include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Ensayos de un Salvador by , available in its entirety at Smashwords









Ensayos de un Salvador

Por Forester de Santos



Copyright 2019 Forester de Santos

Smashwords Edition

Smashwords Edition, License Notes

This eBook is licensed for your personal enjoyment only. This eBook may not be resold or may not be given away to other people. If you would really like to share this eBook with another person, please purchase an additional copy for each recipient. If you are reading this eBook and did not purchase it, then please return to Smashwords.com and purchase your own copy. Thank you for respecting the hard work of this author.





Licencia de uso para la edición de Smashwords

La licencia de uso de este libro electrónico es para su buen disfrute personal. Por lo tanto, usted no puede revenderlo ni usted puede regalarlo a otras personas. Si usted desea compartirlo, tenga usted la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si usted en verdad lo está disfrutando y usted no lo compró ni le fue obsequiado para su uso exclusivo, pues haga el buen favor de dirigirse a Smashword.com y descargue su propia copia. Gracias por respetar la buena obra de este su autor.







Tabla de Contenido





Reconocimiento

Dedicación

Introducción

La Promesa y la Recompensa

Predestino y Destino

Conocimiento y Principio

Con el gozo dado

Uno y Otro

La Ley y la Piel

La Mente y Uno y el Esfuerzo Real

La Creación fue Rebeldía

La Naturaleza y el Mal

La Parte Mayor de la Respuesta



Conclusión

Notas adicionares

Algo sobre el autor

Otros títulos por Forester de Santos:

Algo Más Sobre Este Escritor Amado

¿Quién soy yo real?







Reconocimiento

Me gustaría tomar este buen momento para dar como pedir con todo mi corazón gracias, dar como pedir gracias a mi muy amoroso Padre por responderme una muy importante pregunta, ¡y quizás la pregunta más importante de toda mi vida!

Pues, una vez y no fue una vez buena para mí, reclamé en voz alta, ¿que si esto, refiriéndome a mi vida dolorosa, era lo que ahí?

Pero mi muy amoroso Padre me escuchó y al instante me respondió, ¡hasta que no creas, no verás!

Desde entonces, ¡busqué y busqué en verdad para en verdad creer y encontré en verdad para creer en verdad!

¡Gracias, mi muy amoroso Padre, que amado eres!







Dedicación

Esta edición especial electrónica o edición digital Kindle de este libro Ensayos de un Salvador es dedicada con todo mi corazón y con toda mi mente creyente a todo aquel que no deja de pensar y pues busca y busca y no dejará una piedra, por más pequeña que sea esa piedra, sin voltear, ¡sin voltear pues ahí puede estar la misma verdad!

¡Aunque uno será la misma verdad cuando uno encuentre la verdad!

Pues, la verdad que uno es o que uno será, vida da a uno para que uno en verdad siga en vida pero en verdadera vida y vida en doble abundancia, que en verdad son cinco veces la porción…







Introducción

Todo aquel que llegue a recibir la salvación o renombre de hijo y salvador amado del buen Amo, pues aquel por la salvación será salvo y por la salvación aquel también salvará.

Y todo aquello que estuvo antes de la salvación, ¡pues ha en verdad quedado como si nuevo!

Y lo que no se veía antes de la salvación, ¡pues ahora en verdad se verá y pues será cinco veces la abundancia o la porción!

Y el dolor o la aflicción que hubo, ¡pues ahora en verdad como que si nunca la hubo porque ha renacido en vida real con completo gozo y con completa alegría real!

Pero antes de que todo aquel sea salvador o sea renombrado hijo y salvador amado del Amo, pues todo aquel en verdad comenzará a hablar ya como un salvador.

Y cuando todo aquel llegue ser salvador o sea renombrado por el Amo hijo y salvador amado del Amo, ¡pues las obras que hará de salvación hablarán por todo aquel!

Ahora bien, la salvación no tiene que ver con muerte, ni con primera muerte ni con ninguna otra muerte porque la salvación en verdad tiene que ver con vida real y con vida real en abundancia de paz real y de conocimiento real de Dios.

La salvación, que es en verdad vida salva viva como salvador, también tiene que ver con gozo real y con alegría real, el gozo real y la alegría real de Dios en uno pero en uno vivo y en verdad como salvador amado de Dios.

Y la salvación también tiene que ver con abundancia, doble la abundancia, que en verdad se compone de cinco veces la cantidad o la porción real.

