include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Rituales para la Hechiceria del Nuevo Milenio by , available in its entirety at Smashwords




RITUALES PARA

LA HECHICERIA DEL MILENIO


RECETAS MÁGICAS

PARA ALCANZAR EL ÉXITO EN TODOS LOS

ÁMBITOS DE TU VIDA


Scala Videnza


***



RITUALES PARA LA HECHICERIA DEL MILENIO

Scala Videnza

Cover by Freddy Flores

Published by Blue Dragoon Books


This eBook is licensed for your enjoyment only. This eBook may not be resold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each person you share it with. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to thelittlefrenchebook@gmail.com and purchase your copy. Thank you for respecting the hard work of this.






El que no cree en la magia

Nunca la encontrará

Roald Dahl





INDICE


1


2


3


4


5


6


7


8


9


10


11





1


Estimado lector, sé que hay personas a las que leer una introducción les fastidia sobremanera, y van directo a la parte que le interesa. Si este es tu caso, en este libro tal vez sean sólo los rituales lo que buscas realizar, y piensas dirigirte directamente a los correspondientes capítulos. Te ruego que no cometas este error. No te saltes estas primeras páginas, donde te daré explicaciones que pueden resultarte indispensables no sólo para el buen resultado de un hechizo, sino quizá para comprender el porqué de ciertas cosas que pasan en tu vida. Te hablaré de lo que representan los colores, los elementos, las flores y las hierbas, y como utilizarlos en tu beneficio. Entonces comprenderás por qué es conveniente ir a una entrevista de trabajo vestida con una prenda roja, en vez de una de otro color. O por qué debemos vestir de azul para realizar un determinado ritual, en vez de negro. En fin, encontrarás sugerencias que te serán muy útiles para la realización de tus hechizos. Si lees atentamente la función de los colores, de las esencias, las hierbas, entre otros., antes de llegar al capítulo de la realización de hechizos específicos, ya deberías estar preparada para realizar los tuyos propios.


Disfruta cada página, todas las palabras impresas en este libro fueron pensadas para ti, para introducirte armoniosamente en un universo mágico.


Magia es poder en acción. La palabra magia proviene del latín, “magia”, que se traduce como ser capaz de realizar algo, tener poderes. Realizarla, es un acto evidente y positivo por medio del cual podemos crear, convertir los deseos en realidad. Hay quién cree que para crear magia hay que invocar deidades o a santos (según las creencias religiosas), la verdad es que la magia nos rodea todo el tiempo, solo que por medio de los rituales la activamos y podemos transmutar una realidad negativa en positiva, mediante la fe. La verdadera magia es la que actúa desde el corazón, sin tratar de interferir en la vida de otras personas. Realizar rituales en nuestro beneficio y en el de nuestros seres queridos nos lleva a vivir una vida más auténtica y feliz. No por nada se dice que el amor es mágico, se define así porque genera un estado de plenitud.


En un pasado remoto, casi todos los habitantes de la Tierra creían que su vida era regida por la magia. Los mitos de muchos países nos hablan de hadas, duendes y entes que habitaban los bosques. Para estos hombres y mujeres de antaño, para estos magos, detrás de cada árbol, arbusto o hilo de grama podía estar escondiéndose un genio. La naturaleza era respetada por ser su hábitat. Era un mundo fantástico, donde los hombres interactuaban con estos seres, aprendiendo de su sabiduría, recibiendo sus favores o despertando su enojo, según los casos.


Ciertas acciones se llevaban a cabo bajo los influjos lunares, y determinadas ceremonias se efectuaban solamente en fechas señalas, por ejemplo los equinoccios. Sabían por experiencia que aquel día en particular actuaban energías favorables.


Pero, en su afán por mantener el control sobre las masas, los sacerdotes de las diferentes religiones que se fueron formando en el planeta comenzaron a perseguir los creyentes de la magia como brujos malvados, provocando la desconexión casi completa de los humanos con las fuerzas naturales de la naturaleza. Casi, pues muchos magos, a riesgo de su propia vida, siguieron transmitiendo sus conocimientos de generación en generación.


