include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for LA IGLESIA E ISRAEL COMO SEÑALES DEL FIN by , available in its entirety at Smashwords


La

IGLESIA

e

ISRAEL

COMO SEÑALES DEL FIN

________________________________


Copyright © 2016 por Joel Perdomo




  • Primera edición, marzo 2018. Charleston, S. C., USA.



Prohibida la reproducción total o parcial de este libro, sin el permiso escrito del autor. Al menos que se indique lo contrario, los textos bíblicos han sido extraídos de la versión Reina-Valera, 1960.





























ÍNDICE


Introducción………………………………………………………………7


Capítulo - 1 - ISRAEL Y LA IGLESIA EN EL PLAN DE SALVACIÓN DIVINA

I. UN PUEBLO SANTO……………………………………………………..11

a. Israel y la Iglesia en su papel profético

b. Israel debía ser luz a las naciones

c. La condición actual de Israel

d. La Iglesia como un pueblo santo en la tierra

Capítulo - 2 - EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA

I. DIFERENCIA ENTRE EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO……………………………………………………………….17

a. La semana Setenta

b. El arrebatamiento de la Iglesia al cielo

c. Diferencias entre el arrebatamiento la segunda venida

d. Personas arrebatadas al cielo en la Biblia

II LA APOSTASÍA COMO UNA SEÑAL DEL FIN………………………………...25

a. La apostasía como una antesala al arrebatamiento

b. Enseñanzas apóstatas de los últimos tiempos

III. LAS BODAS DEL CORDERO……………………………………………...31

a. La esposa del Cordero

b. Una iglesia santa será arrebatada al cielo

Capítulo - 3 - LA GRAN TRIBULACIÓN

I. EL GOBIERNO MUNDIAL DEL ANTICRISTO…………………………………33

a. La manifestación del hombre de pecado

b. La falsa paz y seguridad mundial

c. Israel durante la tribulación

d. El programa de Dios para Israel

II. EL FALSO MESÍAS………………………………………………………44

a. El pacto de Israel con el Anticristo

b. El Anticristo perseguirá a Israel durante la Gran Tribulación

Capítulo - 4 - LA ADORACIÓN EN EL TEMPLO JUDÍO

I. LA RESTAURACIÓN DEL TEMPLO JUDÍO…………………………………...47

a. La abominación desoladora

b. La restauración del templo judío

c. El avivamiento judío durante la tribulación


Capítulo - 5 - LOS DOS TESTIGOS

I. DOS TESTIGOS DE JESÚS DURANTE LA TRIBULACIÓN……………………….55

a. El testimonio de los dos testigos

b. La misión de los dos testigos

c. La promesa del regreso de Elías

d. La teoría de Enoc como uno de los dos testigos

II. LOS JUICIOS DE DIOS DURANTE LA TRIBULACIÓN…………………………69

a. Principio de dolores y el parto de la tribulación

b. Los juicios sobre los que se quedan en la tribulación

Capítulo - 6 - LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO

I. JESUS REGRESARÁ COMO REY DE REYES…………………………………..75

a. Jesús prometió que regresaría a la tierra

II. LA BATALLA DE ARMAGEDÓN…………………………………………...77

a. Rey de reyes y Señor de señores

Capítulo - 7 - EL MILENIO

I. EL GOBIERNO DE JESÚS…………………………………………………79

a. El reino de Dios en la tierra

b. Jesús gobernará juntamente con sus santos en la tierra

c. ¿Con qué cuerpo reinaremos durante el Milenio?

II. LA RESTAURACIÓN DE TODAS LAS COSAS………………………………...84

III. EL FUTURO GLORIOSO DE ISRAEL……………………………………….93

a. Jerusalén será cabeza de naciones

IV. LA BATALLA FINAL……………………………………………………96

a. La Batalla de Gog y Magog

Capítulo - 8 - EL JUICIO FINAL

I. LOS MUERTOS RESUCITARÁN PARA SER JUZGADOS POR DIOS, SEGÚN SUS OBRAS…………………………………………………………………. 99

a. La resurrección de los santos

b. La resurrección de los pecadores

c. Primera y segunda resurrección

II. LAS RECOMPENSAS DE LOS JUSTOS……………………………………..107

a. Los justos serán galardonados en el cielo de acuerdo con su trabajo en la tierra

III. EL CIELO NUEVO Y LA TIERRA NUEVA………………………………….110


Conclusión……………………………………………………………..113



PREFACIO


Existe abundante literatura cristiana acerca del estudio del fin de los tiempos. Este libro procura dar un atisbo acerca del plan de Dios para Israel y la iglesia en el fin de los tiempos.

Dios ha tenido un trato muy personal con Israel a causa de su promesa hecha a Abraham (Gn. 18:18); pero en este momento, la Iglesia es el pueblo de Dios en la tierra, como señala el Apóstol Pedro:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable (1 P. 2: 9).

En la actualidad, la Iglesia es lo que Israel no pudo ser, a saber: El pueblo santo de Dios en la tierra (Éx. 19:6). No obstante, Israel será una nación restaurada al final de los tiempos.

Siendo que Dios gira su plan para la humanidad alrededor de sus escogidos en la tierra, las profecías acerca de Israel y la Iglesia trazan el destino final de la humanidad.

Espero que este ligero estudio coadyuve al lector a entender el tiempo profético en que vivimos, y también le prepare en el conocimiento de los tiempos finales a fin de que tengamos esperanza en nuestro Salvador, en un mundo lleno de incertidumbres.

