include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Camino de miradas by , available in its entirety at Smashwords

Camino de miradas

Ricardo Baixauli

Smashwords Editions

Copyright 2019 Ricardo Baixauli

Smashwords Edition Licence Notes

This ebook is licensed for your personal enjoyment only. This ebook may not be re-sold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each recipient. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to Smashwords.com and purchase your own copy. Thank you for respecting the hard work of this author.

Licencia de uso para la edición de Smashwords

La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estás leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, haz el favor de dirigirte a Smashwords.com y descargar tu propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.





***-***





Tabla de contenidos

SR. JUEZ

ALLÍ ESTABA

DESDE LA VENTANA

NIÑO EN GUERRA

ANDANDO

TÚ, NUESTRO ESPACIO

BRILLO SI ME VES

NOCHE AMADA

MAESTRA DEL VIENTO

LLEVADO

MARINERO

MI BALCÓN

MIRAD

NACÍ

TEATRO

ÉBOLA

EL VUELO

ESTABAS JUNTO A MÍ

¿ESTÁS AQUÍ?

JARRO

DESPUÉS DE LA VIDA

BUENAS NOCHES

BIODIVERSIDAD

CIELO

DESDE, HASTA

COMPRENDER

NO SOY SIN TI

NOTAS SOBRE EL TIEMPO

PUESTA EN ESCENA

QUIEN TÚ CREAS

SENTADO SOBRE MÍ

SER NO QUIERO

SI ME DIJERAS

SOMBRA

SUEÑOS O REALIDAD

TODO Y NADA

UNO

AL TROTE

SETENTA Y CINCO

AMOR, AMAR

BOTADURA

EL BUEN CRECER

VUELO

FRENTE A LA PIEDRA

MIEDO

MUCHO MÁS

MÚSICA

PALA

POSESIÓN

PUNTAL Y PIE

SOBREVUELA

TE NECESITO

UN VIAJE MÁS

VERLA

AZULES

DESEO

DESVELO

EL CERROJO

EL VUELO

ESCRITO, ESCRITO ESTÁ.

IAIOS

LA BUTACA

LA VIDA

REENCUENTRO

TRIPULANTE

PLENITUD

MAR Y DAN-I-EL

DESCANSA MI ALMA

FUGACES

SURQUEMOS

VOLVIÓ

BUENOS DÍAS MI DIOS

DE GÉNERO

EQUILIBRISTA

EN LA PISTA

MENSAJES ESCRITOS…

EN EL OTRO

SÉ BIENVENIDA

VUESTRO CIELO

ALLÁ EN LO ALTO

LA PIEL

ACOGIDO

LA CUERDA

AMANDO

CAMINOS

EL VIAJE

ENCONTRARLA

DESPEDIDA

ÁGUILA

SENTIRSE MARGINADO

AMIGO ESCÚCHAME

HOY

EL SIN SENTIR EN DUDA

¿QUI SOU?

VERDADERO

FÍSICA

ESTABA FUERA

SEMILLA

TE DESCUBRO

DENUNCIA AL DESCARTE

MIRÉ

MARE DELS QUE SOM

SENTADA

NIÑO DE YEMEN

QUIETUD

VER

EN LO ALTO

FRENTE A TI

ALMA ROTA

PENDO DE TI

AGRADECIMIENTOS

CONÉCTATE CONMIGO





***-***





Hola amigo lector:

Al leer estas poesías me gustaría que pudieras adentrarte en los sentimientos más esenciales de tu persona.

Que te pudieras transportar a un momento de tranquilidad y de paz, para que tu imaginación te ayude a disfrutar de lo que tantas veces buscamos con anhelo, sentirnos vivos.

El día a día de la vida, de nuestras preocupaciones, nos hace separar nuestro cuerpo de nuestra alma y de nuestro corazón, tan valioso cuando se entrega.

La música y un rincón de este mundo en soledad, te pueden ayudar a escucharte a ti mismo.

Te dejo mis letras con todo mi cariño.

Ricardo Baixauli.





***-***





SR. JUEZ

¿Por dónde empiezo?
¿Por cuál de mis causas?
¿Cómo se las presento?
¿Desde dónde le cuento?

¿Culpable?
No quiero adelantarme.

Ser
de encadenados eslabones,
de flojos nudos de algodones
que la corriente arrastraba.

Como prenda mal tendida
sobre cuerda de esparto frente al mar.