Luego, la revolución científica, con su explicación lógica para cada manifestación, dio otro golpe durísimo a este mundo sorprendente en el cual vivían nuestros ancestros.

¡Qué desafortunada pérdida, para los humanos!


Los procesos mágicos de nuestros antepasados, los rituales, les permitía llegar a conectar con su propio espíritu, y con la conexión que éste tiene con las fuerzas no manifestadas visualmente, pero presentes siempre.


Si bien reconocemos que muchas veces la fantasía superaba la realidad, no se puede negar que el instintivo sentir de nuestros ancestros era verdadero. Hoy en día ciencias como la física cuántica, astrofísica o la astronomía reconocen la existencia de estas fuerzas de diferentes poderes, que actúan al fin de mantener la armonía universal. Y al estar estas energías compuestas por fuerzas positivas y negativas, trabajan creando fuertes equilibrios o desequilibrios, influyendo en los seres humanos y en el desarrollo de la vida misma.


De allí, que nuestros ancestros no andaban muy descaminados al creer que sus vidas eran regidas por impulsos que se escapaban de su control.


Hoy andamos por los mundos tan acelerados que nos olvidamos de vivir. La pérdida de los rituales, sobre todo los colectivos, ha confundido la conexión para sentir el poder, la fuerza y la capacidad transformadora que tiene cada uno de nosotros cuando está enfocado en un objetivo. Las estaciones son rituales que la naturaleza realiza como renovación periódica de sus leyes, nosotros vemos los efectos, en la nieve, el calor del verano o el hermoso despertar en la primavera. Los ritos, por medio de sus resultados tangibles, permiten reconocer la pertenencia a alguna realidad natural que escapa a nuestra comprensión, pero que debe ser respetada por sus efectos.


Debido al auge de las explicaciones racionales y científicas, hasta hace poco, hablar de magia o esoterismo provocaba, en algunos, miradas de desdén o de compasión. Pero, gradualmente la ciencia ha ido tropezando con manifestaciones las cuales, si bien no puede explicarlas, tampoco puede negarlas. Y así, apoyado por la ciencia, el ser humano está volviendo a sus orígenes mágicos.


Estamos rodeados de impulsos, tanto negativos como positivos, y según como éstos actúan, nos sentimos llenos de vida y optimismo, o deprimidos y negativos, sin que haya un motivo aparente o concreto para ello. El hecho de tomar conciencia de esto y poner a trabajar estas energías a nuestro favor, cambiará nuestra existencia.


¿Qué es una bruja o un brujo? Es una persona que aprende, desde el amor y el respeto a la individualidad ajena, a reconocer y manejar estas energías en favor suyo y de sus seres queridos. Hago hincapié en el “respeto a la individualidad ajena” porque nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de entrometerse en la voluntad de otra persona por medio de hechizos, para tratar de cambiarla. Al hacerlo, inevitablemente activa las correspondientes leyes universales, por ejemplo, la de causa y efecto, o la del boomerang. La primera nos enseña que recibimos con creces los efectos de nuestro proceder, y la segunda señala que todo lo que deseamos para otra persona, le llega a la misma, pero rebota y regresa hacia nosotros, con las mismas consecuencias deseadas.


