Excerpt for Cómo terminan las democracias by , available in its entirety at Smashwords


Cómo terminan las democracias

Jean François Ravel

ISBN: 9780463599587

Smashwords Inc.




INDICE

Primera parte

LA DEMOCRACIA ANTE SU ENEMIGO

1. El final de un accidente

2. Una víctima complaciente

3. El error de Tocqueville

4. La supervivencia del menos apto

5. El miedo a saber


Segunda parte

LA MATERIALIDAD DE LA EXPANSIÓN COMUNISTA

6. Autopsia después de Polonia

7. El imperativo territorial

8. La carrera unilateral de armamentos

9. La persuasión por la fuerza

Tercera parte

LAS HERRAMIENTAS DE LA EXPANSIÓN COMUNISTA

10. Estrategia planetaria y vigilancia activa

11. Visión a largo plazo y memoria del pasado

12. Considerar siempre un repliegue forzoso como provisional y volver a la carga

13. La alternancia de las tácticas: guerra fría, coexistencia, distensión

14. Dividir a los occidentales

15. La “lucha por la paz”

16. La guerra ideológica y la desinformación

17. Desviaciones y recuperaciones


Cuarta parte

Los MARCOS MENTALES DE LA DERROTA DEMOCRÁTICA

18. Las líneas de falla

19. En los orígenes del breviario de la cobardía: el asunto del muro de Berlín en 1961

20. La "guerra fría" en broma

21. El inventor de la distensión

22. Yalta o la novela de los orígenes

23. Milagro en Moscú o la comedia de las sucesiones.

24. Doble criterio y ninguna de las dos partes tiene razón

25. Las dos memorias

26. Las democracias contra la democracia

27. Conclusión

Ni guerra ni servidumbre




PRIMERA PARTE

LA DEMORACIA ANTE SU ENEMIGO

1. El final de un accidente

Tal vez la democracia haya sido en la historia un accidente, un breve paréntesis que vuelve a cerrarse ante nuestros ojos. En su sentido moderno, el de una forma de sociedad que consigue conciliar la eficacia del Estado con su legitimidad, su autoridad con la libertad de los individuos, habrá durado algo más de dos siglos, a juzgar por la velocidad con que crecen las fuerzas que tienden a aboliría.

Además, en última instancia, sólo habría sido conocida por una fracción ínfima de la especie humana. De este modo, tanto en el tiempo como en el espacio, la democracia ocupa un lugar de los más reducidos, porque a fin de cuentas la duración de unos doscientos años que yo evocaba sólo se refiere a los escasos países en que apareció, muy incompleta todavía, a finales del siglo XVIII. En la mayoría de los demás casos, los países en que hoy sobrevive la democracia no la han adoptado sino hace menos de un siglo, hace menos de medio siglo, en ocasiones hace menos de un decenio.

Indudablemente, la democracia habría podido durar, si hubiera sido el único tipo de organización política en el mundo. Pero congénitamente no está hecha para defenderse de los enemigos que, desde el exterior, aspiran a destruirla: sobre todo, cuando el más reciente y el más temible de esos enemigos exteriores, el comunismo, variante actual y modelo acabado del totalitarismo, consigue presentarse como un perfeccionamiento de la democracia misma, aun siendo su negación absoluta.

La democracia, por su manera de ser, mira hacia el interior. Por vocación está ocupada en el mejoramiento paciente y realista de la vida en sociedad. El comunismo, por el contrario, se orienta, por necesidad, hacia el exterior, porque constituye un fracaso social, es incapaz de engendrar una sociedad viable. La Nomenklatura, conjunto de burócratas-dictadores que dirigen el sistema, sólo sabe emplear sus capacidades en el expansionismo. Es más hábil y más perseverante en ello de lo que la democracia lo es en defenderse.

La democracia se inclina a desconocer, a negar incluso, las amenazas de que es objeto, por lo mucho que le repugna tomar las medidas idóneas para darles réplica. Sólo despierta cuando el peligro se vuelve mortal, inminente, evidente. Pero entonces, o ya no le queda tiempo para poder conjurarlo, o el precio que ha de pagar por sobrevivir resulta abrumador.

Al enemigo exterior, antaño nazi, hoy comunista, cuya energía intelectual y cuyo poder económico están completamente orientados a la destrucción, se añade, para la democracia, el enemigo interior, cuyo lugar está inscrito en sus mismas leyes. Mientras que el totalitarismo liquida todo enemigo interior o pulveriza todo principio de acción de su parte gracias a medios simples e infalibles por antidemocráticos, la democracia no puede defenderse más que con mucha suavidad.

El enemigo interior de la democracia juega con ventaja, porque explota el derecho al desacuerdo inherente a la democracia misma. Con habilidad bajo la oposición legítima, bajo la crítica reconocida como prerrogativa de todo ciudadano, oculta el propósito de destruir la democracia misma, la búsqueda activa del poder absoluto, del monopolio de la fuerza.

En efecto: la democracia es ese régimen paradójico que ofrece a quienes quieren aboliría la posibilidad única de prepararse a ello en la legalidad, en virtud de un derecho, e incluso de recibir a tal efecto el apoyo casi patente del enemigo exterior, sin que ello se considere una violación realmente grave del pacto social. La frontera es indecisa, la transición fácil entre el oponente leal, que utiliza una facultad prevista por las instituciones, y el adversario que viola esas mismas instituciones.

El totalitarismo confunde al primero con el segundo, para así justificar el aplastamiento de toda oposición; la democracia confunde el segundo con el primero, por miedo a verse acusada de traicionar sus propios principios.

Llegamos así a esta curiosa situación —que vivimos todos los días— en la sociedad que convencionalmente llamamos Occidente: situación en la que quienes quieren destruir la democracia parecen luchar por reivindicaciones legítimas, mientras que quienes quieren defenderla son presentados como los artífices de una represión reaccionaria.

La identificación de los adversarios, interiores y exteriores, de la democracia con unas fuerzas progresistas, legítimas y, lo que es más, con unas fuerzas de “paz”, tiende a privar de consideración y a paralizar la acción de hombres que no quieren más que defender sus instituciones.

A esta coalición de fuerzas hostiles y de lógicas negativas se añade un hostigamiento tal de acusaciones y de intimidaciones culpabilizadoras como ningún otro sistema político ha soportado jamás. Igual que las asociaciones de virtud hablaban antaño de “industria del vicio”, existe una “industria de la culpa”, cuyo secreto consiste en acreditar el postulado, hoy universalmente admitido, según el cual todo cuanto se produce u ocurre de malo en el Tercer Mundo corresponde a un culpable que, necesaria y únicamente, se encuentra en el mun-do llamado “más avanzado” o “rico”, es decir, en casi todos los casos, y con razón, en el mundo democrático.

Los grandes accionistas de esta “industria de la culpa» son, en primer lugar, los déspotas que oprimen impunemente a los pueblos de ese desgraciado Tercer Mundo. Luego, los Estados comunistas, aprovechándose de un subdesarrollo ajeno que son incapaces de curar en sí mismos, transforman los países pobres en fortalezas militares y totalitarias.

También en este terreno, en el de las relaciones llamadas Norte-Sur, asistimos a una convergencia entre enemigos exteriores e interiores de las democracias, que no sirve para mejorar la condición de los pueblos pobres, pero que resulta de una eficacia maravillosa rara minar la confianza de las democracias en su propia legitimidad, en su propio derecho a la existencia.

