include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Un nuevo corazón (Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era) by , available in its entirety at Smashwords







Mar Lennun Ztanley











Un Nuevo Corazón

(Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era)















































Dedicado a todas las personas que con tal de seguir en tan genuino amor, luchan para no dejarle ir, personas que, Aman De Verdad.





















Prologo:

Esta novela nació desde hace mas de 10 años en la mente de una pequeña niña, pero no fue sino el tiempo que se encargo de que viviera ésta, una experiencia que se podría considerar como “inolvidable”, la cual, a lo largo de los meses, se decidió a contarla por medio de letras, de líneas, esta novela, constara de 4 partes las cuales se demostrara cuan puro es el amor en su máxima expresión y con esto, no solo me estoy refiriendo al amor de pareja o al que se le tiene a las amistades, sino a otra clase de amor, un amor genuino, un amor puro, un amor sincero, un amor fraternal. Al principio pensaba finalizar esta saga de una forma similar a la original, sin embargo, reflexionando, le adherí el final que me hubiera gustado para mí.

¡Si, esta novela está basada en hechos reales, hechos cuales yo viví!



¡Homenaje A Un Gran Amor!



A mi familia:

Siempre les amare y por sobre todo les elegiré primero a ustedes, les agradezco tanto todo el cariño, la comprensión que a lo largo de mi vida, me han brindado, se que siempre podre confiar en ustedes,

¡Gracias por darme la vida!





Sin embargo, ésta novela, está formada con la intención de que TÙ de principio a fin, seas la o él protagonista, si, así como se lee, escrita en primera persona, se obtiene que al leer esta historia, te sumerjas a tal punto de que vivas esto como si te estuviera pasando a ti en ese preciso instante.

(Nota: El nombre de los personajes aquí usados No son reales, fueron cambiados para la protección de las personas que vivieron estos hechos)















Primera Parte



















































Un Nuevo Corazón

(Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era)



























Un Nuevo Corazón

(Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era)

Capitulo 1



Mar Lennun Ztanley

Smashwords Editions © 2019



Cuando llegue a Liverpool, la vida me sorprendió enormemente, jamás pensé llegar a ser tan feliz en tan poco tiempo, aun con la tristeza profunda que tenia, pues con el tiempo me di cuenta que ese dolor se convirtió en una inmensa alegría que aun ahora perdura.

Mi vida era como cualquier otra, escuela, trabajo, diversiones, siempre me gusto escuchar música, así que no dude en comprar al menos un disco de cada género para escuchar un poco, en mis ratos libres, mi preferido era el rock, no sé “por que” siempre me atrajo mas ese género, investigue todo del mismo o eso era lo que yo creía, durante varios meses, me ocupe en mi vida, la escuela me tenía bastante ocupada, no obstante cada fin de semana trataba de salir, me dirigía a Cambridge a reunirme con unas amistades, a veces nos quedábamos a escuchar música para bailar por mas calor o frio que hiciera, en ocasiones cenábamos yendo a un buen lugar a comer, aunque también en su defecto íbamos al cine, teatro, siempre tratábamos de pasarla magníficamente bien.

Cuenta Regresiva:

Un día, llegando al parque cual habíamos quedado mis amistades y yo, el destino un regalo me brindo.

Sentándome en una banca, me di cuenta que no había nadie, por lo que me decidí a esperar, observaba atentamente el parque, los pajarillos bajar a comer algo, el sol a mediodía, las ardillas corriendo como si hicieran carreras, esplendoroso, era maravilloso el paisaje que yo admiraba, hasta que sentí una presencia a lado mío, sentada en la misma banca donde estaba

-¿Linda vista cierto? –Pregunto esta persona totalmente desconocida para mí

Apenas voltee, me di cuenta que era un tipo bien parecido, alto, complexión media, blanco, pelo café, pero aun me tenia sorprendida la naturalidad con la que me hablo, aunque lo raro no fue eso, sino que su voz me daba tanta confianza al escucharla por primera vez, parecía lo conocía desde hace mucho