Entender el plan divino para su amada Iglesia y el pueblo de Israel, es determinante para saber que nos depara en esta tierra, antes que sea el fin de todas las cosas.

Desde lo más profundo de mi corazón espero que esta aportación sea de gran bendición para el pueblo de Dios.


Joel Perdomo
































INTRODUCCIÓN


  • La profecía bíblica

El Apóstol Pedro señala que en la Biblia tenemos la palabra profética más segura; la cual nos alumbra como en un lugar oscuro a causa de las tinieblas que arropan a este mundo, hasta que aparezca el lucero de la mañana (Jesús):

19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones (2 P. 1:19).

Cada día que pasa se va develando ante nuestros ojos los misterios que Dios ha revelado en su Palabra, para ser manifestados en los últimos tiempos por medio de los profetas que fueron inspirados por el Espíritu Santo:

20 Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 P. 1:20-21).

Estas profecías bíblicas nos permiten tener un destello de lo que le depara a la humanidad. Dios siempre ha querido que la humanidad conozca sus planes y se aperciba para no perecer en el engaño del pecado. Aquellos que estén atentos a la Palabra de Dios y la pongan por obra, serán librados de los juicios que se apresuran a caer sobre la tierra a causa del pecado. La palabra de Dios es fiel y verdadera y se cumplirá. Jesús dijo:

35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán

(Mt. 24:35).



  • Dios revela parte de sus planes a la humanidad

Dios es omnisciente, soberano y eterno. Siendo omnisciente, conoce todas las cosas; siendo soberano, Él decide qué cosas puede revelar a la humanidad; y siendo eterno, implica que está en un eterno presente. No se rige por parámetros que los seres humanos (por nuestra limitación al tiempo y al espacio) enmarcamos en: Pasado, presente, futuro o distancias.

En las profecías bíblicas, Dios anuncia algunos eventos que sucederán en la tierra, y aunque no muestran todas las cosas, dan cierto vislumbre de lo que le espera a la humanidad. La Biblia dice que Dios no hará nada, sin que lo revele a sus profetas: Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará? (Am. 3: 7-8).

Desde el principio, Dios ha usado la profecía como un medio para comunicarse con la humanidad. La Biblia lo confirma:

1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo (Hb. 1:1).

La profecía bíblica traza el curso de la humanidad, hasta que sea el fin de todas las cosas. La profecía bíblica no solo revela lo que sucederá, hasta que sea el fin; si no la voluntad de Dios y su plan de salvación para la humanidad. Por esa razón Jesús vino al mundo, para cumplir con la voluntad del Padre:

44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos (Lc. 24:44).

  • Lo revelado es nuestro; lo oculto pertenece a Dios

Se estima que más de trescientas profecías acerca de Jesús, se cumplieron en su primera venida, y aún faltan muchas por cumplirse, hasta que sea el fin de todas las cosas.

El cuidado que se debe tener con las profecía bíblicas, es no ir más allá de lo que Dios ha revelado. La Biblia advierte:

29 Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley (Dt. 29:29).

Al estudiar las profecías bíblicas, existe la tentación de querer saber lo que Dios no ha revelado en la Biblia, esto ha conducido al error y a la herejía, aun a cristianos bien intencionados.

Dios le reveló grandes cosas a Daniel y le anticipó que algunas de ellas estaban selladas para cumplirse hasta el tiempo del fin (Dn. 8:17; 12:4). No obstante, al acercarnos al fin de los días, en las profecías dadas a Juan en el Apocalipsis se le dice todo lo contrario, que no selle las palabras de la profecía, porque el tiempo del fin está cerca:

10 Y me dijo: No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca (Ap. 22:10).

Dios quiere que conozcamos sus planes, que están dirigidos a restaurar su relación con la humanidad. Las profecías bíblicas también manifiestan parte de lo que sucederá en el futuro a fin de apercibirnos de las cosas que vendrán sobre el mundo:

1 La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto (Ap. 1: 1a).

Hacemos eco de las palabras que Jesús le dijo a las siete Iglesias del Apocalipsis:

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias”.

La Biblia advierte que por ahora solo conocemos en parte lo que sucederá, y en parte profetizamos:

Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará (1 Co. 13:9-10).

Al estudiar las profecías bíblicas existe el peligro de obsesionarse por saber todas las cosas, antes del fin de todas las cosas. Si Dios hubiese querido, nos habría dado la capacidad de conocerlas, pero ese conocimiento se lo reservó para Él.

El propósito de Dios es que, a través de las profecías que han sido reveladas, conozcamos ciertos eventos (no todos los detalles) a fin de hacer volver el corazón de la humanidad a su Creador y restaurar la comunión entre Dios y el ser humano.

Dios ha revelado a la humanidad, lo necesario de lo que sucedrá en la tierra en los últimos tiempos, a fin de que el ser humano se aperciba del justo juicio que Él hará a cada persona:

11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego (Ap. 20:11-12 y 15).

Todo ser humano tendrá un juicio ante Dios, despues de morir:

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio (Hb. 9:27).




Capítulo 1


ISRAEL Y LA IGLESIA EN EL PLAN DE SALVACIÓN DIVINO

____________________________________________________


I. UN PUEBLO SANTO


a. Israel y la Iglesia en su papel profético

El pueblo de Israel y la Iglesia de Jesucristo son los pivotes alrededor de los cuales gira la profecía bíblica. Primero, por las promesas que Dios le dio a Abraham acerca de su descendencia, el pueblo de Israel, que se cumplirán a su tiempo. Segundo, porque Jesús le dio mejores promesas a su amada Iglesia:

Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas (Hb. 8:6).