El “progresismo” del sostén ideológico de ciertos occidentales al peor Tercer Mundo constituye un simple desplazamiento geográfico de lo que, durante sesenta años, fue el “progresismo” del apoyo a la Unión Soviética o a la China de Mao: una complicidad de cierta izquierda occidental contra los pueblos con los tiranos que los sojuzgan, los embrutecen, los matan de hambre y los exterminan. Escandalosa desviación de un propósito noble.

Parece, pues, que el conjunto de fuerzas a la vez psicológicas y materiales, políticas y morales, económicas e ideológicas que concurren en la extinción de la democracia es superior al conjunto de fuerzas del mismo orden que contribuyen a mantenerla con vida. En una palabra, sus logros y sus beneficios no van a parar a su activo, mientras que paga sus fracasos, sus insuficiencias y sus culpas a un precio infinitamente más elevado del que sus adversarios pagan las suyas.

El objeto de este libro es describir con detalle esa implacable máquina de eliminar la democracia en que se ha convertido el mundo en que vivimos. Quizá pueda producir alguna satisfacción comprender su funcionamiento ya que no se puede detener.

2. Una víctima complaciente

La civilización democrática es la primera que se quita la razón frente al poder que se afana por destruirla. Más que el encarnizamiento comunista en borrar la democracia del planeta, más que los constantes éxitos que obtiene prosiguiendo con esa tarea, la señal distintiva de nuestro siglo habrá sido la humildad con que la civilización democrática acepta desaparecer y se las ingenia para legitimar la victoria de su más mortal enemigo.

Que el comunismo tienda con todas sus fuerzas a destruir la democracia es natural, puesto que los dos son incompatibles y dado que la supervivencia del primero depende de la extinción de la segunda. Que el comunismo haya sido en su ofensiva más afortunado, más hábil que la democracia en su resistencia, no sería en la historia más que un ejemplo suplementario de un poder que sabe mostrarse mejor maniobrero que otro.

En cambio, es menos natural y más nuevo que la civilización agredida no sólo juzgue en su fuero interno que su derrota está justificada, sino que prodigue, tanto a sus partidarios como a sus adversarios, innumerables razones para describir toda forma de defensa suya como inmoral, en el mejor de los casos como superflua e inútil, frecuentemente incluso como peligrosa.

Es tema antiguo el de las civilizaciones que pierden confianza en sí mismas y dejan de creerse capaces de sobrevivir, bien bajo el peso de una crisis interna tan imposible de resolver como de prolongarse, bien bajo la amenaza de un enemigo exterior tan fuerte que hay que escoger entre la servidumbre y el suicidio.

Nuestra civilización democrática, aunque en mi opinión no cumpla ninguna de estas dos condiciones, no deja de comportarse como si las cumpliese. Pero lo que la caracteriza sobre todo es su ardor en mostrar a plena luz su creencia en su propia culpabilidad y el fatal desenlace que de ello ha de resultar, creencia ocultada de ordinario como secreto vergonzoso por sus antepasados cuando se sabían o se suponían condenados. Es, por último, el celo que pone en forjar con talento prolífico los argumentos aptos para establecer la razón de su adversario y para alimentar el abrumador informe de sus propias insuficiencias.

Esas insuficiencias ¿son reales o imaginarias? Una parte de ellas son reales, por supuesto, igual que son reales una parte de las responsabilidades que se atribuyen a tal o cual potencia democrática, o a las democracias consideradas en conjunto, en las injusticias y las desgracias que afligen al mundo. Pero una gran parte de esas insuficiencias y de esas responsabilidades son, o bien exageradas, o bien conjeturales, o bien puramente imaginarias. Respecto a las imperfecciones reales, la cuestión consiste en saber si son lo bastante graves para dar una justificación moral al exterminio por el totalitarismo de las sociedades democráticas hoy existentes.

Respecto a las imperfecciones imaginarias, la cuestión consiste en saber por qué encuentran tanto crédito en el seno mismo de las sociedades democráticas, que son calumniadas de ese modo.

Porque lo absurdo de la enfermedad en curso se debe a que, hoy en día, la democracia no está en modo alguno a punto de sucumbir, aunque sucumba a una crisis interna, a una especie de ausencia esencial de viabilidad, como casi fue su destino entre las dos guerras mundiales.

Entre 1919 y 1939, las democracias parecían roídas por dentro por un mal irresistible que las impulsaba a engendrar en su propio seno dictaduras de derecha, y a capitular una tras otra ante el ascenso de regímenes autoritarios o totalitarios surgidos de su impotencia para gobernar.

En la Europa central casi ninguno de los regímenes parlamentarios instituidos después de la primera guerra mundial subsistía diez años más tarde. En la Europa occidental, después de Italia, eran Portugal, Alemania y España los que se echaban en brazos del fascismo.

De las grandes potencias europeas, sólo Gran Bretaña y Francia permanecían fieles a la democracia, y ésta era en Francia tan débil, tan incoherente, tan atacada que su salud inspiraba los peores temores. Nada de eso ocurre en este final del siglo XX: la salud política de la Europa no comunista es satisfactoria.

Es la primera vez, desde 1922, año en que Mussolini toma el poder en Roma, que toda la Europa occidental es democrática.

Los siete años de dictadura de los coroneles griegos, de 1967 a 1974, han finalizado con su derrota y con un refuerzo de la democracia. El putsch militar tan temido en España desde 1975 ha fracasado.

Los ataques más peligrosos, más sistemáticos contra la democracia han venido de la izquierda revolucionaria: terrorismos rojos en Italia, en España, en la República Federal de Alemania, y tentativa de una minoría de implantar en Portugal un régimen totalitario, militar-comunista, en 1975.

A pesar de estas sacudidas, las viejas democracias han resistido y las nuevas han sobrevivido, incluso se han desarrollado. Los laboriosos esfuerzos que despliega periódicamente la izquierda para alarmar a las poblaciones anunciándoles el ascenso en Europa de un peligro neonazi han chocado siempre con el hecho palmario de que ningún movimiento fascistizante ha alcanzado en la Europa actual las dimensiones de un partido, ni ha conseguido hacer elegir un solo diputado en ninguna parte.

La publicidad que aupó a la confidencial “nueva derecha” francesa al pináculo de la gloria en 1980 atestiguaba ante todo la necesidad de la izquierda de inventarse un enemigo a su gusto para disimular al enemigo verdadero, el comunismo. La “nueva derecha” es indudablemente una aberración intelectual y moral: no es en modo alguno una fuerza política.

Además, a diferencia de lo que solía ocurrir antes de la guerra, ninguna personalidad política influyente se propone hoy, a cara descubierta, derribar la democracia, y si se diera el caso no podría soñar siquiera en conseguirlo. El terrorismo “negro”, cuyos certificados de nacimiento y apoyos extranjeros son, además, mucho menos discernibles que los del terrorismo rojo, no deja de emanar del mismo sentimiento de impotencia que él, de la impotencia, tanto de la extrema derecha como de la extrema izquierda, para movilizar por medios legales algo más que grupúsculos.

