Excerpt for Método Quántico. El código secreto para ganar dinero. by , available in its entirety at Smashwords

MÉTODO QUÁNTICO.

EL CÓDIGO SECRETO PARA GANAR DINERO.

MAGO77

CREDITOS

La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estás leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, haz el favor de dirigirte a smashwords.com o para descargar tu propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.

ÍNDICE


CREDITOS

INDICE

CAPITULO 1: INTRODUCCIÓN AL MÉTODO QUÁNTICO.

CAPITULO 2: EL FUNCIONAMIENTO DEL UNIVERSO MENTAL.

CAPITULO 3: EL POCO CONOCIDO PODER DE LAS CREENCIAS.

CAPITULO 4: EL EXTRAÑO MUNDO EN EL QUE VIVIMOS.

CAPITULO 5: ¿QUÉ ES LA REALIDAD?

CAPITULO 6: NIVELES DE CONCIENCIA.

CAPITULO 7: PSICOLOGÍA CUÁNTICA DE LOS CASINOS.

CAPITULO 8: NUESTRA MENTE NO DESCANSA NUNCA.

CAPITULO 9: PRÁCTICA, DEMOSTRANDO LOS MÉTODOS A TRAVÉS DE LOS JUEGOS DE AZAR.

CAPITULO 10: OTRA MANERA DE GANAR DINERO.

CAPITULO 11: EL SIGILOS CASI INVERSO.

CAPITULO 12: OTRAS FORMAS MENOS CONVENCIONALES DE USAR EL MÉTODO QUÁNTICO, Y GANAR DINERO EN JUEGOS DE AZAR.

CAPITULO 13: PSICOLOGÍA CUÁNTICA DE LOS CASINOS II

CAPITULO 14: OTRAS FORMAS DE SIMBOLIZAR.

CAPITULO 15: PSICOLOGÍA CUÁNTICA DE LOS CASINOS III

CAPITULO 16: CÓMO CREAR UNA EMPRESA CON EL MÉTODO QUÁNTICO, Y LLEVARLA RÁPIDAMENTE AL ÉXITO.

CAPITULO 17: PSICOLOGÍA CUÁNTICA DE LOS CASINOS IV

CAPITULO 18: EL ARTE DE LA TRANSMUTACIÓN MENTAL.

CAPITULO 19: MÉTODO PARA SALIR DE CUALQUIER POZO.


INTRODUCCIÓN AL MÉTODO QUÁNTICO

El método Quántico lleva su nombre porque le es conveniente al autor. Es bonito, atractivo… En fin, tiene todo lo que necesita un titulo para ser llamativo. Pero nada nuevo se contará aquí, desde tiempos muy lejanos ya se practicaba este método por algunos hombres y mujeres, y se beneficiaban de ello, claro, aunque sólo lo hicieran de manera inconsciente, sin descifrar y comprender completamente los procesos mentales que asomaban a través de los buenos resultados.

El método quántico se experimenta, y nada más. Aquí no hay lugar, por el momento, para el debate filosófico ni científico. Se experimenta, como la vida misma, bajo el mandato de prueba y error, y se disfrutan sus beneficios.

La gente normal desconoce que dichos procesos mentales están señalados explícitamente en distintos textos de las logias o hermandades que controlan y gestionan nuestra evolución, el mundo en general. Se puede comprobar buscando libros masones o rosacruces, por ejemplo, en Internet, tampoco es un secreto ahora. Hasta la Kabbalah judía ya tiene videos en You tube, donde se revelan claves precisas que siempre estuvieron ocultas.

En todo caso, por alguna razón, estos temas se están empezando a abrir al público. Esta exposición puede salir bien o no, pero se da por hecho que los arquitectos de nuestra realidad han dado el visto bueno, del mismo modo que durante siglos lo han ocultado. Puede ser una clara señal de que estamos en un momento apto para conocer y aplicar estos procesos sin destruirnos en el intento, como casi sucede en los tiempos de la tierra media, donde la brujería era practicada sin control, de manera irresponsable, causando verdaderos estragos, que hicieron peligrar a la civilización como la conocemos.

Se supone, insisto, que es buena idea escribir esta clase de libros ahora. Y lo haré como lo siento, con un relato verídico, biográfico, detrás, y los ejercicios y mis experiencias, que harán el resto, que tratarán de desnudar lo que siempre se hizo y nadie sabía, lo que siempre quedó mal indagar.

El aspecto teórico en el Método Quántico no es nada sino se plasma en experimentos reales. Esto es más un juego de experiencias que algo que debamos profundizar mediante la contemplación, la religión o el misticismo.

En el método quántico, como en la magia del caos, las creencias no son causas de nada, ni emblemas dignos de defender, simplemente son una herramienta para la consecución de un objetivo. Aclaro nuevamente antes de empezar. Las creencias son herramientas para provocar un cambio, no son verdades absolutas. Bajo esta mentira se fundó nuestra civilización, pero se irá quebrando conforme avanzan los tiempos. Quienes lo sabían, se beneficiaban de ello.

