include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Atacires: Los relojes del cielo by , available in its entirety at Smashwords




Astrología Neoclásica

Atacires

Los relojes del cielo



Tito Maciá







Astrología Neoclásica

Atacires

Los relojes del cielo

Tito Maciá

Published by The Little French eBooks

Copyright 2019-Tito Maciá







All rights reserved. No part of this book may be used or reproduced in any manner whatsoever without written permission, except in the case of brief quotations embodied in critical articles or reviews.



Published 2019



Contenido



Introducción

Atacir de Ben Ragel

El Hileg y los cinco Hileg

Atacir de las estrellas fijas

El atacir en los textos astrológicos magrebíes

Atacires para los ciclos

Ciclo de 960 años

Ciclo de 260 años

Ciclo de 75 años y las fardarías

Interpretación de las fardarías

El ciclo de 12 años al-Dawri

Ciclo de 60 años Al-Tabï´

Ciclos tradicionales

Tabla de los años de las Fardarias

Edades de los planetas.

Ciclos antiguos y ciclos nuevos.

El orbe de influencia

Los nuevos atacires

El ciclo de 72 años de la Escuela Huber

El ciclo de 84 años, el Proluna de Boris Kristof.

Atacires armónicos

Los atacires de la salud

Trastornos de la salud y la relación entre la Luna y Mercurio

La Casa VI y las alteraciones de la salud

Trastornos asociados a signos y planetas en Casa VI

La Casa XII y las enfermedades crónicas

Partes arábigos de la Enfermedad

Parte del Neptuno. El Parte de la enfermedad

El reloj de los atacires para prevenir las crisis de salud

Atacires sociales y el reloj de la enfermedad

El reloj del estrés 16 y 45 años, las crisis por estrés

El ciclo de 45 años C45

El reloj de las enfermedades

El ciclo de 72 y de 144 años y las alteraciones de la salud

Atacires del dinero

Naturaleza esencial de los planetas en modo dinero

Planetas de mayor importancia para los atacires de los asuntos del dinero

El regente de la II en las 12 Casas

El reloj de los atacires del dinero

Los atacires de amor el Ciclo de 25 años

El Parte del Amor

Los atacires del amor y el “flechazo”

Planetas y personajes asociados al amor

El flechazo o la llegada del amor

Atacires del 25, amor duradero o intenso

Los atacires de la muerte

El planeta “matador”

El ciclo de 13 años.

Ejemplos de muertes del 13

Atacires de la muerte del 45

Atacires de la muerte del 52

Atacires de la muerte del 96

Atacires de la muerte del 156

Atacires de las peregrinaciones religiosas y de los viajes en general

La búsqueda espiritual

Aforismos antiguos sobre los viajes

Significadores de viajes

Atacires de los viajes

Atacires del C108, viajes importantes

Atacires del C132, viajes en grupo o en compañía

Epílogo

Bibliografía









Introducción



Las cartas de cielo que utilizamos los astrólogos son relojes que se mueven con la fuerza del cálculo matemático, no tienen otro mecanismo que los movilice, no son objetos de uso astronómico, son cronómetros que nacen de un “momento astronómico” señalado por el cielo de ese instante, y que al igual que una fotografía queda grabada en papel, exactamente igual que queda señalado en el reloj y el calendario normal, la hora y el día en que ocurre un asunto importante. Nuestros relojes son también artefactos para medir el tiempo que igualmente tienen su origen en elementos astronómicos.

El reloj normal mide el giro cíclico e infinito de la tierra sobre sí misma, con sus fracciones de horas, minutos y segundos, el calendario divide el tiempo que ocupa la tierra en dar una vuelta al alrededor del Sol a lo largo del año con sus estaciones, y la semana representa las fracciones del mes lunar. Reloj y calendarios son instrumentos que se mueven constantemente y van marcando el tiempo humano, es el instrumento que nos permite “movernos” por el tiempo. Las cartas del cielo de nacimiento son otro tipo de relojes calendarios que se mueven igualmente de manera constante.

La función esencial de cualquier reloj es señalar el “tiempo”, informar sobre la hora, y para ello el “artefacto” ha de estar en marcha, en movimiento, de lo contrario se transforma en un bello objeto de decoración.

Con la carta de cielo que usamos los astrólogos ocurre igual, para que cumpla su función de señalar los tiempos, es necesario que la “maquinaria” se ponga en marcha, que se mueva, que ande y eso se realiza de varias maneras. Los astrólogos medievales usaban lo que se conoce como la técnica de los atacires, hacer atacir, que es mover el reloj del cielo de una manera determinada usando un movimiento uniforme, igual que cualquier reloj normal.