La salvación todavía está disponible a todo aquel que todavía sigue con vida y con vida busca para recibir vida real, que es la salvación como salvador amado de Dios.

No se puede recibir la salvación creyendo que ya se tiene la salvación.

La salvación en verdad es concedida o es recibida o es entregada a uno por la búsqueda de uno y por la búsqueda de uno, pues habrá acercamiento e iluminación o uno sentirá un gozo y una alegría que no sintió antes y según el conocimiento que uno ya tenga por buscar, pues más conocimiento o iluminación se le dará y ese conocimiento en verdad puede ser de siervo amado de Dios, de salvador o de hijo amado de Dios.

Pero la salvación no viene por el conocimiento de amado de Dios, si no, ¡la salvación vendrá por el conocimiento de hijo amado de Dios!

O sea, la salvación vendrá o será concedida por el conocimiento o por el nombre de hijo y salvador amado de Dios que uno misma recibirá.

Si en la primera iluminación no le fue concedido a uno la salvación como salvador o el nombre de hijo amado de Dios, pues aun uno es siervo amado de Dios.

Y por siervo amado de Dios hay que perderle a Dios que le concede a su siervo amado ser hijo, hijo y salvador amado de Dios.

Eso es decir, ahora que uno es amado de Dios por el conocimiento de Dios y la iluminación de Dios, pues ahora como amado se Dios se le pide a Dios que le conceda a uno, que es amado de Dios, el pedido, ¡el pedido de hijo amado de Dios!

Y eso es en lo que se basa en verdad la salvación verdadera o real de Dios.

Así, que si quieren seguir con vida y con vida real en abundancia, pues pidan al Amo de la salvación que les conceda la salvación o que les conceda el conocimiento de hijo y salvador amado de Dios, porque si no le piden al Amo que les conceda el conocimiento de hijo y salvador amado del Amo pues morirán y jamás sabrán la verdad porque los nombres vivos y de vida se les dan solo a los vivos, pero a los vivos que los piden por vida real.

Porque en verdad, según uno nació vivo y por nacer vivo, uno trajo conocimiento de vida al mundo y por uno traer conocimiento de vida al mundo, a uno también fue dado conocimiento de vida o fue dado nombre de vida por el conocimiento de vida que uno mismo presentó aun sin uno poder o sin saber hablar, pues en vida también tenemos que presentar o dar conocimiento de vida para que también se nos concede conocimiento o reconocimiento de vida real o de salvación como salvador.

Y en verdad, se muestra conocimiento verdadero de vida o de salvación simplemente pidiendo que se les conceda…

¡Que el Amo Dios Creador les conceda el máximo pedido de su propia boca porque la salvación de uno en verdad es por la misma boca de uno!







La Promesa y la Recompensa

Si se promete y si se da recompensa antes la obra, ¡pues entonces la obra ahora queda por obligación!

Y ahora toda obra hecha en obligación, ¡pues es obra que no queda bien, ni lo más minino de bien!

La promesa es la recompensa que se le dará a todo aquel que hizo con el conocimiento que se le concedió al nacer por ahora fe, fe verdadera por buscar y encontrar, y ahora por fe ha hecho para que también se le concede reconocimiento real, ¡que es en verdad ser concedo el hijo amado del Amo!

Pues en verdad, ¡la recompensa es recibir ese maravilloso título, el título de hijo amado del Amo pero por hacer como hijo amado después de recibir la fe!

Porque en verdad, todos aquellos que han llegado tener fe verdadera o fe de Dios o confían solo en el amoroso Amo, pues ellos han llegado también ser amados del Amo Dios.

Y para que puedan recibir la recompensa, que es el maravilloso título de hijo amado del Amo con completo poder y con completa autoridad sobre la vida, pues ellos tienen que ahora que amar en verdad al Amo Dios como Padre y como Padre pedirle, ¡pero pedirle que les conceda a ellos ser hijo amado del Amo!

Ahora bien, en verdad de ese pedido y de ser concedido, ¡pues se basa la salvación!

Pues, todo aquel que se le concede por perdido ser hijo amado del Amo Dios, ¡pues todo aquel será en verdad salvo y todo aquel también será salvador!

Y como una vez uno venció por uno mismo antes de nacer para luego nacer, ¡pues en verdad la salvación es igual!

Eso es decir en verdad, la salvación o el buen título de salvador amado se le concederá a uno por uno o a uno para uno.

Ese grandioso título solamente será en verdad para aquel a quien se le concedió, a pesar que a todos les puede tocar o ser concedido ese grandioso título.