Hay siete leyes que rigen el universo, manteniendo su armonía, y quién las infringe activará de forma automática las consecuencias de su proceder. (Las pondré al final del libro con su explicación, como regalo para ustedes) Somos el resultado de nuestros pensamientos, deseos y acciones. Somos lo que pensamos y queremos, para nosotros y nuestro prójimo, por ello la magia no puede ser utilizada para interferir en el libre albedrío de los demás, o con la intención de hacer daño. Bajo ningún concepto debemos manejarla para tratar de cambiar los deseos o el proceder ajenos, aun cuando creemos estar actuando en justicia, pues estaremos infringiendo las leyes. Los rituales mágicos se deben realizar solo en beneficio propio y de nuestros seres queridos, y nunca con la intención de interferir con la voluntad, la salud o la forma de ser de otra persona, no tenemos el derecho de hacerlo. Sí, podemos realizar rituales con la intención de ayudar a terceros, por ejemplo a un hijo que se prepara para un examen importante. Podemos realizar un rito que abra su mente, y deje aflorar su sabiduría sobre el tema. O una persona querida que acude a una trascendental entrevista de trabajo, podemos ayudarla energéticamente con una magia de apoyo, para que encuentre la serenidad necesaria durante el dialogo. En fin, con los rituales que te sugiero, lo único que haces es enviar amor y luz al corazón de la otra persona, nunca estarás tratando de cambiar su voluntad o libertad.


¿Qué son los rituales? Son acciones simbólicas que se realizan enfocados en un propósito. La Ceremonia del Té japonesa, las lentejas que se comen al comenzar el año nuevo, las doce uvas de los deseos, todos son rituales que realizamos seguros de que nos ayudarán a llegar a la meta establecida. Por tanto, ¡no, nos coartemos y llenemos nuestra vida de rituales mágicos!





2


LEY DE CAUSA Y EFECTO


Lo que cosechamos en nuestra vida

Es el producto de lo que sembramos

Con nuestros pensamientos, palabras y acciones.


PENSAMIENTO, PALABRA Y ACCIÓN


Si creemos que los pensamientos que se forman en nuestra mente nacen y mueren sin ninguna consecuencia, estamos sumamente equivocados. Siendo energía, invisible pero muy real, en cuanto los creamos, salen y se plasman en el universo, tomando forma etérica. Un pensamiento de derrota esto es lo que traerá a nuestras vidas: fracaso, mientras que los pensamientos de triunfo y éxito nos traerán de vuelta alegrías y satisfacción.


El buen resultado de un ritual depende de la fe que pongamos en él. Cualquier duda al respeto determinará si será o no efectivo. Es por ello que debemos comenzar cambiando el flujo de las ideas que se forman en nuestra mente, pues la actitud mental que asumamos será determinante. La calidad de nuestros pensamientos forja nuestro destino, por ello es importante que seamos capaces de determinar cuales son los más recurrentes, ya que ellos crean la relación con nosotros mismos y tienen el poder de ponernos en acción o paralizarnos, eso es, de llenarnos de entusiasmo o temor. ¿Cómo nos vemos a nosotros mismos? Si acostumbramos pensar que somos desgraciados por nacimiento y nunca nada nos irá bien, pues esto es exactamente lo que nos sucederá. Si realizamos un ritual, pongamos de amor, con esta actitud mental, ¿qué resultados podemos esperar, si creemos que no tenemos suerte en el amor? En cambio, si tratamos de alejar de nuestra mente todo lo negativo, sustituyéndolo por imágenes de éxito y triunfo eso es lo que atraeremos a nuestra vida. Así que el primer paso para cambiar nuestra vida, es cambiar nuestros pensamientos. ¿Qué te dijeron que eres gorda, flaca, fea bizca o insípida? ¿Y qué? Esta eres tú, y no debe importarte la opinión de otro. Lo único importante es que te sientes bien contigo misma, aceptando tus defectos, si lo hay y no pueden cambiarse. A un ser humano lo hace atractivo no solo su físico, sino también su sonrisa, su calidez, bondad y la forma como se comporte con los demás.


Asimismo las palabras, bien sean orales o escritas, tienen la capacidad de influir en forma positiva o negativa, son un gran instrumento para construir un mundo mejor, el cual puede comenzar en nuestro propio entorno, una herramienta muy poderosa que tiene la capacidad de dar ánimo, curar, unir a las personas o separarlas, generar odios, diferencias irreconciliables y guerras.


