Excerpt for Sin Poder Olvidar by , available in its entirety at Smashwords









Sin Poder Olvidar





Johnn A. Escobar











Copyright © 2015 Johnn A. Escobar

All rights reserved.































Dedicatoria



A la hermosa ciudad de Lomas de Zamora que tantas veces he recorrido.











































ÍNDICE

I. Cinco años después

II. En la cárcel

III. La charla

IV. Reencuentro

V. Un recuerdo y una flor

VI. La mesa de truco

VII. Distensión

VIII. Una amiga nos ayuda

IX. La despedida

X. Los padres

XI. El regreso

XII. Sólo un duelo más

XIII. Mi sacrificio

XIV. El dolor permanece

XV. Caeremos juntos

XVI. La Decisión

XVII. 220 Km/h.

XVIII. Descansan al fin



























Estimado lector:



Este libro es una continuación y un cierre para los cuentos titulados El Secuestro, los mismos se hallan dentro del libro de cuentos titulado El Ojo del Mundo; en verdad espero disfrute de mi obra.

Y he aquí una humilde frase por parte de su servidor, que dice:

Olvidar no es una opción, recordar tampoco lo es, ya que la mente selecciona a su manera y nos vemos obligados a aceptarlo, por ello es debido no dejar ningún cabo suelto dentro de esta vida”.









































I

Cinco años después





Cinco años después del suicidio de Yanet Wexler -luego de la autopsia, y la investigación de la policía Bonaerense y Federal, su cuerpo sin vida terminó enterrado en el cementerio de Monte Grande cerca de la tumba de sus padres- Dalmira Pérez había sido hallada ahorcada en las duchas del penal donde se encontraba recluida -ella había sido condenada a 35 años de cárcel-, Clarisa Barrows fue asesinada en una pelea en el patio del penal -había sido condenada a 27 años de reclusión ininterrumpida- Roxana Kepler continuaba con vida mientras cumplía cadena perpetua.

(Pasado)

Clarisa ganó su fortuna al cumplir 26 años de edad ya que abrió una cadena de restaurantes en el Gran Buenos Aires junto a una serie de inversionistas que conoció cuando estudiaba la carrera de contadora pública y en cuanto a su relación con Daniel había comenzado cuando este último la contacto solicitando una asesoría.

Yanet ganó su fortuna a través de su carrera como abogada, también obtuvo una maestría y posteriormente un doctorado en derecho penal llegando a tener su propio Estudio Jurídico, y había comenzado su relación con Adrián cuando estudiaban juntos la carrera de abogacía.

Roxana heredó la fortuna de su abuela quien la había criado, y conoció a Víctor en un bar cuando éste regresaba de un viaje.

Dalmira fue amiga de Daniel desde la secundaria y obtuvo su fortuna al asociarse con Clarisa tras entablar amistad.

Las cuatro quienes habían continuado ayudando a los tres hermanos quedaron devastadas al creer que ellos habían fallecido, pero todo esto sólo terminaría siendo una pantalla para ocultar sus siguientes pasos en algo más profundo.

Roxana quien continuaba investigando desde prisión todos los movimientos de ciertas circunstancias en las cuales fallecieron sus amigas, exceptuando a Yanet quien se había suicidado.

Sus sospechas la llevaron a creer que una red de sicarios estaba tras ellas, sus conocidos dentro de prisión le mencionaron un apodo “Matasiete"; este sería la persona que contrataba y enviaba a los sicarios, tal apodo se le concedió dado que existía el rumor de que había asesinado a siete integrantes de su propia familia y se le comparaba con el Matasiete del cuento “El Matadero" del escritor Esteban Echeverría. Fuera de eso no sabían quién era, si era hombre o mujer, en resumen no sabían nada de este ser.





