Excerpt for Elijo ser verdaderamente feliz. Amor, Colección de autoayuda Lo mejor de ti by , available in its entirety at Smashwords

Elijo ser verdaderamente feliz

-Amor-

Colección de Autoayuda Lo mejor de ti


Luz Boscani


www.luzboscaniygaelrodriguez.com


Smashwords Edition

Copyright © 2016 por Luz Boscani

Derechos reservados.


Licencia de uso de la edición de Smashwords

La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estás leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, por favor dirígete a Smashwords.com y descarga tu propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo de la autora.


Primera edición publicada en 2016 por Luz Boscani.

Adaptación publicada en 2018 para Elijo ser verdaderamente feliz

Autor-editor.

Madrid, España.

Libro de edición española.

Diseño: Luz Boscani


Queda prohibida, dentro de los límites establecidos en la ley y bajo los apercibimientos legalmente previstos, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra forma de sesión de la obra sin la autorización previa y por escrito de los titulares del copyright.




ÍNDICE


INTRODUCCIÓN


Un viaje hacia tu YO auténtico

Tu jardín interior


AMOR Y AMISTAD


Conviértete en tu mejor amigo

En busca de un compañero

Tu amigo invisible

¿Con cuánto amor te tratas?

Estableciendo prioridades

Ámate y cuida tu alimentación

Ámate y ve tras tu leyenda personal

Ámate y genera relaciones de amor verdadero

Ámate y abrázate

Aprobación ajena

Viviendo a través de los sentidos

Escúchate

La posibilidad de elegir

La calidad del amor

Poesía

Eres una Fuente Infinita de Amor

Practicando el amor y la amistad


Mi tesoro de valores. Tú tesoro

Estar en mi corazón


BIBLIOGRAFÍA

CONOCE MÁS SOBRE LOS AUTORES



A ti,

que buscas, incansablemente,

soluciones que te ayuden a ser feliz,

pero aún no has experimentado

la verdadera alegría.



Introducción


La felicidad vive en nosotros y en este noble libro descubriremos un bello camino para reencontrarnos con ella. La práctica de nuestras virtudes nos conducirá al éxito personal y espiritual. La verdad es simple. La vida es hermosa, sencilla y está cargada de milagros.

Te invito a sumergirte en los rincones más benevolentes de tu Ser, a recorrer los bellos senderos del corazón. Si lo haces, si perseveras en tu superación y en desarrollar tus fortalezas, tu vida cobrará sentido.

Siempre recuerda que:


Donde hay amor y sabiduría

no hay miedo ni ignorancia;

donde hay dulzura y sencillez

no hay maldad ni soberbia;

donde hay perdón y alegría

no hay rencor ni tristeza;

donde hay gratitud y paciencia

no hay queja ni sufrimiento;

donde hay solidaridad y respeto

no hay rigidez en el corazón”.


Elijo ser verdaderamente feliz forma parte de la Colección de autoayuda Lo mejor de ti. La selección especial de virtudes divinas que hoy tienes en tus manos se encuentra disponible de forma gratuita para poder acercar a nuestros lectores a un contenido genuino, positivo y cargado de una gran energía sanadora.

Esta bella obra cuenta con la sabiduría que necesitas para aprender a amarte de forma definitiva y para siempre. La baja autoestima, la soledad, la búsqueda de la aprobación ajena y la falta de entusiasmo dejarán de formar parte de tus días. Aprenderás a amarte y a ser tu mejor amigo, experimentando la bella sensación de sentirte completo.

Tú eres el alquimista, eres el dueño de tu vida y de tu destino.


Un viaje hacia tu Yo auténtico


Estos años he recorrido muchos caminos. Algunos de ellos de sabiduría, de espiritualidad, de cómo lidiar con el ego y los comportamientos de la mente. He dedicado mis días al amor, que es nuestra propia naturaleza, al estudio de la conducta humana y a la superación personal. Sin embargo, siempre vienen a mí pensamientos como: "Las personas que no tienen creencias definidas, que no llevan a cabo ninguna práctica espiritual ni religiosa, ¿cómo pueden ser felices y vivir conectadas a su corazón?, ¿cómo logran quitar las capas que las aprisionan?".

Comprendí que la realización del ser humano supone la práctica y el desarrollo de todos los valores que le han sido otorgados. Que los valores humanos son virtudes del alma con las que nacemos y que nos pueden ayudar a obtener la felicidad tan buscada.

Nadie habla sobre ellos y si, ocasionalmente, lo hacen supone algo muy aburrido. El enfoque que el mundo entero nos ofrece es netamente social y diplomático. Nunca nos contaron que su puesta en práctica es la clave del éxito y del crecimiento personal. No nos dijeron que gracias a convertirnos en bondad, por ejemplo, alcanzaremos la dicha tan buscada.

No hace falta ser espiritual, creer en Dios, en el Tao o en la Energía Creadora, tan solo basta con poner en práctica nuestras más elevadas virtudes, lo mejor de nosotros, y expandirlas día a día. He descubierto que a través de esta experiencia podremos desarticular mecanismos de nuestra mente que tanto daño nos hacen, eliminar pensamientos negativos y borrar cualquier tipo de emoción tóxica para rencontrarnos con nuestra Fuente Sagrada. Ella será la que nos otorgará la felicidad y el amor que anhelamos. La que marcará nuestros pasos en completa armonía, ya que su propia naturaleza es el amor, la dicha y la paz.

Pregúntate reiteradamente: "¿Quién soy?, ¿quién soy?, ¿quién soy?" Hazlo durante cinco minutos. Vendrá a ti la respuesta. Eres una Fuente Infinita de Amor.

Dentro de ti tienes un tesoro interior poseedor de una luz tan vasta e infinita, tan inagotable que nunca podrías asimilarlo con la mente. Es algo que escapa a tu intelecto. Es el mismo Poder Creador que hace crecer tus uñas y tu pelo, el que hace que todos tus órganos funcionen sin tu interferencia. Por ello si deseas ser feliz no debes ir tras nada externo, sino que debes profundizar y sumergirte en tu mundo interior.

Si no te amas jamás podrás amar a alguien más, si no te respetas tampoco será posible que respetes al resto. Medita algunos minutos sobre esta idea.

Optaremos por emprender un fascinante viaje hacia nuestro corazón, hacia nuestro verdadero yo proveedor de alegría, de prosperidad. Una vez que hayamos abrazado cada una de las virtudes que habitan en nosotros podremos alcanzar la plenitud total. Esa energía fluirá suavemente hacia el resto de personas que nos rodean generando así entornos maravillosos y soñados.

Esta verdad tan simple y, al mismo tiempo, tan conmovedora es el secreto para alcanzar la paz y la armonía en la Tierra y en cada una de las sociedades que la conforman.

Si lo llevamos a nivel personal, puedo afirmar que además de dicha otorga alivio, libertad, equilibrio y bienestar. Es el secreto oculto por años para eliminar el estrés de nuestras vidas.

Los valores humanos resultan ser valiosas herramientas que no sabe de religiones, de razas, de niveles socioeconómicos, de edades, de sexos ni de ningún otro parámetro social. Forman parte de la propia naturaleza del Ser y todos podemos disfrutar de ellas. Nadie queda afuera.