La fórmula estúpidamente jactanciosa de “izquierda extraparlamentaria”, que hizo furor en Italia y en Alemania hacia 1970, no expresaba más que la incapacidad tanto de la izquierda revolucionaria como de la extrema derecha para seducir a suficientes electores como para volverse parlamentaria. {1}

{1} El partido de derecha llamado neofascista MSI (Movimiento Social Italiano), aunque excluido por los otros del “arco constitucional”, no por ello deja de ser respetuoso con las instituciones ni de oponerse a la violencia.

Por tanto, considerada en sí misma, la democracia se ha extendido y consolidado desde la segunda guerra mundial. Desde luego, pocos países gozan de ella, pero en esos países descansa, más que en el pasado, como sistema institucional, sobre un apoyo que confina con la unanimidad.

Sin embargo, si el sistema democrático como institución ya no es acusado desde el interior, las sociedades, la civilización, los valores que ha creado lo son cada vez más. Desde luego, la crítica de sí misma constituye uno de los resortes indispensables de la civilización democrática y de su superioridad sobre cualquier otra; pero la condena sistemática de sí mismo, poco fundada o infundada, es fuente de debilidad y de inferioridad ante un poder imperial libre, por su lado, de todo escrúpulo de conciencia.

Para los individuos y las sociedades, imaginar que siempre tienen razón, incluso cuando los hechos nos la quitan, es una causa de ceguera y de debilitamiento; pero imaginar que uno se equivoca siempre, aunque sea con desprecio de la verdad, desalienta y paraliza. En la actualidad, las democracias no sólo se atribuyen errores que no han cometido, sino que se han acostumbrado a juzgarse en relación a un ideal tan inaccesible que el veredicto de culpabilidad está inscrito en ellas de entrada y por adelantado.

De donde se deriva que una civilización que se siente culpable en todo lo que es, en todo lo que hace, en todo lo que piensa, apenas encuentra en sí energía y convicción para defenderse cuando su existencia está amenazada. Enseñar todos los días a una civilización que sólo será digna de ser defendida a condición de convertirse en la encarnación de una justicia perfecta, es invitarla a dejarse morir o a dejarse someter.

Porque ahí es donde está el drama. El exceso de crítica de sí es un lujo de la civilización que apenas importaría si un enemigo exterior no amenazase la existencia misma de la democracia.

Quitarse la razón en todo es algo que se vuelve peligroso cuando tiene por contrapartida práctica dar la razón a un enemigo mortal. La desmesura en la crítica constituye un buen procedimiento de propaganda en política interior. Pero, a fuerza de repetirse, las desmesuras terminan por incrementarse.

Y ante el enemigo exterior, ¿de dónde sacarían los ciudadanos de las sociedades democráticas motivos de resistencia, si se les ha convencido previamente, desde la infancia, que su civilización entera no es más que una colección de fracasos y una impostura monstruosa? Los oponentes, los contestatarios, en el seno del mundo democrático, y hasta los “conservadores”, suscriben, unos por convicción, otros por resignación, los argumentos que invoca la Unión Soviética para justificar su empresa de destrucción de las sociedades liberales.

Si es cierto que el principio de la democracia política ya no es impugnado desde dentro, en cambio la realidad de esa misma democracia política es atacada desde fuera a escala mundial como nunca lo había sido en su corta historia. Y este ataque, de un vigor, de una amplitud y de una inteligencia sin ejemplo, la sorprende en un estado de impotencia intelectual y de indolencia política que la dispone a la derrota y que hace probable, por no decir inevitable, una victoria del comunismo.

Es asimismo posible que la civilización democrática no muera para siempre, que nos encontremos solamente al término de un ciclo que, al acabarse, ponga punto final a un primer período de libertades individuales en el sentido en que las entiende la moderna democracia.

Luego se alzaría contra el comunismo, que, no teniendo ya ni cómplices exteriores en que apoyarse, ni futuras víctimas que reducir a esclavitud, ni economías capitalistas a cuyas expensas vivir, pondría de manifiesto, ya sin ninguna excusa, su incapacidad para gestionar una sociedad humana, y ya no podría hacer frente a la insurrección interna de sus súbditos, ni aprisionarlos o exterminarlos a todos. Entonces, al cabo de algunos siglos, levantada esa especie de hipoteca socialista que pesa sobre la humanidad, podría comenzar un nuevo ciclo democrático.

3. El error de Tocqueville

Tenemos que levantar una mano parricida sobre nuestro padre Parménides, dice el Extranjero en El sofista, y discutir una de las tesis principales de su filosofía. Utilizando el título de Proust, con los “sentimientos filiales de un parricida” voy a examinar, ya que no a amenazar, lo escrito por Tocqueville.

No es que me parezca excesivo, al contrario, el lugar que a fines del siglo XX ha terminado conquistando su obra, único puerto de gracia y de confianza entre los terribles monumentos de la filosofía política, todos esos textos venerados que, desde hace dos siglos, tanto de derecha como de izquierda, prescriben, a cual más, el exterminio de una mitad del género humano y la reeducación de la otra. Lo que me consuela en mi audacia es que me arriesgo a corregir a Tocqueville en un punto en el que, a mi parecer, fue demasiado pesimista.

Anuncia, en efecto —es sabido, pero se insiste menos en esta faceta de su obra que en otras—, una especie de asfixia de la democracia por sí misma, por el extremo agotamiento al que llegará. Tocqueville describe ese estadio supremo como una dictadura suave de la opinión pública, como la edad de la homogeneidad de los sentimientos, de las ideas, de los gustos, de las costumbres, sometiendo a los ciudadanos a la esclavitud no de una coacción exterior, sino a la omnipotencia de su propio consentimiento mutuo. Cuanto más se perfecciona la democracia igualitaria, con tanta más espontaneidad los hombres que la practican se parecen entre sí, con tanta más libertad quieren todos las mismas cosas.

Poco a poco la diversidad se encuentra desterrada de esa sociedad, no ya por la censura, sino por la desaprobación o la simple indiferencia. La omnipotencia de la mayoría hace desaparecer incluso la necesidad de apartarse de la opinión dominante. El hombre original, cuyo espíritu va a contracorriente del común, perece, cuando no nace muerto, sin que haya que perseguirle, por falta de audiencia, por falta incluso de contradictores.

La igualdad de condiciones, base de la democracia, en el sentido en que Tocqueville entiende esa igualdad, es decir, igualdad no de las riquezas, sino de los estatutos, engendra la uniformidad del pensamiento. Ambos conjuntos tienen, a su vez, una consecuencia que aniquila o al menos altera, hasta el punto de hacerla irreconocible, la idea que la civilización democrática se hacía cuando nació de su futura expansión.

Esta consecuencia es el crecimiento del papel del Estado, ese Estado moderno hacia el que se vuelven para pedirle todo, y por tanto para aceptarlo todo, los hijos de la democracia, individuos aislados de los demás individuos por la igualdad misma de sus condiciones y la identidad de sus libertades.

Tocqueville describe como visionario, y con una precisión que asombra, la ascensión futura de ese Estado omnipresente, omnipotente y omnisciente que el hombre del siglo xx conoce tan bien: Estado protector, contratista, educador; Estado médico, empresario, librero; Estado compasivo y depredador, tiránico y tutelar; economista, periodista, moralista, transportista, comerciante, publicista, banquero, padre y carcelero a un tiempo.