Estas profecías de la Biblia, acerca de los eventos finales, son como una antorcha que brinda luz para conocer parte de los eventos futuros a los cuales debemos estar atentos:

19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. 20 Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 P. 1:19-21).

Es a causa de las promesas que Dios le dio a Israel y a la Iglesia, que el futuro y el destino de la humanidad este trazado en dichas profecías, pues Dios cumple lo que promete. Esa es la importancia de estudiar estas profecías.


b. Israel debía ser luz a las naciones

En su plan divino de salvación para la humanidad, Dios llamó a Abraham, y con su obediencia logró que Dios estableciera un pacto con él y su descendencia, si se mantenían fieles a Dios (Gn. 12: 3). Es así como el pueblo de Israel (la descendencia de Abraham) fue escogido para ser luz a las naciones, a fin de que fuesen salvas. Israel debía ser una nación santa, separada del pecado para servir de ejemplo a todas las naciones:

Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel (Éx. 19:6).

Fue la constante desobediencia de Israel contra Dios, lo que impidió que cumplieran a cabalidad su propósito de salvación. Ellos rompieron el pacto de Dios con Abraham. El profeta Jeremías lamenta:

Y me dijo Jehová: Conspiración se ha hallado entre los varones de Judá, y entre los moradores de Jerusalén. 10 Se han vuelto a las maldades de sus primeros padres, los cuales no quisieron escuchar mis palabras, y se fueron tras dioses ajenos para servirles; la casa de Israel y la casa de Judá invalidaron mi pacto, el cual había yo concertado con sus padres (Jr. 11: 9-10).

El pacto que Dios estableció con Abraham y su descendencia (Israel), revelado posteriormente a Moisés (Ley), fue invalidado por Israel y Dios prometió establecer un nuevo Pacto, con mejores promesas:

31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová (Jr. 31: 31-32). Ver, Gn. 22:18; Hb. 8:6.

La ruptura del antiguo pacto concertado entre Dios e Israel le da un giro al plan salvífico de Dios para la humanidad, el cual ya no está fundado en el cumplimiento de la ley como vía de salvación; sino que es substituido por un nuevo pacto, hecho en la sangre de Jesucristo y liderado por su Iglesia en la tierra.

Este Nuevo Pacto es más inclusivo, siendo de bendición para toda la humanidad como Dios se lo prometió desde el principio a Abraham, que en su descendencia serían benditas “todas las naciones de la tierra’’ (Gn. 22:18).


c. La condición actual de Israel

Israel es un pueblo con grandes promesas de parte de Dios, y sin duda, todas se cumplirán. Israel será la nación más poderosa de la tierra y el centro de la adoración mundial al final de los tiempos (Zc. 14). En su segunda venida a la tierra, Jesús gobernará desde Israel durante un periodo de mil años (milenio, Ap. 20:1-10), en el cual la tierra será restaurada (Is. 11:1-10), aunque después de los mil años la tierra será destruida y no habrá más memoria de ella (Ap. 21:1).

No obstante, aunque Israel tiene asegurada su promesa de restauración de parte de Dios, su condición actual no es la mejor. Ellos rechazaron a Jesús como el verdadero Mesías y quedaron como ovejas sin pastor. En esa condición permanecerán, hasta que Jesús regrese a la tierra como explica su profecía:

34 !Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! 35 He aquí, vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me veréis, hasta que llegue el tiempo en que digáis: Bendito el que viene en nombre del Señor (Lc. 13:34-35).

La condición actual de Israel es de separación de Dios a causa de su pecado de rechazar a Jesús como el Mesías; pero debido a las promesas divinas, Dios la guarda para que permanezca como una nación que será restaurada en la tierra, cuando Jesús regrese a la tierra a establecer su reino de mil años de paz.


d. La Iglesia como un pueblo santo en la tierra

Dios prometió un nuevo pacto que fue establecido en la sangre de Jesús, el mediador del nuevo pacto:

24 A Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel (Hb. 12: 24).

Al referirse a Jesús, como el mediador del nuevo pacto, se le está ubicando en contraste con Moisés, el mediador del antiguo pacto. La Iglesia viene a constituir ese pueblo santo de reyes y sacerdotes que Israel no pudo ser bajo el antiguo pacto, como señala el apóstol Pedro con relación a la Iglesia de Cristo:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia (1 P. 2: 9-10).

Pedro confirma que en este tiempo la Iglesia de Cristo viene a constituirse en el pueblo de Dios que sirve de luz a las naciones, por medio de la predicación del Evangelio de Cristo.

  • La autoridad de la Iglesia en la tierra

  • Le ha sido revelado el evangelio de la Gracia de Cristo (Ro. 16:25-26).

  • Se le dio el mandato de predicar el Evangelio en todo el mundo (Mr. 16:15).

  • La Iglesia está autorizada para predicar el perdón de los pecados en el nombre de Jesús (Hch. 2:38).

  • La Iglesia es el cuerpo de Cristo en la tierra, de la cual Jesús es la cabeza y quien le guía en su propósito de redención para la humanidad (Col. 1:18).