Las virtudes, de las que hablaremos en las próximas páginas, como he mencionado, tienen raíz en nuestro corazón y son el camino más rápido, fácil y reconfortante para sentirnos realizados. Si "estamos en corazón" estaremos conectados a nuestro Ser, a nuestra alma y sin saberlo podremos gozar de la espiritualidad en todo su esplendor. Nos beneficiaremos de las leyes que gobiernan el Universo y podremos contemplar un vendaval de milagros.

Así, pues, los valores son bellos y revolucionarios instrumentos que nos permitirán experimentar la paz interior y la espiritualidad en esta vida terrenal. Son, según mi visión, la manifestación, la materialización de la iluminación de nuestra alma en este cuerpo finito.

Descubriremos que cada valor nos permitirá deshacernos de emociones y pensamientos dañinos, otorgándonos así mayor libertad y bienestar. Nuestra vida se transformará en cuestión de segundos. Paralelamente, estaremos generando círculos de amor y atrayendo a nuestras vidas a personas con la misma vibración. Esto convertirá nuestras relaciones en placenteras, equilibradas y reconfortantes. El ámbito agresivo en el que nos movíamos cambiará para convertirse en un productor continuo de amor.

Te contaré una nueva y reveladora técnica que te ayudará a amarte por primera vez y a enamorarte de la vida. Es un estupendo y refrescante sendero si no tienes creencias religiosas o místicas.

Si deseas ser feliz y recibir amor debes caminar por esa vía. Nada conseguirás si lo que propicias es rencor, odio, tristeza, mentira, venganza, envidia, entre otras emociones autodestructivas. Si ofreces enojo, recibirás ira, pero si regalas dulzura, obtendrás amor verdadero.

Probablemente, pienses que es muy complejo llevar a la práctica tantos atributos con lo entristecida, violenta y enferma que se encuentra la sociedad hoy en día. Quizás al principio te resulte extraño comportarte de una manera diferente a la aprendida y hasta puede que sientas que no eres capaz de hacer aflorar en ti tan bellos sentimientos, pero debes creerme en algo: una vez que hayas experimentado los beneficios de hacerlo no querrás volver al estado anterior y te preguntarás: “¿Por qué perdí tantos años posándome en emociones de baja vibración? ¿Por qué he desperdiciado mi vida?”.

Al cabo de unos días podremos experimentar el “no esfuerzo”. ¡Sí!, todo será liviano. Nos sentiremos como una hoja al viento que vuela con total armonía y confianza. Esto es debido a que, en el fondo, todos somos humanos. Es como pedirle al fuego que dé calor o al agua que humedezca cada cosa que toca. Es, simplemente, cumplir con nuestro dharma, nuestra propia naturaleza.

Ser tú en todo tu esplendor te hará inmensamente feliz. Aferrarte a las virtudes divinas que te han sido otorgadas te llevará, indefectiblemente, a la paz interior. Has llegado a esta vida a brindar amor. Todos los seres humanos hemos sido creados para traer el cielo a la Tierra.

Comenzará a ser una carga y una gran pérdida de energía mentir, ser cruel, indiferente, pesimista, inseguro o cualquier otro comportamiento pasado.

Cierra tus ojos unos segundos y reflexiona: ¿Cómo se siente una persona que camina por la vida llena de bondad?, ¿qué emociones experimenta aquel que solo carga con rencor y avaricia? La respuesta es muy simple.

Nosotros queremos convertirnos en amor y bondad para gozar de un estupendo estado de salud y un gran bienestar. No queremos pasar por esta vida cargados de enfermedades y estrés, ¿no es así?

Si has tenido la oportunidad de leer el libro Escucha tu corazón, salva tu vida, sabrás que he basado mi vida en la práctica de las virtudes más elevadas y solo puedo sentir agradecimiento. En dicha obra, hago mención a cada una de las bondades que conforman mi Tesoro de Valores, pero no tenía la profundidad y sabiduría que hoy me hacen redescubrirlos de una forma más elevada.

El enfoque es completamente diferente, no está orientado hacia los demás, sino hacia uno mismo. He recopilado las cualidades que considero más importantes para hacer de este libro una lectura dulce, placentera y fluida.

Recomiendo vigorosamente a todo el mundo vivir esta experiencia.

Lamentablemente, la felicidad no podemos adquirirla en las librerías. Leer no nos hará más felices, debemos llevar lo aprendido a la práctica. Es fundamental experimentar y vivenciar cada conocimiento que adquirimos. Un libro puede ser una extraordinaria guía, pero solo descubriremos el placer y la dicha cuando llevemos a cabo las prácticas recomendadas.

Puedo intentar describir con palabras lo que siento dentro de mí cuando ayudo a alguien, pero de nada sirve que lo visualices y quieras reproducir esta experiencia en tu mente. Debes hacerlo tú mismo, debes ayudar para poder sentir el gozo en lo profundo de tu corazón. Del mismo modo, que la palabra ayudar no significa lo mismo que la ayuda, leerlo no es lo mismo que vivirlo.

Toda nuestra vida escuchamos historias y aventuras de otras personas y eso es algo fabuloso, pero más lo es cuando lo experimentamos nosotros mismos, ¿verdad?

Arriesga, cambia tu forma de vivir la vida y ten perseverancia. Los resultados son asombrosos y realmente funciona. Nada puede salir mal cuando lo que hay en el fondo es la pura verdad, la belleza del Ser. Caminarás por las más sublimes emociones hacia la verdad humana, hacia el corazón latente que hay en ti.

Te encuentras a una sola decisión de cambiar tu vida para siempre. Hazlo por ti. Solo tú tienes el poder de elegir cómo deseas vivir, qué experiencias quieres tener y qué emociones sentir. La vida es, lamentablemente, efímera. Puedes caminar por ella anestesiado o puedes abrir tu corazón a los más maravillosos milagros para experimentar emociones que te acompañarán cuando esta corta historia haya acabado.

Abraza a tu corazón y mira al amor de frente. No desperdicies el tiempo observando la vida con ojos que no te pertenecen.

Te invita a que emprendas hoy un apasionante viaje a tu Yo auténtico.


Luz



Tu jardín interior


Me gustaría hacer una referencia gráfica, un paralelismo entre nuestra mente y una huerta de campo para que asimiles mucho mejor la sabiduría que deseo trasmitirte.

La huerta lleva mucho trabajo y tiempo si lo que deseamos es que crezcan maravillosos vegetales, hortalizas y frutas. Las semillas para poder crecer necesitan del agua, de la energía del sol y de los nutrientes de la tierra. Nuestra tarea es procurar que la tierra tenga los nutrientes necesarios, plantar cuidadosamente los granos para que todos germinen y evitar distancias cercanas entre ciertos tipos de cultivos para que no se roben unos a otros los sustentos. Es imprescindible que usemos trampas y pesticidas naturales para evitar que las babosas, los topos y cualquier insecto o animal que habita en el campo dañen la plantación.

Debemos tener mucha paciencia, porque la semilla no se convertirá en patata, por mencionar un tipo de hortaliza, de un día para el otro. El clima debe ser favorable, pero también debemos estar preparados para aquellos días en que las inclemencias del tiempo azoten nuestra huerta y la destruyan. Por otro lado, es un trabajo vital quitar las malezas para que nuestra plantación no enferme y pueda crecer con normalidad.