Que despoja y que subvenciona. Ese Estado se instala sin violencia en un despotismo de una minuciosidad puntillosa: ninguna monarquía, ninguna tiranía, ninguna autoridad política han tenido los medios de alcanzarlo en el pasado. Su poder confina con el absoluto, sobre todo porque se nota menos: primero, porque su progresión se hace mediante gradaciones insensibles; luego porque su extensión resulta del deseo mismo de los ciudadanos que vuelven hacia él las miradas que han dejado de dirigir unos sobre otros. Esas páginas de Tocqueville contienen en germen el 1984 de Orwell y La joule solitaire (La muchedumbre solitaria) de Riesman.

La deducción de Tocqueville se ve confirmada e invalidada a un tiempo por la historia. Confirmada porque las democracias de los siglos XIX y XX han hecho crecer a la vez la fuerza de la opinión pública y el peso del Estado.

Invalidada porque la opinión pública, por más poderosa que se haya vuelto, no ha crecido ni en constancia ni en uniformidad, sino, al contrario, en versatilidad y en diversidad; y porque el Estado, en vez de haber adquirido un vigor proporcional a su gigantismo, es cada vez más desobedecido e impugnado por los mismos que lo esperan todo de él.

Agobiado por exigencias, conminado a resolverlo todo, se ve cada vez más despojado del derecho a ordenarlo todo. La omnipotencia basada en el consentimiento universal que vislumbraba Tocqueville no es, por tanto, más que una de las caras del Estado moderno. La otra es también una impotencia total ante las exigencias reivindicativas cotidianas y opuestas de los ciudadanos, ávidos de una asistencia cuya contrapartida, para ellos, es aceptar cada vez menos obligaciones. Al invadirlo todo, el Estado democrático, en resumidas cuentas, ha cargado con más responsabilidades que poderes. Las contradicciones mismas que existen entre intereses tan legítimos como incompatibles, que esperan ser tratados con igual benevolencia, bastan para mostrar que el círculo de sus deberes se amplía siempre más de prisa que el de sus medios de acción.

No podríamos negar la obstrucción de la sociedad por el Estado tutelar, a condición de precisar, no obstante, que su dilatación misma lo hace vulnerable y frecuentemente lo paraliza, frente a clientes más afanosos de acosarle que de escucharle.

Estas conductas determinan un desmigajamiento de las sociedades democráticas en grupos separados que riñen por sus ventajas, preocupándose muy poco por los demás grupos y por el conjunto. Igualmente, la opinión pública, en lugar de unificarse en la uniformidad de pensamientos idénticos, se ha fragmentado, en el seno de las mismas sociedades en culturas múltiples, a veces tan diferentes unas de otras por los gustos, las formas de vivir, la moral y el lenguaje que apenas si llegan a comprenderse. Se codean sin frecuentarse.

En la civilización democrática actual, la opinión pública no es un continente, es un archipiélago. Las reivindicaciones de una originalidad propia de cada una de las islas de ese archipiélago dominan sobre el sentimiento de pertenecer al grupo nacional, y más todavía al grupo de naciones democráticas.

Es exacto, por un lado, que vivimos en la edad de las masas y de una cierta “aldea planetaria” donde se unifican las costumbres y las modas. Por otro, vivimos también en la edad del triunfo de las minorías, de la yuxtaposición de todas las clases de morales, tendencia contraria a la primera.

Si es visible que la pasión de igualdad, en la que Tocqueville veía el motor esencial de la democracia, entraña la uniformidad, no olvidemos que la democracia descansa también sobre la pasión de la libertad, que entraña la diversidad, la fragmentación, la multiplicación de las singularidades, como bien dijo su enemigo más sutil. Platón, cuando comparaba a la sociedad democrática con una capa abigarrada, recargada, cubierta de manchas multicolores.

En democracia, dice, cada cual utiliza el derecho de “vivir a su guisa”, y, por lo tanto, los géneros de vida se multiplican y superponen. También para Aristóteles el principio básico de la democracia es ante todo la libertad; y ese principio se descompone, según él, en dos reglas: una, que “todos y cada uno mandan y son mandados”; otra, “que todos y cada uno viven como les parece”. {2}

{2} Platón, República, VIII; Aristóteles, Política, Z, 2.

También en la formación de la democracia norteamericana, el derecho to do one's own thing corresponde a una pasión tan fuerte, más fuerte incluso a veces, que la de la igualdad.

Las luchas ideológicas y culturales entre las diversas islas del archipiélago democrático han llegado en nuestras sociedades a tener prioridad respecto a la defensa del archipiélago mismo.

En los Países Bajos, en 1981, a propósito de Afganistán y de Polonia, un amplio porcentaje de la opinión estimaba que los holandeses no tenían el derecho moral de criticar la represión comunista ni las intervenciones soviéticas “mientras las condiciones de habitat en Ámsterdam no respondieran a los más altos criterios del confort moderno, mientras las mujeres siguieran siendo explotadas, mientras no se reconociera a las parejas casadas homosexuales el conjunto de derechos legales de que gozan las parejas casadas heterosexuales”. {3}

{3} Citado por Michel Heller, Sous le regará de Moscou, 1982, Calmann-Lévy, página 72.

La visión tocquevilliana de una sociedad volviéndose democráticamente totalitaria a fuerza de acuerdo entre los ciudadanos que la componen no se ha realizado. El sistema descrito en la última parte de La democracia en América se encuentra aplicado en nuestros días en las verdaderas sociedades totalitarias, las sociedades comunistas, con la reserva de que la práctica no verifica nada de la hipótesis de Tocqueville, puesto que ninguna de esas sociedades se ha vuelto totalitaria por medios democráticos.

Ésta es una antigua obsesión de los enemigos de la democracia: predecir, con intenciones y argumentos completamente opuestos a los de Tocqueville —lo cual es lógico—, una transformación subrepticia de todos los regímenes democráticos en regímenes autoritarios. Para ellos es una forma de negar la autenticidad, la posibilidad misma de la democracia.

El espectáculo del mundo refuta esa teoría. Hoy en día la democracia está menos amenazada que nunca desde el interior; lo está más que nunca desde el exterior.

4. La supervivencia del menos apto

Un prejuicio muy generalizado consiste en creer que la capacidad de supervivencia de una sociedad depende de su aptitud para satisfacer las necesidades de sus miembros. Seguros de este postulado, muchos dirigentes y comentaristas occidentales ven en la anemia crónica de la economía soviética, no sólo incurable al parecer, sino constantemente agravada, la causa de un desmoronamiento inminente del imperio, o, al menos, de una disminución forzosa de su expansión. Otros, por el contrario, encuentran en la insigne impericia comunista motivos de inquietud para las democracias porque el fracaso eterno en el interior empujaría a los amos del imperio a buscar éxitos en el exterior.

Quiero precisarlo ahora mismo: poco importa la teoría que elijamos: la conclusión de los gobiernos occidentales es en ambas hipótesis, hasta el presente, que hay que tener miramientos con la Unión Soviética.

Si se comprueba que su imperialismo se apaga por falta de combustible, ¿por qué despertarlo con una diplomacia intransigente? Si nos inclinamos por la probabilidad de un talante cada vez más agresivo debido a los fracasos internos, ¿por qué provocar por falta de flexibilidad reacciones soviéticas de una virulencia desproporcionada al envite?