Las creencias se utilizan, y luego se desechan amablemente si comienzan a perjudicarnos. No son causa, son recursos para modificar la realidad cuando se necesita. De ese modo se ha constituido el universo, muy a pesar de las mil millones de religiones y corrientes científicas existentes.

Sin más, espero que el texto os haga reflexionar sobre esta parte del conocimiento oculto que ahora está comenzando a florecer en las plazas públicas. Y que sirva claro, de otro modo no tiene ninguna relevancia. Con esta amable intención ha sido escrito.

De manera especial, porque yo pasé por eso, quiero dedicar este libro a todos aquellos magos modernos y a todas aquellas magas modernas, cuyos espíritus indomables, ya descendidos a nuestra realidad, les remueve violentamente la vida una y otra vez, haciéndola odiosa muchas veces.

El camino del verdadero buscador es duro, y en parte he escrito este libro para darles luz en su día a día, en el aspecto vital del dinero al menos. Esta maravillosa gente ya no puede trabajar 8hs al día para nadie, porque sencillamente sus respectivos espíritus se los impide, pero esta parte “espiritual” ya incontrolable, tampoco les ofrece claramente alternativas para vivir esta vida con abundancia y alegría, porque son muchos los conflictos subconscientes que tenemos con la felicidad. Y en este mundo, por ahora, no vasta con rezar el padre nuestro todos los días, la escalofriante realidad lo hace evidente.

En todo caso, todos necesitamos dinero para vivir, pero la gran diferencia es que los magos lo ganamos con nuestra intuición, con pasión y locura, ya no podemos hacerlo a través del sometimiento psíquico de un tercero. Por lo cual, estos métodos que expongo, realizando una correcta meditación sobre los mismos luego, les puede otorgar una llave maestra para siempre, con respecto al dinero como energía; sea para encontrar negocios rentables, para expandir un proyecto, para destruir la sociedad de consumo, o para vivir de los juegos de “azar” mientras se estudia y trabaja en cuestiones más importantes.

Que les sirva a todos, pero especialmente a ellos.

Recuerdo al lector, que el método quántico no es infalible, que como cualquier proceso que requiere de nuestra parte inconsciente, simplemente aumenta las posibilidades de que un evento tenga lugar o no, esto realmente depende de las actuales variables y sus probabilidades de manifestación. La magia es como ir bien vestido y peinado a una entrevista de trabajo, tendrás muchas más posibilidades de conseguirlo que si vas sin elegancia y con el cabello revuelto. Con la magia mejoras cualquier probabilidad, pero no verán convertirse un elefante en hormiga con los métodos que iré anunciando en esta primera parte. Tal vez en la segunda parte cuente alguna locura semejante. En todo caso, para desilusión de todos, no he conocido a muchos Gandalf en los distintos círculos que he frecuentado, aunque claramente unos cuantos ostentaban serlo. Todos somos estudiantes de esta ciencia experimental, que funciona sin discusión, pero cuyas variables aún no manejamos a la manera deseada. Imagino que con el descubrimiento del fuego habrá pasado lo mismo. Cientos de años pasan entre el descubrimiento de algo sin precedentes y su perfecta utilización en la vida.

Comencemos.

EL FUNCIONAMIENTO DEL UNIVERSO MENTAL

Desde pequeño sospeché que la vida se movía con unos patrones aparentemente ocultos pero posiblemente deducibles si uno se dedicaba a contemplarlos y a tratarlos con un rigor casi científico. Pero era niño y sólo me quedaba en eso, existía una ingeniería social que me calificaría de loco si dedicaba la vida a analizar los sucesos que ocurren. Ya de grande supe que existían los magos de verdad.

En todo caso, de pequeño, a mi me sucedía lo siguiente.

Cuando una niña del colegio me gustaba mucho, yo era muy enamoradizo, deseaba con sana locura estar con ella. Lo escribía en todos lados, lo visualizaba, me pasaba el día montándome la película de que estaba con ella y que ella me quería. Pero nunca conseguí que me quisieran con ese método. Sólo se cumplía mi deseo, y exactamente casi siempre era así, cuando ya no me importaba que la niña me quisiera o cuando ya quería a otra. En pocas palabras, cuando ya me había olvidado del deseo original, cuando le había perdido el miedo a que no se cumpliera.

Entonces me fui dando cuenta de que podía conseguir cualquier cosa si la deseaba mucho durante un tiempo y me olvidaba luego, con voluntad diaria y disciplina, engañando a la conciencia. Tenía que existir una ingeniería psíquica en todo esto.

Cada vez que se me venía a la mente el deseo o algo relacionado a él, fijaba mi atención sobre cualquier cosa existente en ese momento y que permitiera evadirme del asunto. Cuando se es niño es más sencillo, los juegos me deslumbraban, como a cualquiera, y siempre eran un buen puente hacia el olvido del deseo.

