include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Venezuela en la Cruz by , available in its entirety at Smashwords




VENEZUELA


EN LA CRUZ


Pedro González Silva




***




VENEZUELA EN LA CRUZ

Pedro González Silva


Portada: Pedro E. González Rondón

Published by The Little French eBooks

Copyright 2018- Pedro González Silva



License Notes

This eBook is licensed for your enjoyment only. This eBook may not be resold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each person you share it with. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to thelittlefrenchebooks@gmail.com and purchase your copy. Thank you for respecting the hard work of this.





ÍNDICE


PRÓLOGO


I) INTRODUCCIÓN


¿Se cumple la profecía?


II) LA CARTA ASTRAL DE VENEZUELA


III) ¿QUÉ SON LOS NODOS LUNARES?


IV) EL CICLO DE LOS NODOS LUNARES Y VENEZUELA


El karma que nos persigue


V) KARMA PISCIS. MISIÓN VIRGO


VI) KARMA CÁNCER. MISIÓN CAPRICORNIO


VII) VENEZUELA EN TRANSICIÓN A UN NUEVO CICLO HISTÓRICO. CHAVISMO SIN CHÁVEZ O ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA


VIII) TIEMPO DE CRUCES…


IX) EFECTOS PLANETARIOS


X) MÁS EJEMPLOS DE LOS CICLOS DE LOS NODOS


XI) COMPENDIO DE ANÁLISIS ASTROLÓGICOS


XII) BASES DE LA ASTROLOGIA


XIII) MÁS SOBRE LOS NODOS LUNARES


EL AUTOR



PRÓLOGO


Ha sido una grata e inesperada sorpresa, igualmente un honor que el prestigioso periodista y astrólogo, Pedro González Silva, haya pensado en mí, para que escriba el Prólogo de su libro titulado: “VENEZUELA EN LA CRUZ”, que recoge sus acuciosos estudios del cordón umbilical de nuestra nación con su matriz cósmica, pues no soy especialista en esta disciplina, solo una curiosa de la interpretación que hacen los arúspices del mensaje que emiten los astros, en su perpetuo recorrido estelar.


Al leer acontecimientos históricos o biografías de celebres personajes, he reconocido que aparece recurrentemente la figura de un mago, adivino, astrólogo, astrónomo, gurú, mirando al cielo o en una bola de cristal, en la borra de un café, donde han creído ver el futuro, lo que el destino dispensaría a los gobernantes o países. Es por ello, que he pensado presentar unas pinceladas de la significación de la astrología y de algunos renombrados astrólogos con personajes vinculados al poder, en distintas épocas.


La astrología ha jugado un papel importante en la sociedad  desde el comienzo de la civilización, su influencia puede verse en casi todas partes del mundo. La palabra astrología significa estudio de los astros, proviene del griego astrologyia, estudio de las estrellas.


La astrología es la estadística planetaria aplicada a los seres vivos. Es una ciencia empírica que estudia la relación entre la posición de los planetas y lo que existe en la tierra. Se debe de aplicar con la ética y la moral que precisa regir para cualquier profesión. No es predictiva sino que indica los momentos estelares, propicios o no para determinadas acciones. Al momento de nacer un ser vivo, sea humano o nación, ciudad, organización, empresa, campaña electoral, recibe un Sello Cósmico con la composición de los planetas en su Mapa Natal o Carta de Navegación.


Se aplica a cualquier cosa u objeto que tenga un comienzo en el tiempo y en el espacio; modernamente, hasta de un automóvil o barco puede hacerse su carta astral, debiéndose tener mucho cuidado al elegir el  momento apropiado  para  su confección. Sus efectos se han observado desde hace miles de años, el mirar al espacio sideral de forma sistemática y rigurosa,  ha determinado criterios de probabilidades, estadísticas y conocimiento. Así se puede saber en qué dirección nos empujan los efectos planetarios en las  distintas etapas de un país, siendo denominada, “Astrología Política” o “Astrología Mundial”.

Reyes, Reinas, hombres y mujeres de poder, han estado en contacto con la ciencia que interpreta las estrellas, en todas las civilizaciones, pero además personajes como: Aristóteles, Tales de Mileto, Anaxágoras, Aristarco de Samos, Hiparco de Nicea, Claudio Ptolomeo, Hipatia de Alejandría, Nicolás Copérnico, Santo Tomás de Aquino, Hildegarda Von Bingén, Tycho Brahe, Johannes Kepler, Cristina de Lorena, Galileo Galilei, han sido algunos de sus cultivadores.


Los más antiguos registros de la astrología los encontramos en la cultura babilónica o Imperio Sumerio, de gran sofisticación y precisión por las observaciones de las estrellas. Esta sociedad era matriarcal hasta el segundo milenio A.C., aceptaban como máxima autoridad a la madre de familia y mantuvieron su superioridad en esta zona, hasta la irrupción por el sur de las tribus israelitas procedentes de Egipto y por el norte de los pueblos arios indo–europeos en dónde predominaba el concepto patriarcal. Reyes como Zaratustra, Hamurabi, Ciro y Reinas como Ishtar o Semíramis, están unidos a los ancestrales conocimientos cósmicos. Los pueblos invasores disponían de una astrología muy rudimentaria. Entonces se producen numerosas emigraciones de Hititas, Amorreos y Fenicios hacia el Mar Egeo y el Peloponeso. Es decir Grecia y Turquía actual.


Los egipcios observaban el cielo cada año, para mejorar sus mediciones que anunciaban la crecida del Río Nilo o las ceremonias iniciáticas de los faraones en el monumental complejo de Luxor. Al estudiar las pirámides y los templos se ha notado que los canales de ventilación están alineados hacia la estrella Sol Sirio y apuntan a la constelación de Orión. Ptolomeo en su “Almagesto” dio una precisión astronómica a la división del cielo en 12 sectores.


La astrología se encontraba en Roma como una profesión muy lucrativa, doctos de Egipto, oriente y griegos, entraban y salían de los palacios de los poderosos y grandes señores. También había mujeres astrólogas que indicaban el mejor momento del alumbramiento, con sonidos de discos metálicos. Todos los emperadores romanos tenían astrólogos como consejeros, Adriano, Alejandro Severo y sobre todo Tiberio, tenían conocimientos avanzados y confidentes augures como Transalio, padre de Ptolomeo, Galeno que unía a la medicina sus conocimientos estelares adquiridos en Egipto.


En China, la astrología era practicada 40 siglos antes del nacimiento de Cristo. Su calendario, base de los horóscopos chinos, es lunar, cada mes comienza con la luna nueva. Los emperadores le dieron un trato especial, la miraban como una herramienta fundamental dentro de sus reinados. Sólo ellos, podían tener un astrologo, bajo pena de muerte de quien la practicara. La edad de oro de su astrología ocurrió bajo el reino del Emperador Huang D, cuando apareció el “Horóscopo Chino” en el año 2637, que toma como referencia el año del nacimiento de las personas al que le asigna un determinado animal. El Palacio Imperial llamado “La Ciudad Púrpura Prohibida”, se alinea con la Estrella Polar y era la “Casa del Emperador Celestial”.


La astrología hinduista llamada en idioma sanscrito yiotir–veda, que significa verdad sobre los astros, tiene como referencia a las estrellas fijas. La astrología védica es la más antigua en la predicción de los horóscopos.


Alejandría, la ciudad erigida en honor a Alejandro Magno, fue el centro de la actividad intelectual del mundo occidental en su Escuela llamada también, Escuela Neoplatónica de Alejandría, que se creó en el siglo III, bajo la figura de Saccas y pervivió hasta el siglo V. Su existencia coincidió con las otras famosas Escuelas como lo fueron las de Atenas, Pèrgamo, Siria o Roma.