¿Se quiere hacer “estallar el planeta”? Sorprendente ilustración de ese máxima, que sirve de título a un capítulo de Montaigne, según la cual, con frecuencia “por diversos medios se llega a los mismos fines”: nuestros diplomáticos de las dos escuela: extraen principios distintos de una misma consecuencia según ellos: conviene no sólo abstenerse de resistir con demasiada energía al imperialismo comunista, sino incluso suspende nuestra ayuda y nuestra asistencia económica.

Si los dirigentes comunistas están ablandándose, hay que probarles que con nosotros la suavidad es beneficiosa; si por el contrario 1a miseria de sus súbditos les hace cada vez más irritables frente al resto del mundo, hemos de aliviar esa miseria para calmar su cólera.

A pesar del partido que, llegado el caso, las democracia podrían sacar de la debilidad económica soviética, y puesto que por ahora desechan tan vil pensamiento, la única cuestión que se plantea es saber si esa persistente debilidad del comunismo puede provocar un desmoronamiento espontáneo del imperio.

Me parece que la respuesta a esa pregunta debe si sí, a largo plazo, pero no en un espacio de tiempo que si lo bastante corto como para modificar la relación de fuerza en el mundo actual. Sí a largo plazo, porque con toda evidencia un sistema social que en tres cuartos de siglo no ha podido superar la insuficiencia alimentaria y sanitaria de pueblo está destinado a desaparecer.

No, sin embargo, antes de un plazo que cambiaría el próximo futuro para nosotros porque la Unión Soviética ha sobrevivido al cataclismo económico en épocas en que, como gran potencia, estaba muy por debajo de su nivel actual. La represión policíaca es en ella tan perfecta, la separación de los habitantes y de las regiones es, entre ellos, tan idónea para matar en germen toda protesta organizada, la inconsciencia misma de la gran masa de la población, que no se da cuenta, por falta de puntos de comparación, de la existencia de otros niveles y de otros géneros de vida, es tal que no vemos qué podría forzar al Estado soviético a sustituir en un plazo breve sus prioridades militares e imperialistas por sus prioridades interiores de desarrollo económico y de progreso social. Además, de todas formas sería incapaz de satisfacerlas sin inmolar el sistema político mismo, principal freno al desarrollo.

Sobre todo, y ésa es mi objeción principal, la idea de que un sistema de autoridad política debería desmoronarse porque es incapaz de hacer vivir dignamente a sus súbditos sólo puede ocurrírsele a un demócrata. Razonando así a propósito del imperio, prestamos al régimen totalitario los principios reguladores y el universo mental del sistema democrático.

Pero esas reglas y esa mentalidad son las más anormales y, como he dicho antes, muy recientes, provisionales sin duda. La noción según la cual quien ocupa el poder ha de renunciar a él cuando sus súbditos están descontentos, o se mueren de hambre o de hastío, es una suposición extravagante, como lo atestigua la historia humana.

Obligados por la moda del tiempo a suscribir verbalmente tan molesta norma, las nueve décimas partes de los gobernantes de nuestra época se guardan mucho de ponerla en práctica, permitiéndose incluso el lujo, a manera de propina, de acusar a las únicas democracias auténticas existentes de violarlo sin cesar! En cuanto a los poderes totalitarios, ¿cómo van a violar un contrato social que nunca han firmado?

En realidad, causas de descontento comparativamente menores corroen, perturban, paralizan y desarman a las democracias con mayor rapidez y más fuerza de lo que las carestías gigantescas y la miseria constante perjudican a los regímenes comunistas, cuyas poblaciones sojuzgadas no tienen ni derechos reales ni medios de reaccionar.

Las sociedades que incorporan a su funcionamiento la crítica permanente son las únicas vivibles, son también las más frágiles: serán, en cualquier caso, las más desmenuzables mientras no estén solas en el mundo y mientras tengan que vérselas con sistemas que no aceptan las mismas obligaciones. No prestemos al totalitarismo ese tipo de fragilidad propio de la democracia. Tiene otro, que hemos de identificar.

Una sociedad se vuelve más perecedera cuantos más problemas resuelve, y su longevidad es más segura cuantos menos resuelve. Una idea célebre de Tocqueville, y en este caso la historia ulterior le ha dado la razón, es haber observado que una sociedad lucha más contra la autoridad cuando el nivel de satisfacción de las necesidades es más elevado.

En otros términos, las reivindicaciones se hacen más agresivas cuando ya han sido ampliamente coronadas por el éxito, y, sobre todo, cuando la esperanza de conseguir ventajas siempre superiores no parece ilusoria, lo cual supone una adquisición sustancial de prosperidad y de libertad. En el transcurso del tercer cuarto del siglo XX, es decir, durante los años en que más se enriquecieron y liberalizaron, las democracias industriales se volvían cada vez más inestables, explosivas e ingobernables.

En resumen, no es el estancamiento, no es la regresión lo que engendra las revueltas; es el progreso, porque antes ha engendrado los bienes gracias a los que no son vanas las revueltas.

Esta “ley” de Tocqueville tiene que matizarse, porque desde luego existen motines debidos a la miseria, aunque incluso en el Tercer Mundo las insurrecciones se han desencadenado con frecuencia por un principio de modernización, de mejora y por la convicción de que existen medios de vivir mejor.

Hay que concederlo, sin embargo: la ley parece más válida cuando las sociedades son más complejas y dialogan sin temor con un Estado y una Administración amplios, eficaces o presuntamente tales, y están anclados en una tradición. Además es preciso que la sociedad civil pueda levantarse contra el Estado, es decir, en realidad, que se haya vuelto más fuerte que él. Estas condiciones no se dan en la Unión Soviética o en China: el Estado lo es todo, la sociedad civil nada; el estancamiento económico y la esclerosis social no pueden estimular ninguna esperanza; la inexistencia de las libertades anquilosa la propagación del descontento.

No basta, pues, que el comunismo sea un inmenso fracaso interior para que los Estados comunistas se disgreguen y dejen de ser imperialistas, es decir, peligrosos para las democracias. Los dos fenómenos, fuerza del Estado y felicidad de la sociedad, no se hallan relacionados en el contexto totalitario.

Se oye decir con frecuencia: “La Unión Soviética es demasiado débil, su economía está demasiado desacreditada para que triunfe sobre nosotros. El capitalismo democrático ha ganado. Nosotros hemos ganado, con mucha diferencia, la carrera entre los dos sistemas. Hemos dado pruebas de nuestra superioridad. Además, ¿no están colgados de nuestros faldones los países comunistas para solicitar nuestra ayuda, créditos, alimentos, tecnología?”

El antiguo presidente de la República Francesa, Valéry Giscard d'Estaing, solía contar, cuando alguien se inquietaba por su generosidad respecto a Moscú, que después de la segunda guerra mundial los profesores que tenía en la Escuela Nacional de Administración describían la economía soviética como el modelo por el que cualquier otra economía se juzgaba más o menos favorablemente, según se le pareciera más o menos.

Treinta años más tarde, comentaba Giscard, un profesor que inaugurara su curso proponiendo semejante método desencadenaría la hilaridad de los estudiantes. Todos sabemos que la Unión Soviética es tan débil que no es temible, decía Giscard.

Una vez más es un error atribuir una lógica democrática a un sistema totalitario. Son las democracias las que reducen sus gastos militares cuando la economía va mal, no los países comunistas. La modificación de los juicios sobre la economía soviética entre 1948 y 1980 atestigua la ignorancia, la credulidad o la falta de honradez de los economistas occidentales en la época de posguerra, y no una degradación objetiva del sistema soviético desde entonces.