Cabe señalar que, si bien, la Iglesia por ahora es el pueblo de Dios en la tierra, Dios ha prometido que al final de los días, cuando entre la plenitud de los gentiles (la Iglesia), Israel será restaurada, y entonces, será luz a las naciones:

25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; 26 y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. 27 Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados (Ro. 11:25- 27).

Israel tiene promesa de restauración, pero en este momento, la iglesia constituye el pueblo que representa a Dios en la tierra. Esta iglesia está formada por gente de todo el mundo, incluyendo a los judíos que reconocen a Jesús como el Mesías.





































Capítulo 2


EL ARREBATAMIENTO1 DE LA IGLESIA

____________________________________________________


I. DIFERENCIA ENTRE EL ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA

Y LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO


a. La semana setenta

El arrebatamiento de la Iglesia hacia al cielo, es la antesala de la tribulación que viene sobre toda la tierra. Tan pronto la Iglesia ascienda al cielo, comienza el período de siete años de tribulación sobre la tierra. Daniel explica que setenta semanas de años, están determinadas para poner fin al pecado y establecer el reino milenial del Mesías sobre la tierra:

25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. 26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. 27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador (Dn. 9:25-27).

Desde la orden del rey Ciro para restaurar Jerusalén, hasta la crucifixión de Jesús, hay sesenta y nueve semanas de años (483 años). En la muerte de Jesús se detiene el conteo de las semanas. La otra semana restante de siete años no es continua (está separada de las demás) y comenzará con el arrebatamiento de la iglesia al cielo.

Inmediatamente que la Iglesia asciende al cielo, comienza la última semana de siete años de pecado en la tierra, que se conoce como la tribulación. Durante esos siete años, el Anticristo gobernará al mundo; pero, al final Jesús descenderá del cielo y lo vencerá:

Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida (2 Ts. 2:8).

Si se le complica entender la semana setenta de Daniel, no se preocupe, no es el primero. Lo importante es que inmediatamente que la iglesia sea arrebatada al cielo, comienzan siete años de tribulación en la tierra. A ese período es que Daniel se refiere como la semana Setenta y que es más conocido como la Tribulación.


b. El arrebatamiento de la Iglesia al cielo

Los cristianos no deben preocuparse por el Anticristo, pues el Señor los llevará al cielo, antes que el gobierne sobre la tierra (Ap. 3:10). Jesús prometió que vendría a llevar a su amada Iglesia al cielo para estar con Él:

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis (Jn. 14: 3).

La Biblia señala que en el arrebatamiento de la Iglesia, los cristianos que estén vivos serán transformados y llevados hacia las nubes donde recibiremos al Señor en el aire, para estar por siempre con Él. Él no desciende a la tierra:

17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor (1 Ts. 4:17).

Pablo señala que el arrebatamiento de la Iglesia sucederá en un abrir y cerrar de ojos, en un pestañeo:

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados (1 Co. 15:51-52).

Mientras en su segunda venida, al final de los siete años de la tribulación, Jesús viene a reinar sobre la tierra con sus santos, y todo ojo le verá:

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén (Ap. 1:7).

La Biblia señala que en el arrebatamiento, uno será tomado y otro será dejado. Los que estén preparados serán trasladados al cielo, y los que no, serán dejados en la tierra:

40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. 41 Dos mujeres estarán moliendo; la una será tomada, y la otra será dejada” (Mt. 24:40-41).

En apocalipsis se explican claramente los dos eventos: El arrebatamiento de la Iglesia al cielo y la segunda venida de Cristo a la tierra. El primer evento descrito en este pasaje se refiere al Arrebatamiento de la iglesia al cielo:

14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. 15 Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. 16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada (Ap. 14: 14-16).

Aquí se describe como Jesús viene en una nube blanca a llevar a la Iglesia al cielo, como lo prometió (Jn. 14:3). El trae una hoz para cosechar la mies de la tierra.

El segundo evento se refiere a la segunda venida de Cristo, ya que no es Jesús quien vendimia la tierra, sino un ángel:

17 Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. 18 Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. 19 Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. 20 Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios (Ap. 14: 17-20).

El pasaje señala que el ángel cosecha la viña de la tierra, la cual en la Biblia se refiere a Israel (Lc. 13:6). Jesús también dijo que en su segunda venida (visible), él enviaría a sus ángeles, para juntar su pueblo de los cuatro puntos cardinales:

26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria. 27 Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo (Mr. 13:26).

Inmediatamente que los ángeles recojan al pueblo de Dios, echan las uvas al lagar de la ira de Dios, que se refiere a la muerte de los pecadores en la segunda venida de Cristo:

15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso (Ap. 19:15).

Es de hacer notar que estos dos eventos están narrados, uno después del otro en apocalipsis, pero son diferentes.

Esta explicación sirva para evidenciar con la Biblia que el inminente arrebatamiento de la Iglesia al cielo y la segunda venida de Cristo a la tierra, son dos eventos diferentes.

El arrebatamiento es invisible, la Iglesia es arrebatada al cielo y desaparece de la tierra para encontrarse con Jesús, en las nubes. La segunda venida de Jesús es visible, Él regresa con sus santos para reinar sobre la tierra. Este es un mismo programa, lo que sucede es que en el primer evento, Cristo lleva su iglesia al cielo para que no sufra la tribulación en la tierra, y después de siete años en el cielo, donde se celebran las bodas del Cordero, Jesús regresa con sus santos para reinar sobre la tierra.


c. Diferencias entre el arrebatamiento y la segunda venida

Existen diferencias bíblicas evidentes entre el arrebatamiento de la iglesia al cielo y la segunda venida de Cristo a la tierra. He aquí algunas de ellas puestas en paralelo.




