Excerpt for Hacia Un Mejor Culto A Dios by , available in its entirety at Smashwords

HACIA UN MEJOR CULTO A DIOS



Cómo dar a Dios un culto dinámico y espiritual



Liturgia práctica pentecostés



Published by Genaro Poot May at Smashwords

Copyright 2018 Genaro Poot May



Publicado por Genaro Poot May en Smashwords



Smashwords Edition License Notes

This ebook is licensed for your personal enjoyment only. This ebook may not be re-sold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each recipient. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to Smashwords.com and purchase your own copy. Thank you for respecting the hard work of this author.



Licencia de uso para la edición de Smashwords

La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estas leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, haz el favor de dirigirte a Smashwords.com y descargar tu propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.



Descubre otros títulos de Genaro Poot May, en Smashwords.com



TABLA DE CONTENIDOS

Introducción

Capítulo I. La presencia de Dios

Capítulo II. El culto o liturgia a Dios

Capítulo III. El Preludio

Capítulo IV. La oración de invocación u oración inicial

Capítulo V. La lectura de la Biblia

Capítulo VI. La alabanza y adoración

Capítulo VII. La predicación y la ministración

Capítulo VIII. Las ofrendas

Capítulo IX. Los testimonios

Capítulo X. Los anuncios

Capítulo XI. La despedida y oración final

Capítulo XII. Las ovejas en la liturgia

Capítulo XIII. Las acciones para procurar la presencia de Dios en los cultos

Conclusión

Acerca del autor





INTRODUCCIÓN

Me gusta salir de un culto con esa sensación tan placentera de que Dios estuvo ahí con nosotros; que le gustó nuestro culto y ministró en Su Gracia mi mente, mi espíritu y mi cuerpo, con su Palabra y con su Presencia.

Me ha tocado estar en muchos cultos llenos de la presencia de Dios, pero también me ha tocado estar en muchos cultos fríos, rutinarios y vacíos de la Presencia Divina; cultos insípidos o cultos tan eufóricos pero que coinciden sólo en algo: no hay la Presencia de Dios.

Sé que Dios está en todo lugar. Pero me refiero a la Presencia Palpable y Manifiesta de Dios que nuestro espíritu tanto disfruta. Los que conocen dicha presencia saben de lo que hablo.

A veces en muchos cultos enfatizan demasiado la Presencia de Dios: “Dios está aquí, hermanos…”; pero tristemente es lo que más hace falta en muchas reuniones de adoración.

La pregunta no es: “¿Está Dios en el culto? ¿Está Dios aquí?

La pregunta es: “¿Qué está haciendo Dios en el culto?” Porque la Presencia manifiesta de Dios es lo único que da vida realmente a los cultos y mantiene viva y fuerte a las ovejas.

Este pequeño manual de liturgia práctica pentecostés, es una serie de recomendaciones para realizar un culto dinámico, espiritual y lleno de la presencia de Dios.

En algunos capítulos incluyo una serie de preguntas para que evalúes la situación de tus cultos en esa sección, y puedas apreciar si necesitas hacer cambios o no.

Dirijo este manual a Ministros e iglesias como material de estudio y, en su caso, de innovación en sus cultos.

Cualquiera puede presentar culto a Dios; pero Dios no está presente en cualquier culto.

¡Vamos juntos hacia un mejor culto pentecostés, dinámico y espiritual a Dios! Y disfrutemos ahí su presencia y sus bendiciones, para que siempre podamos decir como David:

Yo me alegré con los que me decían:

A la casa de Jehová iremos. (Salmos 122.1).





CAPÍTULO I. LA PRESENCIA DE DIOS

1. ¿Qué es la presencia de Dios? -2. El peligro para las nuevas generaciones de cristianos. -3. ¿Cómo saber si Dios está presente en el culto? -4. ¿Por qué en muchos cultos no hay la presencia de Dios?