En otras palabras, el grandioso título de salvación o de salvador no solo le puede en verdad tocar o ser concedido a uno pero el grandioso título de salvación o de salvador también le puede tocar o ser concedido a muchos, aunque no en el mismo instante.

También, un salvador puede salvar a otros pero ese salvador no puede entregarle su propio título de salvación o de salvador a otro porque es un título solo concedido por el Amo Dios.

Y el que es salvado por el salvador, solo es salvado temporariamente hasta que el que es salvado busque por su propia salvación y reciba o se le concede la salvación o el título de salvador.







Predestino y Destino

Todos somos predestinados a vencer para recibir vida para nacer vivos, pero muy pocos somos destinados o nacer como si dos en verdad.

Y también muy pocos cumplimos el destino porque el destino se hace por uno pero como si dos.

Eso es en verdad decir, todos desde la amorosa gracia del padre estábamos predestinados pero si el amoroso padre con completo gozo y con completa alegría no nos echa al mundo que puede ser una mujer, pues no hay destino ni para uno ni para otro.

Y cuando se llega al mundo después de la amorosa gracia, pues todos estábamos aun predestinado para vencer pero solo uno vencerá y llegará a recibir vida para luego nacer.

Y todos aquellos aunque predestinados, pues por no llegar a vencer y a recibir vida, pues no lograron sus destinos y por no lograr sus destinos, pues todos morirán y no habrá recuerdo de ellos, ni por el amoroso padre que con todo gozo y con toda alegría los echó al mundo y por ese hecho el padre pudo descansar con completo placer.

Y aquel uno que estaba predestinado, pues llegó a vencer pero aunque venció y por vencer hizo destino, todavía sigue predestinado porque todavía le toca nacer y nacer vivo porque ahora está de nuevo predestinado a nacer y nacer vivo para que se cumpla el destino de nacer y nacer vivo.

Y cuando nazca y nazca vivo, pues el destino de nacer vivo se ha cumplido.

Pero aun cumpliendo el buen destino de nacer vivo, sigue predestinado porque tiene que completar su forma de crecer como su nuevo destino.

Y cuando llegue a ese otro destino, que es completar su forma de crecer para que pueda entender o conocer, pues también estará predestinado una vez más.

Y si esta última vez no cumple su último destino, pues morirá como destino final y no habrá más recuerdo de que vivió o de que hizo alguna vez, porque si en verdad hubiera hecho con el conocimiento que recibió de vida, por vida hubiera hecho y por hacer por vida, vida hubiera recibido como reconocimiento y como destino final.

Porque en verdad, el destino final de todo hombre es recibir vida por vencer y hacer el destino, el destino que es vida en vida…







Conocimiento y Principio

Todo conocimiento es principio como también todo reconocimiento es renovar o es hacer como si nuevo o es renacer ese principio, pero el principio quedará como si dos porque el principio o el conocimiento original no ha dejado de ser, pero sino, que todo aquedado como si nuevo y por esa nueva des o renovación, pues todo lo conocido o lo que fue conocido se verá, porque lo es, cinco veces la abundancia real o la cantidad real.

En otras palabras, según el buen conocimiento que uno le dé a las cosas, pues las cosas serán a uno porque en verdad uno es el principio, no solo de uno, pero también uno es el principio de muchas cosas por uno nacer vivo.

Pues, obviamente, entre mejor el conocimiento que uno tenga de uno mismo, pues mejor el conocimiento que se les puede dar a las demás cosas.

Por ejemplo, a uno nacer vivo, pues buen conocimiento de vida uno también le trajo al mundo.

Y por ese buen conocimiento de vida, pues ahora un hombre es padre, otro hombre es abuelo y otro hasta hermano o tío del que nació vivo y trajo conocimiento y principio y hasta continuación de vida.

Y también, ahora una mujer es madre, otra mujer es abuela y otra mujer hasta hermana o tía del que nació vivo y trajo conocimiento y principio y hasta continuación de vida, continuación porque todas la demás personas en la familia han renacido con ese nacimiento vivo de uno.

Pero si uno hubiera nacido muerto, pues no hubiera traído conocimiento de vida al mundo y tampoco hubiera principio o continuación de vida.

Pues, ¡nadie nunca jamás renació por la muerte de uno o por la muerte de nadie o de otro!