Como espeleólogo de nuevas cuevas
con linterna de ilusiones sin pilas
para días de oscuridad.

Navegante de pequeña barca
que se echó a alta mar.

¿Por dónde empiezo?
Igual, de saltos en la vida
pueda usted
hallarme la verdad.

Anduve fresco de inocencia,
ingenuo sobre el mal,
amparado en corazones desconocidos
que solo los conoces al terminar.

Estreché lazos de harina,
abracé cuerpos de arena,
me senté sobre butacas de espuma,
y el aire de mis ilusiones
soportaron la ingenuidad.

Qué lecciones dejé de estudiar,
a qué clases falté,
para no ver mi mal.

No me justifico,
pero no tuve ese libro de la vida,
esas líneas de sabiduría
que te dan el equilibrio,
que te ayudan para andar.

Sí, señor Juez.
Quise descubrir,
y el riesgo se acercó a mis manos,
disfrazado de alegría, certeza y seguridad.

Quizás esa es la pena que me toca.

Salté al vacío sin cuerdas
esperando encontrar aguas calmadas,
o simplemente sin pensar.

Le doy pistas al hablar,
y no por ello sé si digo la verdad.
Tan solo le reflejo,
que de mis caídas y errores
no tuve un plan.

Y así nací,
fruto de exceso de naturalidad
mal pensada quizás,
pero que al ser parte de uno,
no la dejo de abrazar.

Esa es mi verdad,
amarme caminando,
curando y atando,
cerrando y abriendo
los nuevos saltos que deba dar.

Refugiaba mis hechos
sobre un mantel de caridad,
queriendo convencerme
de las buenas diferencias de un buen pan.

Y así aceptaba el menú del día,
un primero colmado
que no hacía necesario el segundo
para sentir la saciedad.

Estabas en el banquete de la ceguera,
en el baile de las máscaras
de un mundo que bailaba su carnaval.

Y yo subido al tren de la oscuridad,
sin emergencias de salida,
repleto de cuerpos andantes que festejaban
la velocidad sin paradas.

Velocidades sin detalles,
sin ver las grandes miradas
del silencio sereno que habla
de ternuras gratuitas,
que del solo contacto se elevan de felicidad.

Sí, Señor Juez,
el viaje se fue cobrando a plazos
grandes vivencias
que bien quisiera volver a tomar.

Y solo recordar agrieta y ahonda
el justiprecio de lo que nunca volverá.

Pero esa es la vida que acepto,
un corazón sin plan.

Quizás usted ahí arriba
al verme lo entienda,
teniendo esa visión
que te da la altura de la objetividad.

Yo en el felpudo de mis debilidades
trato de sacar el polvo
que ensombrece todo lo que pudo brillar.

Amigo Juez,
permítame tutearle,
que, aunque sea también con respeto,
solo algo de cariño cercano
calma el alma de un ingenuo alegre
que nunca tuvo un plan.

Inquietud y creatividad
dan belleza a un camino
de heridas, errores, aciertos e ilusiones,
que en momentos me apenan
porque no tienen marcha atrás.

Tengo las pruebas que puedas necesitar,
te ayudaré a esclarecer la verdad.

Necesitaba escribirte,
que me vieras próximo.

Quizás me digas
que fui culpable,
que la vida me puso los cruces,
que decidí crecer,
que tuve la escuela de la necesidad,
de aquellas lecciones que me faltó escuchar.
Que no mire atrás,
que mi precio pague
por la angustia de mi día a día,
que en mi alma se retuerce
para hacerme llorar.

Si es así acepto mi culpa,
ser débil
me eleva de seguridad.

Reciba el abrazo del que se define
como inocente ingenuo,
inquieto y alegre,
sincero de pocas lecciones,
sabio de lo pasado,
que vive sus días
tratando de acariciar
las pequeñas cosas que la vida da.

Amante de la serenidad.

Decide tú,
te entrego mi alma,
en estas letras,
suya la verdad.





***-***





ALLÍ ESTABA

De fuerte, firme y robusta,
al tiempo se entrega,
y a la vez que sombrea,
resiste.

No asume el paso de ráfagas,
ni la fuerza del sol que le vencen.

Y si le dijeras,
no iría con ella,
pues mira hacia fuera.

Gastó su fuerza en agradar,
y al entregarse
daba la vida.

Sobre otras….
ella,
era ella.

No saber su destino,
no le privaba de su empeño.