Una palabra tiene el poder de ponernos en acción o paralizarnos, de llenarnos de entusiasmo o temor. Todos conocemos a personas negativas, que con solo un par de frases echa por tierra todo nuestro entusiasmo. Personas que, al preguntarles como están, nos abruman con una letanía de dolores y problemas. Estas personas no te benefician, pues sus frases negativas atraen fuerzas negativas. Con amor y bendiciéndolas, aléjate de ellas sin perder tiempo.


Pero conocemos otras que con una sonrisa y una frase de aliento nos animan a cambiar de actitud ¡Positivas, alegres y que infunden animo! Estas son las que mueven energías benéficas en su beneficio y de las personas que las rodean, por tanto, estos serán tus amigos de ahora en adelante.


Y finalmente la acción.


Hay seres que van por la vida con una sonrisa en los labios, mientras otros son la imagen de la tristeza. La expresión del rostro y la postura corporal nos hablan sobre la vida de una persona. Con solo mirarla, sabemos si alguien es feliz o sufrido. Pero si, por mal que nos vayan las cosas, asumimos que la mala suerte nos acompaña, ésta nunca nos abandonará. Atraemos a nuestra vida lo que queremos, por esto, aunque en ciertas etapas parece que nada nos va bien, debemos aprender a asumir una actitud positiva, a sonreír y mantener nuestros hombros bien erguidos. Nada más agradable que, al preguntar a alguien ¿Cómo has estado? Te contesten ¡muy bien! Ahí cada quién tiene dos caminos: envidiar el posible éxito de esta persona positiva, y atraer de vuelta los malos efluvios de la envidia, o dejarnos contagiar por la sonrisa de nuestro interlocutor.


¡Estamos rodeados de energías positivas y negativas! Debemos aprender a manejar estas fuerzas a nuestro favor, neutralizar las negativas y llenar nuestra vida de magia.


Volviendo a un hechizo ¿Cómo asegurar el buen resultado del mismo? En primer lugar, en nuestros pensamientos no debe entrar la duda, todo lo contrario, visualizaremos situaciones donde el resultado esperado ya se dio, enviándole este mensaje al universo. No solo esto, como segundo paso lo plasmaremos en papel, reforzando el resultado positivo con el poder de la palabra escrita. No es aconsejable hablar con terceros de nuestros deseos, pues lamentablemente, la envidia se esconde donde menos lo esperamos, y esta puede echar a perder nuestros planes. Luego, asumiremos la actitud consecuencial: al tener la certeza de que las cosas toman el rumbo que nosotros deseamos, nuestro talante cambiará, la sonrisa aparecerá en nuestros labios, y andaremos por el mundo irradiando felicidad y gozo. La fe, acompañada de los poderes de los elementos, será la que provocará la reacción que nos permitirá una mejora en nuestra situación. El ocultista y mago Alan Clear lo explica en una famosa frase:


"Tengamos presente que es el sentimiento que generamos, aparte de la ayuda exterior, quien genera el poder para obtener lo que deseamos". Es la química cerebral, transmutada a través de la alquimia, quién genera el efecto. Sin nuestro esfuerzo mental y nuestra fe, es muy difícil por no decir imposible, conseguir algo en el mundo de lo mágico.


Luego está la preparación del ambiente donde iremos a realizarlo.