II

En la cárcel





En una prisión Paraguaya se encontraba recluido Adrián, quien había sido arrestado bajo sospecha de estafa; se comprobó que estafó a tres personas, y debido a su acento y a su DNI se comprobó que provenía de Argentina, más precisamente de Buenos Aires, pero su nombre en el DNI era Oscar González. Al no tener antecedentes y en vista que regresó el dinero, su condena terminó siendo reducida a seis meses de prisión.

Durante ese tiempo lo pasó de lunes a viernes entrenando, y el resto del tiempo lo pasó leyendo libros, y los fines de semana permanecía en meditación dentro de su celda.

Los guardias lo observaban muy seguido lo cual lo llevó a pensar que tenían algo en su contra, pero lo cierto era que jamás lo atacaron ni física ni verbalmente, únicamente lo observaban.

Su seguimiento lo llevó a anotar los nombres de los guardias que lo observaban siendo estos Román Díaz, Ismael Garay, y Juan Pérez. Estos nombres se los comunicó a su hermano Víctor cuando fue a vistarlo.

Cumplidos los seis meses salió en libertad y con ayuda de un hacker se infiltró en los archivos del sistema penal paraguayo, borrando todo indicio de su paso por la cárcel.

A su salida se encontró con Jennifer Orieande -una mujer de bella figura, ojos verdes y cabello rubio-, esta mujer era de nacionalidad estadounidense y tenía un acento californiano que lo denotaba. Se había vuelto socia de los tres hermanos tras conocerlos en Miami, ella se encargaba del lavado de dinero, y juntos Adrián y Jennifer se dirigieron al aeropuerto para viajar hacia Argentina.

III

La charla





Daniel se encontraba en Buenos Aires dentro de un bar, tomando café junto a un viejo amigo Gastón Insaurralde quien iniciaría la charla: “¿Hace cuánto que no nos vemos y tus hermanos cómo están?".

«Bien, no nos vemos hace mucho pero me enteré que te jubilaste. -respondiendo Daniel- No te sentó muy bien»

«Si eso es cierto; cambiando de tema, sé por qué me llamaste quieres saber que sucedió con las familias que fueron víctimas de estafas, pero antes ¿quiero saber por que ustedes se convirtieron en criminales?»

«Cuando los integrantes originales de “La Mafia de los Seguros" murieron, nosotros nos separamos, bien eso último fue parte de nuestra idea para poder rastrear el dinero, al seguir las cuentas bancarias nos llevaron a encontrarnos con que la red mafiosa no se reducía a los Lagos, era más profunda y se extendía a sus familiares. Clara Lagos tenía un hijo que fue secuestrado por Adrián y su objetivo era quitarle cierta cantidad de dinero, para ello tuvo que entablar amistad con el novio de una de las hijas de Javier Lagos y debo decir que las muertes sucedidas en estos secuestros fueron accidentes inevitables. Víctor secuestró varios familiares de los Lagos y de los demás implicados. Su apresamiento fue planeado, pero el policía que murió fue por causa de un accidente. Luego se dejó apresar para que así con ayuda del fiscal Serrano amigo tuyo fuera juzgado por Delía para escapar, secuestrarlo y pedir rescate por él, ya que uno de las víctimas antes secuestradas por él confesó que este formaba parte de las estafas y la muerte del juez alivianó el poder de la mafia. La muerte de Omar Jasinto fue planeada ya que este fue quien recomendo al ex policía para que ejerciera como Francotirador y recibió una parte de las estafas, su muerte no me quita el sueño»

Gastón suspiró y miró hacia un lado antes de decir: “Y los rehenes del Banco, ¿qué fue de ellos?".

«El Banco poseía las cuentas de los Lagos, los saqueamos y la mayoría de los rehenes eran familiares de los mafiosos; en cuanto a todos los que no tenían relación con ellos mis hermanos los dejaron ir por las puertas traseras, las muertes del resto y de los policías fueron... no voy a mentir fueron intencionales para enviar un mensaje a los familiares restantes»

Gastón sentía un poco de culpa pero en fin dijo: “Está bien, igual ya no van a volver a la vida. Los familiares de los estafados, estan bien aunque algunos perdieron sus hogares y otros apenas pueden vivir".