____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. No hay una señal bíblica específica para que ocurra el arrebatamiento de la Iglesia, será en el momento que Dios lo determine. Obviamente, será cerca del fin, pues a partir de ese momento comenzará el conteo de siete años para ponerle fin al pecado en la tierra (Dn. 9:24).

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. Hay una serie de señales que son antesala de la segunda venida de Cristo. Los juicios más grandes descritos en la Biblia se desatarán durante la tribulación a causa del pecado. Aquí mencionamos algunas señales de importancia: a) Caerá un meteorito del cielo (Ap. 8:10-11). b) Habrá un terremoto enorme que será el más grande que haya habido sobre la tierra (Ap. 16:18). c) La Biblia señala que inmediatamente después de la tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor (Mt. 24:29).

____________________________________________________

____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. En el arrebatamiento, los cristianos súbitamente desaparecen de la tierra para ser librados de la tribulación (1 Ts. 1:10), e inmediatamente se encuentran con Jesús en el aire para ser trasladados al cielo (1 Co. 15:51-52).

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. En la segunda venida, Jesús desciende a la tierra con sus santos, para establecer su gobierno mundial de mil años sobre la tierra (Ap. 19:14; Jd. 1:14; Dn. 7:18, 25-27).

____________________________________________________



____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. Jesús arrebata a la Iglesia y se encuentra con los cristianos en el aire para llevarlos al cielo a fin de librarlos de la tribulación (1 Ts. 4:17).

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. Jesús viene a defender al pueblo de Israel de sus enemigos que le han rodeado para destruirlo (Ap. 19:11-21).

____________________________________________________

____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. En el arrebatamiento Jesús no se deja ver, se encuentra con los cristianos en las nubes (1 Ts. 4:17).

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. La segunda venida de Jesús es visible en la tierra, todo ojo le verá (Ap. 1:7; Lc. 17:24). Él posa sus pies sobre el monte de los olivos (Zc. 14:4).

____________________________________________________

____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. En el Arrebatamiento es Jesús quien lleva la iglesia al cielo.

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. En la Segunda venida de Cristo, son los ángeles los que recogen al pueblo de Dios de todas partes del mundo para reinar con Él sobre la tierra, durante el milenio (Mt. 13:26).

____________________________________________________

____________________________________________________

  1. ARREBATAMIENTO:

  1. Unos serán llevados al cielo y otros serán dejados en la tierra (Lc. 17:34-37).

  1. SEGUNDA VENIDA:

  1. Todos los que sobrevivan la guerra de Armagedón quedarán en la tierra, y vivirán bajo el gobierno de Jesús (Zc. 14:16).

____________________________________________________


d. Personas arrebatadas al cielo en la Biblia

Es importante señalar que la Biblia da evidencia de personas que fueron llevadas al cielo vivas. Tal es el caso de Enoc, que se convierte en prototipo del arrebatamiento, pues fue traspuesto al cielo estando vivo y desapareció de la tierra:

Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios (Hb. 11:5). 24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios (Gn. 5:24).

El profeta Elías, también desapareció de la tierra y fue llevado vivo al cielo, en un carro de fuego:

11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino (2 R. 2:11).













II. LA APOSTASÍA COMO UNA SEÑAL DEL FIN


a. La apostasía como una antesala al arrebatamiento

La apostasía es una señal del tiempo del fin. La historia de la iglesia cristiana está plagada de apóstatas, pero la apostasía será un movimiento más generalizado y organizado al final de los tiempos, como profetizó el apóstol Pablo:

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición (2 Ts. 2:3).

La apostasía es la abjuración o retractación de la fe. Es negar las doctrinas de la Biblia, por doctrinas falsas. Por tanto, la apostasía alude directamente a los cristianos. Eso implica que de forma masiva, las iglesias se apartarán de la sana doctrina bíblica para escuchar a sutiles engaños de Satanás y sus demonios que parecerán aceptables:

1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (1 Ti. 4: 1).

Algunas de estas doctrinas demoníacas estarán disfrazadas de falsa piedad, pero surgen en el infierno. Uno de los principales movimientos apóstatas, es la falsa unidad de todas las iglesias (ecumenismo). Esta mezcla de lo santo con lo profano es condenada en la Biblia. Ya de largo tiempo el apóstol Pablo profetizó este terrible engaño:

16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, 18 y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso (2 Co. 6: 16-18).

Esta profecía advierte que Dios no tiene relación con las religiones idólatras. Esta falsa unidad de iglesias que surgirá en los últimos tiempos buscará poder económico y político.

Al final, esta falsa iglesia mundial será dirigida por el falso profeta (Ap. 19:20). Este líder religioso le hará campaña al Anticristo con el fin de que toda la humanidad adore al Anticristo (el falso “mesías”), quien engañará a la humanidad como un juicio divino para los que rechazaron la verdad:

10 Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia (2 Ts. 2:10-12).

El surgimiento de una sola iglesia mundial apóstata, será el lazo religioso más terrible en el que caerá la humanidad. Será una falsa unidad de diversas religiones en los tiempos finales. No obstante, para los cristianos que estén apercibidos de la Palabra de Dios y sus oídos atentos a la voz del Espíritu Santo, ésta será una señal más de que el Señor vendrá a buscar su Iglesia.