Debemos perseverar y aprender. Cuanto más aprendamos, mejores resultados tendremos. La contemplación es muy importante, ya que al observar con detenimiento podremos detectar comportamientos que nos ayuden a mejorar la plantación. Y por último, el amor y desempeño con que cuidemos de ella será fundamental para que cada semilla que cultivemos se desarrolle en todo su esplendor y a su máximo potencial.

Con nuestro ego, nuestra mente, ocurre igual que con la huerta. Debemos eliminar todos aquellos pensamientos que nos perjudican, las pautas mentales que nos producen malestar y emociones nocivas. Debemos plantar las semillas que nos permitirán experimentar bienestar y crecer fuertes como, por ejemplo, el perdón, la fe, la empatía, la solidaridad, entre muchas otras más. Es fundamental que enfoquemos nuestra mente en nuestras virtudes si esto es lo que deseamos que florezca, ya que si lo que hacemos es posarnos en nuestros defectos y sentimientos negativos eso será lo que prosperará y transformará nuestras vidas en un viaje muy desdichado. Del mismo modo, debemos tomar conciencia de la importancia de alimentarnos sanamente ofreciéndole a nuestro cuerpo las vitaminas, minerales y nutrientes esenciales. Todos los seres humanos necesitamos del agua, del oxígeno y de la energía del sol. Pero también, será vital para nuestra salud que tomemos distancia de todas aquellas personas tóxicas, que solo nos llevan a niveles de energía muy bajos.

El tiempo trae inclemencias y el destino también, con lo cual, es imprescindible que estemos preparados para afrontar todo lo que llegue a nosotros. La sabiduría y el conocimiento universal son las mejores herramientas a la hora de hacernos fuertes y sentirnos preparados para cualquier suceso. Si continuamos el paralelismo, al igual que con la huerta, la contemplación y la observación de nuestra persona nos conducirán a un estadio mejor, porque podremos modificar todo aquello que nos produce malestar para cambiarlo por experiencias positivas. Por último, el amor. Si deseas sentirte saludable, entusiasmado, feliz y agradecido, el amor con el que te trates debe ser para ti el objetivo primordial.

Como conclusión, me gustaría insistir en que aquello en lo que te enfoques crecerá. Procura que la maleza no se propague. Desea para tu vida perdón y enfócate en ello, así el perdón formará parte de tu vida. Planta semillas de amor para que esta sea tu cosecha principal. Enfoca tu mente en tus bondades y transforma tu vida. Tú eres el alquimista.


Avanza sin importar las veces que caigas. Cambia tu vida hoy. No vivas como si fueras inmortal.

Pon en práctica tus dones y alcanza la felicidad total. Disfruta de los más elevados sentimientos. Los que te brinda tu Ser radiante e infinito.



Conviértete en tu mejor amigo

Cierra tus ojos tan solo unos segundos y medita sobre esta idea: ¿Eres tu mejor amigo?, ¿te amas?, ¿realmente te amas y te aceptas?

La amistad verdadera con las personas que elegimos que nos acompañen en el camino porque las consideramos valiosas, es algo muy bueno, lindo y positivo de desarrollar y nos proporcionará un gran disfrute. Sin embargo, no es lo que nos aportará la felicidad perdurable que buscamos.

La estabilidad emocional se alcanza después de transitar el sendero del amor hacia nosotros mismos, hacia nuestra propia verdad, la que ilumina nuestro interior y nos mantiene vivos.

El componente revelador de la amistad reside en que logremos ser nuestros mejores amigos, en convertirnos en aquellas personas con las que nos encantaría transcurrir todo el tiempo que nos queda. La compañía que más disfrutamos. Nuestro mejor compañero siempre es y será nuestro corazón.

Si nos aventuramos en ese camino, podremos destrabar muchos canales obstruidos por el gran desamor que nos invade desde pequeños. Es fundamental, pues, que profundicemos a cerca de esta idea. Por ejemplo, un buen amigo es aquel que está siempre que lo necesitamos, aquel al que podemos revelarle las verdades de nuestro corazón, disfrutar de cualquier aventura, concretar sueños, el que transforma la crítica en un consejo constructivo, el que nos escucha, el que nos contiene cuando estamos angustiados y el que sonríe cuando es momento de celebrar.

Pero, ¿cómo puedes ser un gran amigo de otra persona si no has logrado serlo contigo primero?, ¿cómo puedes amar si no has conseguido amarte?

Te propongo que cojas un papel y un lápiz y escribas todos aquellos momentos en los que te has criticado, te has enojado con ciertas actitudes que has tenido, no has escuchado lo que tu corazón realmente siente o le apetece hacer, no te has permitido disfrutar al cien por ciento por “el qué dirán”, los momentos en los que te aburres, los que no te amas o los minutos que transcurres teniendo pensamientos negativos sobre ti mismo.

Seguramente son muchos, ¿verdad? Pero no te apenes. Todos los seres humanos de este planeta estamos inmersos en un profundo desamor, todos estamos sufriendo la separación. Hemos llegado aquí como Seres de luz maravillosos y nuestra mente, nuestro ego, se ha interpuesto en nuestro camino alejándonos de nuestro verdadero yo. Nos encontramos en una transición hacia esa luz, hacia el rencuentro con el amor que nos pertenece, el amor que realmente somos.

No esperes, pues, a que los demás te completen. Sé alegre contigo mismo, haz cosas divertidas para ti, dite palabras dulces, acaríciate, mímate y abrázate. Haz todo lo que harías por tu mejor amigo, pero esta vez ofrécetelo a ti mismo. Abre un diálogo interior con tu corazón. Tu Ser es tu amigo incondicional y te revelará las respuestas a todas tus preguntas. Sabrás todo lo que tengas que saber.

Es notable que “aquí y ahora” te encuentres leyendo un libro para regresar al lugar que te proporcionará la felicidad que buscas. Hoy has decidido reconectar con esa Fuente. Es un gran paso. Eres un valiente. Abrázate y felicítate.


En busca de un compañero

Muchas veces sentimos soledad. Puede que en todos estos años no hayamos recogido un gran puñado de buenos amigos y nos sintamos solos. Quizás un cambio de vida y restablecer nuestras prioridades provocó que todos los que lo eran hayan desaparecido. También puede ocurrir que al mudarnos lejos las relaciones se hayan enfriado. Existen variados motivos por los que pudimos perder amigos.

Al sentirnos solos, nos desesperamos y pretendemos idear insólitos planes que nos guíen a conocer gente nueva y potenciales compañeros de viaje. Pero resulta muy complicado buscar amigos verdaderos, esos que cuentan con las cualidades que describíamos párrafos atrás. El destino siempre nos ofrece un amigo de corazón cuando menos lo esperamos. Si hacemos esfuerzo y pretendemos establecer relaciones basadas en un resultado, esperando algo a cambio, tendremos la certeza absoluta que no llegaremos a buen puerto.

Debes detectar por qué te sucede esto. ¿Por qué deseas tener amigos? ¿Por qué te sientes solo? Tú sabes la respuesta, y si no es así déjame que te oriente para que puedas notar cuál te resuena más. Porque no eres tu mejor compañero, porque no te amas ni te aceptas. Porque te aburres en tu propia compañía y pretendes que los demás confirmen tus virtudes. Te gustaría que te digan lo lindo y maravillosos que eres; lo inteligente, creativo, sabio, exitoso y amoroso que eres. Anhelas ser escuchado y conversar porque aún no has abierto tu diálogo interior, porque no te escuchas a ti mismo, a tu corazón. La llamada que primero debes atender es la de tu niño interior, que desea fervientemente ser tu amigo y que lo abraces.