«Gracias por mantenerme al tanto -parándose y pagando por ambos cafés- sé que no estás de acuerdo, pero nuestro fin es bueno. Nos vemos»





IV

Reencuentro





Víctor se encontraba en el penal de Ezeiza realizando una vista a Lucas Urquiza, quien cumplía una condena de 10 años por haber sido partícipe en el secuestro del fallecido juez Delía.

«¿Cómo esta todo fuera de aquí?» -preguntó Lucas-

«Está todo negro, -respondió Víctor- creo que va a llover y fuera de ello todo sigue normal, el mundo sigue girando. Me enteré que Wilson Rosales murió de un puntazo en las costillas, hace 2 meses»

«Si, los hombres que lo asesinaron antes lo golpearon y le preguntaron por ti y tus hermanos, -añadió Lucas- les contó poco y nada ya que no sabía mucho. Me enteré por medio de unos informantes».

«Creo que es mejor que te cuides y mantenme al tanto»

Se despidieron y Víctor se marchó; al día siguiente visitaría a Roxana quien a diferencia de Lucas no sabía que Víctor continuaba con vida.

(Al día siguiente)

En la cárcel de mujeres le comunicaron a Roxana que tenía visita y ella se vio sorprendida ya que nadie la visitaba nunca y su sorpresa aumentó aún más cuando se vio cara a cara con Víctor, sólo pudo formular una afirmación: “¡Tú estás muerto!".

«No, eso fue lo que les hicimos creer y por lo visto lo logramos. Era la única forma de lograr continuar sin que la policía nos persiga»

Roxana se comportaba indiferente ante Víctor, y finalmente cuestionaría: “¿Qué quieres ahora?".

«Necesito saber si las muertes de Dalmira y Clarisa fueron asesinatos, -respondió Víctor- porque si fue así entonces tú serás la próxima»

«Fueron asesinadas por sicarios dentro de la cárcel y según parece fueron torturadas previamente para sacarles información tuya y de tus hermanos, pero asumo no pudieron dar información valiosa»

«¿Quién los envió?»

«Vienes ahora a preocuparte, cuando nos hicieron creer que estaban muertos -recriminaría Roxana-, aunque tenga mucha furia tienes que saber que esta vez estas enfrentándote a personas de las cuales nadie sabe nada excepto por sus apodos, “Bebé", “El Asesino" y “Matasiete"»

Ella se inclinó y lo besó en la frente para decir al fin: “Adiós Víctor, esta será la última vez que nos veamos".







V

Un recuerdo y una flor





Adrián condujo su moto hasta el cementerio de Monte Grande, donde luego de estacionar se dirigió a paso lento y con una rosa en su mano a la tumba de Yanet, donde le sobrevino el recuerdo.

(En el recuerdo)

Su apasionante vida junto a ella, un alma gemela quien jamás se comprometería, jamás tendrían hijos o parejas estables y por todo ello eran compatibles ya que tenían los mismos deseos.

Eran una pareja que se conformaba con saber que el otro existía ya que así sabían ambos que otra persona con la misma mentalidad habitaba en este mundo.

Cierta noche en un bar ella le dijo lo siguiente: “Si algún día dejás de existir yo intentaré seguir viviendo, mas puedo asegurar que en algún momento me invadirá el dolor e intentaré suicidarme utilizando la bala de oro que me regalaste".

Tras decir esto lo abrazó y lo besó, luego ambos se levantaron y abandonaron el bar, montaron en la moto de Adrián yendo al departamento de ella donde pasaron la noche juntos. Esa fue su última noche juntos porque de ahí en adelante Adrián se concentró en el ataque al Banco y posteriormente fingiría su propia muerte.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-7 show above.)