Un sitio donde haya sucio y desorden no se presta para la magia, todo lo contrario: allí habrá una concentración de energías negativas, las cuales, de por sí, son causa de desajuste energético. Jamás haré suficiente hincapié sobre la necesidad de mantener orden y limpieza a nuestro alrededor. Si tienes este libro en las manos, amiga lectora, es porque crees en las energías. Pues bien, todo lo que está a nuestro alrededor, así como tiene una función propia, también tiene su particular halo energético. En Feng Shui este halo se llama “chi”. Un buen o mal flujo del chi puede proporcionar buena y mala fortuna en temas de la vida cotidiana como el dinero, el trabajo, las relaciones de amistad o en el amor. Esta misma filosofía aconseja eliminar ángulos agudos de tus muebles, pues son conductores de flechas energéticas dañina ¿Qué más clara que esta explicación para comprender que todo lo que nos rodea está hecho de energías sutiles, que pueden representar una arma dirigida hacia nosotros mismos? Lo importante es comprender que cada una de estas energías tiene una función, y que para que fluya la armonía, debemos comprenderla y segundarlas.


Cada objeto cotidiano fue construido para una determinada necesidad, y se le da el uso correspondiente. Tú no te sientas encima de la nevera, ni utilizas un libro como plato, ni duermes sobre el felpudo ¿verdad? La nevera sirve para resguardar alimentos, los libros para leerlos y los felpudos para limpiar la suela de los zapatos, sus respectivos halos energéticos están enfocados en esto. Tu lugar para sentarte es una silla o el sofá, sirves la comida en platos y duermes en tu cama. Energéticamente, estás acoplando funciones adecuadas. Pero, si las sillas están llenas de ropa amontonada, y el fregadero de platos sucios y los muebles de polvo, ahí hay un desbarajuste energético que sin falta influirá en tu vida, desordenándola en muchos sentidos. Lo peligroso no es el barullo que ves con tus ojos físicos, sino el otro que subyace.


Supongamos que quieres añadir una cucharada de mayonesa a tu taza de café con leche (el sólo pensamiento te produce arcadas ¿no?) Al revolverla cambiará, tal vez, un poco el color del brebaje (lo estás viendo con tus ojos físicos) pero no habrá otro signo que te indique en que bodrio repugnante se convirtió tú, antes, sabroso café. Solo otro sentido, el gusto, te lo dirá. Así mismo, tu vista te dirá lo antiestético que es el desorden, cosa que a muchas personas, de todas formas no le importa lo más mínimo. Pero solo tu sexto sentido, cuando lo desarrolles, te dirá el mejunje energético que hay a tu alrededor. La ropa que usaste en días pasados, tirada sobre una silla, está impregnada con algo de la energía de las personas con la cual entraste en contacto, más la tuya propia, las cuales chocarán con la de la silla y con la de la taza sucia que dejaste encima de la mesita de noche. También con la de tu colonia, la del espejo, la ropa de cama, y (¡horror!) con la del sucio acumulado en la suela de tus zapatos (no por nada en algunas culturas se descalzan antes de entrar) Y si vives en pareja, y entrambos acostumbran dejar cosas sueltas, no te quiero ni contar… Una cosa es la ropa de ambos que convive armoniosamente en el closet, pues sus energías están integradas por medio del amor que se profesan, lo mismo los objetos en el baño, etc. Otra, dejar por todos lados prendas y objetos que rompen la armonía. Por esto hay que mantener cada cosa en el lugar que le corresponde. Mantén limpio y ordenado el ambiente en donde vives, y ya estarás favoreciendo la entrada de energías benéficas. En cuanto termines de realizar una limpieza ya sentirás como la calma y la serenidad se asientan a tu alrededor. En la medida que hay orden en tu entorno, también habrá orden en tu vida.


Antes de realizar cualquier hechizo, realiza el primero y más importantes de los rituales mágicos: comienza vaciando gavetas o estanterías colmadas de papeles viejos e inútiles, como recibos de servicios caducos, documentos vencidos y otro sinfín de cosas que acostumbramos acumular sin darnos cuenta, y luego dejamos olvidados . Lanza a la basura toda esta energía estancada que no te permite avanzar en la vida. Luego comienza a limpiar a fondo. No descuides nada: comienza pasando una escoba limpia por techos y paredes, saca el polvo y las perjudiciales telarañas, limpia los vidrios de las ventanas y deja que el sol fluya, mueve los muebles más livianos y limpia detrás de ellos. Recuerda siempre: polvo y sucio acumulados, equivalen a energías estancadas que no te dejan avanzar.