Precisamente, el argumento se vuelve contra sí mismo, porque la extrema debilidad de la economía soviética después del conflicto mundial, conjugando la esterilidad esencial del sistema con las secuelas de la guerra, no ha impedido a la URSS llevar a cabo durante los treinta años siguientes una brillante expansión en todo el mundo.

El fracaso del comunismo y las represiones feroces en los países satélites, el fracaso en la propia URSS de todas las tentativas de recuperación, tanto bajo Kruschev como bajo Brezhnev, ya sea mediante las bufonadas de la biología “materialista-dialéctica” de Lisenko, ya con el dinero, muy material pero muy poco dialéctico, de los contribuyentes occidentales, ninguna penuria ha disminuido la rápida progresión del imperialismo comunista en todo el planeta, progresión que todavía se ha acelerado a partir de 1970.

La crisis final del comunismo sobrevendrá indudablemente algún día, pero no lo bastante pronto para que nosotros, las democracias, podamos permitirnos hacer de ese eventual desmoronamiento la pieza maestra del dispositivo destinado a asegurar nuestra supervivencia en lo inmediato.

El comunismo, como ha dicho Milovan Djilas, es quizás una “fuerza apagada”, algunos dirán incluso que un cadáver: pero es un cadáver que puede arrastrarnos con él a la tumba.

5. El miedo a saber

Que el comunismo tenga por objetivo la conquista del mundo, que la primera potencia comunista, por edad y por me-dios, la Unión Soviética, haya progresado mucho en esa empresa, sobre todo a partir de la segunda guerra mundial, y se encuentre hoy en condiciones de progresar más todavía y más de prisa: he ahí lo que para unos es una evidencia, una perogrullada apenas digna de enunciarse pero que, para otros, es una manía, un delirio sistematizado, mantenido por los “reaccionarios”, “revanchistas”, “maniqueos” y belicistas “de todo pelaje”. Uno de los objetos de este libro es revelar cuál de esas dos visiones es la menos falaz.

Debe haber un medio, a pesar de y más allá de las vociferaciones antagónicas, de reunir los hechos, o al menos los indicios, que pueden contribuir a la búsqueda de la verdad o, en su defecto, de la presunción más razonable.

De entrada, por lo demás, podríamos hacer valer, antes de seguir adelante en la materia, que las democracias deseosas de perseverar en serlo, si aún existen, deberían situarse de la forma que fuera, por precaución, en la hipótesis más pesimista. No tomamos medidas contra el buen tiempo, sino contra el granizo y las inundaciones.

Lo repetiré frecuentemente, adrede en estas páginas: la deformación occidental que consiste en situarse en la hipótesis más favorable nunca ha sido ni puede ser buen método para elaborar una política extranjera y una defensa. Diría, incluso, que uno de los éxitos capitales de la propaganda comunista es haber conseguido condicionar en nosotros tal sentimiento: la vergüenza de defenderse.

“¡Qué fácil es tratar con ingenuos! —deben de decirse los dirigentes comunistas—; con unos inocentes que postulan, en la base de cualquier negociación, que sólo queremos su bien, que no somos más que unos infelices asustados, ansiosos solamente de que nos sacien para siempre, ¡oh!, con casi nada: sólo con la pérdida de la independencia de los demás.”

Sin embargo, ¿no conviene objetar que los pacifistas occidentales quizá tengan razón en un punto: que hay que saber desconfiar de las impresiones que algunos demócratas, de total buena fe, pueden sentir frente al comunismo? La historial ¿no nos lo demuestra?: en situaciones de conflicto o de tensión, cada una de las dos partes cree descubrir intenciones agresivas en la otra.

Uno nunca se ve a sí mismo como agresor. Casi siempre la agresión o la simple intransigencia se presentan y son sinceramente sentidas como respuestas a amenazas del otro campo. Obrando como si estuviéramos amenazados, ¿no corremos el riesgo de serlo de veras, de desencadenar en realidad, en el campo comunista, las conductas que nosotros le atribuimos? Porque en ese argumento se funda toda la propaganda por la “paz” que emana de la Unión Soviética y de sus numerosos relevos en Occidente.

Repitámoslo una vez más: la mejor forma de distinguir qué es peligro real y qué es fobia, qué es agresión real y qué es locura, manía persecutoria, es el estudio de los hechos, de los actos, de las situaciones... comparadas entre sí con diez, veinte, y treinta años de intervalo. La mejor forma de saber si hay expansionismo, es mirar si ha habido expansión.

En última instancia no hay necesidad de ser un obseso para descubrir una especie de “complot soviético” por todas partes en el mundo.

De hecho no es una conjura, término que designa una operación única y limitada en el tiempo; es una manera de ser, es el funcionamiento normal de la máquina soviética: tantear en todas partes el terreno, al acecho de anexiones territoriales o políticas posibles, igual que el genio japonés, que se manifiesta en la expansión comercial, está constantemente al acecho de la menor ocasión para conseguir nuevos mercados.

Además, los comunistas hacen mucho más que conspirar: tienen un plan de conjunto y persiguen su aplicación con método, paciencia y perseverancia. Desde principios del presente siglo anunciaron lo que pensaban hacer. Comenzaron haciéndolo con Lenin y han continuado después Para ellos una derrota nunca es definitiva. Saben esperar y volver a la carga, cambiando de procedimiento si es preciso.

En cambio, las victorias del comunismo son, la mayoría de las veces, definitivas e irreversibles, porque los occidentales se inclinan al cabo de algunos meses ante los hechos consumados después de cada avance soviético, y llegan a considerar los territorios y las ventajas mal adquiridas por la URSS como una posesión fundada en derecho, que sería “peligroso para la paz” discutir mediante alguna “injerencia”, aunque fuese verbal.

Las democracias actúan, o más exactamente, se abstienen de acuerdo con ese esquema, porque frente a la estrategia comunista ellas no tienen ninguna, al menos que sean capaces de poner en práctica durante bastante tiempo, y, en todas partes, ninguna que sea común a todas.

Por ejemplo, la retotalitarización de Polonia a partir de diciembre de 1981 ha vuelto a coger desprevenido a Occidente. Después de Afganistán, después del asunto de los Juegos Olímpicos, después del asunto de las armas nucleares de alcance medio en Europa, la falta de coordinación y de previsión de los occidentales se ha puesto escandalosamente de manifiesto en ese caso polaco; y no puede decirse que les haya faltado tiempo de reflexión para estudiar los diversos planes posibles.

Los soviéticos han sabido evitar la invasión del tipo de la realizada en Budapest en 1965 o en Praga en 1968. Han encontrado la solución restableciendo el orden comunista sin intervenir a cara descubierta.

Este “éxito” soviético es un ejemplo que nos permite comprobar, repitámoslo, que los comunistas tienen una concepción de conjunto en Europa, en Asia, en África, en América Latina, en la zona del Caribe, en el océano Indico, mientras que Occidente se contenta con tratar de salvar vagamente la cara con palabras y absteniéndose de cualquier medida activa.

Desde 1981, Afganistán se había convertido en una rutina. Casi habíamos olvidado a los afganos. Si los comunistas todavía encontraban allí obstáculos era debido a los resistentes afganos, no a los occidentales, que habían purgado su espíritu con el problema de las represalias contra el invasor y con una ayuda a los invadidos.