  • SEÑALES DE LA APOSTASÍA


  1. Proclamarán una falsa unidad de todas las iglesias (evangélicas, católicas, etc.). Es falsa unidad porque lo santo y lo profano no se pueden mezclar.

  2. Esta unidad mundial de iglesias evitará hablar de la venida de Cristo, la santidad y el pecado. Se preocupará más por enfatizar el poder económico y tener una voz en la política.

  3. Los cristianos que se mantengan firmes en la sana doctrina bíblica serán relegados y vistos como gente retrógrada que no da el paso.

  4. La verdadera iglesia de Cristo tendrá que sobrevivir, casi en el anonimato, como lo ha hecho a través de la historia.

  5. La plataforma de la apostasía debe estar preparada, antes que el anticristo aparezca en escena. Eso implica que la apostasía comenzará, antes que la Iglesia ascienda al cielo.

  6. Este concilio mundial de iglesias tibias y mundanas serán engañadas y utilizadas por el Anticristo para lograr su propósito de control religioso en la tierra.

  7. Al final, ésta mega Iglesia será dirigida por el falso profeta, un líder religioso con apariencia de piedad, que se viste como cordero, pero habla como dragón (Ap. 13:11).


b. Enseñanzas apóstatas de los últimos tiempos

Hay falsas enseñanzas que poco a poco se han ido introduciendo en la Iglesia de Cristo y que van preparando el camino al movimiento apóstata que arropará la Iglesia a nivel mundial. La Biblia profetiza:

3Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas” (2 Ti. 4:3-4).


  • Estableciendo el reino de Dios en la tierra”

Esta falsa doctrina, procura establecer un reino en la tierra que no es el de Jesús de Nazaret. Ellos quieren establecer un reino de dinero, poder e influencia política. Ignoran que el reino de Dios, solo se ha acercado a los hombres (Mt. 4:17), y este reino solo se establecerá completamente, cuando Cristo regrese a reinar sobre la tierra (Ap. 19:11-16).

Lo más trágico de esta doctrina, es la negación de la venida de Cristo. Ellos tienen prohibido hablar de la venida de Cristo, pues creen que por estarlo esperando, la Iglesia no se ha preocupado por las cosas de la tierra. Sus grandes templos son su prioridad y sirven como símbolo de una falsa “prosperidad”, pues no les importa la calidad de los cristianos que se congregan en sus iglesias, solo la cantidad de miembros.


  • Predicación de una “falsa prosperidad”.

Satanás mete un espíritu de grandeza en la Iglesia y les engaña, haciéndoles creer que la riqueza material es símbolo de una verdadera prosperidad. Ostentan carros de lujo, aviones privados y grandes mansiones. Existe una verdadera prosperidad bíblica. Cuando una persona acepta a Jesús se restaura y es bendecida, pero este falso evangelio invierte las prioridades del reino de Dios y establece lo material como prioridad, por encima de lo espiritual. Jesús dijo:

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mt. 6:33).

Jesús dijo que nadie puede servir a Dios y a las riquezas:

24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas (Mt. 6:24).

Jesús no puede estar equivocado en sus enseñanzas, pero los que ya han caído en ese lazo de avaricia, no entenderán; si no hasta que se queden en la tribulación con todo su dinero.



  • El falso “apostolado”

En los últimos tiempos ha surgido un movimiento apostólico falso. Este persigue grandeza, poder económico y el control de sus hermanos. La Biblia señala que los ministros de Dios están puestos para ser ejemplos de la grey:

Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey (1 P. 5:2-3).

Jesús fue un ejemplo de humildad. Él dijo:

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas (Mt. 11:29).

La Biblia señala que quien quiera ser grande en el reino de Dios, debe ser el servidor de los demás:

25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. 26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, 27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mt. 20:25-28).

El movimiento del falso apostolado de hoy día busca grandeza, en vez de servir a los demás. Lo más trágico es que la adoración y la pleitesía del hombre son permitidas por estos falsos apóstoles, los cuales se consideran padres espirituales de sus miembros; ignorando que la Biblia prohíbe llamar padre a cualquier hombre, en el sentido espiritual:

Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos (Mt. 23:9).

Solo Dios puede engendrar hijos espirituales por medio del Espíritu Santo. Nadie más:

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es (Jn. 3:5-6).
























III. LAS BODAS DEL CORDERO


a. La esposa del Cordero

La Biblia señala que, antes de la tribulación que le espera a toda la humanidad, Jesús llevará su iglesia al cielo para librarla de la ira que viene sobre la tierra:

10 Y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera (1 Ts. 1:10).

La Iglesia es la novia de Jesús y Él la llevará al cielo como recompensa por haberle sido fiel y para celebrar las bodas del Cordero en el cielo:

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado (Ap. 19:7).

En la tierra habrá gran tribulación para los que se queden, mientras que la Iglesia celebrará las bodas del Cordero en el cielo:

12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. !Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo (Ap. 12:12).


b. Una Iglesia santa será arrebatada al cielo

La Biblia tipifica la relación de Cristo con su iglesia, con el matrimonio entre un hombre y una mujer:

25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha (Ef. 5:25-27).

La Biblia afirma que, así como una novia se presenta impecable ante su novio el día de su boda, la Iglesia que Cristo viene a levantar es: “Sin mancha y sin arrugas”. En el Arrebatamiento de la iglesia, solo se irán cristianos que vivan en santidad:

14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor (Hb. 12:14).