En la Escuela de Alejandría floreció una pléyade de sabios que dieron al mundo su sapiencia sobre las más variadas disciplinas del saber humano. Su complejo conjunto de edificaciones donde se encontraba el Serapeum, en homenaje al dios y maestro Serapis, el Museum, sagrario consagrado a las Musas, diosas de las artes y de las ciencias, se considera el establecimiento más antiguo del mundo con una Universidad de enseñanza superior y la célebre Biblioteca que guardaba miles de trabajos de erudición y sabiduría antigua.


La Escuela de Alejandría fue cuna de sabios en gramática, retorica, filosofía, matemáticas, óptica, física, traducción de los textos filosóficos y tratados médicos y un extraordinario foco del saber astrológico donde concurrieron maestros de la talla de Plotinio, Orígenes, Longino, Claudio Ptolomeo Eremio, Theon, Horaplón, Heliodoro.


Uno de los renombrados sabios de esta Escuela del conocimiento universal lo representa Claudio Ptolomeo, famoso astrólogo, astrónomo, químico, matemático y geógrafo, personaje decisivo en la historia de la astrología y astronomía. Vivió en el siglo III DC, era considerado el “Príncipe de los Astrólogos”, por la excelencia de su ilustración. Pertenece al periodo medio de la Escuela de Alejandría, ciudad del desafío astrológico desde el siglo IV AC hasta el siglo IV DC


Su amplio quehacer constituye uno de los más serios esfuerzos por trasmitir el conocimiento astrológico como un saber ordenado, elevado y científico. La destacada creación se encuentra expresada en el Tetrabiblos y el Almagesto, la primera de carácter astrológico y la segunda dedicada a la predicción futura, inclusive de eclipses. En la primera se calcula la posición y reconocimiento de los astros, en la segunda se estudia el influjo que ejerce sobre la humanidad. Estudió la retrogradación de los planetas, creó el horóscopo Estos dos tomos siguen constituyendo las bases del saber astronómico y astrológico de nuestros días. Aunque la astronomía conoció un cambio desde Copérnico. También se le atribuye el Centiloquio, cien sentencias astrológicas.


Ptolomeo concluye que los seres vivos están sometidos a la acción de los astros y en consecuencia la forma en que nacen está determinada por las configuraciones celestes. Como era geógrafo estableció una serie de correspondencias entre países y signos que todavía, hoy suelen usarse. Así por ejemplo España es un país de signo Sagitario.


Para redactar el Almagesto, se basó en trabajos de Hiparco, los cuales completó con sus observaciones personales, desde marzo del año 127 a febrero de 141. Representa el más completo Catálogo de estrellas y constelaciones y ha servido de base para todos los estudios posteriores. Clasificó más de 1.000 estrellas, 300 de ellas vistas por primera vez


Miembro y directora de la Escuela Neoplatónica a comienzos del siglo V, es Hipatia de Alejandría, primera mujer matemática, astrónoma, científica, filosofa, y musicóloga de la que se tenga conocimiento, la más famosa de todas las mujeres de ciencia hasta Madame Curie. Nació a mediados del siglo IV, en el 370, su padre fue Theon, un reputado matemático y astrónomo del Museo, muy apreciado por sus contemporáneos. Educó a su hija en el ambiente académico y culto, aprendiendo matemáticas y astronomía de su padre, quien le trasmitió su pasión por la búsqueda de lo desconocido, viajó a las Escuelas de Atenas y Roma, siempre con el deseo de aprender y enseñar


Escribió sobre geometría, algebra, y astronomía, mejoró el diseño de los primitivos astrolabios, que son instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste e inventó el Decímetro, cartografió diversos cuerpos celestes creando un Planisferio. Diseño un Astrolabio Plano que sirve para medir la posición de las estrellas, los planetas, el sol y para calcular el tiempo y el signo ascendiente del zodiaco., Su creación científica la compiló en el ”Canon Astronómico”, las” Tablas Astronómicas”, y en la revisión de la obra del astrólogo Claudio Ptolomeo.


Hipatia educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos, entre los que sobresalieron Synesio de Cirene, Hesiguio de Alejandría y Orestes Prefecto de Egipto con quien sostuvo una extensa correspondencia. Su alumno Synesio viajó desde Cyrene hasta la ciudad de Alejandro Magno, con el fin de tener el privilegio de aprender con Hipatia. Según manifiesta en una de sus Cartas: “Hipatìa gozaba de tal renombre que su reputación parecía literalmente increíble”.


Hipatia tuvo el valor de entregar su sabiduría arcaica en medio de un mundo intransigente, sufrió la más cruel de las violencias que puede soportar una mujer al ser víctima de la barbarie de un grupo de monjes cristianos, que cumpliendo las órdenes del Obispo Cirilo de Alejandría, la bajaron de su coche cuando salía del Museo hacia su residencia, la arrastraron hasta el interior de una iglesia y allí con conchas de ostras arrancaron su carne hasta darle muerte y luego quemaron sus huesos. Se da inicio, en este momento, al anti paganismo que más tarde provocó el incendio de la Gran Biblioteca de Alejandría.


Fue la última científica pagana del mundo antiguo y su muerte coincide con los años finales del Imperio Romano. Durante los próximos 1.000 años no hubo adelantos significativos en matemáticas, ni astronomía ni física en el mundo occidental. Con ella se cierra un periodo de la historia universal


El maestro del Renacimiento Rafael de Sancio en el fresco “La Escuela de Atenas” que realizó para las habitaciones Papales en el Vaticano, rinde homenaje a Hipatia al incluirla como sabia de la antigüedad al lado de: Pitágoras, Ptolomeo, Euclides, Heráclito, Parménides, Sócrates, Aristóteles, Platón, Zoroastro, Plotinio y otros letrados.


La figura de Hipatia se ha convertido en un verdadero mito; desde la época de la Ilustración se la presenta como una mártir de la ciencia. El asteroide 238 descubierto en 1884, lleva su nombre Hipatia, igualmente un cráter lunar fue bautizado en su honor, este último se sitúa junto al que recuerda a su padre Theon. Entre el Escudo Lunar y el Mar de la Tranquilidad se haya un sistema de canales llamado Rimae Hipatia. Hace pocos años se rememoró su dramática historia en una exitosa película que lleva su nombre.


Cuando Bagdad atravesaba momentos de esplendor y su Califa Harum al Rachid (766–909), contemporáneo de Carlomagno, se preocupó por el florecimiento de esta ciencia, construyó un Observatorio cerca de Teherán, bajo las directrices del persa Al-Khujandi, para los astrólogos, a quienes tenía en alta estima, que permitió calcular la oblicuidad de la elíptica. Fue uno de los protagonistas de la edad dorada de la astrología islámica, entre los siglos X y XI, gracias a la cual llega a Europa una transmisión de conocimientos, en la que España tuvo un papel decisivo, especialmente mediante el rey Alfonso X El Sabio y su” Escuela de Traductores”. Este rey aportó sus” Tablas Alfonsies” o” Tratados Alcabitius”.


Albumasar, uno de los astrólogos y astrónomos más conocidos en el mundo musulmán y el más conocido en la Edad Media cristiana, nació en el año 787 en Afganistán y murió casi un siglo después en el 886, en Iraq. Predijo que el paso de Saturno en signos cardinales, en ciclos de 300 años, se corresponde con la inflexión política y religiosa. Tal es el caso de Alejandro Magno, Jesucristo y Mohammed, que en realidad tienen un espacio de tres siglos, incluye a las Cruzadas y la Conquista de Jerusalén.