-¡Si, es hermoso todo esto! –conteste con la mirada sorprendida por la situación

-Me gusta estar aquí, siempre hay algo nuevo que ver, a veces vengo y hay obras de teatro, otras “Mimos”, una mínima solo payasos, cuando hay estos últimos l@s niñ@s corren a ver su show, se entretienen mucho, en cada sonrisa denotas la felicidad del momento, deberías venir más seguido, te encantara lo que puedes encontrar aquí, además como en este momento, el paisaje es hermoso, en las mañanas escuchas a los pajaritos cantar, en las tardes las ardillas inundan los arboles en busca de ver que encuentran, a veces se asoman para ver si pueden bajar a tomar alimento, las mas aventadas se bajan – Platico él mirándome a los ojos

-Ahora entiendo porque una pequeña traviesa al caérseme un poco de fruta picada que estaba comiendo antes de que pudiera hacer nada, la agarro y se la llevo a su “hogar” – Sonreí al contar lo que me había pasado minutos antes

-Entiendo y bien, hace unos días venia con mi mejor amigo después de un largo día de ensayos, como ya era de noche jamás me imagine hubiera aun una ardilla o ardillas más que nada husmeando por ahí. Nos sentamos en aquella banca extendiendo ahí nuestros alimentos, habíamos comprado minutos antes refrescos, agua, algunas frutas y un poco de “Lancashire Hotspot” mientras platicábamos de lo que había pasado durante el día, comíamos muy a gusto, ya casi habíamos terminado hasta que con la intención de bajarnos un poco la comida, pues terminamos algo llenos, recorrimos el parque para que hiciera digestión, dejando en la misma banca un par de frutas que nos quedaron, no lo hubiéramos hecho pues al dar la segunda vuelta vimos 4 ardillas en nuestra banca rodeando la fruta, dejando a mi amigo un poco atrás, muy sigilosamente me asomo a ver que estaban haciendo realmente, cuando descubrí se comían nuestras provisiones, al tratar de quitárselas, una ardilla brinco a mis hombros atrayendo mi atención, mientras las otras 3 se llevaron la comida, al darse cuenta mi amigo de lo que pasaba, corrió a ayudarme, ahí la ardilla que estaba sobre mí, huyo, ya era demasiado tarde –Rio sonrojándose un poco

-¿En serio paso eso? –Reí al escuchar su relato –Lo siento, me imagine la escena y se me hizo gracioso todo, ahora me recordaste algo que me paso en la casa de una de mis amigas

-¿Qué te paso me puedes contar? –Contesto

-Claro, lo que pasa es que en lugar de ardillas fue la traviesa sobrina de mi amiga, resulta que estaba de visita en su casa, mientras yo me estaba preparando unas ricas quesadillas típicas de mi país, al haberlas terminado me sirvo en un plato, cuando voy a comerlas, me di cuenta entonces se me olvido servirme un poco de agua, así que en el trayecto de ir por el agua y regresar, note ya no había nada, busque un poco haber si las había dejado por algo en otro lugar a pesar de que sabía era imposible, de pronto la sobrina de mi amiga sale “perdón, si buscas tu comida, ya me la lleve, se me antojaron mucho, me dio hambre al verlas, no pude contenerme” – Respondí a su pregunta

-Wow, haz de cocinar entonces deliciosamente – Su mirada cambio a dulce

-Solo un poco – Me sonroje con el alago recibido



















(“Lancashire Hotspot”: Platillo típico de Londres hecho con raciones generosas de cordero recubiertas con rodajas de patata cocidas durante una mañana entera a fuego lento)







¿Quién será esa persona?, ¿habrá algo mas que ella o ambas personas no habrán descubierto?, ¿Por qué la sola voz de él le causo una confianza infinita?, ¿Qué pasara de ahora en adelante con la vida de la chica?

Un Nuevo Corazón

(Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era)

Capitulo 2



Mar Lennun Ztanley

Smashwords Editions © 2019



-Me encantaría un día invitarte a cenar a mi casa- Continuo diciendo

-¡Ohh!, será un placer pero no sé si deba, apenas y tengo tiempo de salir- Me sonroje con la mirada en él

-Por favor, insisto, me encantaría me cocinaras algo de tu país, jamás había escuchado ese platillo “quesadillas”, quisiera saber “que son”- Replico

-¡Ahh!, Entonces me invitaras a cenar pero la que he de cocinar soy yo, ¿cierto?- sonreí un poco mientras veía él se ruborizaba



Continuábamos platicando, las horas parecieron minutos, los minutos segundos, francamente no me di cuenta de la noción del tiempo, hasta que llegado un momento él me tomo de la mano y ambos nos paramos de la banca, antes de que yo pudiera decir nada….