Los cristianos que aman el mundo y los deseos de la carne no serán arrebatados, sino que se quedarán sufriendo los juicios de Dios sobre la tierra:

!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios (Stg. 4:4). Ver, 1 Jn. 2:15-17.

La pureza de la novia de Cristo alude a la santidad interna y externa de la Iglesia. La Biblia señala que el espíritu, el alma y el cuerpo del cristiano deben mantenerse irreprensibles, ante la venida de Cristo:

23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo (1 Ts. 5:23).

El cristiano es templo del Espíritu Santo, por esa razón, su alma debe estar alejada del pecado y su cuerpo debe guardarse en pureza, vistiéndolo decorosamente:

Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, 10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad (1 Ti. 2:9-10). Ver, Dt. 22:5.

Capítulo 3


LA GRAN TRIBULACIÓN2

____________________________________________________


I. EL GOBIERNO MUNDIAL DEL ANTICRISTO


a. La manifestación del hombre de pecado

Inmediatamente después que la iglesia sea arrebatada al cielo por Jesús, dejará un enorme caos en la tierra. Esto debido a que los cristianos que sean arrebatados dejarán sus puestos de trabajo y habrá mucha destrucción en todo el mundo.

Los cristianos serán culpados de haber creado esta crisis de proporciones mundiales. En ese tiempo, habrá gran aversión hacia los cristianos; pero este evento será la gota que rebase el vaso. Ante la necesidad que ya existirá en la tierra de poner en orden a todos los gobiernos del mundo y la economía mundial, el caos producido por el arrebatamiento de la iglesia será el evento que dará comienzo a un nuevo orden mundial.

El anticristo ya estará en algún puesto de importancia en ese momento y la humanidad pedirá que alguien se encargue de arreglar el caos. Allí aparece en escena el Anticristo para darle solución a la crisis mundial. El establecerá una falsa paz y una seguridad mundial que durará breve tiempo (1 Ts. 5:3), porque luego sacará sus garras y se hará pasar por el Mesías (2 Ts. 2:4). Las naciones del mundo caerán en el peor engaño al ceder su poder al Anticristo para que los gobierne (2 Ts. 8-12; Ap. 17:12-13).

La tierra quedará bajo el poder de Satanás. El gobierno del Anticristo prohibirá leer la Biblia y toda reunión que tenga que ver con el cristianismo. El procurará la erradicación total del cristianismo, pues ha sido la única fuerza que hasta ese momento detenía el gobierno total de Satanás sobre la tierra.

No habrá quien predique el Evangelio, quien profese el cristianismo será torturado hasta morir por la causa de Cristo (Ap. 6:9-11); de lo contrario, será marcado con el sello del Anticristo (666), sin el cual nadie podrá vender, ni comprar (Ap. 13:18). No obstante, habrá un avivamiento entre el pueblo judío quienes se volverán a su Mesías, bajo la gran persecución que desatará el Anticristo contra Israel en la Tribulación.


b. La falsa paz y seguridad mundial

El tema de la paz y la seguridad mundial es uno de los más importantes para toda la humanidad, pues no se ha podido alcanzar. A medida que se acerca el fin, el Anticristo usará éstas dos grandes necesidades como una bandera de lucha para engañar al mundo.

Inmediatamente que la Iglesia sea arrebatada al cielo, el Anticristo tomará el poder sobre la tierra en un momento de crisis extrema y dará solución a todo el caos mundial. Será alabado por mantener una falsa paz y seguridad mundial, pues será experto en resolver enigmas (Dn. 8:23). Pero, la Biblia señala que cuando proclamen paz y seguridad en la tierra, vendrá destrucción repentina sobre ellos:

Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán (1 Ts. 5:3).

La Biblia señala que una alianza de diez naciones poderosas se levantará al final en la tierra y le entregarán voluntariamente su poder al Anticristo para que ponga orden en el mundo:

12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. 13 Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. 14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles (Ap. 17: 12-14).

No es tan difícil entender que estas naciones se levantarán al final de los tiempos para entregarle su poder al Anticristo, pues la profecía señala que pelearán contra el Cordero en su Segunda venida y serán vencidos.

El profeta Daniel confirma que al final de los días se formará un gobierno mundial de diez naciones que tomarán el poder mundial y de ellos surgirá el Anticristo, pues confirma que tomará el poder sobre la tierra, hablará blasfemias contra el altísimo y atribulará al pueblo judío y los que crean en Jesús, por tres años y medio (tiempo, tiempos y medio tiempo) que es el período de la gran tribulación:

24 Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará. 25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo. 26 Pero se sentará el Juez, y le quitarán su dominio para que sea destruido y arruinado hasta el fin, 27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán (Dn. 7:24-27).

La plataforma para el establecimiento del imperio mundial del Anticristo se ha ido fraguando de largo tiempo, pero señales actuales hacen ver patente el surgimiento de un gobierno mundial. Las naciones del mundo solo están esperando la ocasión. Históricamente, el ser humano no se ha podido gobernar asimismo, después de la caída. Al no reconocer su necesidad de Dios, tristemente elegirán el gobierno del Anticristo. La Palabra de Dios se cumplirá como está escrita. Las profecías bíblicas cobran vida ante nuestros ojos.