Debes meditar y reflexionar de dónde viene esa emoción, desde dónde pretendes relacionarte y por qué te sientes solo. Cuando detectes que se debe a tu propio vacío interior, un gran alivio llegará a ti y habrás roto con el pacto de silencio que tienes con tu alma. Cuando detectas el problema, este está resuelto casi por completo. El gran cambio siempre comienza con un “darse cuenta”.

Esa amistad que tanto buscas solo existe en tu mente, es una recreación falsa de tu ego. La amistad que estás buscando es la distancia que te queda por recorrer entre tu estado actual de amor y el amor divino de tu Ser. Es, en realidad, una construcción emocional tóxica de tu mente, de la herida que tu alma canta por el vacío y el anhelo de amor que tienes. Existe ahí un gran vacío de pureza, de amor, que la mente utiliza para buscar afuera en diferentes formatos.

Pero cuando hayas avanzado en el camino hacia tu propia amistad y aprobación y te ames por completo, grandes y verdaderos amigos llegarán a tu vida. Tendrás hermosas relaciones y sabrás en tu interior que, si por algún motivo desaparecen, no te sentirás solo. Nunca más volverás a sentirte solo. Ese es el gran aprendizaje.

El silencio es el noble canal que te ayudará a conectar con tu verdadero amigo interior. Si no tomas unos minutos de tu día para estar en silencio será imposible establecer esa conexión necesaria.


Tu amigo invisible

Si supieras, si fueras consciente realmente de aquello que te está acompañando, no volverías a sentir miedo nunca más. Va caminando a tu lado, pero te empeñas en ir separado. La principal separación del ser humano, la más importante, es consigo mismo, con su Fuente. Ese amigo invisible es el que hace todo por ti, te da la vida, te da amor infinito, no se despega de ti a pesar de todo lo que le puedas hacer, a pesar de que le estás fallando todo el tiempo.

Da un paso hacia adelante en tu conciencia y reencuéntrate con él. Debes bajar al insondable amor de tu Ser. Eres un milagro. Debes darle cabida al misterio en tu vida. Avanzar y dar un paso adelante con la certeza de que va a aparecer el próximo escalón. Empezar a caminar fuera del control de tu mente y soltar para poder caer en sus manos. Si no tienes fe y no arriesgas no puedes llegar a ese espacio de amor que te construye.


¿Con cuánto amor te tratas?

Tómate el tiempo necesario para observar con cuánto amor te tratas. Quizás notes que no te amas y, por ello, tienes un trabajo que no te gusta, o te descubres comiendo alimentos que no son nutritivos y solo te producen malestar, o mirando programas de televisión de baja vibración donde solo hablan de trivialidades o que mantienes una relación amorosa con una persona que realmente no es la que siempre has soñado.

Es fundamental que te tomes el tiempo de analizar detenidamente quiénes son las personas que te rodean, quiénes son tus mejores amigos. Piensa detenidamente si son aquellos que te inspiran, que te elevan, que te hacen sentir feliz, libre y agradecido.

Si al cabo de unas horas de analizar todo tu entorno y la forma en que te mueves, las actividades y rutinas diarias, notas que no te hacen realmente feliz es, probablemente, porque no te amas. Te ha conducido a ello el gran desamor que experimentas diariamente. Si no te amas es imposible que cuides la forma en que te alimentas, que desees relacionarte solo con personas que te hagan bien, que pretendas para ti relaciones amorosas sanas y un trabajo que te apasione.

Créeme, tú eres tu peor enemigo. No has logrado amarte y aceptarte con tu personalidad maravillosa, única e irrepetible y es, en gran medida, por ello que no experimentas bienestar y, frecuentemente, ves arribar problemas a tu vida. No es tu culpa, no es culpa de nadie. Todo se ha dado según el misterioso orden Divino y todo está como tiene que estar. Solo debes entregarte y disponerte a emprender un hermoso viaje hacia el amor que ya eres.


Estableciendo prioridades

Todos los seres humanos nos vemos sumidos en un profundo estado de egoísmo y estrés. Completamente alejados de nuestra Fuente nos regimos por los parámetros y principios que nuestra mente dispone y que la sociedad reafirma. Así es como emprendemos un viaje hacia el apego. Nos apegamos a nuestros bienes, a nuestros logros y a lo que los demás opinan de nosotros.

Las prioridades suelen ser: obtener un alto puesto en el trabajo, conseguir la mayor cantidad de dinero y bienes que nos sea posible y aparentar algo que no somos para poder “encajar”. Nuestra salud, nuestro bienestar, amarnos y elegir las emociones que deseamos experimentar son prioridades que quedan completamente relegadas.

Para alcanzar la felicidad es fundamental que restablezcamos las prioridades en nuestra vida. No puede ser más importante comprar un coche nuevo que ser buenos y dulces con nosotros mismos. No puede ser más relevante leer revistas triviales que pasar tiempo con nuestra pareja o nuestros hijos.

Te animo a que hagas una lista con las que hoy en día son tus prioridades y observes con atención si crees que cada una de ellas te aporta bienestar, alegría, amor, gratitud, inspiración, equilibrio y energía.

Si no es así debes rehacerla de acuerdo a otros parámetros, no los del ego sino los de tu corazón sediento de amor y paz.


Ámate y cuida tu alimentación

La respiración (el aire), la alimentación y el descanso (el sueño) son los tres elementos que juntos nos mantienen con vida. Sin embargo, a ninguno de ellos le prestamos la debida atención.

Nuestro cuerpo es el templo de nuestra alma. Su funcionamiento es tan maravilloso, asombroso, misterioso y perfecto que jamás podría haber sido inventado por el hombre. Su equilibrio suele romperse con poco y nada. Es decir, que si la calidad de los alimentos que le damos no son los necesarios para nutrirlo y aportarle energía, padeceremos malestares y enfermedades no deseadas.

Si la armonía con la que funcionan nuestros órganos, venas, fluidos, músculos, huesos, células, etcétera se ve alterada, no hay ninguna duda que no podremos sentirnos felices y plenos.

No solo es el estrés el que causa enfermedades y todo tipo de distorsiones y problemas físicos, la alimentación tiene un gran poder de toxicidad o de sanación, dependiendo de cómo nos relacionemos con ella.

Pregúntate: “¿Elijo alimentos que me aporten nutrientes esenciales y energía o me alimento de comida “basura” porque no tengo el tiempo suficiente? ¿Cómo rápido y estresado como si fuera un trámite más o lo hago lentamente para propiciar una adecuada digestión? ¿Le ofrezco a mi cuerpo bebidas y alimentos tóxicos como el alcohol, el café, el cigarrillo o lo cuido de todo ello? ¿Cuando como sirvo en mi plato una cantidad proporcional a mi contextura física y la actividad que realizo a diario o como en exceso y quedo repleto sin poder hacer movimiento alguno?".

Todas ellas son importantes preguntas para que notes si te tratas bien y te amas o si lo que realmente haces es creer que tu cuerpo es una especie de máquina descartable que luego puedes reparar con medicina y seguir adelante como si nada hubiera ocurrido.

Medita unos segundos sobre este pensamiento: “Si tuvieras un solo par de zapatos, ¿cómo lo cuidarías?” Seguramente con todo tu amor y atención para que dure el máximo tiempo posible. Lo mismo debes hacer con tu cuerpo, porque tienes uno solo.