La prueba de la utilización de las armas químicas por los soviéticos, la “lluvia amarilla”, no suscitó siquiera una emoción particular en enero de 1982. Asimismo, nos hemos olvidado casi por completo de los camboyanos, los boat-people cubanos o vietnamitas, tras unos pocos meses necesarios para el desgaste de nuestra compasión.

Si la proximidad de la URSS convierte a la Europa occidental en zona especialmente amenazada por la evolución de la relación de fuerzas desde hace algunos años, no es, sin embargo, desde el único punto de vista europeo u occidental como debe describirse la situación del mundo. Asia, África, América Latina, Oceanía son en mayor o menor grado escenario de los enfrentamientos que componen la gigantesca partida mundial que se juega ante nuestros ojos y que, de ahora en adelante, no es más que una única partida en la que todos los continentes, todos los Estados y todos los pueblos, cualesquiera que sean su régimen, su nivel de desarrollo y sus alianzas, están comprometidos y son interdependientes.

Desde 1975 aproximadamente, esa partida mundial parece llevada, a decir verdad, por un solo jugador: la URSS. Las potencias contra las que se dirigen sus golpes se limitan a “deplorar” su agresividad, a pelearse entre sí sobre la manera de responder a ella, y a prodigar los signos de moderación con la idea de que así inducirán a los soviéticos a una emulación santa.

¿Cuáles son las razones reales de tal pasividad? ¿Es inevitable? ¿Oculta un cálculo político o una ausencia de análisis político? ¿Una resignación a la dominación soviética? ¿O una espera para contraatacar mejor? ¿Qué deberíamos hacer idealmente y qué podemos hacer todavía realmente? Responder a estas cuestiones es el propósito de este libro.

Pero antes de saber lo que está bien y lo que está mal, es importante saber lo que eso es. En efecto, la apreciación del bien y del mal, ya se trate de la moral o de nuestros intereses, es cosa de elección individual. El hecho de que tal o cual país africano se haya convertido en satélite soviético está bien a los ojos de algunos, mal para otros.

Pero la cuestión a la que hay que responder ante todo es saber si ese país es o no un satélite, desde cuándo y cuántos otros países africanos también son susceptibles de pasar al grupo de satélites. Determinado hombre de Estado europeo puede estimar, con total buena fe, que la solución menos mala para el futuro de la Europa occidental es negociar con la URSS un estatuto de autonomía interna a cambio de un reconocimiento del imperio soviético en la Europa central y de una aceptación silenciosa del expansionismo soviético en el resto del mundo.

¿Es ésta una buena política o es mala? No todos los europeos la juzgarán igual. Pero lo que hay que saber ante todo es si esa política se sigue realmente, en qué medida se sigue, por cuántos Estados, con qué apoyo de la opinión pública.

¿Cómo podríamos formularnos un juicio de valor (que variará según los objetivos últimos de cada uno) sobre actos y hechos cuya realidad no hubiéramos establecido previamente, cuya importancia no hubiéramos medido? Y sin embargo, en la información, en el debate público, en sus prolongaciones políticas y en el estadio del conocimiento de los hechos es donde intervienen las prohibiciones más fuertes.

El temor o el deseo a que un acontecimiento pueda servir o dejar de servir a tal o cual visión del mundo, a tal o cual red de alianzas y de intereses, prevalece sobre la única preocupación de conocer con exactitud ese acontecimiento, la situación de conjunto que lo ha hecho posible, la relación de fuerzas que revela.

Que un hecho pueda influir a la opinión pública en un sentido que nos desagrada constituye, por regla general, una preocupación que prevalece sobre la curiosidad de conocerlo o la probidad de darlo a conocer.

De ahí los obstáculos que impiden trazar un cuadro de la relación de fuerzas en el mundo y de su evolución. Y sin embargo, tal cuadro, aunque esté reducido a las únicas certezas elementales, resulta indispensable para quien quiera apreciar la situación en que nos encontramos, escoger entre las direcciones que podemos tomar y evaluar los medios de que disponemos para alcanzar los objetivos que nos hayamos fijado, La tarea es difícil, porque es en el estadio de la toma de la conciencia de los hechos donde el rechazo de saber interpone su censura.

Me veo obligado a insistir de nuevo en ese mecanismo de censura espontánea, que impulsa a tantas personas a sostener que el Ejército rojo y el KGB no operan en ninguna parte más que en los fantasmas de los locos del anticomunismo.

Una de las principales ventajas de los soviéticos es la existencia, en numerosos occidentales, de una repugnancia a reconocer su expansión. Todo el que señala el expansionismo soviético es considerado casi como víctima de delirio obsesivo. No sólo en Europa.

Así, el autor de un artículo aparecido en The Washington Monthly (julio de 1981) se burla de Richard Pipes, profesor de Harvard y entonces consejero de la Casa Blanca, porque atribuye a la URSS un “gran proyecto”. Lo único que ahí habría es una enfermedad mental. Giscard estaba “exasperado” por las “ideas fijas” de Alexandre de Marenche, el director de los servicios de información franceses en el exterior. El mismo Giscard consideraba la invasión de Afganistán por el Ejército soviético como una especie de paso en falso, dado por inadvertencia.

Sobre el mismo tema, el venerable George Kennan, diplomático al que su carrera condujo a ser el principal experto del Departamento de Estado en sovietología, luego profesor de la misma especialidad en Princeton, declara a US News and World Report (10 de marzo de 1980) sobre la invasión de Afganistán: “Su objetivo inmediato era puramente defensivo.” ¿Contra quién? Misterio.

Y además, sentimos la tentación de responder: aunque así fuera, eso no cambia nada para nosotros, ni sobre todo para los afganos.

A principios de 1979, Giscard dio orden de anular dos importantes contratos de venta de aviones militares y de material electrónico a China “para no aumentar el complejo de cerco de los soviéticos” (palabras que me dijo a mí mismo). Sobre el mismo tema, una diputada norteamericana de la Cámara de Representantes, Patricia Schroeder (demócrata, Colorado), polemizando con el ya citado Richard Pipes, declara:

“No tenemos interés en echar aceite al fuego en nuestras relaciones con Rusia ayudando militarmente a China” (US News and World Report, 21 de julio de 1980). El argumento puede no ser falso: todo depende del resultado. ¿Qué concesión soviética irrefutable puede citarse como contrapartida a la anulación del contrato franco-chino? Ninguna. Francia o Estados Unidos ¿han logrado que los soviéticos renuncien a las ventas de armas a alguno de sus satélites, Cuba, Etiopía, Angola, Nicaragua?...

No. Asimismo, según las memorias de Kissinger, entre 1970 y 1972 vemos a la burocracia del Departamento de Estado y del Congreso, en las negociaciones sobre la “reducción mutua” de armamentos, suponer adquirida la voluntad de paz de la URSS, y razonar como si sólo Norteamérica pudiera considerarse como agresiva. Nixon y su consejero ven al Congreso rechazar regularmente nuevos créditos militares, considerados como «provocación”, mientras en Viena el negociador del Departamento de Estado zapa hábilmente los esfuerzos de Kissinger.