  • Destellos proféticos del surgimiento de un gobierno mundial:

  1. Existe la necesidad de establecer un orden mundial a causa del constante caos político, económico y social.

  2. Las naciones poderosas del mundo ya hacen alianzas para resolver las crisis mundiales y de una de ellas surgirá el gobierno mundial del Anticristo.

  3. Las transnacionales, son empresas mundiales que controlan las comunicaciones, la tecnología, los alimentos, etc. Estas harán que sea fácil en control mundial para el Anticristo.

  4. Las computadoras y otras redes sociales son bancos capaces de almacenar todos los datos de la población mundial.

  5. La creación del chip, que se puede instalar en la mano o en la frente para marcar con el sello del Anticristo como advierte la Biblia, es otra señal poderosa cumplida.

  6. Los bancos mundiales controlan el dinero del mundo.


Todo esto es parte de la plataforma que encontrará el Anticristo, para establecer su gobierno mundial. La Biblia señala que solo hay algo que lo detiene y eso es la Iglesia de Cristo (2 Ts. 2:7), pues ella es recipiente del Espíritu Santo.

Una vez que la Iglesia sea arrebatada al cielo y el Espíritu Santo suba con ella, Satanás tendrá toda autoridad sobre la tierra y hará su maligna voluntad en los que se queden.

Es bien importante entender que la humanidad será engañada. Al principio, cuando las naciones le entreguen todo el poder mundial al Anticristo, lo harán con el propósito de poner orden en el mundo. Ellos no sabrán la magnitud de su error. La humanidad no sabrá en su totalidad quien es ese hombre a quien le darán toda autoridad en la tierra, hasta que se manifieste su malvado plan, de tal manera que nadie podrá adorar ningún dios, solo su imagen. Él lo hará poco a poco, primero tomará el control mundial y luego se hará pasar por dios. Esto será una trampa, como señala la Biblia:

35 Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. 36 Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre (Lc. 21:35-36).

Pablo describe detalles de la personalidad y el modus operandi del Anticristo:

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto? Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia (2 Ts. 2:3-12).


  • La manifestación del hombre de pecado, según Pablo:


  1. Se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto. No permite que se adore a ningún Dios o ídolo, solo a él o su imagen (Ap. 13:14-15).

  2. Se sienta en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios.

  3. Ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

  4. Es un inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás.

  5. Viene con gran poder, señales y prodigios mentirosos. Con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

  6. Dios les envía un poder engañoso, para que crean a la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.


c. Israel durante la tribulación

Jesús profetizó que Israel sería engañado por el Anticristo por haber rechazado a su verdadero Mesías (Jesús de Nazaret):

43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis (Jn. 5:43).

Los judíos harán un pacto con el anticristo. Es posible que este pacto haga la paz entre Israel y los palestinos. Quizá los judíos harán concesiones a cambio de la reconstrucción del templo judío. Al principio, el Anticristo se presentará como un pacificador, pero luego se hará pasar por el mesías. Los judíos entenderán que es un engaño, pues ellos conocen las características del Mesías y romperán con el pacto:

27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador (Dn. 9:27).

En los días finales, los judíos tendrán entendimiento de lo que les sucederá en la tribulación y se volverán a la esperanza del retorno del Mesías a la tierra:

El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. 10 Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán. 11 Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días (Dn. 12:9-11).

La ruptura del pacto entre Israel y el Anticristo traerá la persecución más terrible que haya sufrido el pueblo judío, pero la tierra ayudará a Israel a fin de que no sea destruida:

13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca. 17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo (Ap. 12:13-17).

La Biblia señala que esta persecución contra Israel comenzará a la mitad de la tribulación de siete años. Ese período de tres años y medio finales es conocido como: “La Gran Tribulación”:

14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo” (Ap. 12:14).

La mujer aquí corresponde a Israel y la serpiente es Satanás, que la persigue para destruirla. Pero, los moradores de la tierra ayudarán al pueblo de Israel a fin de que no sean destruidos por este ataque violento del Anticristo que es simbolizado como una inundación de aguas:

15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca” (Ap. 12:15-16).

La gran tribulación es un tiempo de caos en el mundo y de gran persecución para Israel. Jesús profetizó acerca de la tribulación y le dio sus advertencias al pueblo judío:

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; 18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. 19 Mas !ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; 21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados (Mt. 24:15-22).


  • Esta profecía se refiere a Israel, por las siguientes razones:


  1. La Iglesia no estará en la tierra durante la tribulación.

  2. La abominación desoladora mencionada por Jesús sucederá al final de la tribulación, cuando el Anticristo se siente en el templo de Jerusalén y proclame ser el mesías (2 Ts. 2:4).

  3. El pasaje señala que los que estén en Judea, huyan a los montes para escapar de la persecución del Anticristo. Esto alude directamente al pueblo judío.

  4. El pasaje lamenta por las que estén encintas en aquellos días. Esto no alude a la iglesia, pues en el arrebatamiento las cristianas embarazadas se irán con Cristo en las nubes. Mas bien, se refiere a las mujeres embarazadas que huirán a los montes en Israel, a causa de la cacería del Anticristo.

  5. Jesús dijo que oraran para que su huida no sea en invierno ni en día de reposo. Esta advertencia es dirigida a Israel, ya que en tiempo lluvioso se hacen grandes fangos fuera de Israel y les será más difícil escapar a los montes.

  6. También les advierte que oren para que ese día no sea en día de reposo. Israel guarda celosamente el sábado y si el Anticristo les ataca ese día, no podrán escapar.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-45 show above.)