Cada día
lucía para ella,
hermosa debía estar,
distinguida, original y esbelta.

Pulida en su brillo,
rallada o lisa,
maneras para respirar.

Fina o ancha,
algo quería atrapar.

Pero no lo sabía.

Todo empieza y acaba,
camina hacia el esfuerzo
su belleza distinguida,
pasión de por vida.

Pero un día ella se irá,
el transporte del viento
la llamará.

El hogar de la tierra la abrazará,
tomará su energía
y sus recuerdos.

Junto un mismo lecho
dará sus últimas palabras.

Aporta al nuevo crecer
su esencia del vivir.

Fue pasión,
alegría de sentir,





***-***





DESDE LA VENTANA

De la piel que te envuelve
serena y firme
hecha y en sí.

Suave
y fuerte.

Delicada
y robusta.

Agradable
y puesta.

Compañera
y quieta.

No me dejes,
eres tú en mí,
y yo…
en ti.

Un viaje sin fin,
tú al lado,
y yo…
sobre ti.

Te caminaré y volveré,
me viste
y te recorrí.

Dispuesta
y entregada.

Grande
de hermosura.

Suave
y fuerte.

Delicada
y robusta.

Te hablo a ti,
amiga tierra
compañera y quieta.

No me dejes,
eres tú en mí,
tú al lado,
y yo…
sobre ti.





***-***





NIÑO EN GUERRA

Niño soy,
con polvo salgo
lleno de temor.
Ahora soy presa,
cae el hombre sobre mí,
y sus fronteras
solo hacen que encerrarme.

Solo soy yo,
no lo hagáis por mí.

Quiero solo salir,
no los entiendo papá,
no es posible,
que nos quieran matar.

Y, ¿dónde está la luz del sol?
Tan solo quiero jugar.

Seguro que hay alguien,
quizás quiera jugar.

No pensemos mal,
solo quiero salir,
son muchos días ya.

¿No hay otros niños?
Al cruzar la frontera
seguro jugarán.
¡¡Déjame ir papá!!!
Nosotros le pondremos final.

Veo que es difícil que me entiendas,
soy un niño,
con temor no quiero estar.

Son ya muchos días
y tan solo quiero jugar.

Que no lo hagan por mí,
yo les podría enseñar,
que sin temor es posible jugar.

Ilusión no nos faltará,
ponme solo la hora
y volveré sin tardar.

Guárdame agua para refrescarme,
falta me hará
cuando vuelva esta tarde de jugar.

Que ya son muchos días sin gritar,
que estoy lleno de polvo,
y yo solo quería jugar.

No lo hagáis por mí,
no penséis mal.
Si queréis os puedo enseñar.

Venid conmigo,
podemos empezar jugando a pillar.
Ahora solo soy yo,
pero si me escucháis seremos más.

No lo hagas por mí
no penséis mal.



Por todos los niños y niñas que viven y nacen con temor, en zonas de conflicto y que no tienen voz: Sudán, Chechenia, Palestina, Siria, Sáhara, Tibet, y tantos otros lugares escondidos a las cámaras, donde los niños no pueden jugar y crecer como cualquier persona en situaciones normales.





***-***





ANDANDO

Las manos abiertas,
te mostrarán
la entrega de mi verdad.

Los ojos de cada quien,
no saben lo que verán,
y de las dudas
tú verás la verdad.

Mis ojos nublados,
y sus ojos,
son la niebla de cada quien.

La verdad grabada,
repujada sobre piel,
curtida en el tiempo,
o en los ojos de cada quien.

El camino muestra,
la vida sale a escena,
y en un rincón de la grada,
tú,
escondido como buen juez.

Tiempo,
camino,
y de mi paso,
el polvo de mis pies.

Sudor,
marcha sin trote,
andar hacia la verdad.

La parada de mi aliento
en la ventana.

Espera en la luz,
de flecha que marca
el camino de verdad,
exigente y difícil,
camino de paz.

Y en el rumbo del camino,
jueces y juicios,
cruces para crecer,
precios a la verdad.

Sudor al andar
sin tu compañía,
el polvo de mis pies,
tapa a la boca
la entrada de paz.

Y la sed calmada
en fuentes de cruces,
cimas de relieve,
días de andar.

Y tú,
mezclado en la grada,
llegando a ver
lo que nadie alcanza.

Tu aplauso…
verdad.






Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-14 show above.)