Desde el siglo IX, Albumasar había calculado que: “el año 1789 sería útil en las revoluciones sociales”, porque coincidía con una de las grandes conjunciones de Saturno. Como Aristóteles, cree que el movimiento del Sol, la Luna y los Planetas son la clave de las cosas que pasan aquí en la tierra y habla de sus influjos como una “acción natural, trasmitida a través de un intermediario invisible”. En total escribió más de 50 volúmenes que fueron traducidos al latín, uno de ellos “Las Flores de la Astrología”, fue de los primeros libros en ser impresos por Gutenberg, tras descubrir la imprenta. Dio un impulso a la astrología mundial.


La observación del cielo proporcionó grandes instrumentos de cálculo y las bases de la astronomía, astrología y astrofísica actuales, con las que se examinan las estrellas, sí se mueven, aunque despacio a lo largo del tiempo. La Iglesia Católica se opuso a la práctica de estos vaticinios, a través de la” Bula contra la Astrología” dictada en 1586, por el Papa Urbano VIII, en la que se le condenó oficialmente, luego siguió otra Bula en 1631, que la condenó por Herética. A pesar de esta posición, muchos reyes católicos dentro de sus cortes, eran auxiliados por algún astrólogo, para la toma de decisiones.


Por muchos siglos, la astrología concurría con la astronomía (estudio científico de los astros) pero ambas, se fueron separando después del Renacimiento, a raíz del movimiento filosófico llamado “racionalismo”, al igual que la alquimia se separó de la química.


La astrología en Europa también era de aplicación exclusiva de gobernantes, estadistas, reyes, príncipes o aristócratas, quienes querían conocer su relación con la prosperidad general de sus países, el prestigio de sus gobernantes, el destino en la guerras y tratados, emprendimientos de colonización y conquista. Estos líderes han contado con el asesoramiento de astrólogos y hay casos históricamente famosos de la relación de los gobernantes y sus astrólogos como el caso de la monja Hildegart Von Bingen, quien vivió en el siglo XII siendo llamada la “Sibila del Rin” o “Profetisa Teutónica”.


Hildegard Von Bingen es considerada como una de las personalidades más fascinantes y polifacéticas del occidente europeo en la Edad Media y entre las figuras prominentes e ilustres de los monasterios femeninos, dotada de una cultura fuera de lo común, podría decirse renacentista


Nacida el 16 de Septiembre de 1.098, su nombre significa “aquello que es audaz en la batalla”, una primera profecía que se había realizado plenamente, vivía las visiones desde que tenía 3 años, sin perder los sentidos, ni sufrir éxtasis, ella describió como una gran luz en las que se pasaban imágenes, formas y colores, además iban acompañadas de una voz que le explicaba lo que veía y en algunos casos de música. Sus visiones eran mentales y estaban llenas de predicciones e informaciones


De niña se interesa por los libros de astrología, medicina natural y astronomía. Por medio de esas visiones Hildegard escribió y dio consejos a importantes personajes de su época, en muchas áreas del conocimiento, incluido la medicina, la teología, la filosofía, la poesía, la música, el teatro, la arquitectura, la botánica, la cosmología y la cosmografía, cultivó una lengua ignota. Curaba a la gente con agua del Rin. Sanaba con plantas y piedras. En sus escritos dice:” Todo lo que está en el mundo está ahí a disposición del ser humano, para utilizarlo”. Trabajó con las piedras preciosas y para sus escritos sobre la cosmología se basa en la astrología clásica, hace uso de la fuerza espiritual del alma para la curación


Su fama se extendió por toda Europa entre los poderosos. Era consejera de campesinos y de reyes, recibía peticiones de consejos y ayudas de simples campesinos hasta los más grandes personajes de su época, mediante una extensa producción epistolar, como en persona, de quienes querían recibir su sabiduría. Se comunica con los Papas Eugenio II y Anastasio IV, Adriano IV; Alejandro III, con hombres de estado como los Emperadores alemanes Conrado III y su hijo Federico Barbaroja, el Rey Enrique II de Inglaterra y su esposa Leonor de Aquitania , así mismo con otras figuras notables como San Bernardo de Clavaral.


En 1147 obtuvo la aprobación del Papa Eugenio II para escribir sus visiones y hablar en público como Predicadora. Quien declaró que “sus visiones eran fruto del Espíritu Santo”. Resume en sus 35 Visiones los eventos de la historia de la salvación, desde la creación del mundo hasta el fin de los tiempos. Adelantada, visionaria, trabaja el rema de la sexualidad humana, la caída de Adam y Eva, la tipología del varón y de la mujer, el cosmos y los planetas e incluso el horóscopo lunar.


Cuando Federico Barbaroja asumió el trono en el año 1152, citó a la Abadesa para que lo visitara en su Palacio de Ingelheim y le profetizara sobre su reinado. Ella enfrentaba por igual a los Obispos que a Barbaroja, al cual le hizo llegar, años más tarde, un mensaje de Dios: “Yo puedo abatir la malicia de los hombres, ¡Oh Rey si queréis vivir, escuchadme, o mi espada te atravesará”. El Emperador .siempre guardó deferencia hacia la monja y la protegió. Pasó de plano a los 81 años, en 1178, Las crónicas cuentan que a la hora de su muerte aparecieron dos arcos brillantes de diferentes colores que formaron una cruz en el cielo. El 17 de Septiembre celebran su Día en el Santoral Católico y en las Iglesias que conforman la Comunidad Anglicana: Iglesia de Inglaterra e Iglesia Episcopal Anglicana.


Juan Pablo II se refirió a ella como: “Profetisa y Santa”. El Papa Benedicto XVI compara “sus visiones a los Profetas del Antiguo Testamento”. La citó constantemente durante su Pontificado, elogiando el coraje con que enfrentó a Federico Barbaroja “al comunicarle advertencias divinas”. El 7 de Octubre de 2013 proclamó oficialmente a la Abadesa Benedictina Santa Hildegard Von Bingen, Doctora de la Iglesia Universal.


La Reina Catalina de Medici (1519–1589), la mujer más poderosa del siglo XVI en Europa, con frecuencia recurría a consultas de astrología, como lo señalan sus biografías, primero se relacionó con el astrólogo Luca Gaúrico y luego con el renombrado médico-astrólogo de Saint-Remy de Provence, Miguel de Notradamus, quien le prepara un remedio para su esterilidad de muchos años, lo que le permitió concebir 10 hijos. Tras leer sus “ Almanaques” se pronuncia como una de sus más grandes admiradoras, invitándolo a visitar la fastuosa Corte en París, su esposo, el rey Enrique II de Francia, le colma de regalos, ella lo exhorta para que elabore horóscopos sobre el futuro del rey e hijos, sorprendentemente él describe la muerte accidental de Enrique II. El profeta de Salom fue asignado como médico de la Corte Real del Rey Carlos IX, uno de los hijos de la reina Catalina.


Nostradamus tenía un Observatorio en su residencia, donde contemplaba las estrellas, con un astrolabio. En 1555, publicó el libro “Las Verdaderas Centurias y Profecías”, dónde anticipa el futuro de la humanidad, hasta el año 3797.


John Dee, fue el consultor-astrólogo de la Reina Isabel I de Inglaterra (1533 – 1603), desde niño estudiaba astrología, era excelente astrónomo, matemático, cartógrafo, geógrafo y alquimista. Asesoró primero al Rey Eduardo VI, consiguió luego el favor de la Reina Isabel I, convirtiéndose en su principal astrólogo y vaticinador, le indica el día más favorable para su coronación. Así mismo, le facilita concretas predicciones astrológicas y la asesora para tomar las más importantes decisiones del reino, por muchos años. Ella lo visitaba en su casa de Mortlake, Es conocido como “El Astrólogo de la Reina”. Algunos de sus objetos mágicos se exhiben, actualmente, en el Museo Británico.