Todos estos comportamientos tienen un punto común: de buen grado nos convertimos en los abogados ante nosotros mismos de la tesis más favorable a los soviéticos (la recíproca parece poco probable). Esta curiosa disposición de espíritu ha sido condensada en una frase por el checo Karel Kosik: Zn el juego político, el vencido es el que se deja imponer la actitud del otro, y que juzga sus propias acciones con los criterios del adversario.” {4}

{4}Citado por Francois Fejto, Histoire des démocraties populaires (Historia; las democracias populares), 1969, Seuil, t. 2, p. 263.

Por supuesto, la política extranjera debe consistir en colocarse en el punto de vista del otro para tratar de comprender su acción y prever sus consecuencias. Pero eso es precisamente lo que Occidente no hace. Lo que hacemos es pensar lo que la URSS desea que pensemos; por ejemplo: que unas sanciones económicas incrementarán la intransigencia soviética y acarrearán malas consecuencias para nosotros. Lo que hacemos es aceptar el principio de la no reciprocidad de las concesiones como la regla legítima. Nos vemos a nosotros mismos como agresores cuando reaccionamos, aunque sólo sea verbalmente, a las agresiones soviéticas. Por ejemplo, un partidario de Reagan, representante por lowa, declara en enero de 1982:

Nos hemos alienado a los jóvenes con nuestra política extranjera dura (hard line foreign policy).” Que a los jóvenes norteamericanos les guste poco la perspectiva, aunque sea lejana, de un retorno al servicio militar obligatorio, es humano; pero que se llame “hard line Policy” a la simple obligación por los jóvenes de hacerse inscribir, con vistas a una improbable movilización (sin que por ello se hable de servicio militar), es asombroso. ¿Qué habría que hacer para que se hablase de soft line?

Siempre es de buen tono situarse en la hipótesis más indulgente para la URSS y en la más optimista para Occidente. Pero elaborar una política extranjera y un sistema de seguridad debe consistir, lo repito, en situarse por el contrario en la peor hipótesis y en prever el caso menos favorable para uno. Sin eso, no se está a cubierto.

Si un hombre se dirige hacia vosotros por la calle con una pistola en cada mano, hay una probabilidad entre un millón de que sea simplemente un feriante que lleva su material a la barraca de tiro; pero sería imprudente por vuestra parte, viéndolo venir, adoptar confiadamente esta única hipótesis de trabajo.

Esta pasividad y esta ceguera voluntaria pueden tener diversas causas: la convicción de que la URSS se ha vuelto tañí fuerte y de que su expansión futura es tan segura que más vale resignarse a ello, al tiempo que se finge no verla; la persistencia en la identificación del comunismo con la izquierda a pesar de cambios muy claros en las opiniones, y del anti-sovietismo con la derecha; la idea de que la hegemonía norteamericana de antaño ha colocado a los rusos a la defensiva y de que, cuanto más afloje el Oeste su presión, más pacíficos! se volverán los soviéticos. Incluso los liberales rara vez se arriesgan a designar la amenaza totalitaria como el principal peligro de nuestro tiempo, por miedo a pasar por energúmenos. La lucha de la democracia, a la defensiva, contra el totalitarismo en plena ofensiva no se atreve a decir su nombre.

Sin embargo, jamás ha merecido menos ese nombre: de los dieciséis países miembros de la Alianza Atlántica, sólo Turquía se ha apartado de nuevo de la democracia, hacia finales de los años setenta, aunque el referéndum de 1982 hay conferido al poder militar una cierta legitimidad. En cuanto a los siete países “más ricos”, situados en tres continentes todos son democráticos.

Ese nivel de democracia más que honorable no existía ni en el campo de los anti-germánicos durante la segunda guerra mundial. Y sin embargo, en la actualidad cada día resulta más inconveniente nombrar con claridad a la lucha de la democracia contra el totalitarismo.

El buen gusto exige que se revista a esa lucha con fórmulas más neutras, menos peyorativas para el comunismo: enfrentamiento entre “el Este y el Oeste”, entre “capitalismo y socialismo”, entre “las dos superpotencias”. Así de cierto es que el miedo a saber conduce al miedo a decir.

Durante un almuerzo en el Departamento de Estado, en enero de 1982, oí a un alto funcionario declarar: “Nosotros los norteamericanos no resolvemos los problemas: nosotros somos el problema.” En Europa, el odio subterráneo o confesado por los Estados Unidos es tan violento que, en el fondo de su corazón, ciertos europeos están dispuestos a sufrir la dominación soviética por el solo placer de ver a los norteamericanos destruidos.

Ese amplio abanico va de la izquierda cristiano-marxista a la derecha gaullista-maurrasiana. La cabeza pensante de la Nueva Derecha, Alain de Benoist, en la revista de su movimiento, Éléments, juzgaba la “decadencia peor que la dictadura”, es decir, el Occidente “americanizado” peor que el comunismo. {5}

{5} Marzo-abril de 1982.

Concluía:

“Algunos no se resignan a la idea de tener que llevar un día el gorro del Ejército rojo. De hecho no es una perspectiva agradable. Nosotros no soportamos la idea de tener que pasar lo que nos queda de vida comiendo hamburguesas en Brooklyn.”

En otro número de Éléments{6} el mismo Alain de Benoist rendía homenaje al antiamericanismo del ministro socialista de Cultura, que en México, durante la conferencia de la UNESCO, se había convertido en el apóstol furioso de la xenofobia cultural.

{6} Octubre-noviembre de 1982.

Benoist escribía:

“Jack Lang tal vez haya pronunciado el discurso más importante de la historia contemporánea después del discurso del general De Gaulle en Fhnom Penh”. Resulta interesante, aunque no sorprendente, ver a la extrema derecha coincidir en su condena del liberalismo exactamente con los mismos temas que la izquierda marxista ha profesado durante años y todavía profesa; me refiero a la izquierda marxista exterior al Partido Comunista. La terminología de la izquierda cristiana vuelve así a sus verdaderos orígenes: como testimonio véase este nuevo pasaje del propio Alain de Benoist:

“La verdad es que hay dos formas distintas de totalitarismo, muy diferentes en su naturaleza y en sus efectos, pero temibles ambas. La primera, al Este, encarcela, persigue, magulla los cuerpos; al menos deja intacta la esperanza. La otra, al Oeste, consigue crear robots felices. Climatiza el infierno. Mata las almas” (palabras de Alain de Benoist en el XV Coloquio del GRECE, “Groupe de Recherches et d'Études sur la Civilisation Européenne”, en Le Monde, 20 de mayo de 1981).

Al hacer el balance de las ganancias respectivas de la democracia y de sus enemigos, deberemos, pues, permanecer siempre atentos a los múltiples contrafuegos de la ignorancia voluntaria que se encienden cada segundo, casi innumerables, para enturbiar la imagen del incendio que avanza.




SEGUNDA PARTE

LA EXPANSIÓN DE LA MATERIALIDAD COMUNISTA


6. Autopsia después de Polonia

Reunidos en Versalles a principios del mes de junio de 1982, seis de los siete países industrializados que participaban en esa “cumbre” inmediatamente formaron bloque contra el séptimo: Estados Unidos.

El desacuerdo surgió sobre todo por la insistencia que pusieron los norteamericanos en pedir a los europeos aumentar la tasa de interés de sus préstamos a la Unión Soviética, o, más exactamente, que cesaran de concederle créditos con la tasa de favor otorgada habitualmente a los países pobres.


Continue reading this ebook at Smashwords.
Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-33 show above.)