include_once("common_lab_header.php");
Excerpt for Aspectos y Conjunciones by , available in its entirety at Smashwords


This eBook is licensed for your enjoyment only. This eBook may not be resold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each person you share it with. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to thelittlefrenchebooks@gmail.com and purchase your copy. Thank you for respecting the hard work of this.


Contenido:


Introducción

Los aspectos en la tradición

Interpretación elemental de los aspectos

Palabras clave de los aspectos

Los aspectos. Reglas generales

Las conjunciones

Orbes de los aspectos

Conjunciones de los planetas personales

Las Doriforias de los planetas


Introducción


Los astrólogos, al abordar la interpretación de los mensajes del cielo, utilizamos el simbolismo de los Planetas, el significado de los Signos zodiacales, las Casas astrológicas y la influencia de los Aspectos. Estos son los cuatro pilares principales en los que se basa la interpretación astrológica.

Los planetas con su contenido de patrones de comportamiento y semejanzas con la vida humana son el principal elemento.

Y en segundo lugar, el cielo por el cual transcurre su caminar y que por sus diferentes divisiones en signos zodiacales, los planetas adquieren fuerza o debilidad y matices de interpretación.

En tercer lugar observamos la esfera del mundo proyectada desde el cielo, lo cual conocemos como las Casas astrológicas y donde vemos reflejado, como si fuera un espejo cóncavo de obsidiana, lo que ocurre en la vida de cada persona, nuestra relación con el mundo que nos rodea, a modo de diferentes escenarios de la vida.

Finalmente, como elemento más sutil en la interpretación, están los Aspectos. Los canales de unión directa entre los planetas y las Casas.

De estos cuatro elementos básicos de la interpretación, el que más años y esfuerzo me ha costado para llegar a comprender han sido sin duda los Aspectos. Éstos han sido los más complicados por entender y explicar, y al mismo tiempo son un elemento tan indispensable como cualquiera de los otros.

La verdad es que: son ángulos de determinada cantidad de grados entre planetas, y hay unos aspectos que son benéficos, y otros maléficos; no hemos recibido una información muy clara sobre este asunto. Sin embargo creo que conviene dar un repaso a lo que han dejado escrito los astrólogos antiguos.


Los Aspectos en la tradición

La explicación que nos ofrece Claudio Ptolomeo sobre los aspectos es muy parca, y, como dice Demetrio Santos, "....es la racionalización ptolemáica (y mediocre) de unos hechos o conocimientos anteriores que él no comprendió muy bien; Debió de ser un mediano profesor, que lo único que intentó es hacer comprender con sus propias y particulares razones, a sus alumnos, una ciencia que le venía de atrás"

Para Ptolomeo los aspectos son divisiones del círculo, en las que los Signos tienen semejanza entre ellos; de ahí surge una relación mutua que se configura mediante los Aspectos.

Las relaciones entre ellos pueden ser la de un diámetro, o dos ángulos rectos, o seis Signos, o 180º.

Otra es la de los Signos que distan uno de otro un Trígono, que comprende un ángulo recto y 1/3 de éste que son 4 Signos o 120º.

Una tercera distancia es la de Cuadratura, que comprende un ángulo recto, o bien tres Signos o 90º:

Otra más es la distancia de Sextil que comprende los 2/3 de un ángulo recto, o sea dos Signos o 60º.

Ptolomeo dice que la razón por la que debemos operar solamente con estas distancias se puede comprender por lo siguiente: “La explicación del aspecto de oposición está clara pues la oposición de los ángulos forma una recta que divide en dos el círculo. Las otras distancias se deducen de los productos sesquiparciales -que significa que el término más grande, en este caso el círculo, contiene una cantidad de veces al término más pequeño- o dicho de otro modo, las medidas angulares de los aspectos se deducen considerando las partes mayores en las que hay una proporción armónica (musical) de la parte al todo”.

Tomando como unidad los dos rectos, el valor armónico musical forma la Cuadratura con 1 1/2, el valor 1 1/3 forma el Sextil, y el doble de éste 1 2/3 forma el Trígono.

Según nota de Demetrio Santos: "Da la impresión de que Ptolomeo, en todo el párrafo de los aspectos, ha tomado sus datos de libros anteriores y nos lo ha explicado sin llegar a comprenderlos él muy bien, o no ha sabido explicarlos: en realidad se trata de un fundamento armónico lo que forman las relaciones de los Aspectos según él."

A pesar de ello creo que vale la pena repasar lo que viene escrito en el Tetrabiblos.

Ptolomeo dice que las relaciones de Trígono y Sextil son armónicas porque están formadas por signos concordantes, ya que ambos serán masculinos o ambos femeninos; las que están en Oposición o Cuadratura no son armónicas, porque no se forman con Signos concordantes en su naturaleza.