En la historia política de América está mucho más acentuada la incidencia de la astrología en la Declaración de Independencia de los distintos países, a través de la Masonería, que desde Francia e Inglaterra financiaba los procesos de libertad.


La astrología también ha sido pronosticadora de acontecimientos espirituales que han conmovido a la humanidad, así podemos señalar que cuando nació el Príncipe Siddharta Gautama, conocido como “ El Buddha”, en el día de luna llena de Mayo del año 623 A.C., su padre el Rey Suddhodana Gautama, llamó a su residencia en el Palacio de Kapilavastu, en India, hoy Nepal, al sabio astrólogo Asita, que contaba con 120 años de edad, quien predijo del recién nacido: “Tu hijo, cuando crezca, será uno de los reyes más grandes sobre la tierra; pero si toma el camino espiritual, será un gran Maestro, un Buddha”.


Así mismo, al momento del nacimiento de Jesús de Nazareth, tres Maestros de Sabiduría, cultivadores de la teología, astronomía y astrología, discípulos de Zaratustra, que conocían con precisión el movimiento de las estrellas, nombrados como “Los Reyes Magos de Oriente”, Melchor, Gaspar y Baltasar, procedentes de distintos lugares, sintieron la percepción y resplandor de la “Estrella de Belén” e interpretando que era una señal del cielo, anunciando la llegada de un gran rey espiritual al planeta tierra, la tuvieron por guía, siguiendo su brillo y rumbo, viajaron por el inclemente desierto durante 9 meses, llegando en el tiempo y hora en que la Virgen acababa de ser madre, para rendirle su tributo de amor, dándole una Bienvenida Real al Avatar de la Era de Piscis, el Niño Jesús.


Al entrar a Jerusalén, se entrevistan con el Rey Herodes a quien preguntan: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que acaba de nacer?, quien astutamente les conminó a que averigüen el sitio preciso donde nació ese Rey y que al regresar de verlo le indicaran, para ir a conocerlo. Los sabios protegieron al Niño Jesús con su silencio y no regresaron a ver a Herodes.


Según dice el Evangelio “Ellos habiendo oído al Rey, se fueron y he aquí que la “Estrella” que habían visto en el oriente, iba delante, hasta que llegando se detuvo dónde estaba el niño, se regocijaron con un gran gozo”.


Según el Evangelista Mateo “al entrar en la casa vieron al niño en brazos de su madre María y postrándose lo adoraron, y abriendo sus tesoros le ofrecieron tres presentes: oro, incienso y mirra”.


Melchor venía de la India y El Tíbet, era el más joven y le trajo Incienso al niño Jesús, fragancia que era utilizada en los templos para alabar a Dios. Baltasar provenía de Etiopia, de piel morena y mediana edad, regaló Mirra, que es el aroma de la espiritualidad, que la Madre María, guardó celosamente ungiendo el cuerpo de su hijo, luego de la crucifixión. Gaspar acudió de Mesopotamia, al sur de Persia, era el más viejo, llevaba Oro, símbolo de riqueza y opulencia real. Este Oro fue utilizado para el viaje de la Sagrada familia a Egipto y múltiples gastos en la vida de Jesús.


Recientes estudios arqueológicos han descubierto en una tablilla de caracteres cuneiformes, que revela como curioso y auténtico documento astrológico, las conjunciones de Júpiter y Saturno en la Constelación de Piscis, unidas como si se tratara de un gran astro, que tuvo lugar entre el 5 y el 15 de Diciembre, del año en que nació Jesús. En el crepúsculo la intensa luz podía verse al mirar hacia el sur, de modo que los Tres Magos de Oriente, al caminar de Jerusalén a Belén, la tenían al frente, tal como dice el relato bíblico.


Esa “Estrella de Belén” que anunció la llegada de un ser divino a la humanidad, adorna en todas las navidades los hogares cristianos en el mundo y los Tres Reyes Magos con el correr del tiempo, se han convertido en los astrólogos más famosos y reverenciados del planeta tierra, sus cuerpos reposan en un sarcófago triple dorado, ricamente decorado conocido como “ El Relicario de los Tres Reyes Magos”, ubicado en el Altar Mayor de la Catedral de Colonia, declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Tienen un día en el Calendario, el 6 de Enero, en que se les recuerda y rinde homenaje cada año, que ellos retribuyen dando alegría y felicidad a los humanos y muy especialmente a los niños.

El 6 de Enero de 2010, el Papa Benedicto XVI en el Vaticano dijo: “Los Magos descubrieron un nuevo rostro de Dios, una nueva realeza: la del Amor”.


Con el descubrimiento de América se conoce en Europa la Cultura Maya, que tenía conocimientos documentados de la Constelación de Orión. En Chichen Itzá se aprecia un edificio redondo llamado “El Caracol”, que es un Observatorio alineado con el planeta Venus, siendo el objeto astronómico más importante para ellos. La casta sacerdotal maya, llamada Ah Kin poseía conocimientos matemáticos y astronómicos muy avanzados y precisos, interpretando su cosmovisión religiosa vaticinaban guerras, conquistas y cambios asociados al planeta Venus, inclusive la llegada de los europeos a sus dominios. “El Calendario Maya” consta: del calendario sagrado, el civil y la cuenta larga reflejados en “El Códice de Madrid”, que se encuentra en el Museo de América. Se habla sobre horóscopos y tablas astrológicas procedentes del Nuevo Mundo.


La Astrología Moderna comienza en el siglo XX, estando unida a los nombres de Evangelina Adams, Elizabeth Eberling o Carol Righter.


Evangelina Adams (1868–1932), provenía de una familia de dos Presidentes de Estados Unidos, John Adams y John Quinncy Adams, fue una astróloga que se ganó el respeto del mundo y ayudó a popularizar su profesión en los Estados Unidos, por ello es llamada “La Primera Adivina Moderna”, vaticinó la entrada de su país, en la Segunda Guerra Mundial.


Elizabeth Ebertíng predijo la aparición de Hitler. A partir de 1917, comenzó a publicar sus vaticinios en unos “Almanaques”; en el aparecido en 1923, describió con bastante precisión la figura del Fuhrer, de quien llegó a decir que “desataría situaciones de crisis incontrolables”.


Carol Righter era discípula de Evangelina, como astróloga detectó las cualidades para ejercer la lectura del futuro a través de los astros, se le consideró “la Astróloga de las Estrellas de Hollywood”, aplicó sus conocimientos a los artistas que habían quedado en el paro durante la depresión de 1929, siendo consultada por Joan Fontaine, Marlene Dietrich, Grace Kelly, futura Princesa de Mónaco y Nancy Reagan quien se convirtió en Primera Dama de Estados Unidos.


En Mayo de 2008, los Archivos Secretos de Gran Bretaña desclasificaron unos documentos, en dónde se puede leer cómo los Servicios Secretos del Reino Unido recurren al astrólogo húngaro Ludwing Von Wohl, quien se ofreció para develar los planes del astrólogo de Hitler; conociendo su asesoramiento, se podría saber cuál sería su siguiente paso en la guerra. De este modo se pudo detectar, de antemano, la entrada de Italia en la contienda.