Evaluación

¿Hay la presencia del Espíritu Santo en los cultos?___

¿Disfruta el pueblo los cultos y se goza en ellos?___

¿Se ministra a la gente, en los cultos, en sus necesidades del cuerpo y del espíritu, de la mente y del corazón?___

¿Sale la gente del culto, bendecida y con deseos de regresar de nuevo?___

¿Hay reverencia y orden en los cultos?___

¿Es el audio bien ecualizado, falto de mucho ruido y sin exceso de volumen?___

¿Tardan los cultos el tiempo adecuado, sin excederse innecesariamente?___

¿Del 1 al 10, cuánto le das al culto de tu iglesia, en general?___

1. ¿Qué es la presencia de Dios?

La shejiná, en el pensamiento judío clásico, se refiere a la morada de la presencia divina, y en la cercanía a ella es donde se percibe con mayor fuerza la comunión con Dios.

En la Biblia existen diferentes referencias a la shejiná, donde se manifiestan la presencia y la gloria de Dios como sinónimos, como se ilustra en el siguiente ejemplo del libro del Éxodo:

15Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte. 16Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. 17Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel. (Éxodo 24, 15-17).

El shekinah apareció por primera vez cuando Dios sacó a Israel de Egipto, y los protegió por medio de «una columna de nube y de fuego» (Éxodo 13:21).

21Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. 22Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.

El uso posbíblico designó esta manifestación permanente y visible como shekinah, «morada (de la presencia de Dios)».

Quien conoce la presencia de Dios, sabe que es la manifestación sobrenatural divina.

2. El peligro para las nuevas generaciones de cristianos

Se está dando un caos teológico y conductual en las congregaciones:

Invasión de nuevos movimientos y “ministros cristianos” que solo simulan la presencia de Dios.

Muchas iglesias están haciendo casi de todo, para aparentar avivamiento; pero ruido y desorden no son sinónimos de avivamiento.

Prestidigitadores o charlatanes religiosos y busca vidas en nuestros púlpitos

El mundo cabe en una pantalla y ahí hemos visto la proliferación de movimientos y personajes dizque “ungidos”.

Pero solamente son charlatanes religiosos que simulan las obras de Dios, a falta de la Unción del Espíritu.

Otros simulan caída de polvo de oro, diamantes, y otras patrañas. En YouTube circulan demasiados videos de estos simuladores.

He visto a predicadores pseudo ungidos que tienen gente tirada en el suelo, a base de empujones.

Lo peligroso al “producir la presencia divina” es que inconscientemente se está invitando a otros espíritus a que “ayuden”. Y lo que empieza en esfuerzo puramente humano termina puramente en actividad satánica.

Y el otro peligro, es que extravían a las personas que desconocen la genuina manifestación del Espíritu Santo.

Quien no conoce vivencialmente la manifestación del Espíritu Santo no puede distinguir entre lo falso y lo genuino. Es más para poder discernir efectivamente si lo que se mueve en un lugar es del Espíritu Santo, o es del hombre o de Satán, se requiere uno de los dones del Espíritu: el Don de Discernimiento de Espíritus.

Una cosa es lo que hacen los prestidigitadores espirituales, el ruido, el desorden, el escándalo; el despliegue de tecnología, esfuerzo y talentos humanos; y otra, muy diferente, el poder de Dios presente.

Todo lo que el hombre hace en el poder de su fuerza, es para su propia gloria; pero lo que hace en el poder de Dios, es para la gloria de Dios.

El avivamiento no se crea ni se conquista; se recibe. Es el sello de la aprobación de Dios. Es la evidencia de búsqueda, adoración y servicio en santidad.

Tan llenas de recursos, tecnología y preparación… pero tan faltos de Dios…

El verdadero avivamiento produce arrepentimiento, salvación y santidad.

Los brincos, gritos, alaridos, risas estúpidas, giros y toda especie de desorden son evidencia de la ausencia de Dios en ese lugar.

Danzarinas, costosos escenarios y carismáticos motivadores sólo reflejan la manipulación humana a falta de la presencia divina.

Pero a falta de la presencia manifestada de Dios, muchos cultos son circo, maroma y teatro: esfuerzo humano por aparentar la presencia Divina, o actividad diabólica para confundir a la gente.

