Excerpt for Quiero, puedo y voy a ser rico by , available in its entirety at Smashwords



QUIERO, PUEDO Y VOY A SER RICO

Smashwords Edition

Copyright Octubre de 2017

Tenerife - España



De

Albert Zaid




Smashwords Edition

Published by Albert Zaid at Smashwords

Todos los derechos reservados.

Licencia de uso para la edición de Smashwords

La licencia de uso copyright de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estás leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, haz el favor de dirigirte a Smashwords y descargar tu propia copia.

Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.





ÍNDICE



¿ES POSIBLE HACERSE RICO?

LA DECISIÓN

LA ACCIÓN

QUIÉRETE A TI MISMO

¡GOBIERNA SOBRE TI!

¡CONÓCETE A TI MISMO!

EL NIÑO Y YO (RELATO)

PAUTAS PARA SUPERAR EL RENCOR Y LOS TRAUMAS

CÓMO SALIR DEFINITIVAMENTE DE LA POBREZA

NUNCA DIGAS QUE NO PUEDES

ACEPTA TU ASPECTO FÍSICO

EVITA LOS CONVENCIONALISMOS SOCIALES

AUTOIMAGEN Y AUTOCONCEPTO





Tanto si piensa usted que puede, como si piensa que no puede, está en lo cierto”

Henry Ford



¿ES POSIBLE HACERSE RICO?



Hacerse rico no es un imposible, es una realidad factible que solo depende de usted mismo, ¡de nadie más!

Nadie, que no sea usted mismo, podrá alcanzar esta meta, porque no depende de otro que no sea usted. Por mucho que usted trate de modificar e influir en la conducta de otras personas, jamás logrará que ellos puedan hacerle rico; porque para serlo, la única conducta que tiene que cambiar es la suya propia.

No es un imposible porque sino nadie lo sería, esta es la mejor prueba, y, siendo posible, ¡usted puede lograrlo!, tal y como otros ya lo han hecho.

Si no quiere hacerlo, dígase a usted mismo; ¡no quiero llegar a ser rico nunca!, y verá cómo, inevitablemente, nunca llegará a serlo. Usted jamás llegará a ser rico aunque pueda llegar a tener todo el dinero del mundo en sus manos, porque su mente lo ha asumido así y jamás saldrá de esa casilla en que la ha encumbrado.

Hay otra manera mucho más fácil, práctica y sencilla de seguir siendo pobre el resto de su vida y jamás llegar a ser rico: ¡dúdelo! Asome el fantasma de la duda en su pensamiento y/o determinación de salir de su estado actual de pobreza y verá cómo su mente obedece fiel y ciegamente a sus instrucciones: ¡tengo dudas de que alguna vez en mi vida pueda llegar a tener todo lo que quiero!

Más aun, existe una tercera opción para jamás salir de la pobreza; dígase a sí mismo que todo esto que está leyendo es una sarta de estupideces, que para llegar a ser rico solo hay que tener suerte en este mundo y que cada quien tiene marcado su destino desde su nacimiento. Una vez que haya hecho esto, hágase el favor de cerrar este libro y seguir haciendo su vida como hasta ahora la ha venido haciendo. No pierda mas el tiempo en leer este texto. Siga dedicándose a atormentar su existencia torturándose a sí mismo en la confianza de que con un sueldo o unos ingresos medios que le dan para sobrevivir podrá llegar algún día a tener todo lo que quiere.

Ahora bien, si lo que quiere es cambiar su vida, atrayendo la fortuna hacia sí en la justa medida de sus exactos deseos, siga leyendo este libro, que aquí obtendrá las respuestas que tanto busca.

Para llegar a ser millonario o multi-millonario, no es necesario ser muy inteligente, porque la mayoría de los ricos del mundo no lo son, al contrario, los que se empeñan en desarrollar su inteligencia siempre terminan trabajando para los ricos.