Pues, como hemos visto arriba, las buenas cosas son según el buen conocimiento que uno mismo les dé y por ese mismo conocimiento, no solamente las cosas reaccionarán pero también uno reaccionará.

Eso es decir en verdad, a conocer o a nombrar a una mujer o amiga como princesa eso también hace a uno un príncipe.

Decir amado a otro o a un hijo por el amor que uno siente en verdad, también hace a uno amado. Ahora bien, ¡lo mismo es con Dios!

Eso es de nuevo decir en verdad, a uno darle conocimiento a Dios como Creador pues uno ha revivido a Dios como Creador y como Creador, Dios se presentará a uno de una forma o de otra pero uno sabrá que es Dios aunque Dios no diga que es Dios.

Ahora, después de la amorosa presentación o amorosa gracia de Dios, pues uno será amado de Dios.

Eso también hace a Dios amado de uno y eso puede también hacer que Dios llame a uno. El problema es que cuando Dios llama a uno, ¡Dios no dice que es Dios porque Dios cree que uno tiene ya ese conocimiento por el conocimiento de Dios Creador que se le dio a Dios!

Así que, si no se respondió y si no se volvió escuchar aquella voz que llama a uno por nombre, por nombre de uno pero uno no respondió porque no la conoció, pues ambos están en desolación, ¡en desolación porque ambos son amados!

Y adonde aparece amado o amado de Dios, ¡pues también aparece la desolación porque Dios aflige a su amado!

Y Dios el Creador aflige a su amado con desolación y con falta de consuelo o falta de conocimiento.

Pero también Dios está en desolación por la desolación de uno o por la desolación de amado de Dios.

Pues, ¿Qué hay que hacer en verdad?

Pues en verdad, ¡mientras uno como amado de Dios siga en desolación, pues Dios también lo está!

¿Y que es en verdad la desolación?

En verdad la desolación es falta de conocimiento o falta de principio o falta de continuación.

En el principio se le dio a Dios el conocimiento de Creador y eso hizo a uno una parte de Dios, como creación o como siervo amado.

Pero como uno no le dio más conocimiento o continuación, pues ambas partes regresaron como si antes del principio, adonde no había conocimiento, pero esta vez está la aflicción, ¡que es saber que falta porque antes hubo y se sintió en abundancia!

Pues, ¡ahora hay que renacer el principio con más conocimiento o reconocimiento!

Según una vez Dios fue revivido como Creador por el conocimiento de uno hacia Dios y eso hizo a uno también creación o siervo amado del Creador, ¡pues ahora hay que también conocer o hay que dar mayor conocimiento o reconocimiento a Dios Creador!

Eso es decir en verdad, Dios es Amo y Creador y Dios puede ser amoroso Amo como también amoroso Creador, ¡pero hay algo más grande que eso!

¡Y solo uno vivo es el que puede hacer eso posible aunque Dios sea amoroso Amo y amoroso Creador todo poderoso!

Pues en verdad, ¡lo más grande que se pueda ser es Padre, Padre amado!

Y lo más grande en verdad que la creación o que un siervo o un amado de Dios pueda hacer para el Amo Dios Creador es darle el conocimiento o el reconocimiento de Padre amado para que el Amo Dios Creador como Padre amado le dé a uno como creación o como siervo o como amado de Dios el conocimiento o el reconocimiento de hijo amado del Amo Dios Creador…







Con el gozo dado

Con el gozo verdadero y con la alegría verdadera fue uno en verdad echado al mundo para vencer antes la vida y por vencer antes la vida fue uno de nuevo echado al mundo después de un buen y largo descanso que daba forma o reforma de vida.

Y cuando la forma o reforma de vida se completó, pues una vez más uno fue echado al mundo pero con forma de vida y por la forma de vida uno dio en vida conocimiento y gozo verdadero y alegría verdadera por nacer vivo.

Y con ese mismo gozo verdadero y esa misma alegría verdadera en vida hay que presentarse a Dios y dar reconocimiento a Dios porque lo forma ya dio conocimiento de vida por uno, pero presentarse ante de que sea muy tarde y la muerte llame y uno responda por muerto y pierda uno la forma de vida, ¡la forma que tanto habló por uno en vida y por uno no hablar por ella como ella tanto habló por uno, se pidió ella como también uno por toda la eternidad!







Uno y Otro

En el mismo momento que uno deje de ser uno para ser otro o para pretender ser otro que ni conoce, ¡pues nunca uno fue uno como tampoco será otro!