Más adelante en el libro II Cap. 23 dice que los planetas serán poderosos cuando formen aspecto con el Ascendente, mientras que cuando no están en tal relación serán débiles y sin fuerza. Esto es muy importante porque ya desde antiguo se consideraba la “fuerza” de los aspectos.

Luego, en los siguientes libros, nos deja algunas interpretaciones, haciendo uso de los aspectos. Para estudiar la vida de la madre recomienda observar los aspectos de la Luna con Júpiter, o Venus, y dice que si forman aspectos de trígono o sextil, estando ambos con dignidad, se prolongará la vida de la madre. Pero si Marte forma aspecto de cuadratura o de oposición, o si lo hiciera Saturno, especialmente si están retrógrados o estacionarios, indican señales de enfermedad o debilidad para la madre.

De tal manera que insinúa: los aspectos de sextil y trígono son favorecedores y los de cuadratura y oposición son perjudiciales.

Luego hace lo mismo con el tema de los hermanos donde dice que si no hay aspectos con los planetas, los cuales significan los hermanos, son señal de desavenencias con ellos.

En el libro III capitulo 9, llega a decir que si hay una oposición entre el Sol y la Luna, y las infortunas forman aspecto en figura equilátera, los niños nacerán muertos o medio muertos. También da una explicación de los aspectos en el libro IV en el capítulo de la cualidad de la muerte, donde dice que: “la cualidad de la muerte será según el aspecto de los planetas.....”

Ptolomeo escribe en algunos lugares más sobre los aspectos, pero no deja aclaraciones sobre el cómo o el porqué de sus influencias.

Por otra parte, el astrólogo romano Manilius en su Astronomicon, traducido por Demetrio Santos, también nos deja escrito algo de los aspectos, pero haciendo referencia a los signos zodiacales con los que se relacionan, siguiendo los pasos de Ptolomeo, pero no aporta ninguna explicación más.

Siglos después, grandes recopiladores del conocimiento antiguo como Ben Ragel o Abraham Ben Ezra, nos han dejado algunos textos, donde consideran la importancia de los aspectos, como en este pasaje:

Lo esencial de los juicios está fundado en los aspectos. Yakub al Kindi dijo que ya que los signos son en número de doce, se los divide por la mitad (por parejas) y es la oposición, después por un cuarto, luego por un tercio y finalmente por seis. Y no se los divide de otra manera".

Luego tenemos montones de aforismos, los cuales permiten hacernos una idea de la importancia de los aspectos, como el siguiente:

Si algún planeta está en el signo que ocupa el Ascendente, combina también su naturaleza con él. Igualmente, si un planeta está junto a la Luna o forma aspecto con él, mezcla sus naturalezas con las del signo en que está la Luna y combínalas también con aquellos.”

En esta manera de interpretar los aspectos, repiten los consejos de Ptolomeo en el sentido de que los planetas transmiten sus patrones de comportamiento a través de los aspectos. Algo similar se expresa en el siguiente aforismo:

Si la Luna está junto a Mercurio o forma un aspecto de cualquier tipo con él, y ambos forman aspecto con el Ascendente, su carácter será recto y cabal y con toda clase de saberes y nunca hará nada sin razón ni le fallará su señor en la enfermedad, cuando menos en la salud.”

En astrología tradicional, además de trasmitir patrones de comportamiento, se añaden otras relacionadas con entorno inmediato.

Hay muchísimos aforismos que son fuente de información, pero que no nos aclaran del todo el tema de los aspectos, como el siguiente:

Si Saturno forma aspecto con la Luna, aquel nacido pasará toda su vida sumido en la tristeza y las cavilaciones; si lo hace Júpiter, será alegre y pacífico; Marte, iracundo y en rebeldía de noche y de día; el Sol, será hombre que querrá tener cargos; Venus, no se ocupará más que de conseguir placeres; Mercurio, buscará toda clase de sabiduría. Si ningún planeta forma aspecto con la Luna, será errabundo en todos sus asuntos.”

De esta manera, a través de numerosos aforismos, nos ha llegado una información, la cual nos permite hacernos una idea del significado de los aspectos, pero no resuelven su incógnita ni explican completamente el fenómeno de los aspectos.