En Hispanoamérica, es bien conocido el caso de María Estela Martínez de Perón (Isabelita), quién el Primero de Julio de 1974, se convirtió en la primera mujer Presidenta de un Estado, al suceder a su marido Juan Domingo Perón en la Presidencia de Argentina. Ella gobernó teniendo a su lado al asesor esotérico y astrólogo, José López Rega, quien había publicado años antes su libro: “Astrología Esotérica”. Esta costumbre de vincularse con estudiosos de las astros la ha acompañado toda su vida; recientemente, en un reportaje aparecido en el periódico “El País” de Madrid, con motivo de cumplir los 80 años, la Ex-Presidenta, dice que tiene como confidente y astrólogo personal a Octavio Aceves.


En Norteamérica, otro hecho muy famoso fue el protagonizado por la Primera Dama de los Estados Unidos, Nancy Reagan, quien reconoció públicamente, que utilizaba la astrología como una “muleta”, luego del intento de asesinato a su marido, el Presidente Ronald Reagan en 1981. La astróloga Joyce Jilman dijo haber sido contratada por la pareja Reagan. También, otra interprete del lenguaje estelar, Joan Quigley, manifestó de la preocupación de la Primera Dama, por un supuesto “Ciclo de Muertes Presidenciales”, de los primeros mandatarios elegidos en años terminados en “0”. La prensa hizo comentarios que el Presidente Reagan había seguido asesoramiento astrológico para organizar su Agenda Oficial. El 3 de Mayo de 1988, la Casa Blanca admitió, que la Primera Dama, Nancy Reagan había utilizado consejo astrológico para planes de actividades del Presidente Ronald Reagan.


A partir de 1957, comienza la era espacial, toda una revolución astronómica con el lanzamiento de satélites, viajes no tripulados, que abandonan la atmósfera para alcanzar el espacio exterior y posteriormente, los viajes interplanetarios tripulados, asombrando a todos los habitantes de la tierra. Con la Misión del Apolo 11, de 1969 se realiza el Primer Viaje a la Luna, que se trasmitió en vivo a todo el mundo, significando uno de los momentos más extraordinarios de la humanidad y la tecnología. Luego las sondas exploratorias a la Luna, Marte y Júpiter, siguen los Mariner, Pioner, traen noticias e imágenes del Sol, Saturno, Venus, Mercurio.


Estas incursiones científicas estelares, la aparición de potentes telescopios y su proyección en los medios de comunicación social, conectaron la opinión pública mundial a la astrología. Los temas reservados para una élite en palacios y en secreto, se popularizaron, democratizaron y los humanos nos hemos familiarizado con los nuevos descubrimientos, que traspasan nuestro planeta, galaxia; entonces, los astrólogos fueron invitados a dar sus horóscopos y predicciones en revistas, periódicos, radio, televisión, alcanzando la web, el acceso al ciber-espacio, a las tecnologías digitales: internet, e-mail, facebook, blogs, twiter, skype, entre otros, comentándose estos pronósticos en reuniones sociales, como tema cotidiano.


Desde 2008 he sido invitada a participar como Conferencista Internacional en los Foros del Campus de Excelencia que se realiza anualmente en las Universidades de España, donde concurren más de 20 científicos que han sido galardonados con el Premio Nobel, allí he tenido oportunidad de conversar ampliamente con el Astrofísico Doctor Jerome Friedman, Premio Nobel de Física 1990, a quien le fue conferido el mismo “por sus investigaciones pioneras sobre dispersión inelástica profunda de los electrones en protones y neutrones unidos, que han sido de vital importancia para el desarrollo del modelo de guarks en la física de las partículas”. Los guarks, además de ser un modelo conceptual de la estructura de la materia, son una realidad física


En estos encuentros cuando dictaba una Conferencia Magistral sobre astrofísica, le pregunté si él creía que había vida en el cosmos, a lo que me respondió: “¿Usted quiere decir, si hay vida inteligente en el cosmos?, pues bien dentro de las tres mil millones de estrellas que hemos descubierto, yo sí creo que hay vida inteligente, ahora no sabemos cuándo se efectuará la aproximación o el contacto con los habitantes de la Tierra”. Los grandes descubrimientos planetarios dentro o fuera de nuestra galaxia y el estudio exhaustivo de los astros están abriendo puertas interestelares de nuevos conocimientos y acercamientos dentro de la sabiduría universal.


En 1999 conocí personalmente a Pedro González Silva, durante un Taller sobre una asombrosa CRUZ CÓSMICA y un Eclipse que fue visto en nuestro país, aquel año. A partir de entonces soy asidua lectora de sus estudios e investigaciones sobre el significado de los tránsitos, conjunciones, retrogradaciones y demás agrupaciones de los cuerpos celestes, sus predicciones para Venezuela, los políticos y otros lugares geográficos.


Pedro González Silva, es un caraqueño, periodista egresado de la Universidad Central de Venezuela, graduado en astrología en la Gran Fraternidad Universal, escritor y filósofo por la profundidad en la interpretación del verbo sideral, es miembro de la iniciativa Astrólogos del Mundo, punto de convergencia de los especialistas que estudian los efectos que producen las estrellas en los seres vivos que habitan el planeta Tierra. Él ha examinado con determinación la periodicidad de las transformaciones del acontecer político y personajes relevantes del país, en sincronía con los tránsitos de los Nodos Lunares: Norte en Virgo, Sur en Piscis sobre el Sol en Cáncer y la Luna en Capricornio de Venezuela, de acuerdo a su Carta Astral, que nos revela en este libro.


La obra que hoy nos presenta Pedro González Silva, “VENEZUELA EN LA CRUZ”, es como adentrarse a conocer una patria, nunca antes anunciada, su pasado, presente y destino, la tendencia exitosa de gobiernos paternalistas y la necesidad del pueblo de protección y calidez emocional en la solución de sus problemas reales, desmarcado de conceptos o doctrinas filosóficas. La espiritualidad y emotividad arraigada en el venezolano, frente al ser analítico, detallista, organizado y servicial como desiderátum.


Es verdaderamente admirable ver como Pedro González Silva, se ha dedicado durante muchos años a la observación metódica de la “Carta Natal de Venezuela”, del 5 de Julio de 1811, día cuando el Congreso Nacional declara la Independencia, es el nacimiento de la Nación, su influencia en los periodos históricos-políticos y los hombres que han sido Presidentes de la República o dirigentes políticos, en más de dos siglos de vida republicana, que ha permitido afianzar determinados ciclos asertos al reencontrarnos con nuestro arraigo cósmico, lo que nos lleva a plantearnos un redescubrimiento de perspectivas de que los humanos ni las naciones, son ajenas a las dinámicas de su entorno cósmico y el reconocimiento de que este, a través de la reincidencia cíclica, nos aporta elementos de toma de conciencia, en donde se percibe que el destino del universo o de un país, está escrito en el corazón humano.


El objetivo del Libro se refiere especialmente, a los tránsitos del Nodo Norte en Virgo y del Nodo Sur en Piscis, cuando recorren cada 18 años el zodíaco o su media de 9 años y su acoplamiento con el Sol en Cáncer y la Luna en Capricornio del Mapa Natal Venezolano, produciendo sucesos que marcan ciclos históricos, procesos de cambio, mediante el cual un régimen preexistente político es reemplazado por otro, lo que conlleva sustituir actores públicos, valores, ideologías, textos constitucionales, reglas de juego, alianzas e instituciones. Son épocas de transiciones políticas, transformaciones del Estado, modificaciones en el ejercicio del poder.


La significación histórica-política-astrológica, en la figuración pública de determinados personajes es analizada por González Silva, según las ancestrales energías karmáticas que van en contra del viento, lo que dificulta el ascenso al poder, en contraposición a quienes hayan nacido con alineaciones favorables en concordancia con la “Carta Natal de Venezuela” y los ciclos históricos zodiacales de 18 años, vienen predestinados a cumplir su misión política.