Ni el mismo Dios el buen y amoroso Creador quiere que uno mismo deje de ser uno, si no que uno vuelva a uno porque uno en verdad es amado por uno y no es amado por otro.

Y cuando Dios el buen y amoroso Creador mismo como Padre diga hijo, hijo amado, lo ha dicho por Dios mismo hacia uno mismo por ser amado de Dios y no por otro amado de Dios hacia otro amado.

Pues en verdad, uno es contado por uno y no contado por otro.

Eso es decir, uno es nombrado por uno y por el nombre de uno, uno vivirá y uno hará si es que nació vivo.

Y si nació muerte, aunque el nombre indique vida, de nada le servirá porque se le ha dado nombre de otro…







La Ley y la Piel

El gozo y la alegría se dejan a conocer en la piel.

La piel desnuda muestra vergüenza al que no tiene conocimiento o entendimiento de esa piel desnuda.

La resurrección se muestra o se manifiesta en la piel. La piel es la ley del cuerpo y por la piel el cuerpo obedece la ley. La ley en verdad se comprueba en la piel.

Sin la piel no hay falta. Y mientras haga piel muriendo, hay muerte esperando. El gozo o lo que es llamado el espíritu de Dios solamente lo puede dar Dios, pero cuando hay piel viva y esa piel viva desea el gozo o lo que es llamado el espíritu de Dios.

Cuando falta la piel, pues también falta la ley y falta el gozo de Dios. Sin piel no hay ley ni tampoco conocimiento de Dios.

Y sin el conocimiento de Dios, la piel no revivirá y muerte es lo que habrá, lo que habrá según la ley de Dios.

Al fin, sin la piel no se ve la persona. Y aunque la piel no es la persona, la piel representa la persona porque la piel habla por la persona como la piel habló por la persona a la persona nacer.

Pero cuando la persona toma forma completa y ya no haga más expansión de piel, pues si la persona ahora no habla por la piel, la piel morirá y la piel dejará su forma al igual que la misma persona dejará su forma…







La Mente y Uno y el Esfuerzo real

La mente de uno es para uno, ¡solamente para uno!

La mente de uno no puede computar o no puede entender o conocer o recibir en verdad para otro o la mente de uno no puede actuar como otro o no puede ser ese otro.

Nadie, pues, puede en verdad remplazar a uno como uno tampoco puede en verdad remplazar a otro ni tampoco actual en verdad como ese otro.

Pues nacer fue en verdad nacer por uno, solo por uno, no importa cuántos otros también nacieron con uno.

Y lo mismo que arriba es con la muerte o es morir.

Uno mure por uno, no importa cuántos otros también murieron con uno. Cada uno mure por sí mismo y nunca en verdad uno mure por otro o por otros como tampoco otro u otros muren por uno.

Pues, concediendo que uno viva por otro eso en verdad no hace a ese otro vivir en uno o uno vivir como ese otro.

Y así mismo es también con el siervo amado del Amo.

Nadie en verdad puede remplazar al siervo amado del Amo porque cada uno que logra ser amado del Amo, pues ese siervo ha llegado ser amado por su propio esfuerzo real y porque su propio esfuerzo real fue mayor que de un simple siervo o su esfuerzo real agradó grandemente al Amo, pues ese siervo ha llegado en verdad ser siervo amado del Amo, ¡quien también ahora ha llegado ser amoroso Amo o Amo amado del siervo del Amo!

Ahora bien, de acuerdo del gran o del real esfuerzo del ahora siervo amado a complacer o de agradar grandemente al Amo amado, ¡pues el siervo amado puede en realidad llegar ser hijo real o hijo amado del Amo amado!

Ningún otro siervo, ni aun otro siervo amado del Amo, puede en verdad o en realidad tomar esa posición de hijo real o de hijo amado del Amo amado si la muerte le llegó o le venció al hijo real o al hijo amado o al primer siervo quien llegó ser hijo real o hijo amado del Amo.

Pues, cada siervo en realidad es escogido o es concedido hijo real o hijo amado del Amo amado de acuerdo del el esfuerzo real de ese siervo hacia su amoroso Amo.

Y pues ningún otro amado del Amo es en verdad escogido o es en verdad concedido hijo real o hijo amado del amoroso Amo de acuerdo del el esfuerzo real hacia su amoroso Amo.







La Creación fue Rebeldía

La creación de Dios en verdad es prueba de rebeldía real y la rebeldía real en verdad es un celo pero un celo real por amor real.