Zahel Amembriz es otro astrólogo medieval de origen judío como Ben Ezra, y como los demás autores sigue los pasos de Ptolomeo y opera sólo con los aspectos de conjunción, sextil, oposición, cuadratura, trígono y oposición. Zahel particulariza un poco más sobre la fortaleza de la acción de los aspectos. Como sus antecesores puntúa en primer lugar a la conjunción, luego la oposición; sigue puntuando la cuadratura; le da menos valor al trígono y mucho menos al sextil. Pero, además, añade una valoración del aspecto por su elevación, o dicho de otro modo, si el aspecto es de ida o de vuelta, dice Zahel:

...El Sextil segundo, o sea, el que se forma desde el signo 11ª, es más fuerte que el primer Sextil. El de Cuadratura 2º, o sea, el que se forma del 9º al 10º signo, es más fuerte que la primera cuadratura. De los dos trígonos, el aspecto desde la Casa 9ª, o sea, el segundo, es más fuerte que el primero. Este aspecto se denomina de elevación, es decir, más alto”

Zahel está aplicando una valoración dinámica del aspecto que se acerca bastante al planteamiento armónico de los aspectos.

Los aforismos me han servido durante bastante tiempo para desentrañar parte del significado de los aspectos, pero no ha sido suficiente.

Morín de Villefranche dedica todo un tomo de su astrología Gálica al tema de los aspectos. En el prefacio del libro 16 dice:

La doctrina acerca de los aspectos es la más importante y la más sutil de toda la astrología: porque los planetas por los diversos aspectos que forman entre sí y hacia los ángulos del horizonte y del Medio Cielo, alteran de diversas maneras este mundo sublunar. Sin embargo los astrólogos discrepan mucho entre ellos sobre estas cuestiones. Tanto respecto a cuánto es el número de los aspectos, como el círculo celeste en el que éstos mismos se han de tomar, como en las proporciones que han discurrido de la cantidad de cada uno, y también sobre el por qué unos son benéficos y otros maléficos. En este libro se trata especialmente de todas estas cuestiones.”

Morín hace una clara distinción entre Rayo y Aspecto. Define al Rayo como simple cuando es emitido desde algún planeta en línea recta, pero el Aspecto, según él, consta de dos rayos emitidos por dos astros.

En su libro sobre los aspectos, comienza afirmando que nadie ha tratado de manera científica la cuestión de los aspectos. Dice que por el nombre de aspecto se puede entender tres cosas:

1.- La línea o distancia entre dos puntos cualquiera del cielo, tomados entre dos astros o un astro y un punto del cielo.

2.- La línea enviada desde algún punto del cielo, o astro, hacia la tierra o una persona.

3.- La reunión de dos líneas hacia la tierra, o el centro del mundo, que emanan de dos puntos del cielo, de dos planetas o de un planeta y un punto del cielo.

Según afirma Morín esta tercera es la auténtica definición de aspecto.

Los aspectos que propone Morin vienen reflejados en un gráfico donde observan los aspectos de Quincucio de ida, desde el punto 0 de Aries hasta Virgo y el de vuelta, desde el mismo punto hasta Escorpio. También se añaden los semisextiles, uno de ida y otro de vuelta, o uno diestro y otro siniestro. En las Determinaciones de Morín se incorpora el Quincucio como aspecto de naturaleza maléfica y el Semisextil de características benéficas.

Reglas de Morín

"Sabemos que donde llamamos conjunción, los planetas actúan sobre nosotros - tanto en virtud de sus propiedades elementales como las de su influencia por el medio y siguiendo la dirección de los rayos que emanan - con los aspectos, por contra, las cosas pasan como si los planetas inclinaran hacia una actividad especial los lugares que ocupan"


83.- Todo planeta formando a la vez aspectos de naturaleza diferente, ejerce por este hecho simultáneo una acción bienhechora y una acción maléfica.

84.- En las conjunciones, la calidad de los aspectos dependen de la naturaleza benéfica o maléfica de los planetas que la forman, así como su estado cósmico.

85.- Todo planeta ejerce una acción favorable por sus aspectos benéficos, y una acción desfavorable por sus aspectos negativos.

86.- Los aspectos benéficos viniendo de un planeta benéfico producen sus efectos bienhechores con facilidad y abundancia. Realizan las cosas buenas, significados por la Casa donde se encuentran, e impiden que se produzcan los maléficos.

Todos los planetas ejercen una acción benefactora por sus aspectos en trígono, sextil y semisextil, que son de naturaleza benéfica; y ejercen una acción maléfica por la oposición, la cuadratura y el quincucio que son de naturaleza maléfica.


Los aspectos de Kepler

Kepler a su vez y en la misma época hace un desarrollo de los aspectos y es el único que da un paso adelante; trata de explicar en cierta medida el porqué de los aspectos y abre la puerta a otros nuevos aspectos. En su “Harmonices mundi”, dedica un buen espacio de su capítulo IV y un apéndice final al tema de los armónicos y los aspectos. En la proposición IV de este capítulo presenta las figuras geométricas de las que extrae los nuevos aspectos. Dice Kepler que las configuraciones eficaces son estos arcos del cielo del Zodiaco:

180 grados-Oposición, según el diámetro del círculo.

Para Kepler los aspectos cuyos grados son de mayor eficacia o más notables, de acuerdo con los demás autores de la tradición, son los de conjunción y oposición.