Recuerda: Dios no llega a la iglesia para dar un show; Dios llega para manifestar sus Dones, sus Ministerios y su Fruto, en su Gracia y misericordia. Todo en orden, porque Dios es un Dios de orden. Todo lo demás es fanfarronería humana o diabólica.

A estas alturas, todo lo novedoso en el pueblo de Dios, tiende a apartarse de la sana doctrina.

3. ¿Cómo saber si Dios está presente en el culto?

La única evidencia de que a Dios le está gustando el culto, es su presencia manifestada en dones, fruto y ministerios del Espíritu Santo.

La presencia de Dios es sinónimo de avivamiento.

Se hacen cultos de avivamiento, como cultos ocasionales especiales; pero si el Espíritu Santo está en la vida de la iglesia, todos los días y todos los cultos son de avivamiento.

Cuando Dios está algo pasa: hay un despliegue de los Dones y Fruto del Espíritu Santo que ministran todo nuestro ser.

4. ¿Por qué en muchos cultos no hay la presencia de Dios?

A veces llego de visita a x congregación de x movimiento, para ver qué están ofreciendo a las ovejas; siempre hay cosas que mejorar.

En una iglesia en Frontera, Tabasco, con capacidad como para 120 personas, con aire acondicionado, sillas muy cómodas y muy buenos instrumentos, lo que destacó es el alto volumen del sonido; muy fuerte, casi no se le entendía al cantor. Mis pobres oídos… salí con dolor de cabeza…

Los cantores no cumplieron su propósito de llevar al pueblo en alabanza a Dios; muy pocos asistentes cantaban, no sabían los cantos, aunque los ponían en pantallas.

Hay muchos factores que impiden la presencia de Dios en los servicios: La condición moral y espiritual del pastor, de la iglesia o de los participantes del culto; la liturgia muy pobre, el descuido del altar, el desorden e indiferencia en los cultos, la tolerancia al pecado: prepotencia, avaricia, etc.

Duro pero realista: si Dios no está presente en los servicios, es que hay algo ahí que no le está gustando…

Y porque la iniciativa y talento humano sin santidad, han alejado al Espíritu Santo, faltan la presencia, los milagros y prodigios de Dios en muchas congregaciones. Lo sobrenatural de Dios está ausente en muchos cultos, cuando antes, moverse en lo sobrenatural era lo más natural en la iglesia.

Tanto talento humano, tecnología y oropel en las iglesias, es en vano si Dios no está presente.

Fastuosos escenarios tan llenos de talento humano, pero vacíos del poder de Dios…

Si la presencia de Dios no está en los servicios, es que no le agrada, así de fácil. Y no importa que tanto talento y carisma humano en los altares; qué tan fastuosa la iglesia, que tantos saltos, brincos y escándalo; si Dios no está presente en ese culto, es que no le gusta y punto.

Si el contacto con lo divino no se da en los cultos, hermanos, mejor dediquémonos a otra cosa…

La falta de la presencia de Dios en los cultos es la causa principal del deambular cristiano de iglesia en iglesia, en búsqueda de tan anhelada presencia.





CAPÍTULO II. EL CULTO O LITURGIA A DIOS

1. ¿Qué es la liturgia? -2. ¿Qué es un culto pentecostés? -3. ¿A quién va dirigido el culto? -4. ¿Por qué hacemos culto?-5. ¿En qué día el culto debe ser mejor? -6. ¿Cuánto debe tardar un culto? -7. ¿Cómo saber si a Dios le está gustando el culto? -8. El orden o contenido del culto o liturgia. -9. Los que deben participar en el culto. -10. Los requisitos generales para los participantes de la liturgia. -11. La asignación de participantes de acuerdo a sus capacidades. -12 ¿Quién debe hacer la lista de participantes del culto? -13. El culto dinámico y espiritual.

Evaluación

¿Ha sido enseñado cada participante del culto a realizar bien su participación?___

¿Se asignan las participaciones en el culto en base a las capacidades y talentos que poseen?___

¿Son los participantes en la liturgia miembros de la iglesia, espirituales, de buen testimonio, ejemplo de fidelidad y servicio cristiano?___

¿Llegan temprano los que van a participar y tienen un tiempo de oración unidos, delante del Señor?