Porque en verdad, Dios mismo se fue contra Dios mismo, se fue contra de lo muy común de lo que Dios mismo ya tenía, del vacío profundo y pesado que fue una carga vana y de todo por el amor real de un hijo que todavía estaba por renacer…

Y ese hijo es el hombre, ¡el polvo que en verdad ha imitado a Dios más de que el mismo hombre, que polvo es, pueda darse cuenta!

Pero el hombre o el polvo no se rebela por las cosas de Dios como Dios por el hombre, si no, el hombre se rebela por falta de conocimiento real de Dios, ¡el conocimiento real de Dios que hará al hombre o al polvo en vida renacer hijo real de Dios el buen y amoroso Creador!

Porque en verdad, ¡la voluntad real de Dios el buen y amoroso Creador y el propósito real de la creación de Dios es ver al polvo que Dios creó levantarse antes de volver al polvo y decir por renacer, Padre!







La Naturaleza y el Mal

La naturaleza por ser real se renueva o renace y da nacimiento todos los días y por eso la naturaleza por siempre quedará nueva.

Pero el hombre pudiendo imitar y hasta pudiendo hacer superior y hasta renacer también todos los días, el hombre se ha quedado igual y por quedarse igual, ¡pues el hombre ha hecho y hace tanto mal como si el mismo mal renovara al hombre!

Eso es decir en verdad, mientras el hombre pueda hacer mal, ¡pues el hombre lo hará!

Pero por el mal el hombre murió, muere y morirá. Pero a morir el hombre, eso no deja a ese hombre hacer mal porque aunque ha dejado de hacer mal en vida, ¡pues el hombre le sirve a la muerte por muerto!

Y la muerte en verdad fue el peor castigo o el peor mal que se le pudo dar al hombre, ¡pero aun el mismo hombre lo prefiere!

El hombre prefiere tanto el castigo de muerte, ¡tanto que el hombre crea fantasías de cómo se vivirá después de morir!

Pero lo cierto también es que la naturaleza, aunque real y aunque se renueva, la naturaleza también dejará de ser como también de hacer.

La luz por igual, porque la luz dejará también de iluminar y de ser como también de hacer.

Pues en sí, el universo como también la creación y la también creación de Dios volverán a nada, ¡como antes de la misma creación, que ni el mismo Dios era Creador!

Pero esto lo de arriba, ni el fin del hombre ni el fin del universo ni el fin de la creación de Dios, ¡tienen que en verdad ser así!

Porque en verdad, si el hombre prefiere vida real y por vida real, el hombre busca en verdad conocimiento real y el hombre se olvida de sus vanas fantasías, pues el hombre por tener conocimiento real, el hombre será real o el hombre renacerá en vida real y por el hombre llegar ser real o llegar renacer en vida, ¡pues la naturaleza también renacerá y quedará como adoptada en doble abundancia por el hombre real y mientras el hombre real por siempre esté pues también la naturaleza por siempre estará en verdad!







La Parte Mayor de la Respuesta

La pregunta es en verdad la parte mayor de la respuesta, porque en verdad por la pregunta se puede hacer y se hace en verdad para poder entender o para tener conocimiento real y con el conocimiento real o el entendimiento, la respuesta completar.

O sea, la pregunta es para saber adónde y como se está y la respuesta responderá eso.

Ahora bien, la pregunta sola no completa, pero uno si en verdad completa cuando uno hace la pregunta, que es en verdad un pedido sincero o hasta una oferta de gracia o de conocimiento real de que se presente al que se le hace la pregunta, y uno espera en verdad respuesta real.

Y la respuesta puede ser tan real como uno, ¡porque en verdad uno es la respuesta real a la pregunta o al pedido real!

Eso es decir en verdad, la respuesta será real si en verdad la pregunta es real o es oferta real o sincera y por eso se le responderá.

Pues en verdad, la respuesta es según uno como la pregunta también es según uno. Si no hay o no se oye respuesta, pues la pregunta fue necia o fue ofensiva y no valió ni la más mínima respuesta, ¡ni aun eres necio!

Así que, ¡vistan sus bocas bien con gozoso y con alegría!

Y bien con gozoso y con alegría por sus bocas hagan preguntas reales porque por los reales hechos por uno, ¡pues uno será en verdad respondido por real!







Conclusión

¡Que el amoroso Amo Dios Creador les conceda el máximo pedido con completo poder y con completa autoridad!