-La tarde es maravillosa, ¿te importaría si fuéramos a algún otro lado?- Su voz era cálida esta vez

-Emm, ¿yo?, me encantaría pero no puedo, tengo que volver a mi hogar, mis amistades parece me dejaron sola, además tengo asuntos que atender- Conteste precipitadamente aunque en el fondo quería seguir con él, pues su mirada, voz, compañía, me encantaban bastante, parecía lo conocía de toda la vida, aunque apenas habían pasado unas horas

-Te seré sincero, me la he pasado muy bien contigo, me pareces una chica única, divertida, alegre, honesta- Bajo la mirada, cual denotaba tristeza

-¿Pasa algo?- Pregunte preocupada

-Sí, al estar contigo me fue inevitable recordar…. En realidad me recuerdas mucho a alguien, sería como tú, estoy seguro- Suspiró

-¿A quién te recuerdo?, si se puede saber- Al decirle esto, note que estábamos caminando, habíamos dado varios pasos desde aquella banca, mientras mi mano seguía en la suya, parecíamos 2 buenos amigos

-Claro, a…. no te preocupes, en si no importa- La cara de él, aun seguía un poco triste aunque lo trababa de disimular

-Hiciste trampa, eso no es justo- Quite mi mano de él, mientras sonreía tratando de ahuyentar su dolor –Hemos caminado bastante, ni siquiera me di cuenta como paso-

Tras sonreír un poco él –Uno de mis más grandes trucos, por si no te has dado cuenta soy mago, puedo hacer que las personas vayan conmigo a donde quieran sin darse cuenta-

-¿En serio?, ni te fijes, lo note, queda comprobado, eres un excelente mago- Reí un poco tras ver su actitud –Pero, ¿dónde me llevaras?-, te advierto que no tengo dinero- Lo mire confundida

-Eso no es problema, te llevare a mi apartamento- Sonrió

-¿A tu qué?- Empezaba a preocuparme, así que por tal motivo y sin que se diera cuenta comencé a alejarme de él

-Tranquila, no pasa nada, quisiera mostrarte algo, puesto que me das confianza, por lo que no habrá persona más idónea para esto, que tú- Como si leyera mis pensamientos, al decir eso su brazo lo rodeo en el mío, haciendo que se formara como un “clip”, del cual ya no pude escapar y aunque mi temor seguía, la confianza que me brindaba gano, así que lo acompañe



Tras una larga y placentera charla, llegamos a su apartamento, en la entrada había un tapete verde con la inscripción de “Welcome”, al entrar, me soltó entonces en realidad, su departamento era grande, hermoso, de color blanco muy bien pintado, con algunos cuadros decorativos, además parecía era amante de la “aroma terapia”, pues olía exquisitamente a flores, perfumes, etc, en el suelo, había una gran alfombra verde pasto, decoraba muy bien con el entorno, la sala, era hermosa, un color natural, verdaderamente quede fascinada en la vista, él inmediatamente me brindo asiento, me ofreció algo de tomar, pero al regresar me sorprendió por completo, pues traía una ¡guitarra!.



-Te traje un poco de té, es lo tradicional que se toma aquí- Decía mientras ponía la taza en una pequeña mesa que había y se sentaba frente a mi posicionando su guitarra para tocarla

-Sí, gracias, pero, ¿qué estás haciendo?- Tome un sorbo del mismo mientras lo miraba confundida

-Te dije que pediría tu opinión, ¿recuerdas?, pues bien, aquí va- Empezó a cantar



“Aun a pesar de las grandes distancias,

El amor se puede encontrar,

2 personas desconocidas pueden coincidir,

En este pañuelo que es el mundo,

Solo déjate sorprender que,

Lo inesperado está por llegar….“



Mientras cantaba, no pude dejar de admirar su hermosa voz, sus ojos que al verme parecían 2 luceros, hermosos, lindos, mientras la canción sentía me la dedicaba a mí, al ver la forma en que me miraba.

Era hermoso, fue magnífico ese momento, jamás me sentí así, un nuevo amor estaba naciendo, pero no de pareja, tal vez ni siquiera de amistad, un amor distinto, genuino como todos, pero puro como ninguno, cambiaria mi vida, lo podría asegurar, lo sabía.















