include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Sindrome Metabólico, lo que necesitas saber. by , available in its entirety at Smashwords











ISBN: 9780463571439



Title: Síndrome Metabólico, lo que necesitas saber.



Author: Benjamin Williams



Publisher: Smashwords, Inc.

























OTROS LIBROS DE BENJAMIN WILLIAMS EN WWW.SMASHWORDS.COM

















































CONTENIDO

Capítulo 1. Concepto, historia y criterios diagnósticos.

Capítulo 2. Epidemiología.

Capítulo 3. Riesgos del Síndrome metabólico

Capítulo 4. Factores de riesgo.

Capítulo 5. Fisiopatología y genética.







































Capítulo 1

Concepto:

El Síndrome metabólico SM (síndrome X, síndrome de resistencia a la insulina) consiste en una constelación de anormalidades metabólicas que confieren riego incrementado de enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus. Los rasgos principales del síndrome incluyen obesidad central, hipertriglicerinemia, bajos niveles de colesterol HDL, hiperglicemia e hipertensión, aumento de partículas LDL pequeñas y densas y lipoproteínas portadoras de apolipoproteína B y alteraciones del metabolismo hidrocarbonato (prediabetes o DM tipo 2). Otros integrantes son un estado protrombótico y proinflamatorio, hígado graso no alcohólico, hiperuricemia, gota, microalbuminuria, colelitiasis, apnea obstructiva del sueño y ovario poliquístico.

Historia y criterios diagnósticos

El SM tiene sus orígenes en 1920 cuando Kylin, una doctora sueca, demostró la asociación de hipertensión, diabetes mellitus y Dislipidemia. Luego Marsella Jean Vague en 1947 describió que la obesidad estaba asociada comúnmente con anormalidades metabólicas encontradas en enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus tipo 2. Seguido a esto en 1965, un resumen fue presentado en la reunión anual de la Asociación Europea para el estudio de la diabetes por Avogaro y Crepaldi que describía un síndrome que comprendía hipertensión, hiperglicemia y obesidad.

En 1977, Haller empleó el término «síndrome metabólico» para referirse a una asociación entre obesidad, diabetes mellitus e hígado graso, describiendo además los factores de riesgo de la arteriosclerosis. El mismo término fue usado por Singer ese año para referirse a una combinación de síntomas tales como la obesidad, bocio, diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

El asunto se movió hacia adelante significativamente seguido por la conferencia de Bating dada por Reaven en 1988. El describió “un grupo de factores de riesgo para diabetes y enfermedad cardiovascular”, sugiriendo que estos factores tendían a ocurrir en un mismo individuo en la forma de un síndrome que denominó «X» en el que la resistencia a la insulina constituía el mecanismo fisiopatológico básico. Los componentes originales del Síndrome X de Reaven eran: asociación de resistencia a la insulina (menor captación de glucosa con mayor cantidad de insulina), intolerancia a la glucosa (curva de intolerancia a la glucosa alterada), hiperinsulinemia, aumento de triglicéridos, disminución del colesterol HDL e hipertensión arterial. Su principal contribución fue una introducción del concepto de resistencia a la insulina. Sin embargo sorprendentemente le faltó la obesidad u obesidad visceral a su definición la cual fue luego añadida como una anormalidad crucial.

En 1989, Kaplan renombró el síndrome “El cuarteto mortífero” por la combinación de obesidad corporal superior, intolerancia a la glucosa, hipertrigliceridemia e hipertensión y sin embargo en 1992, fue de nuevo renombrado “El síndrome de resistencia a la insulina”.

En 1998 el grupo de diabetes de la Organización Mundial de la salud (OMS) propuso que se denominara síndrome metabólico y fue el primero en proveer una definición para el mismo, agregó a las características del SM la obesidad, ya sea con un índice de masa corporal (peso en Kilogramos \ talla en metros elevada al cuadrado) mayor a 30 Kg/m2 dándole mayor importancia a la obesidad central o la llamada grasa visceral (relación cintura cadera mayor de 0,90 m en hombres y de 0,85 m en mujeres).

La utilización de esta definición del SM demanda realizar estudios del laboratorio no siempre disponibles, por su alto costo y complejidad técnica como es la evaluación de la RI. Por esa razón, en la actualidad tiene poca aplicación en la práctica médica diaria y su uso generalmente se circunscribe a las investigaciones científicas. En respuesta a la definición de la OMS, el Grupo Europeo para el estudio de la Resistencia a la Insulina (EGIR por sus siglas en inglés) presentó una modificación de la definición de la OMS en 1999.

Las principales diferencias de los criterios establecidos por este grupo europeo, con relación a los de la OMS, están dadas porque el mismo se diseñó para utilizarse solamente en los pacientes no diabéticos. Al considerar el hiperinsulinismo en ayunas como el criterio obligatorio único para establecer el diagnóstico del SM en esos casos, sin requerir la medida de la sensibilidad a la insulina ligada a condiciones euglicémicas, lo convierte en un instrumento de mayor utilidad para las investigaciones epidemiológicas. Sin embargo, al requerirse la cuantificación de la insulinemia, técnica solamente disponible en laboratorios especializados, al igual que para los criterios de la OMS, se dificulta su utilización en la asistencia médica sistemática.

En 2001, la National Cholesterol Education Program Adult Treatment Panel (NCE/ATP) liberó su definición. Subsecuentemente la Asociación Americana de Endocrinología Clínica (AACE por sus siglas en inglés) en 2003 ofreció sus opiniones acerca de la definición del síndrome. En respuesta a esto la Federación Internacional de Diabetes (IDF por sus siglas en inglés) propuso una nueva definición del SM en abril del 2005.Esta definición comparte la mayoría de los criterios del NCEP-ATP III, pero en ella se instituye a la obesidad abdominal como condición indispensable, a la que se deben de asociar al menos otros dos criterios para establecer el diagnóstico del SM.

Los criterios están definidos de la siguiente manera:

1. Obesidad abdominal: criterio indispensable que se determina con medidas del perímetro abdominal específicas para los distintos grupos étnicos y no para el país de residencia; para Europa el límite se fija a ≥94 cm en varones y ≥80 cm mujeres.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-6 show above.)