Pues, en verdad, lo máximo que se le pueda pedir al amoroso Amo Dios Creador es que se le conceda al pedido lo pedido y ese pedido es que se le conceda hijo amado del amoroso Amo Dios Creador.

Ese simple pedido con completa sinceridad o con completa confianza hará al amoroso Amo Dios Creador Mayor.

Y eso en verdad es lo mayor que un hombre pude hacer para la creación y para Dios, porque ese hombre ha hecho las cosas más grande como también ha hecho a Dios…

¡No se rindan! ¡Sigan tocando y tocando o pidiendo y pidiendo y pidiendo hasta que se les abra o se les conceda!

Porque si no piden pues no se le concederá y si no se le concede, pues la muerte cerrará o sellará la gran puerta, la gran puerta que es la vida o que es la salvación, la gran puerta del maravilloso reino de Dios para todos los tiempos…

Porque en verdad, nadie entra o entrará al reino de los santos cielos porque el reino de los santos cielos es concedido a uno con el grandioso título de hijo y salvador amado o con el grandioso título de salvación y cuando el reino de los santos cielos es concedido a uno, pues adonde quiera que esté uno pues en verdad ahí también es como si en los mismos cielos o los santos cielos son unidos a uno…







Notas adicionares

Todo escritor tiene que tarde o temprano llegar a las cosas que ellos en verdad les gusta escribir sobe y muchos llegan a escribir adonde está el dinero fácil y muchos escritores se hacen ricos monstruos en llegar hacerse muy ricos por escribir ficción o fantasía, ¡aun así bien por ellos!

Pero la gran pregunta es, ¿Cuánto más fantasía para la raza humana si la raza humana ha estado viviendo en fantasía o en mitología desde que la raza humana empezó a pensar?

Porque en verdad, ¡el principio de las cosas es el pensamiento o el conocimiento y entre más verdadero el pensamiento o el conocimiento, pues más verdaderas o completas son las cosas!

Ahora bien, ¡esa fue la pregunta que yo como escritor en verdad me pregunté cuando yo también comencé a escribir versos y hasta obras de ficción o de fantasías!

Y pues yo comencé a escribir sobre la inmortalidad, y como dice el dicho, ¡uno en verdad se transforma en lo que uno cree o piensa o escribe o hasta lo que uno lee más sobre!

¡Gracias por llegar hasta aquí! ¡Y perdone mi español! Soy de y vivo en la única colonia del mundo, adonde el español se habla tan mal como el inglés, adonde las tres letras nos azotan para unirnos en separación y en injusticia.

Yo soy uno de esos que honestamente busca la verdad, la verdad de Dios el Creador, la verdad del universo como la verdad de la creación.

Y esas tres partes se convierten como se llenan en otra cuarta parte y esa cuarta parte en verdad es uno.

Cuando esta última parte, que ahora es la parte principal, reciba conocimiento y por causa del conocimiento haga, pues entenderá y recibirá reconocimiento y así uniendo todas las partes y completándolas también en uno pero como partes nuevas y abundantes.

Porque en verdad, uno es o uno se hace la verdad con el reconocimiento dado o concedido.

La verdad hace a uno la verdad para que uno como Dios el Creador, como el universo o como la creación hable como haga la verdad, ¡pues añadiéndole a lo que ya estaba completo!







Algo sobre el autor

Yo soy uno de esos, y tal vez el único de estos tiempos, que busca en verdad la verdad del universo, la verdad de la creación de Dios y la verdad de lo que es la salvación del hombre y el hombre, hasta a donde yo sé, no será salvo de la muerte por la tecnología del hombre como tampoco será salvo por la misma espada del hombre.

La tecnología como la espada solo salvará pero temporariamente. Y la tecnología puede también ser una doble espada o un contra tiempo porque el hombre no la usa en verdad para expandir o rendir su tiempo o expandir o aumentar su conocimiento verdadero.

Mi gran búsqueda en verdad por la verdad del universo, por la verdad de la creación de Dios y por la verdad de lo que es la salvación del hombre me ha hecho muy bien, tan bien que me ha llevado a lograr en verdad a no solo tener fe de Dios, cuando antes había en mi un vacío muy doloroso o una muy dolorosa soledad, pero mi gran búsqueda también me ha llevado a entender lo que es en verdad la salvación del hombre por Dios el buen y amoroso Creador.

la simple verdad es que sin conocimiento real o verdadero de Dios, pues en verdad no habrá la salvación de Dios y sin la salvación de Dios, pues no habrá salvación del hombre ni tampoco habrá la salvación del universo, porque según el mismo hombre volverá muerto al mismo polvo pues también el mismo universo volverá a nada…

Pues en verdad, ¡en mis escrituras hay ciertas verdades o conocimiento real o verdadero de vida!