Ámate. Come alimentos sanos como verduras, vegetales y frutas, bebe mucha agua, limita el consumo de grasas y frituras y, por último, regula la ingesta de carne para evitar que tantas toxinas entren en tu cuerpo. Proponte comer sereno, en silencio y sintiéndote agradecido por poder tener en tu mesa tanta variedad de alimentos ricos y nutritivos.


Ámate y ve tras tu leyenda personal

¿Qué es una leyenda personal? Una actividad que realizas desde tu corazón, desde ese espacio de amor que vive en ti y te genera inspiración, pasión, alegría, entusiasmo, gratitud y, por sobre todas las cosas, cero estrés. Pero cuando tu trabajo tiene como único objetivo conseguir dinero y no es algo que disfrutas al cien por ciento es muy probable que te sientas agitado, inseguro, estresado, nervioso y desilusionado.

Todos hemos sido criados para ambicionar, para cumplir con las expectativas de nuestros padres y para seguir los estándares que la sociedad instaura. Son, a simple vista, los objetivos primordiales de los seres humanos. Debemos conseguir un buen trabajo para ser alguien, para poder agradar y obtener la aprobación de nuestra familia ¿no es así? Gracias a ese aprendizaje emprendemos un camino donde la realización y nuestra valía se medirán de acuerdo a la cantidad de dinero que tengamos en nuestra cuenta bancaria.

La realidad, la verdad en la vida reside en que debemos hacer lo que hemos venido a hacer. Todos tenemos una leyenda, una misión en esta vida terrenal que nos encontramos transitando. Hemos llegado para ser felices y para cumplir nuestro destino ofreciendo lo mejor de nosotros.

No es importante si lo que te apasiona es ser panadero, policía, empresario, cantante, piloto, artesano, tenista o cualquier otra cosa. Lo que realmente es primordial es que cuando lo hagas sientas mansedumbre y dulzura en tu corazón, que experimentes el gozo y que no te genere tensión ni preocupación.

Tú eres un ser único, irrepetible, maravilloso y extraordinario. Tienes miles de dones que no has descubierto porque solo persigues el dinero. Tu potencial es infinito porque provienes de una Fuente infinita.

Si hoy decides cambiar tu vida optarás por no morir con esa música dentro de ti. Créeme que ganar dinero no es más importante que ofrecerle a tu cuerpo, mente y alma una actividad que emocione a cada una de tus células, porque desde allí, desde ese espacio, estarás generando una nueva y diferente realidad cargada de milagros y de felicidad. Tu vida se verá transformada por completo si trabajas de lo que te gusta. Tendrá sentido. No pierdas más tu valioso tiempo en aferrarte a tus posesiones y logros porque no podrás recuperarlo. El mundo es un hermoso lugar donde vivir si te dedicas a algo que te hace feliz.

Si deseas producir un cambio, pero te sientes perdido y no sabes qué es lo que realmente te entusiasma, no sufras, date tiempo. El camino hacia el amor es un recorrido lleno de milagros. A medida que te ames más y más, el Universo te irá regalando oportunidades, emociones nuevas, sorpresas, personas, momentos. Pasito a pasito despejarás tu mente de la toxicidad que has cargado durante tantos años. Al estar más cerca de tu Ser podrás vislumbrar cuál es tu misión.

Sé paciente y confía en lo que te digo. Preocúpate por amarte. Lanza al cielo la señal de que decides cambiar tu vida por completo, que anhelas sentirte inspirado y pronto vendrá a ti la respuesta. Mantente atento a las señales. Tu corazón siempre está allí hablándote; simplemente, escúchalo.


Ámate y genera relaciones de amor verdadero

Me pregunto cómo es posible que llegue a mi vida una persona que me ame verdaderamente si no he logrado enamorarme de mí primero. Parece un concepto bastante trillado. Sin embargo, nunca he escuchado algo tan acertado como esto. Es una revelación.

Probablemente, tus relaciones sean fallidas porque te vinculas desde un espacio de incomprensión, de desamor, de ego. Pon atención a esta sabia reflexión:

Si nuestra relación está basada en una necesidad personal no durará demasiado. Una vez que la necesidad haya sido satisfecha, ya sea en el ámbito físico o emocional, la mente buscará otra cosa en otra parte. Si en cambio la relación parte de un deseo de compartir, entonces podrá durar más.

Si sabes remar, puedes remar en cualquier bote. Si no sabes remar, cambiar de bote no te servirá de nada. Cambiar de relación no resuelve el problema de relacionarse. Tarde o temprano estaremos en la misma situación con cualquier pareja. Debemos buscar profundamente en nuestro interior desde dónde empezamos a relacionarnos. Antes que nada, ¿cuál es la relación que tenemos con nosotros mismos? Evaluemos eso. ¿Quién eres para ti mismo? Las prácticas espirituales te ayudarán a obtener la respuesta. Cuando te des cuenta de que tú eres el que da y no el que recibe, solo entonces tu relación verdadera florecerá.”

El camino hacia tu amor será el que atraerá a tu vida las relaciones que deseas, ya sean amorosas, de amistad, familiares o laborales. Relaciónate desde tu corazón y las personas que llegarán a tu vida serán sinceras, cariñosas, bondadosas, entusiastas y amorosas.

Procura que tus relaciones cuenten con los siguientes pilares: admiración, confianza, comunicación, fidelidad, sinceridad, respeto, apoyo incondicional y entrega. Verás cómo empezarán a aflorar relaciones sanas en tu vida.


Ámate y abrázate

Todos los seres humanos de este mundo nos encontramos sumergidos en un intenso dolor. Todos nos encontramos, en diferentes niveles, alejados de nuestra Fuente Sagrada. Hemos llegado a esta vida a transitar determinadas situaciones; muchas de ellas nos producirán una congoja profunda, un gran sufrimiento. Pero si cada vez que arriba a nuestra vida un acontecimiento negativo nos disponemos a tratarnos mal, a criticarnos duramente, a ser crueles, impacientes y violentos con nosotros mismos, estaremos alejándonos cada vez más de la verdad, de la Inteligencia Celestial que nos mantiene con vida.

Boicotearnos no nos conducirá a ningún rincón benevolente. De seguro, nos conducirá a emociones que nos hundirán un poquito más en el desconcierto y el desasosiego.

¿No te sientes cansado de tanto maltrato?, ¿no deseas una tregua?, ¿no te gustaría que tu espejo te cuente algún día lo bello, inteligente, creativo y valioso que eres? ¿Quieres realmente experimentar la paz y la dulzura? Para romper el círculo de violencia en el que te encuentras atrapado te será útil realizar prácticas diarias de amor y de ternura.

Tómate unos minutos para ti, para mimarte, para relajarte. Pon música instrumental, música de relajación zen. Siéntate en un lugar donde te encuentres cómodo. Este será un momento en el que solo pensarás en ti y en quererte, en mimarte. Cierra tus ojos. Cruza tus brazos de forma tal que puedas abrazarte. Abrázate con mucho cariño y acaricia tus brazos mientras pronuncias para ti las siguientes frases: “Te amo. Te amo profundamente y te acepto como el Ser maravilloso que eres”. Si dices tu nombre al principio de la frase, mejor aún. Es muy posible que al comienzo te sientas extraño, porque nunca te has dedicado palabras tan profundas y dulces.