Llama la atención la acotación que hace González Silva en relación al nacimiento de Henrique Capriles Radonski en 1972, año que abandona definitivamente la aspiración presidencial Rómulo Betancourt, para darle paso a Carlos Andrés Pérez, estando los Nodos transitando por Capricornio y Cáncer. Es como si los hilos del destino lo hubiesen “ungido”, para ser un líder predestinado, asumir y conducir la dirección de Venezuela, en plena juventud. Observaremos los acontecimientos futuros.


Según nos señala González Silva, estamos viviendo “en medio de una etapa de transición y loa procesos electorales presidenciales de 2012 y 2013, forman parte de esta transición, que comenzó en 2010”, anunciando además, que entre 2014 y 2019, se producirá un derrumbe de estructuras, reestructuración y cambios en los poderes políticos que afectará la gobernabilidad del país”.


Esta Obra de González Silva a la que le damos Prólogo, bien podría servir de referencia para los políticos y todos aquellos que se interesen en analizar profundamente las raíces de nuestro gentilicio venezolano, teniendo vocación protagónica.


Finalmente, sólo cabe aplaudir tan encomiable iniciativa, felicitando al periodista- astrólogo Pedro González Silva, deseándole el mayor de los éxitos editoriales, profesionales, personales, presentes y del porvenir.


ANA LUCINA GARCIA MALDONADO



INTRODUCCIÓN


¿Se cumple la profecía?


Desarrollamos esta investigación e indagamos sobre la influencia astrológica en relación con las etapas históricas que ha vivido nuestro país desde 1498 y encontramos sorprendente sincronía entre los ciclos planetarios y los ciclos históricos de Venezuela, y basados en esa sincronía, determinamos que desde 2010 estábamos en el ocaso de un período que sin duda ha marcado una huella importante en la vida de nuestra nación.



Más adelante explicamos con detalles cuáles son estos ciclos históricos, y de qué manera van de la mano con los movimientos planetarios. Para esta tarea, hice lo posible por despojarme de cualquier inclinación política personal, y pido a mis lectores que hagan lo mismo para que puedan conectarse con esta investigación y maravillarse con las asombrosas coincidencias astrológicas, kármicas, de destino, que ha vivido nuestro país.



Venezuela ha vivido en los últimos tiempos (así como en tiempos remotos) un alto grado de polarización política, donde es difícil escapar a los rótulos de “chavista” y “opositor”, por sólo citar dos de los términos con que se denominan los dos grandes grupos en pugna, y con cualquier opinión que emitamos, ya nos rotulan con alguno de esos términos. En este libro habrá momentos, y disculpen que hable en términos personales, en que parecerá que soy chavista, y en otros momentos, que soy opositor. Hablaré de Hugo Chávez Frías como un líder predestinado y allí vendrá el primer rótulo; también hablaré de Henrique Capriles Radonski como un líder predestinado, y vendrá el siguiente rótulo.



La verdad es que como astrólogo, en este rol de investigador astrológico, no tengo inclinación alguna, solamente intento interpretar las señales del cielo, el destino marcado para Venezuela, sus ciclos, su karma, su misión, y luego expreso esas señales a través de este libro, evitando en lo posible que mis inclinaciones y deseos personales influyan en lo que estoy diciendo; intento solamente comunicar lo que en el cielo está escrito para nuestro país.



Hemos viajado en el tiempo hasta donde nos es posible contar con registros históricos de fechas precisas (requisito importante para los estudios astrológicos) y así nos remontamos hasta 1498, cuando los españoles llegaron por primera vez a Venezuela. Nos hubiese gustado ir más atrás, llegar hasta nuestros ancestros indígenas, nuestro pueblo originario y conocer sus ciclos, el embrión de lo que hoy somos, pero llegar a contar fechas sobre aquel lejano tiempo nos resulta imposible.



Rindo homenaje a nuestros ancestros más remotos y a su mitología, porque toda mitología está en el inconsciente colectivo, porque la mitología es base fundamental de la astrología, sus historias son las historias que eternamente se repiten a través de los tiempos. Rindo honores a los Dioses de nuestros ancestros, honor y reverencia a Amalivaca, Dios Caribe, Creador del mundo, de la humanidad y del río Orinoco.



Venezuela, según han estudiado grandes maestros espirituales, está llamada a ser un nuevo epicentro espiritual y energético, y cada vez que estudio sus ciclos históricos tan sincronizados con los ciclos celestes, me convenzo más de esto. Espero que independientemente de su inclinación política o ideológica, todos puedan leer este libro con la mente abierta, con el corazón dispuesto a compenetrarse con la energía de nuestra bella nación.



Y comencemos a abrir nuestras mentes, pues queremos comenzar, destacando un hecho que nos ha maravillado ante la precisión cósmica que parece ir de la mano de la historia de nuestro país, y se trata, de las célebres Profecías Mayas.



Para muchos, las profecías no se cumplieron porque no se “acabó el mundo” en 2012. Los mayas no anunciaron el fin del mundo, lo que hicieron fue calcular el movimiento de nuestro sistema solar alrededor de la galaxia, y al igual que los astrólogos y astrónomos de civilizaciones occidentales más recientes, anunciar una nueva era, la que nosotros conocemos como la Era de Acuario.



Por consiguiente, los mayas anunciaron el advenimiento de una nueva era, que significa “el fin del mundo de materialismo y destrucción y el inicio de una nueva etapa de respeto y armonía”. Por supuesto que eso no es de un día a otro; se cerró un gran ciclo y se ha abierto otro, y los cambios que han de venir, se irán manifestando paulatinamente. Sin embargo, hay situaciones que se han dado en el tiempo exacto en el que los mayas señalaron, y que nos hace pensar en el papel protagónico de Venezuela para este nuevo gran ciclo, así como lo ha sido para el ciclo que ya concluyó.


El presidente venezolano Hugo Chávez, el 8 de diciembre de 2012, a pocos días de la fecha señalada por los mayas como el fin de una era, y un día antes de viajar a La Habana para someterse a una nueva operación contra el cáncer que estaba padeciendo y cuyos primeros síntomas aparecieron en 2010, señaló en una alocución de 40 minutos: “Yo quiero decir algo, aunque suene duro. Pero yo quiero decirlo y debo decirlo. Si, como dice la Constitución, se presentara alguna circunstancia que a mí me inhabilitara para continuar al frente de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, bien sea para terminar este período que le quedan pocos días, un mes, y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por la gran mayoría de ustedes, Nicolás Maduro no sólo debe concluir el período sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario, que obligaría a convocar nuevas elecciones presidenciales, ustedes deben escoger a Nicolás Maduro como Presidente de la República”. El mismo Chávez avizoraba el final de un ciclo histórico en Venezuela y se adelantaba a dejar un heredero político. Con el Sol en Sagitario, dejaba en claro que el sagitariano Nicolás Maduro, era su preferido.


Sin duda, gústenos o no, Hugo Chávez Frías fue un personaje predestinado en la historia de Venezuela, por lo que ante este cierre de ciclo es importante guardar una actitud de respeto, no a una persona o a una parcialidad política, sino a un destino que se ha estado manifestando en nuestro país de manera tan marcada a través de señales cósmicas, pues el karma de Chávez es el karma de Venezuela, y lo que hemos vivido con él nos tocaba vivirlo de manera inevitable.