El segundo aspecto notable por su eficacia es el de la cuadratura. El tercer aspecto notable por su eficacia es el trígono y a continuación el sextil. Kepler elabora una serie de figuras geométricas para definir y explicar los aspectos.

El siguiente aspecto al que considera eficaz es el semisextil que se origina en la división en doce del círculo. De esa misma división extrae el Quincuncio de 150º.

Luego divide el círculo en cinco partes, formando un pentágono y extrae uno de los primeros nuevos aspectos, que serán en principio discutidos, pero finalmente aceptados por el colectivo astrológico. De esta división del círculo en cinco partes nace el Quintil de 72º.

De la misma división del círculo en cinco partes surge el diseño de la estrella de cinco puntas, desde cuyos extremos alternos se forma el aspecto de Biquintil. (144º)

De la división del círculo en diez sectores aparecen también nuevos aspectos. En otra figura geométrica, Kepler divide el círculo en diez sectores iguales y se forma el aspecto de decil, (36º). En esta figura se observa la estrella de diez ángulos de la que Kepler extrae el Tridecil de 108º.

También divide el círculo en ocho sectores iguales de donde surge la semicuadratura, y del diseño de la estrella de ocho puntas nace el aspecto de sesquicuadratura (135ª).

Kepler dice en el capítulo XV, que existen ciertas configuraciones que son inciertas y otras eficaces, como algunas de las que se extraen del arco de 24º originado en la figura de quince lados, y el de 18º originado en la figura del polígono de 22 grados. Estas figuras tienen formas de diferentes estrellas. Las primeras cinco que forman sus ángulos en el círculo son las de 48 grados, 96 grados, 112 grados, 156 grados, y 168 grados. Las segundas se forman por los arcos de 54 grados, 126 grados, 162 grados y 171 grados.

Luego, continúa explicando, que las configuraciones eficaces han sido descubiertas en ciertos momentos propicios, y que el número de aspectos aumenta hasta 12. Kepler añade el Quintil 72º, Biquintil 144º, el Semisextil 30º, Quincucio, Sesquicuadrado o Trioctil 135º, el Octil o Semicuadratura 45º, Tridecil 108º, Semiquintil o Decil 36º. Además deja abierta la puerta al estudio de las divisiones armónicas y los nuevos aspectos como el Septil, el Novil y el Oncil.

Con Kepler se originan los aspectos que llevan su nombre y están basados en la división de un quinto círculo o el desarrollo del Armónico diez. Son éstos:


Semidecil 18º División de 360º en 20 partes

Quindecil 24º " 15 "

Decil o semiquintil 36º " 10 "

Quintil o quintilio72º " 5 "

Biquintil 144º cuyo valor es el dos quintilios

Trideciln 108º " " " tres deciles

Aspectos segunda parte

InterpretaciónElemental de los Aspectos


Cuando estudiamos la interpretación de los planetas, por su posición en las diferentes Casas astrológicas, aprendemos a conocer cuál es el sector específico de la vida a través de la cual se producirá la manifestación más intensa de cada planeta.

Aprendimos a valorar y tener en cuenta que es más importante, o más intensa, la influencia de un planeta presente en una Casa que un planeta regente. Eso es fácil de entender si comparamos a una persona que tenga al planeta Marte junto a su Sol, con otra persona que sea simplemente del signo de Aries, cuyo regente es Marte. La influencia de Marte se notará mucho más en quien tiene al planeta sobre el Sol que al otro, de igual manera con todos los demás planetas presentes.

Los aspectos que forma cada planeta desde una Casa, son canales de conexión, los cuales reflejan la relación directa que los enlaza con los planetas, y que se ubican en otras Casas. El aspecto señalará los medios de que se vale un planeta para relacionarse con otro, la forma en que se une con otros planetas y elementos del tema natal; el modo de suceder de ese tipo de manifestación, como va a comportarse lo que tiene determinado por su posición en la Casa. Los aspectos son el diálogo entre los planetas, la manera de relacionarse entre sí, y representan la manera de producirse los acontecimientos en la vida ordinaria de cada persona.

Cuando se aborda la interpretación de los aspectos señalados sobre el tema radical estático, es conveniente adoptar un lenguaje atemporal; mientras que cuando lo hagamos operando y usando los tránsitos, atacires o progresiones, intentaremos afinar al máximo sobre el momento preciso de los aconteceres, que estos señalan, algo que se aprende con el uso de los atacires o direcciones uniformes.

La persona que carezca de sextiles en su tema natal radical, los sentirá de manera más débil que aquel que si los tuviera al nacer. Además, cuando éstos se reproducen en el cielo sobre los natales, se notan más que cuando solo se activa uno de los dos planetas que forman aspecto.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-13 show above.)