Acaricia ahora tu cara, tu rostro, tu cabeza, tu cuello y no dejes de decirte en voz baja que te amas profundamente, que a partir de ese momento no dejarás de hacerlo. Esa frase debe convertirse en tu mantra diario. Trascurre así diez minutos. Debes acostumbrar a tu mente y a tu cuerpo a recibir esta nueva información.

Haz el intento. Estoy convencida de que esta rutina sanará las heridas emocionales que aún tienes abiertas y te duelen.


Aprobación ajena

Cuando te amas profundamente no pides migajas de amor a cada persona que se cruza en tu camino. Cuando realmente te apruebas no pierdes energía intentando gustarle y caerle bien a todos aquellos que te rodean. No necesitas su aceptación. Te sientes completo.

Reflexiona un instante. Tú eres dueño de tu vida. Eres dueño de lo que te gusta hacer y lo que no, de tu personalidad, de tus ganas de soñar. Completamente dueño de tu mente. Dueño de tu corazón. Procura repetirte esta frase diariamente: “Nada ni nadie tiene poder sobre mí”.

La aceptación del resto no tiene ningún valor, ningún sentido. Tú eres el que debe amarse profundamente y aceptarse íntegramente para poder ser feliz.

Si le das el control remoto de tus emociones a alguien más, este podrá tocar sus botones y hacerte experimentar emociones negativas cuando lo desee. No debemos darle el control de nuestra vida a otros porque entonces nunca alcanzaremos la estabilidad emocional tan deseada.

Si alguien nos dice que somos lindos experimentamos felicidad, pero si, por el contrario, nos dicen que no somos de su agrado la tristeza se apoderará de nosotros. ¿Crees que esta es una forma saludable de vivir? ¿Consideras que no siendo dueño de tu vida y de tus emociones lograrás experimentar dicha y armonía?

Créeme que vivir pendiente de la opinión ajena provoca en tu cuerpo grandes pérdidas de energía. Como si una máquina letal la absorbiera por completo hasta dejarte exhausto. Nunca dejes que los demás te definan.

Decide cambiar tu vida. Hoy puedes decretar que te amarás profundamente sin esperar que los demás lo hagan por ti. Hoy puedes abrazar a tu corazón para brindarle emociones más positivas, sanas y perdurables.


Viviendo a través de los sentidos

Te has castigado durante muchos años. Tus sentidos absorben millones de impactos diarios que construyen tus bajezas, tus dolores, tus emociones, tus inquietudes.

¿Qué ven tus ojos?, ¿qué sabores experimenta tu boca?, ¿qué escuchan tus oídos?, ¿qué recibe tu cuerpo?, y por último, ¿qué huele tu nariz? Si realmente sueñas con amarte para ser feliz debes procurar darle a tus sentidos impactos que te proporcionen emociones sanas y elevadas como: la dulzura, la esperanza, la armonía, la inspiración, el coraje, la alegría, la fe, entre muchas otras más.

No es lo mismo que tus oídos escuchen una melodía zen, instrumental, una canción romántica o alegre, un poema de amor, palabras dulces y de apoyo, el conmovedor sonido de un cántaro de agua, de un cuenco o de un pajarillo, que un tema musical que solo habla de violencia, palabras de rencor, el sonido de las bocinas en un atasco de tráfico, dos personas discutiendo o cualquier otro tipo de sonido que nos exaspera.

Estudios kinesiológicos han comprobado que los pensamientos y emociones de baja vibración debilitan el cuerpo. Es decir, exponer tus oídos a música violenta no solo te provocará irritación, nerviosismo o malestar, sino que también debilitará tu cuerpo haciéndote más frágil y propenso a contraer enfermedades.

Con el sentido de la vista sucede lo mismo. Solemos exponer nuestros ojos a miles de imágenes de ira y rudeza cada vez que sintonizamos el canal de noticias, a muchas publicidades superficiales cuando abrimos una revista, a demasiadas injusticias y egos cada vez que observamos una discusión en la oficina y así nos vamos cargando, poco a poco, de imágenes perjudiciales. Imágenes que nos dan un mensaje que nuestra mente disfruta, pero nuestro corazón padece.

¿No crees conveniente ofrecerle a tus ojos un hermoso video de naturaleza, la majestuosidad del cielo, los árboles que zumban con el viento, palabras mágicas que se esconden tras un libro de sabiduría, un gesto de ayuda desinteresada o dos enamorados que se abrazan?

Tú elijes, mayormente, qué decides ver, cómo deseas vivir la vida. La misma se rige por los sentidos. A través de ellos la contemplas, a través de ellos creas tu realidad. Por eso resulta fundamental cuidar y vigilar con atención los impactos mundanos a los que te expones.

Cuando te conviertes en tu mejor amigo, cuando aprendes a abrazarte y a enamorarte de ti para luego hacerlo del resto, todo se trasfigura, todo cobra otro sentido. Solo querrás ofrecerle a tu cuerpo, a tu mente y a tu corazón sentimientos de pureza y sensaciones placenteras.

Te gustará sentir el perfume de una rosa o la fragancia de un incienso, experimentar la sensación de ternura y suavidad de una caricia en tu piel, escuchar mantras, comer serenamente una comida nutritiva, liviana y energética o presenciar la puesta del sol en el campo. Recuerda, tú puedes elegir.

Quizás te preguntes cómo puedes evitar impactos desagradables si trabajas en la ciudad y no en el campo. Un buen aliado será cerrar tus ojos o esquivar la mirada. Si por ejemplo hay una publicidad en la vía pública de una persona semidesnuda u observas dos personas discutiendo de forma muy agresiva, en vez de mirar con atención optarás por evitarlo, esquivando la miranda y haciendo foco en otro objeto como el tránsito, el cielo o un árbol, hasta que te hayas alejado de ese impacto perjudicial para tu mente.

Al principio te resultará extraño porque te has recreado con muchas situaciones y objetos que a tu mente le gustan y, en consecuencia, te las pedirá. Pero al cabo de un tiempo, cuando notes una gran mejoría en tu estado anímico y te sientas aliviado y feliz, agradecerás la constancia que has tenido de no alimentar tus bajezas.


Escúchate

Solemos maltratarnos continuamente con frases despectivas respecto de nosotros mismos, somos hirientes, violentos, críticos, crueles, somos realmente nuestro peor enemigo.

Tan solo debes observar con atención las palabras que salen de tu boca. ¿Son de aprobación, de aceptación, de perdón, de consuelo, de esperanza, de paciencia, de generosidad, de dulzura, de amor, de alegría?

Te resultará asombroso ver el torrente de desamor con el que bañas tu cuerpo y tu mente todos los días. Y más aún te conmoverá saber que eres lo que piensas, que cada pensamiento que tienes es el que está creando tu realidad. Debes proponerte eliminar de tu vocabulario todas aquellas palabras que solo generan angustia en ti. Procura tratarte bien, vigilar tus pensamientos, desechar los negativos y darle la bienvenida a los benevolentes si lo que quieres es sentirte bien y ser feliz.

Las emociones negativas que le ofreces a tu cuerpo con cada pensamiento dañino producirán en él enfermedades y malestares que no deseas. Es asombroso el impacto que recibe tu físico cada vez que tu mente proyecta un mensaje de desamor, una imagen de violencia. Los pensamientos de baja vibración respecto de ti o de los demás se asimilan a tomar veneno, igual que si le dieras a tu cuerpo un alimento tóxico. Toma conciencia de este comportamiento. Observa con mucha atención la forma en la que hablas de ti mismo.