Las profecías mayas guardan una impresionante sincronía con el ciclo político, con la vida pública, de Hugo Chávez, y por ende con nuestro país y el proceso de cambios que ha vivido en esta etapa de su historia. Chávez fue un instrumento del destino, un ser predestinado, que por alguna razón kármica, Venezuela tenía que vivir inevitablemente. Veamos cómo la vida pública de Chávez coincide de manera tan asombrosa con las previsiones astrológicas de los mayas, que sin duda, son las más cercanas a la realidad del continente americano, y especialmente Latinoamérica.


Los mayas dividen su calendario en períodos de 20 años, a los que llaman “katum”. El último que analizaron en sus profecías, va desde 1992 hasta 2012, y que es la última etapa de un gran ciclo de más de 25.000 años, donde nuestro Sol recorre la galaxia y retorna al punto de partida para cerrar un ciclo y comenzar una era nueva, una era que en la astrología occidental y a través de varios maestros de sabiduría espiritual, ha sido conocida con la Era de Acuario.

El comienzo de este katum, lo que podríamos llamar “el principio del fin”, llamado por los mayas “el tiempo del no tiempo”, coincidió con la intentona de golpe de Estado del 4 de febrero del 92, que marcó el inicio de la vida pública de Hugo Chávez; y el fin del ciclo coincide con el anuncio que este personaje hiciera el 8 de diciembre de 2012 en su última aparición pública.



Las profecías mayas señalan como una fecha especial de cambios en la humanidad, el año 1999, cuando se produjo el eclipse de Sol en Leo, formando una cruz cósmica con otros planetas en los demás signos fijos del zodíaco: Tauro, Escorpio y Acuario, los mismos que menciona la Biblia en representación de los cuatro evangelistas y que también menciona el profeta Ezequiel cuando describe la Gloria de Dios mediante un ser de cuatro cabezas, una de león (Leo), otra de toro (Tauro), otra de águila (Escorpio) y la última de hombre (Acuario).



En 1999 asume el poder Hugo Chávez, del signo Leo, y le entrega el poder Rafael Caldera, del signo Acuario, signo opuesto a Leo y a la vez complementario. Gracias al intento de golpe de Chávez, Caldera pudo dar su histórico discurso en el Congreso y subir en las encuestas hasta el punto de obtener la victoria en las elecciones presidenciales de 1993, y gracias a Caldera, quien lo dejó libre en 1994, Chávez pudo llegar a la presidencia en las elecciones de 1998. Hilos kármicos, hilos del destino…



Chávez en el 92, intentó derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez, del signo Escorpio. La crisis económica en Venezuela, iniciada con el endeudamiento del gobierno de Pérez, se acentuó en el gobierno de Luis Herrera Campíns (Tauro), lo que provocó la devaluación de la moneda en una fecha conocida como el “viernes negro”, que cambió el rumbo del país. Estos cuatro personajes históricos de la Venezuela contemporánea, forman la cruz cósmica de signos fijos anunciada por los mayas.



En 1999, en medio del eclipse solar en Leo y la cruz cósmica en signos fijos, Venezuela vivió un importante cambio, con la elección de una Asamblea Constituyente, que redactó una nueva Carta Magna, que fue aprobada finalizando el año, en medio de una vaguada que inundó Caracas y arrasó con el estado Vargas, y que parecía un presagio de tiempos tormentosos por venir.



Y a pocos días del 21 de diciembre de 2012, cuando se cierra el ciclo anunciado por los mayas, el presidente Chávez hizo un anuncio que significó su retiro definitivo de su cargo como presidente, y por ende de su vida política. Chávez desapareció de la vida pública en diciembre de 2012 y su muerte física fue anunciada tres meses después.



Es indudable que el katum maya, está ligado de manera asombrosa a la vida política pública de Hugo Chávez. En su carta astral, el Nodo Sur en Cáncer, su karma o punto de vidas pasadas (de esto hablamos más adelante en esta obra, con detalles), está enganchado al Sol de Venezuela en Cáncer, que representa nuestra esencia y modo de ser.



Esto indica que tanto para quienes lo aman u odian, Chávez es su espejo. Quienes le odian, odian en sí mismos las actitudes que él refleja, y quienes le aman, es porque se ven reflejados en él y se identifican. Por eso Chávez polariza, son dos caras de la misma moneda.



Y para superar este atavismo kármico, es necesario elevarse hacia el Nodo opuesto, el Nodo Norte, que Chávez tiene en Capricornio, donde está la Luna (el pueblo) de Venezuela, y que dice que nuestra misión colectiva tiene que ser constructiva y práctica.



Es probable que si nos elevamos a ese nivel, sea posible lograr interesantes puntos de encuentro entre los venezolanos que mantienen posturas opuestas en materia política. Paulatinamente, pero hacia allá vamos.



Henrique Capriles Radonski, a quien le ha tocado en varias oportunidades liderar a la oposición venezolana, trae el mismo halo de predestinación que Hugo Chávez (y esto va más allá de un cargo público), y su vida personal coincide también con los ciclos mayas; el penúltimo “katum” va desde 1972, cuando nació Capriles, hasta 1992, momento en que se produjo el intento de golpe de Estado de Chávez que marcó una nueva etapa histórica en Venezuela. Y en el marco del último ciclo, Capriles nació a la vida política y ha jugado un rol protagónico muy especialmente en los últimos años de este período final de las profecías mayas.



Hemos visto varias veces el desinflamiento aparente del liderazgo de Capriles, para luego volver a surgir con fuerza. Primero su derrota en 2012, para luego levantarse en 2013 y lograr resultados asombrosos. Luego una nueva caída o letargo, y después se coloca al frente del revocatorio. Su proceso de liderazgo está en pleno desarrollo.



La misión de vida de Capriles es similar a la de Chávez. ¡No ponga esa cara! Ya le explicaremos ampliamente esto más adelante. Como también veremos que en el seno del partido político de Chávez, el PSUV, quien parece estar predestinado para ejercer un liderazgo de peso, no es Nicolás Maduro, sino Diosdado Cabello, o tal vez el general Vladimir Padrino.


Ahondaremos en esto más adelante. Primero veamos cómo las señales del cielo que desde noviembre de 2012 se produjeron, marcaron el final de una etapa en donde Hugo Chávez jugó rol protagónico.


El martes 13 de noviembre de 2012 hubo un eclipse total de Sol en Escorpio, signo donde Chávez tenía a Saturno en su carta astral, el Dios del Tiempo y del Karma. Y al respecto, escribimos un artículo que decía: “Este eclipse provocará intensos efectos transformadores en nuestras vidas, nos conducirá a cambios en nuestros propósitos y metas durante los próximos seis meses: es un ciclo ideal para cerrar un ciclo y vivir un proceso de renacimiento, de regeneración, un proceso de evolución”.



Tal y como señala un venerable maestro de la Gran Fraternidad Universal, un eclipse solar nos trae un tiempo de cambio o crisis, cuya duración equivale al tiempo que separa a dos eclipses sucesivos, es decir, seis meses. Podríamos asociar la influencia de un eclipse con un electroshock, porque nos sacude”.


El Sol es energía, pone en marcha las cosas; evidentemente, cuando sale el Sol se produce un despertar, todos los seres vivos son motivados a entrar en acción; el Sol es luz, hace que las cosas puedan ser vistas y conocidas como son en realidad”.


“Desde el punto de vista simbólico y astrológico, al ser interrumpida la energía del Sol, el poder de nuestro mundo interno subjetivo, destruye una imagen de autoridad o poder, a fin de dar paso a un nuevo criterio de centralización de fuerzas”.