Atacir de Ben Ragel



La primera vez que leí la palabra atacir fue a finales de los años 80 cuando en la Escuela de Traductores de Sirventa, un grupo de astrólogos españoles nos comprometimos para traducir el Libro Conplido de Al Ben Ragel. En el libro IV capítulo 7 aparece un capítulo titulado: “El Atacir”.

Para que se aprecie el valor de este libro conviene saber algo sobre Aly Ben Ragel, quien era el hijo de un importante y reconocido notario de Bagdad, no era un pensador marginal o rebelde como se piensa hoy día de quienes dedicamos la vida al estudio de la Astrología, Aly pertenecía a una clase social alta, noble y distinguida, su padre era un personaje principal y rico que le permitió dedicarse a la Astrología.

El trabajo de recopilación de este hombre se remonta al menos a los tiempos de Al Mansur, el primer califa que en el año 762 fijó su residencia en Bagdad y decidió construirse su palacio al lado del rio Tigris recurriendo a los mejores arquitectos, artistas y urbanistas de su época, también solicitó los servicios de varios astrólogos como Mesahallah, uno de los más sabios de todos los tiempos de origen judío.

Se cuenta que Mesahallah calculó el día y la hora más adecuada para poner la primera piedra y comenzar la construcción del palacio, y que compuso un talismán que protege al edificio de cualquier ataque del tipo que sea, para evitar la muerte violenta o por envenenamiento del Califa.

Por otro lado, la Astrología siempre tuvo un especial interés para los “guías” que dirigían las caravanas que atravesaban estos desérticos territorios, pues al igual que los navegantes y debido a que aprovechaban la noche para realizar sus largas marchas, los caravaneros aprendieron a reconocer en el cielo un mapa-guía que les señalaba el camino a seguir en medio de la noche en un mar de arenas, al igual que los marinos.

Para satisfacer éstas y otras necesidades Al Mansur financió y permitió que se establecieran los estudios astrológicos en la Escuela Científica de Bagdad, un centro cultural que actuó como un crisol. Desde el oriente llegaba la Astrología hindú y persa, de occidente la Astrología de Egipto y de Grecia. Al Mansur, solicitó al emperador de Bizancio el envío de textos originales de astrología y ordenó traducir obras de astrología persa y de la India que incluían tablas de movimientos planetarios, semejantes a las de Abraham Zacuto.

En este lugar del mundo privilegiado, Messahallah y otros estudiosos de la Astrología pudieron crear una Escuela Científica que no separaba la Astronomía de la Astrología y que dejó su huella en el tiempo, de esta manera todas las formas de leer en el cielo confluyeron Bagdad en tiempo de Aly Ben Ragel, a mediados del siglo XI, el tiempo y el lugar de las Mil y una noches, los palacios y las bellas princesas Ben Ragel tuvo sin duda, acceso a todo el conocimiento acumulado desde la antigüedad en la ciudad de Bagdad, pues según se desprende de sus textos, recoge todo lo que había escrito de los griegos clásicos como Ptolomeo, Doroteo de Sidón, Vettius Valens, lo que proviene de las rutas orientales, tanto lo que es originario de la India como de Persia así como los restos de la Astrología egipcia. En sus libros cita a los sabios de la India, con Yrceh el indio a la cabeza, los sabios de Layrac, los sabios de Fferic, los de Persia y los de Egipto; Hermes, los sabios antiguos y todos aquellos que le antecedieron en el tiempo.

En los años de vida de Ben Ragel se temía la invasión de los mongoles sobre Bagdad. Ante el temor y las previsiones que seguramente hicieron los astrólogos de Bagdad de ese tiempo, Ben Ragel asumió la tarea de recopilar toda la información posible de la Escuela científica de Bagdad, formando de este modo ocho libros que contenían todo el saber astrológico de ese tiempo. Es lo que se conoce como el Libro Conplido, que desde Bagdad los llevó consigo a Túnez donde años después fue requisado por los castellanos y posteriormente traducido al idioma castellano por la Escuela de Traductores de Toledo del rey Alfonso X el Sabio.

Ben Ragel, para recopilar toda esa información, usó un sistema muy parecido al de su padre como notario y tuvo muchos pasantes o escribanos a su servicio que fueron meros recopiladores del saber antiguo, pero en muchas ocasiones, detrás de los escritos o dichos de otros astrólogos, se interesaba en especial por algunos capítulos, expone sus opiniones y su experiencia, y en esos casos siempre comienza el párrafo con un “Y yo digo...” O bien muestra ejemplos realizados por él mismo o por otros astrólogos coetáneos realizando sus propios y personales comentarios.