¿Se empiezan a tiempo los cultos?___

Se motivan, entrenan y apoyan a las ovejas para que se desempeñen muy bien su participación en el culto?___

1. ¿Qué es la liturgia?

Liturgia es el conjunto de prácticas establecidas que regulan en cada religión el culto y las ceremonias religiosas: liturgia bizantina; liturgia cristiana; liturgia romana; la liturgia de la misa. (Diccionario general de la lengua española Vox. 1997).

La palabra liturgia está formada por dos vocablos griegos que derivan de laos (pueblo) y de ergon (obra). Por tanto, en su etimología significa «la obra, el trabajo del pueblo». (https://es.wikipedia.org/wiki/Liturgia).

Y el Diccionario de la Real Academia Española, dice que la liturgia es…

1. Orden y forma con que se llevan a cabo las ceremonias de culto en las distintas religiones.

2. Ritual de ceremonias o actos solemnes no religiosos.

La liturgia, entonces, es el conjunto de elementos que forman el orden del culto y que sirven de cauce para la expresión cúltica de la congregación.

Aquí uso la palabra “liturgia” para referirme a los elementos y su orden dentro de un culto evangélico pentecostés.

2. ¿Qué es un culto pentecostés?

Un culto Pentecostés es una celebración de muerte y vida, ante Dios, en el nombre de Cristo y a través del Espíritu Santo.

Celebramos la muerte de nuestro Señor Jesucristo; y celebramos su resurrección corporal eterna.

Celebramos que el creyente ha muerto al mundo, a Satanás y al pecado; y celebramos su resurrección a una vida nueva por Cristo, en Cristo y para Cristo.

Celebramos que el Espíritu Santo está convenciendo de pecado, de justicia y de juicio al mundo, y está preservando y ministrando al la Iglesia hasta que Cristo venga por ella.

Es una celebración bilateral donde el pueblo celebra y Dios expresa su agrado manifestando su presencia.

3. ¿A quien va dirigido el culto?

El culto lo dirigimos a Dios. Dios es el único receptor del culto y por eso es solamente a Él a quien debemos tratar de agradar.

Los verdaderos adoradores adoran al Padre en espíritu y en verdad; y el Padre tales adoradores busca que le adoren. (Juan 4.23).

A veces se escuchan comentarios: “qué bonito estuvo el culto”, o “qué malo estuvo el culto”. Qué bueno es cuando a la iglesia le gustó el culto, pero la pregunta es: ¿Le gustó a Dios?

Porque si el culto realizado no le gustó a Dios; solo fuimos a pasar el rato…

4. ¿Por qué hacemos culto?

1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto (latreia) racional (logikos). (Romanos 12.1).

Uno de nuestros principales propósitos a que Dios nos llamó es a adorarle; y queremos adorarle, anhelamos adorarle; necesitamos adorarle; es una necesidad del cristiano adorar a Dios.

Acudimos a los cultos para adorar y servir a nuestro Dios, y a tener un encuentro con Él con su Palabra y con su poder; a nutrirnos con la Palabra y a proclamar en nuestra convivencia y adoración que somos el pueblo redimidos con la Sangre de Cristo.

Hay dos tipos de culto: un culto personal y un culto corporativo.

a) El culto personal es el que diario, en todo tiempo y en todo lugar le presentamos con nuestras vidas en total apego a su voluntad y propósitos para nosotros.

b) Y el culto corporativo o congregacional es el que realizamos unidos el pueblo de Dios.

Ambos cultos lo realizamos, como dice la Palabra, en forma racional, es decir, inteligente, voluntario; el culto a Dios no es el mero cumplimiento de un ritual, ni es por obligación ni es a la fuerza.

El verdadero adorador Pentecostés no va al culto por compromiso ni para estar ahí pasivamente ni para cumplir mecánicamente con una liturgia. Va porque decidió inteligentemente presentar culto a Dios.

5. ¿En qué día el culto debe ser mejor?

Si todos los cultos van dirigidos al mismo Dios, todos los cultos deben ser buenos. La única diferencia entre el culto diario y del domingo debería ser nada más la cantidad de congregantes.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-11 show above.)