¿Qué misterio traerá esa persona totalmente desconocida para ella?, ¿Por qué la confianza tan repentina de ese “tipo” por aquella chica?, ¿Cuál es la razón de la seguridad que siente hacia él, hasta afirmar que parecía lo hubiese conocido de muchos años atrás?, ¿Qué tipo de amor único, nuevo, genuino estará naciendo?





Un Nuevo Corazón

(Mi vida a través del mayor descubrimiento de la era)

Capitulo 3



Mar Lennun Ztanley

Smashwords Editions © 2019



Acabando de cantar me miro a los ojos con una mirada dulce, serena, entonces me dijo

-¿Te gusto? – Sonrió sonrojándose a su vez

-Claro que si, fue, fue, fue maravillosamente excelente, cantas muy bien, la melodía es preciosa, me estremecí al escuchar tu voz- Me ruborice mientras al mismo tiempo contemplaba su mirada, ¡era tan hermosa!

-Te regalo esa canción, es para ti- Se sonrojo mientras sonreía

-¿Q-Que?, ¿para mí?- Respondí sorprendida por tan precioso regalo que me daba

-Sí, para ti- acaricio mi mejilla

-No, gracias, yo no la puedo aceptar, es muy linda lo sé, tu voz al interpretarla, además es preciosa la letra, melodía, pero es demasiado, gracias- No sabía qué hacer, estaba tan roja, lo único que se me ocurrió fue sonreír para que no se diera tanto cuenta de mi estado

-Entonces eso quiere decir que no te gusto realmente como dices ya que no la quieres recibir- Bajó la mirada en señal de tristeza dejando mi mejilla

-¡Ohh!, no te pongas así, claro que si me gusto, aunque creo tienes razón, no estoy haciendo tanto justicia con la canción- Me detuve, cambie la mirada por otra más seria, entonces continúe – Me encanto, la ame, es más, la acepto, aunque insisto, es demasiada molestia, pero gracias por tan precioso regalo que me acabas de dar- Le tome la mano mientras sonreía al profundamente observar aquellos ojos llenos de paz, amor, sinceridad

-Claro que no es ninguna molestia- Subió la mirada alegre mientras tomándome la mano que me quedaba suelta, tuvo las 2 mías en el – Cuando la cantaba sentí que la gozaste mucho, vi un brillo especial en tus ojos, de hecho te confieso algo, la energía tan maravillosa que me transmitiste hizo que la melodía la interpretara de esa forma tan excepcional, hasta a mi me gusto caso que me extrañó porque nunca antes me había sentido tan así, la cantaba pero me faltaba algo, lo sabía, aunque no era fácil identificar “que era”, pensé nunca encontraría esa esencia, hasta que contigo, ahora se como cantarla- Empezaba a ruborizarse a tal punto que volteo la cara para que no lo viera

-¿De verdad eso hice yo? – Me solté de una mano, tome su barbilla y la voltee –No sé qué decir al respecto, estoy sorprendida, gracias, ¿sabes?, mientras cantabas me recordaste a un artista integrante precisamente de una banda- Sonreí cálidamente siguiendo ruborizada por tantos halagos

-¿A quién?- me miro sorprendido

-Sí, la banda se llama The Ariets, el artista que me recordaste es a Ferdinando Lein – Mi mirada cambio sorpresivamente, al pasar en segundos una imagen de el cantando en mi mente, por lo que sin más solté la mano que me quedaba en la de él y decidí voltearme

-¿Qué pasa?, ¿te gusta eh?- lo dijo hábilmente sin burlarse

Me volví a voltear al instante -No, claro que no, bueno, no de la forma que se cree, si, me gusta, su talento, su carisma, su forma de pensar, si tan solo tuviera la posibilidad de conocerle, es una persona encantadora, lo admiro mucho- Suspire

-¿Y por qué no?, todo en esta vida es posible, solo hay que luchar por lo que se anhela- Sonrió

-Sí, lo sé, pero ellos son artistas, van y vienen, nunca se sabe donde están, además los boletos se saturan mucho, tan solo la otra vez, fui a comprar un boleto para verles y a las 2 horas de que salieron, ya se habían acabado, no es la primera vez que me pasa así que, me conformare con verlo en los medios de comunicación y seguir sus consejos- Baje la mirada


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-12 show above.)