilegiada, pensaba que el mundo le debía algo y también tenía una mala racha. Además, sus estados de ánimo cambiaban constantemente. Nunca sabía como Giselle iba a despertar cada mañana; si iba a ser la necesitada, la controladora, la celosa, la mala o una combinación de todo. También odiaba cómo Giselle miraba con desprecio a todos. Ella siempre queria ser la que estaba en la cima y en el centro de atención. Le encantaba ser alabada y ansiaba la atención. Él no podía soportarla. Habían estado separados por seis meses y él tenía todos los papeles para divorciarse, pero ella estaba arrastrando los pies. Ella seguía cambiando los términos del divorcio y eso inevitablemente retrasaría las cosas. Además, ella seguía llamándolo y enviándole mensajes de texto sobre cosas estúpidas e insignificantes. Tan pronto como el divorcio se terminara, él cambiaría su número y la bloquearía de todas las redes sociales.


Jake sabía que tenía que contarle a Gloria sobre Giselle en algún momento, pero tenía miedo de asustarla, por lo tanto no le dirá nada hasta el momento adecuado. Pero él no quería pensar en su ex ya más. Esta noche es sobre Gloria, siempre sobre Gloria.

"Te tengo una sorpresa", dijo Jake mientras la bajaba y la miraba. Ella lo miró con ojos inquisitivos.

"Alquilé una silla de ruedas para ti esta noche. Sé que me dijiste que no necesitabas una, pero pensé que sería bueno tenerla para esta noche”.

"Eso es muy dulce de tu parte", dijo Gloria abrazando a Jake. "¡Gracias!" Se levantó y le dio un beso en la mejilla. Ella sonrojó mientras miraba hacia abajo.


Jake pensó que se veía adorable cuando estaba avergonzada.

"Vamonos."


Gloria se apoyó en sus muletas mientras Jake tomaba su bolso y estaba justo a su lado cuando salían.

"¿A dónde vamos?"

"Eso es para que yo lo sepa y para que tu lo averigües", dijo Jake sonriendo.


Gloria puso los ojos en blanco y sonrió. Estaba nerviosa y emocionada al mismo tiempo.


Cuando llegaron a Sombras, Gloria se quedó sin aliento.

"¿Cómo conseguiste una reserva aquí?", Exclamó.

"Tengo mis conexiones", dijo Jake.


Jake sacó la silla de ruedas del maletero y ayudó a Gloria a subir. Era muy romántico y elegante por dentro. ¡Gloria no podía creer que estaban cenando en Sombras! Ella nunca fue muy interesada en las últimas tendencias, pero había escuchado de sus amigos que era casi imposible obtener una reservación. Gloria se sintió tan feliz y nerviosa. ¡No podía creer que realmente estaba allí con Jake en una cita! Era como un sueño.


La cena pasó rápido. Demasiado rápido para Gloria. En un abrir y cerrar de ojos, habían terminado con la cena y era hora de irse. Gloria no sabía lo que Jake había planeado, pero esperaba que todavía no fuera a llevarla a casa. Quería estar cerca de Jake todo el tiempo. Cada vez que pensaba en él, sentía que tenía mariposas en el estómago. Ella esperaba verlo y hablar con él todos los días.

"¿A dónde vamos ahora?", Preguntó Gloria cuando estaban de regreso en el auto.

"Al la universidad", dijo Jake. Podía ver la decepción en sus ojos, pero ella trató de ocultarlo.

"Oh", dijo Gloria mientras miraba por la ventana.


Jake se acercó y le tocó la mano.


"No te preocupes. La noche aún no ha terminado. Pensé que podríamos dar un paseo por el jardín de rosas. Quiero decir, yo caminaré mientras te empujo. "Quería llevarte a la playa, pero con tu tobillo lesionado, pensé que sería más fácil para ti ir a algún lugar cercano", dijo mientras le besaba la mano.


Gloria le dirigió una sonrisa radiante.

"Eso suena genial."


Mientras caminaban por el jardín, Gloria no pudo evitar pensar lo maravillosa que se sentía. Ella realmente podría enamorarse de Jake y verse con él para siempre. Hablaron todo el tiempo que estuvieron allí en el jardín de rosas sobre muchas cosas diferentes y esta vez ambos compartieron sus esperanzas y sus sueños.












Capítulo 5


Demasiado pronto, la tarde estaba llegando a su fin y Jake se encontró en el apartamento de Gloria sentado a su lado en el sofá.

"Creo que es hora de empezar a regresar a casa. Necesitas descansar, “le dijo mientras tomo sus manos entre las suyas. Luego tomó su cara y la atrajo hacia él. "¿Puedo besarte ahora, Gloria?"


Ella asintió.


Presionó sus labios contra los de ella y le dio un suave beso. Quería más. Él quería probarla. Él presionó suavemente más y le dio un beso apasionado que hizo que su corazón saltara latidos. ¡Ella sabía tan dulce! Quería tenerla toda.


Jake continuó besando a Gloria y saboreando su boca. La acostó en el sofá mientras continuaba besándola y acariciándola. Él le pasó las manos por el pelo y le besó el cuello y los hombros. Ella dejó escapar un suave gemido. Él pasó sus manos por sus costados. Quería sentir su cuerpo contra el suyo y la besó apasionadamente una y otra vez. ¡Cómo quería tocarla por todos lados! Jake sabía que probablemente debería disminuir la velocidad en que la besaba pero no podía evitarlo. Su deseo por ella era demasiado fuerte. Él se agachó y le apretó los pechos. Ella dio otro gemido suave. Sin pensarlo, él alcanzó detrás de ella y le desabrochó el vestido. Pensó que si él solo la desnudaría de la parte superior, satisfaría su deseo. Muy lentamente, él bajó su vestido hasta que estuvo en su cintura. Apretó y masajeó sus pechos pero todavía quería más. No fue suficiente acariciar sus pechos. Quería más; Quería sentir su piel y besarle los pechos. Lentamente se abrió camino debajo de su sujetador y le acarició los pechos desnudos mientras se lo quitaba.


Jugó con sus pezones un poco con los dedos hasta que estaban duros. No pudo evitar besarla. Eran tan suaves y delicados. Pero todavía quería más. En lugar de estar satisfecho, le ansiaba aún más con cada toque. Quería estar piel a piel junto a ella, tocar su hermoso cuerpo y besarla por todas partes. Él sabía que no estaría satisfecho hasta que ella fuera suya. Quería reclamarla y hacerla suya para siempre.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-25 show above.)