Si trabajas, lógicamente no podrás realizar todo esto en un día, pero reparte las tareas a lo largo de algunos fines de semanas, y al final tendrás la satisfacción de regresar desde el trabajo a un lugar fresco y agradable. Luego tu tarea será mantener esta limpieza, tarea que resultará mucho más ligera que limpiar a fondo como tal.


Otro consejo muy importante: abre las ventanas y deja circular el aire en el sitio donde vives. Ambientes cerrados significa energía estancada. Aunque en tu país sea invierno y haga mucho frío, dejar bajar un poco la temperatura de una casa en un precio muy bajo en comparación a las ventajas obtenidas. No dejes pasar una semana seguida sin ventilar tus habitaciones, aunque sea unos minutos diarios, deja circular el aire. Esto equivale a dejar circular energías. Y si vives en un clima templado, mantén los vidrios abiertos lo más que puedas ¡bienvenido el sol inundando tu vida!


Es aconsejable también, cada semana, limpiar energéticamente, quemando hierbas y esencias sobre un carbón encendido, y pasear el incensario por toda la casa. Más adelante te diré como realizarla.


Resumiendo ¿Qué es un ritual mágico?


Todos somos brujos, magos, pues todos tenemos una energía natural que podemos reconocer para activarla a nuestro favor. Los rituales nos ayudan a poner en acción esta energía, reforzándola, pues unen pensamiento, concentración, el color, la hierba correspondiente a la necesidad, y el resto de objetos para reforzar la invocación. Nuestro poder mental, más la fe con la que hacemos una petición, activan unas fuerzas cósmicas que ya nadie podrá detener.


Quiero añadir algo más. Sugeriré un conjunto de cosas a tener juntas para realizar un ritual, esto no quiere decir que si, por ejemplo, no tienes flores frescas al lado o no posees una prenda marrón tienes que renunciar al ritual mágico ¡no! El conjunto refuerza la intención, pero si falta algún elemento no pasa nada, tu fe y determinación están ahí, fuertes contra viento y marea y la fe mueve montañas, nada puede contra esto.


Y ahora ¡Bienvenidos al mundo encantado, amigos lectores!





3


En este capítulo se explicarán las cosas que necesitarás para realizar tus hechizos. Podrás adquirirlas de a poco, hasta equiparte. Las velas por ejemplo, pueden proporcionarte un rato agradable mientras escoges aroma y color. Si no puedes comprarlas todas de una vez, recuerda que un color sirve para varios hechizos. Tampoco, en algunos casos, es necesario quemarla por completo, sino el rato mientras realizas el ritual, por esto los velones son prácticos, pues duran más tiempo. De uno en uno, podrás reunir los colores necesarios.


La mayoría de las hierbas son la que comúnmente usamos en la cocina, por tanto no tendrás dificultad en comenzar a secarlas y almacenarlas para quemarlas según el caso. Otras, como la ruda o el eucalipto puedes conseguirlas la primera en un herbolario, la otra en floristería.


Y aunque cada elemento es necesario, tampoco un ritual no irá a funcionar si no tienes todos los ingredientes tal cual como te indico, hay sustitutos. Sé que en algunas ciudades las tiendas esotéricas no son muy comunes, pero seguramente habrá aunque sea una sola, donde podrás comprar los carboncitos y la cascarilla, por ejemplo. A falta, sin embargo, servirá tiza común y carbón de parrilla.


Las esencias sin falta las conseguirás en las tiendas antes mencionadas, aunque también las hay en perfumerías.


A la hora de realizar hechizos, es preferible obviar una esencia que las hierbas quemadas sobre carbones, pues éstas últimas tienen todo el poder de la naturaleza intacto.



Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-14 show above.)