Uno de esos capítulos que han sido meticulosamente tratados por Aly Ben Ragel es el séptimo capítulo del libro 4, el del Atacir, donde describe cuidadosamente el sistema de direcciones armónicas uniformes, el modo de dirigir los planetas y otros puntos de la carta astral, es decir, el sistema que usaban esos astrólogos de la tradición para hacer pronósticos usando las direcciones primitivas.

Dice Ben Ragel:



“……… queremos ahora hablar del Atacir, que es el fin y el cumplimiento de esta cosa, y de ello se extraen juicios sobre la vida, especialmente de la opinión de Ptolomeo y de los que están de acuerdo con él.



Las cosas a las que conviene hacer Atacir son los cinco hileg, empezando por el que haya sido elegido como Hileg.



Cuando el Sol sea el Hileg, sabrás de su Atacir la vida y los tropiezos, y sabrás por el estado y la dignidad del nacido en su regencia, de las cosas buenas, cuando forme aspecto o se acerque una fortuna, y las cosas malas cuando se relacione con una infortuna por conjunción o malos aspectos en signo fijo o cardinal, de esto se puede saber el estado del nacido. “

El Hileg y los cinco Hileg



Los cinco hileg son: el Sol, la Luna, el Parte de Fortuna, el regente de la conjunción de la Luna con el Sol o de la oposición, anterior más próximo al nacimiento, y el Ascendente, mientras que el Hileg, con mayúscula es, de éstos cinco hileg, el que mayor dignidad tenga entre todos.



Cuando la Luna sea el Hileg, de su Atacir sabrás la vida, la fuerza y la debilidad y el estado de la madre.



El grado del Ascendente se debe hacer Atacir, siendo Hileg o no; de él sabrás el estado del nacido en su cuerpo, su salud y su enfermedad; que es el significador de la vida y del alma.”



En este capítulo Ben Ragel interviene directamente aportando su opinión y su experiencia:



Y yo digo que se debe hacer Atacir también al significador del haber (regente de la Casa II), al significador de los hermanos (Casa III), al significador de los padres (Casa IV), y al significador de los hijos (Casa V), tal como se hace del Ascendente..... Igualmente se debe hacer Atacir al grado de la X casa para saber de la hacienda del nacido y sus necesidades y su estado en su señorío.”

Es decir, según la experiencia conviene “dirigir” al planeta que mayor dignidad tenga en cada una de las Casas para conocer sobre los asuntos relacionados con esa Casa, así como a las cúspides de cada una de las Casas y los Partes arábigos.



Dice Ben Ragel: “Y cada vez que llegue por conjunción a una infortuna o a su oposición, o a su cuadratura, se juzga como una crisis importante con una separación o ruptura……………”



Atacir de las estrellas fijas



Los astrólogos de la antigüedad también tenían en consideración la influencia de las estrellas fijas y hacían Atacir con ellas, es decir, calculaban sus direcciones y realizaban pronósticos, tal como explica Ben Ragel en el siguiente párrafo:



Las estrellas fijas, principalmente los corazones (Cor Leonis, Cor Scorpí) y las semejantes, que son de naturaleza infortunada, matan o, cuando no, demuestran inconvenientes importantes, siempre que no forme aspecto con una fortuna. La cuadratura del Sol y su oposición hacen lo mismo. De la misma manera, la conjunción con el Sol es cortadora y trae gran infortuna.”



Al final Ben Ragel simplifica el movimiento de las direcciones o el Atacir y dice:



El orden del Atacir es diferente en esta manera; que el Atacir del Ascendente, para saber la vida se da a cada grado un año e igualmente harás con los otros hileg y las Partes. Pero el Atacir de las revoluciones es a cada treinta grados un año.”



Aquí tenemos dos tipos de direcciones; unas que se mueven un grado por año, lo que hoy día se denominan direcciones simbólicas o arco solar, y son una derivación de las direcciones primarias primitivas o direcciones uniformes de un grado por año. Pero en este mismo párrafo expone otras direcciones que se mueven un signo por año, que se corresponden con las direcciones uniformes del 12, las mal llamadas profecciones, en las que usa el regente del año, el planeta que rige el signo por el que viaja el Atacir, combinándolo con las revoluciones solares o los retornos solares.

El mismo Ben Ragel realiza unos ejemplos para dejar claro el sistema. Primero describe un ejemplo de las direcciones uniformes armónicas del 12, en las que cada año el Ascendente y todos los demás puntos de la carta se mueven de manera uniforme 30 grados cada año o lo que es lo mismo un signo zodiacal completo cada año.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-11 show above.)