La posibilidad de elegir

Un factor imprescindible a la hora de alcanzar el bienestar es poner en práctica uno de los dones más valiosos que nos ha sido otorgado y que a menudo dejamos de lado: el poder elegir. Tenemos la posibilidad de optar por una cosa u otra, siempre tenemos la oportunidad de elegir, pero no lo hacemos por no “quedar mal” o por miedo a ser juzgados.

Me ha llevado muchos años el darme cuenta que hacía actividades que no me apetecían del todo y que, al cabo de un tiempo, me producían desgano, agotamiento y enojo. Cuando decidí amarme, aquel antiguo comportamiento cambió. La libertad de elegir es algo que disfruto mucho. Por ejemplo, si no deseaba asistir a una reunión social o realizar una llamada telefónica incómoda, simplemente, no lo hacía. Si correspondía pedir disculpas por no haberme presentado explicaba que realmente no era un buen momento y que, simplemente, no tenía ganas de presenciar dicho evento.

Siempre con la verdad de frente y con gran dulzura y delicadeza pude excusarme de todos aquellos compromisos que solo me producían ira. Fue un gran avance hacia el amor y lo recomiendo enérgicamente.

Observa con atención cuántas cosas haces en el día que realmente no te apetecen y deja de hacerlas inmediatamente. Ganarás energía, alegría y bienestar. Nada bueno puede resultar si lo que haces conlleva un sentimiento solapado de obligación, de falsedad, de esfuerzo y de enojo.

Estamos repletos de compromisos que podemos evitar si no nos aportan amor, entusiasmo y gratitud.

Estamos cargados de “debería”. Continuamente nos decimos que deberíamos hacer una u otra cosa. ¿Has notado que cuando hablas de esta manera lo que realmente significa es que no quieres hacerlo, que lo llevas a cabo porque consideras que socialmente corresponde hacerlo? ¿Pero cuáles son las prioridades? ¿Acaso las convenciones sociales están por encima de tu corazón, de tu paz y de tu bienestar? Tú sabes la respuesta.


La calidad del amor

¡Cómo cambia la calidad del amor que ofrecemos cuando nos amamos de verdad! Amar con la mente no es lo mismo que amar con el corazón. Amar con la mente es amar desde un lugar de ambición, de querer obtener algo a cambio de otra cosa, de saciar las bajas vibraciones del ego. Pero amar a alguien cuando hemos logrado amarnos a nosotros primero es sublime e imposible de describir con palabras.

La dulzura y el cariño que puedes ofrecerle a otro surgen de un espacio de bondad, de luz y, por ende, es puro, verdadero y sanador. Todo tu entorno notará el cambio, todos te dirán que te notan diferente y que experimentan una energía más dulce, bonita y positiva cada vez que están a tu lado; algo que antes no sentían.

Cuando te amas intensamente tu corazón gobierna tus actos y tu vida. Los círculos virtuosos de alegría comenzarán a formar parte de tu rutina. Te sentirás fresco, renovado y agradecido. Sentirás que perteneces y que todo te pertenece.


Poesía

Lee poesía. Crea una rutina, un espacio de amor donde puedas mimarte. Dale a tu cuerpo, a tu mente y a tu alma el alimento que mejor le hace, el que pone en funcionamiento el milagro de la creación, el sincrodestino de la vida.

Relájate y ríndete a un poder sutil, superior, que orienta todos tus pasos. Cada verso será una caricia para tu alma que está deseosa de recibirla, sedienta del amor que hace tanto no le ofreces.

Al leer un poema de amor conectarás de forma directa con tu verdadero yo, con su lenguaje universal. Entrarás en sintonía con el alma del mundo. La música que genera un verso tras otro es fundamental para poder sanar las heridas que te producen tristeza y desolación. Podrás anular a tu mente, sencillamente, porque la poesía es un lenguaje que no comprende. En consecuencia podrás estar en el momento presente “aquí y ahora”, en un estado de paz, de meditación.

No solo leer poesía te conducirá al bienestar, escribir un poema de amor es una maravillosa herramienta de superación personal. Te conectará directamente con tu corazón, abrirá el diálogo interior que has bloqueado tanto tiempo. Podrás sumergirte hondo en ese río divino que son tus virtudes, en tu tesoro interior. Explorarás rincones nuevos y descubrirás emociones que te resultarían imposibles de advertir de otro modo.


Eres una Fuente Infinita de Amor

Eres Amor. Eres un ser muy valioso. Hay un espíritu viviendo dentro de ti que te mantiene con vida, que sabe lo que más te conviene, lo que te hace bien y lo que te produce dolor. También sabe cuáles son tus sueños y tus necesidades, sabe darte todo el amor infinito que necesitas para sanar, pero se siente muy solo porque no lo has abrazado. Ignoras el potencial de vida que se encuentra en ti y, posado en la aceptación externa, te desvinculas de él para emprender un camino hacia el desconsuelo.

Sentir que estás separado de la verdad, de la Fuente, es lo que te produce una gran angustia. Por ello, te invito a que te reencuentres con esa Inteligencia Infinita de vida que te pertenece y que te enamores de ti tanto como puedas. En el mismo instante en que abraces a tu corazón, te reconciliarás y sanarás las heridas producidas por esa distancia, un gran alivio invadirá tu cuerpo y tu mente.

Trátate bien, mímate, sé dulce y haz lo que tu corazón canta, no lo que tu mente complicada desea, porque eso solo te producirá estrés. La lejanía con nuestra alma, nunca puede ofrecernos emociones sinceras, elevadas, sanas y positivas.

Ámate y conviértete en tu mejor amigo. Sana tus emociones, tu cuerpo y tu mente. Hazte Uno con el Poder que te ha creado.


Practicando el amor y la amistad

El siguiente ejercicio cumplido diariamente te conducirá, conjuntamente con la práctica de otras virtudes, a establecer una relación de amistad verdadera con tu corazón, de amor intenso y radiante con tu Ser. Haz el intento.

Proponte firmemente tratarte bien y ser dulce contigo mismo, sin criticarte, durante las próximas veinticuatro horas. Si, por ejemplo, algo ha salido mal y has cometido un error o te miras al espejo y lo que observas no le gusta a tu mente, dite para ti mismo: “Hoy he elegido aceptarme con todo mi Ser, con mi cuerpo y personalidad maravillosa. Si algo no ha salido como pretendía comprendo que no es exclusivamente por mi culpa, el Universo decide que así debe ser para que tenga determinadas vivencias, aprenda algo más y transite mi karma. Me entrego a la energía sutil y magnánima que ordena todo mi Universo y dejo de criticarme para optar por amarme fuertemente”.

Debes aplicarlo todas aquellas veces que sabes que te maltratas sin sentido. Verás que lo haces mucho más frecuentemente de lo que imaginas. Opta por mimarte y hacer algo que te gusta en vez de ser duro contigo mismo y despreciarte. Seguramente te gustarán tanto las emociones nuevas que experimentes que querrás volver a repetirlo día tras día.

Es importante que haga un matiz. Si eres consciente de que, con tus actos, has lastimado a alguien más no debes implementar este ejercicio, simplemente porque lo has hecho adrede y debes subsanar el error. La autocrítica es muy positiva para superarse y convertirse en una persona más sabia y bondadosa.