¡Muy Gozoso en verdad y muy alegre en verdad todo aquel que en verdad preste atención!

Porque en verdad, ¡les digo que por el gozo verdadero y la alegría verdadera uno renace en vida para continuar con vida, pero con vida en abundancia, en abundancia de Dios!







Otros títulos por Forester de Santos:

Mis Cortos, cuales son 4 cortas obras en ficción.

Segunda llamada a los cristianos, cual es un llamado a que busquen la verdad para que por ella puedan hacer la voluntad del Dios Creador y por hacer la voluntad de Dios el Creador pues renacer por ella.

Y Un día en la vida de un poeta, cual es una búsqueda de un estilo o uno genero de escribir.

Sabiduría Negada, cual es sobre la sabiduría de corazón, una sabiduría que como la fe verdadera ya casi no se encuentra.







Algo Más Sobre Este Escritor Amado

Todo escritor en verdad tiene que tarde o temprano llegar a las cosas que a ellos en verdad les gusta o le gustaría escribir sobre y muchos llegan a escribir adonde está el dinero fácil y muchos escritores se hacen ricos monstruos en llegar hacerse muy ricos por escribir ficción o fantasía o hasta perversiones, ¡pero aun así bien para ellos!

Pero la muy grandiosa pregunta es, ¿Cuánto más fantasía o perversión para la raza humana si la raza humana ha estado viviendo en fantasía o en perversión o hasta en mitología desde que la raza humana empezó a pensar?

Porque en verdad, ¡el principio de las cosas es el pensamiento real o el conocimiento real y entre más verdadero el pensamiento o el conocimiento real, pues más verdaderas o completas son las cosas reales!

Ahora bien, ¡esa fue la pregunta que yo como escritor en verdad me pregunté cuando yo también comencé a escribir versos y hasta obras de ficción o de fantasías o hasta perversiones!

Y pues yo comencé a escribir sobre la inmortalidad, y como dice el grandioso dicho, ¡uno en verdad se transforma en lo que uno cree o piensa o escribe o hasta lo que uno lee más sobre!







¿Quién soy yo real?

Mi nombre como dichoso escritor es Forester de Santos y yo en verdad estoy en una muy grandiosa cruzada de renacer o de renacimiento vivo o de nacer de nuevo en vida real con completo gozo real y con completa alegría real y también con completa abundancia real de Dios pero Dios como mucho más que Dios y como mucho más que Creador por conocimiento real…

Ahora bien, aquel que en verdad está en una muy grandiosa cruzada no puede seguir a otro o no puede dejarse ser rodeado por sus amados o por sus fanáticos porque aquel no puede cruzar sobre ellos o aquel no puede cruzar por la causa de ellos estar en el medio o por ellos estar bloqueando el grandioso camino cual en verdad es pero que no se puede ver hasta el renacimiento o hasta que uno nazca de nuevo…

Yo no les pido que me sigan, pero no porque yo no los llevaré o no los guiaré, pero porque yo no miraré hacia atrás pero yo miraré hacia mi derecha y hacia mi izquierda para ver quien en verdad camina conmigo.

Pero aquellos que en verdad deciden seguirme serán como yo y como yo en verdad recibirán conocimiento verdad porque mi lucha o mi muy grandiosa cruzada de renacer es verdadera, tan verdadera de hecho que yo me ha convertido en una mejor persona por la fe verdadera cual yo ha llegado a recibir en verdad por mi búsqueda y re búsqueda de la verdad…

Y porque yo ha llegado a tener fe verdadera o fe de Dios, ¡pues yo uso mi fe verdadera como un escudo para repelar o para rechazar otras creencias o mentiras que suenan bien!

Por lo tanto, ¡al renacer vivo o al nacimiento de nuevo mientras aún vivo aquí en la misma tierra cual en verdad será como si en los mismos cielos por renacer!



Pues, si a usted le gusta en verdad esta simple como humilde obra, ¡pues déjenmelo saber por dejar un simple comentario y también por votar por ella según su buen placer!

De nuevo, muchas, muchas gracias por prestarme su tiempo y todas bendiciones a usted de este su muy humilde escritor, Forester de Santos…



###


Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-23 show above.)