Tampoco hay que estar exento de enfermedades o deficiencias físicas, ya que existen muchísimas personas discapacitadas para quienes no ha sido un obstáculo su minusvalía para llegar a ser inmensamente ricos.

Las cosas que hay que hacer y los pasos que hay que seguir para acceder a la Diosa Fortuna en realidad son muy pocos, pero infalibles. Seguramente, usted ya conoce algunos de ellos, pero jamás los ha puesto en práctica. En cuanto los conozca a plenitud, tenga conciencia absoluta de ellos y comience a ejecutarlos su vida cambiará definitiva e irreversiblemente.





LA DECISIÓN



Para que usted pueda llegar a ser todo lo rico que quiera, tiene que decidir que lo va a ser, mientras no lo haga olvídese de este propósito. No puede dejar ningún resquicio para la duda. Su determinación tiene que ser firme y definitiva;

≪Voy a dejar de ser pobre≫

≪A partir de ahora voy a ser rico≫

Su concepción cultural de la riqueza tiene una influencia determinante en este sentido. Usted solamente podrá llegar a ser todo lo rico que desee, nunca más. Si sus apetitos materiales se conforman con vivienda y coche, eso solo será lo que alcanzará, y nunca llegará a tener nada más. Si usted piensa que una túnica para cubrirse y un plato de comida diario le son suficientes como riquezas, pues solamente eso obtendrá, tal y como lo hacen los monjes budistas. Alguien dijo una vez que no es más rico el que más tiene, sino quien menos necesita. Usted debe preguntarse qué nivel de riquezas desea alcanzar, cuán rico quiere llegar a ser, con cuánto de los bienes materiales que hay en este planeta se conforma, y, a partir de allí comenzar el proceso de ensamblar su pensamiento para dirigirlo a lo que tiene claro que necesita. No piense que por desear mucho más que otros es usted más egoísta, o que por desear menos es tonto, al contrario, lo más importante para usted debe ser lo que quiere para sí mismo, independientemente de lo que otros quieran para ellos, o pretendan alcanzar.

Es irrefutablemente cierto que la riqueza o la pobreza no son una situación material de unas personas que tienen más que otras, sino una forma de pensar, que tiene sus consecuencias prácticas.

Si hoy día se le quitaran todas las riquezas a los ricos y se les entregaran a los pobres, a la vuelta de muy poco tiempo los ricos volverían a estar tanto o más ricos que antes, y los pobres volverían a estar tan o más pobres que antes de haber adquirido las riquezas. En consecuencia, siendo el ser rico una forma de pensar, que se traduce en una forma de vivir y en una forma de hacer las cosas, simple y llanamente lo que tenemos que cambiar es esa forma de pensar de pobre a una nueva forma de pensar de rico.

Usted tiene que dejar de pensar que es malo tener riquezas. Saque de su mente la idea de que es pecado ser rico. Libérese de la asociación de riqueza con egoísmo y maldad. Piense que si su Dios le quiere, no puede desear para usted sino el bienestar absoluto, así como usted mismo lo desea para las personas que ama. Si un hijo o pariente muy cercano suyo se hace con una fortuna, seguramente usted se pondría muy feliz por ello, y porque también él podrá compartir parte de esos momentos de tranquilidad que puede permitirse con su nueva fortuna con usted mismo. De igual manera, su Dios se pone inmensamente feliz cada vez que usted obtiene riquezas y disfruta de ellas, y, a mayores riquezas, mayor felicidad para su Dios.

Lo que seguramente no le gustaría a su Dios es que para acceder a las riquezas usted deba empobrecer a otro u otros. Pero ¡alégrese!, porque esto nunca será necesario, al contrario, una de los motores que alimentarán sus riquezas constantemente serán sus conductas generosas para con aquellos que nada tienen, lo cual, obviamente, también hará muy feliz a su Dios.

A medida que crezca su propio bienestar, usted estará en mayor capacidad de dar bienestar a otros.






Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-5 show above.)