“El eclipse solar ocurre un martes 13, fecha cargada de un poderoso simbolismo esotérico: el martes es el día del planeta Marte, astro que se fortalece en Escorpio y mueve a la acción transformadora, y el 13 se asocia a la carta del Tarot “La Muerte”, el arcano de Escorpio, que es señal de cambios, de un renacer en nuestras vidas”


A pocos días de este eclipse, el 26 de noviembre de 2012, el presidente Hugo Chávez anunció su viaje a Cuba, para someterse a terapias contra la enfermedad de la que venía padeciendo, y a partir de allí su estado de salud se agravó, tal y como anunció el 8 de diciembre.


Y dos días después de hacer el anuncio de su viaje a La Habana el 26 de noviembre, es decir, el 28 de noviembre, se produjo otro fenómeno astrológico de particulares efectos, y sobre el cual escribimos: “No solamente ocurrirá un eclipse lunar, sino que además, estará reforzado por un Dedo de Dios que lo apuntará, como queriendo llamar la atención sobre el proceso transformador que estamos viviendo y que ahora toca nuestro mundo psíquico, emocional, y nuestros hábitos de vida”.


Un Dedo de Dios es una figura astrológica en la cual dos planetas a una distancia de 60 grados, se conectan con otro que está a 150 grados de distancia de ambos, formando un triángulo alargado”.


En este caso, a la hora en que ocurra el eclipse y unas horas después, un Dedo de Dios estará activo, formado por Saturno y Venus en Escorpio (energías de amor y disciplina que se juntan), y Marte y Plutón en Capricornio (pasión y coraje para acometer las transformaciones), y ambos grupos planetarios, conectados en un ángulo de 60 grados, apuntan hacia el eclipse de Luna en Géminis, conectados con éste en un ángulo de 150 grados”.

El Dedo de Dios enfoca al eclipse lunar pidiendo entrega al cambio interno, un acto de fe, que soltemos el control, que dejemos que las energías del cosmos nos guíen, que sintamos y asimilemos esto que se está moviendo dentro de nosotros, que paulatinamente vendrán cambios en nuestros hábitos (alimenticios, comunicacionales, en las relaciones, en la rutina diaria) que nos irán renovando celularmente, limpiando nuestro subconsciente de “basura” acumulada, provocando una apertura emocional y mental que nos llevará a vivir un nuevo ciclo en nuestras vidas”.


Este Dedo de Dios nos está dando un preaviso, pues el mismo regresará el 21 de diciembre, y justo en el mismo punto donde ha de estar el eclipse de Luna, estará luego Júpiter, en el signo de los gemelos, apuntado desde Escorpio por Saturno y desde Capricornio por Plutón”.


El cielo está hablando, y nos está preparando para el nuevo gran ciclo anunciado por los mayas para 2012, y que grandes maestros como Serge Raynaud de la Ferriére nos dieron a conocer sus primeras manifestaciones desde 1948. Así como el Dedo de Dios apunta hacia los cambios internos, él mismo nos da una señal cuando apunta a Júpiter el 21 de diciembre de 2012, el astro que nos habla de un nuevo ciclo, de nuevas vivencias”.


Luego de un recorrido lunar completo, el 28 de diciembre, se produjo la Luna Llena en Cáncer, con el Sol en Capricornio, acoplada tanto al Sol de Venezuela en Cáncer como a la Luna de nuestro país en Capricornio, así como también a los Nodos Lunares (puntos del destino) de Chávez, en estos mismos signos. Junto a esta Luna Llena, comenzaron con fuerza los rumores sobre la presunta muerte del presidente Hugo Chávez, hecho que oficialmente ocurrió el 5 de marzo de 2013.


Pero más allá de este hecho puntual, el ciclo lunar, que se prolongaba de esa Luna Llena hasta la Luna Nueva del 11 de enero de 2013, daba algunas señales, de las cuales escribimos lo siguiente: “La Luna Llena del pasado 28 de diciembre, en Cáncer, signo de Venezuela, y en contacto con Plutón en Capricornio, astro de las transformaciones, marcó el recorrido final del cierre de un ciclo; y ahora, nuestro satélite va al encuentro del Sol, y el 11 de enero ocurrirá una Luna Nueva decisiva en Capricornio, que abre un gran ciclo de transformaciones”.


Estamos experimentando al Ave Fénix, que muere y renace de sus cenizas. Todos estamos muriendo un poco para renacer. Como dice Deepak Chopra: “En medio de los escombros de la devastación y el desastre, hay tesoros ocultos. Cuando busques entre las cenizas, mira bien”.


Asimismo, en diciembre de 2012 escribimos: “Aunque nuestra Carta Magna señala el 10 de enero como fecha de inicio de un nuevo período constitucional, desde el punto de vista astrológico, esta fecha en el 2013, con la Luna en su última etapa de mengua, está indicando más bien un final. Lo que tenga que comenzar este 10 de enero no será duradero”.


A lo largo de esta obra, podremos entender y ubicarnos en qué etapa de la vida de nuestro país estamos; entenderemos por qué estamos en una transición desde 2010, comprenderemos nuestros ciclos y avizoraremos la nueva etapa histórica que se avecina y que en algunos aspectos ya hemos comenzado a vivir.


Esta obra viaja en el tiempo, se remonta al pasado, recorre la historia, se sitúa en un presente virtual (el momento en que escribo esto) para seguir hacia un futuro que podría ser presente al momento en que usted esté leyendo este libro, para seguir hacia un futuro no tan remoto.


En este momento mi presente está a finales de 2016, probablemente su presente sea cualquier momento del 2017, años de intensos cambios que usted ya estará viviendo. El futuro inmediato que visualizamos llega a 2019, cuando el ciclo astrológico coincide (no siempre ocurre así) con el ciclo constitucional del país. Escribimos esto en medio de una transición histórica y astrológica que intentamos desentrañar y entender, pero a la vez nos llena de asombro la insistencia de Chávez con el año 2021, cuando la unión de Júpiter y Saturno, pasando simultáneamente de Capricornio a Acuario, marcan el inicio de una Nueva Era, ya no en ideales, sino en eventos concretos, en nuevas estructuras políticas y sociales en el mundo entero.


II


LA CARTA ASTRAL DE VENEZUELA


Así como cada persona tiene su carta astral, también puede tenerla una colectividad, de acuerdo a un momento específico que sea representativo del “nacimiento” de ese colectivo; es así, como cada país posee su carta astral, basada en las fechas históricas más representativas de cada nación.


En el caso de Venezuela, la fecha que tomamos para elaborar su carta astral, es la que tiene que ver con su “nacimiento” como nación libre y soberana, y es la del 5 de julio de 1811, cuando nuestro Congreso aprobó nuestra Declaración de Independencia.


En ese momento, el Sol transitaba por el signo de Cáncer, de tal manera que los venezolanos quedamos impregnados en nuestra esencia como país, por las características de este signo emotivo, protector, voluble, de gran arraigo a su terruño y a la familia.


Estamos regidos por la Luna, el astro que rige las emociones, y en la carta astral venezolana, la Luna está en el signo de Capricornio, y eso nos hace a los venezolanos muy prácticos, con frases al estilo de “cuánto hay pa´eso”, con tendencia al clientelismo político, a sacar partido de las situaciones y verle el lado utilitario a todo, pero también nos da espíritu de trabajo y sacrificio, siempre y cuando sea para resolver nuestras necesidades inmediatas, no por naturaleza esencial.


El Sol de Venezuela se conecta con Urano en Escorpio y con Plutón en Piscis, y estos dos astros nos hacen fluctuar entre ser muy radicales, intensos, con tendencia a ocultamiento de situaciones, con un destino de crisis y cambios cíclicos, y el ser muy inconvencionales, anárquicos, rebeldes, innovadores e impredecibles.



Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-36 show above.)