Mi tesoro de valores. Tú tesoro.



Hace muchos años recopilé en un pequeño tesoro aquellas virtudes que sentía que me hacían especial y que me permitían vivir en mi corazón. Al practicarlas todos los días me alejaba un poquito más de mi mente, de mi ego. Supe que era un fabuloso camino para transitar la vida mundana siendo realmente feliz y lo publiqué en el libro Escucha tu corazón, salva tu vida.

Sin embargo, la obra Lo mejor de ti ha sido para mí un redescubrir, una revelación, ya que siempre he volcado mis valores hacia los demás, pero nunca hacia mí misma. Ha sido asombroso darme cuenta que es un estupendo instrumento de autoayuda y superación personal. Me siento emocionada por poder compartir contigo y con el mundo entero mi tesoro de valores, los valiosos dones divinos con los que hemos llegado a la Tierra.

Te animo a que formes el tuyo y lo hagas propio. Pon todas tus virtudes en un cofre y habla de ellas a diario. Ponlas en práctica sin perder la fe y verás cómo tu vida cambiará definitivamente. Tendrás otros ojos. Verás la vida desde un prisma que nunca antes habías concebido.

Cada vez que hables de tus fortalezas, que las desarrolles, que las sientas dentro de ti, algo se estará trasformando. Experimentarás sentimientos elevados y maravillosos que sanarán tu mente, tu corazón y tu cuerpo. Estarás ofreciéndole a tu vida el alimento que necesita a diario para que este viaje sea placentero y asombroso.

Haz el intento. Abre tu mente a un mundo paralelo. Aprecia cómo la vida es multidimensional. No reposes solo en tu ego. Baja algunos peldaños hacia tu corazón. Desde allí la vida es absolutamente conmovedora.


Luz


Si te ha gustado esta experiencia y deseas ampliar tu conocimiento y sabiduría,
te invito a que continúes con la lectura de Lo mejor de ti,
donde encontrarás más de catorce virtudes divinas.


Estar en mi corazón


A mí me gusta
estar en mi corazón,
el lugar donde me explico
y me trato con amor,
el lugar donde no existen
las verdades de otros,
sino la que construyo yo,
el lugar donde me acepto
y me brindo devoción.

Tan solo un segundo
en su manto
me une más a Dios,
pues es allí donde residen
los reflejos de su voz,
las respuestas
de su resplandor.

A mí me gusta
estar en mi corazón,
el lugar donde
todo lo puedo,
donde me permito
ser yo,
saltar entre mis sueños
y bailar como un gorrión,
el rinconcito edulcorado
donde encuentro
mi dulzor.

A mí me hace bien
estar en mi corazón,
actuar desde la palabra
limpia y cristalina
que resuena
en mi interior.


Bibliografía


Lo mejor de ti. Luz Boscani. Autor-editor. España, 2016.

Estar en mi corazón. Poemas para aprender a amarme. Gael Rodríguez. Autor-editor. España, 2016.



Conoce más sobre los autores


www.luzboscaniygaelrodriguez.com

BLOG: Un viaje a tu centro

Facebook: Luz Boscani y El Poeta Celestial


Luz Boscani, nacida en Buenos Aires, Argentina, conocida como La mujer del tesoro de valores por haber desarrollado sus virtudes desde pequeña, siempre se sintió movilizada por ayudar a las personas a superar las dificultades y alcanzar la felicidad. Licenciada en Marketing y con grandes éxitos en su trayectoria profesional, tras un profundo cambio renunció a todo y volcó sus objetivos al servicio y la ayuda desinteresada. Hoy dedica sus días a escribir textos de autoayuda espiritual, amor, superación personal y bienestar.

Obras como Quitando capas de la cebolla, Lo mejor de ti y 21 respuestas revelan cómo Luz es precursora en la implementación de métodos inusuales como herramientas de superación personal y autoayuda. Con un enfoque completamente nuevo conduce al lector a la sanación de su vida de una forma sencilla y enriquecedora. Muchas personas vieron sus vidas transformadas tras poner en práctica los métodos de autoconocimiento y conexión divina que Luz imparte.

Su visión de la vida, su pureza y dulzura conmueven a la persona más escéptica. Logra, a través de sus palabras, trasmitir sabiduría universal con claridad y una gran profundidad. 


Gael Rodríguez, conocido como El Poeta Celestial, nació en Madrid, España. Poeta místico y escritor. Tras casarse con el amor de su vida, Luz, se retiró junto a ella a la cima de una montaña, logrando la autorealización y la más profunda inspiración.

Gael Rodríguez es, probablemente, el poeta que más ha escrito sobre superación personal. Sus versos y ensayos crean una auténtica obra de autoayuda. Su misión es ofrecer a las personas un instrumento mediante el cual puedan conectar con su corazón, encontrar la paz y vivir en armonía y plenitud con la vida.

Efímero, Tu Yo Poderoso y su Colección poética de superación personal lo convierten en un referente contemporáneo del pensamiento transformacional.

Una mirada fresca, mística y desafiante que crea una nueva corriente poética.


Luz y Gael se han convertido en la pareja de escritores espirituales y humanitarios que conmueven corazones en todo el mundo, con sus más de 32 títulos publicados.

El notable crecimiento en el mercado electrónico de habla hispana ha superado todas las expectativas. Países como México, España, Colombia, Chile, Argentina y EEUU encabezan el ranking de los más vendidos.

En el año 2015 desplegaron sus alas para conquistar al público anglosajón con la publicación de seis de sus obras en inglés: Honey Heart, Ephemeral, Sri Sri. Poetry for Self-Improvement, 10 Steps to Create a True Relationship Forever, The Little Great Book of Love and 10 Foolproof Steps to Achieve Professional Success, The Little Great Book of Work and Thoughts to Reach Fullness. 301 Selection of Quotes.


Descubre a Luz Boscani

Escucha tu corazón, salva tu vida, Quitando capas de la cebolla, 10 Pasos para crear una relación verdadera y para siempre, El pequeño gran libro del amor, Come con conciencia y transforma tu vida en 15 pasos, 10 Pasos infalibles para alcanzar el éxito profesional, El pequeño gran libro del trabajo, Soluciones espirituales para tus problemas de pareja, 10 Pasos clave para sanar tu vida, El pequeño gran libro del bienestar, Pensamientos para alcanzar la plenitud. Selección de citas 301, Lo mejor de ti, 21 Respuestas, Ámate y 100 Verdades que aprendí de la vida y 10 poemas de amor.


Descubre a Gael Rodríguez

Sri Sri. Poesía para la superación personal, Corazón de miel. Poemas de amor, Efímero. Citas de un buscador, La rosa que te viste. Poemas de amor, Cómo escribir un poema de amor, Tu YO poderoso, Amor, Viento, Estrés, Devoción, Colección poética de superación personal, Identidad, Hubo un tiempo, 100 Verdades que aprendí de la vida y 10 poemas de amor y Evolución existencial.


Luz y Gael nos dicen: “Si perseveras en el camino hacia tu corazón y dedicas tiempo al estudio y cultivo de tu persona, potenciando tus virtudes, alcanzarás, sin duda, la verdadera felicidad”.


Actualmente, sus libros se encuentran disponibles en formato digital y en papel en las cadenas de distribución y librerías electrónicas más importantes del mundo.



Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-34 show above.)