El olvido forzoso se practica durante 30 días, y con el tiempo, la mente se acostumbra a olvidar más rápido. Todo es entrenamiento, cualquier cosa que uno quiera hacer, se mejora entrenándola.

En aquel tiempo sentía que ya tenía mi primer arcaico sistema para cumplir deseos, y funcionó siempre menos en el intento de enamorar a Tania. El deseo era más que grande que mis capacidades de olvido.

A los pocos años descubrí que todo lo que pensaba ya se había descubierto mucho antes, y que ciertas prácticas que me parecían muy originales, estaban mejoradas y adaptadas, y sobre todo, que este mágico mundo que ya tenía dentro, contaba con muy poca difusión, y siempre estaba cubierto por un tenue y a veces grotesco manto de silencio.

EL POCO CONOCIDO PODER DE LAS CREENCIAS

A día de hoy, vivimos de aquí para allá, esclavos de algo siempre, perdiendo el tiempo, carentes de voluntad propia. Desconocemos el funcionamiento de nuestra mente, sobre todo de su principal atributo, su dualidad: Conciencia-Inconsciencia. En pleno siglo XXI la mayoría del mundo desconoce aspectos fundamentales de sí mismo, aspectos ya demostrados y conocidos desde hace cientos de años, pero jamás publicitados, ni siquiera en su exposición más lógica y sensata, la educacional. No. Hay que aprender que las cosas importantes en la vida no te las dirán nunca por televisión, que la revolución, jamás será televisada, y que todo ese aparato gigante, llamado “sistema social”, no tiene ningún interés en que encuentres la llave de la prisión donde estás en este momento. De hecho, vive de la ignorancia de todos estos datos que iré anunciando. ¿Quién, en su sano juicio, aceptaría el contrato social y todas sus esclavistas cláusulas, si supiera controlar su realidad mental-emocional (la única realidad que podemos conocer) con voluntad y conocimiento? Sería como ganar la lotería y continuar trabajando 10hs al día en el MacDonals de tu ciudad, ganando las miserias que pagan. Ni un loco lo haría.

Daré una serie de ejemplos, para que se adquiera la conciencia de la suprema importancia de nuestras creencias.

Hace unos años, en un pueblo de México, un hombre, por cuestiones del destino, quedó encerrado en una cámara frigorífica. Según las pruebas forenses, el fallecido tenía síntomas provocados por un intenso frío. Lo curioso del asunto es que la cámara frigorífica no estaba encendida. Su propia creencia materializó el frío en su cuerpo mental, y consecuentemente murió.

Existe un experimento nazi que concluye lo mismo.

Durmieron a su víctima, le hicieron cortes superficiales en todo el cuerpo, lo dejaron en una bañera llena de sangre, con restos humanos que simulaban ser los propios. Luego golpearon a la victima, hasta que se despertó. Cuando despertó y vio la escena, “creyó” que había sido asesinado, y consecuentemente, falleció.

Hace unos años, a través de Tania, conocí el caso de una tribu norteamericana, cuyos miembros eligen, desde hace más de mil años, el día de su muerte. No son muertes violentas, sino todo lo contrario, naturales, en algunos casos inmejorables.

Ellos piensan que es normal, y les parece una locura que el mundo occidental delegue semejante cosa a temas relacionados al “azar” o en muchos casos, a patologías familiares. Nada más ni nada menos que el día de su muerte.

Les resulta de una extrañeza irreconciliable. Ellos saben que elegimos vivir en este mundo, y que elegimos cuándo llegamos, y que podemos elegir cuándo dejarlo.

Ellos hacen lo mismo que hizo mi padre, que repitió toda su vida que moriría a los cincuenta años, al igual que su padre, mi abuelo. Y de ese modo, nunca de otro, el muy inapropiado lo consiguió. Nunca supo, como nadie lo sabe tampoco, que lo que en verdad sucedió, fue que se pasó décadas programando a su parte Inconsciente para que tal suceso tuviera firmeza irremediable. No existe otra causa para ello. Abrid los ojos porque estamos ante un tema muy importante. Del mismo modo que te puedes programar para el día de tu muerte, también te puedes programar para tener éxito, en cualquiera de sus formas.

Ya iremos viendo cómo.

Pensando sobre el poder de las creencias, siempre recuerdo un slogan que, según me han dicho, tienen en alguna oficina de La Nasa. Lo tienen adherido a una pared, según me han comentado, y sirve de motivación para quien lo mire: “Aerodinámicamente, las abejas no pueden volar. Lo importante es que ellas no lo saben”. Y la previsible foto de una abeja.

EL EXTRAÑO MUNDO EN EL QUE VIVIMOS

El pasado trimestre leí una entrevista a un físico ortodoxo que reconoce que al final el universo se parece más a la idea hippie del mismo, con ondas invisibles y vibraciones constantes, que al concepto retrasado materialista, que reinó a la fuerza en nuestras mentes durante todo el proceso “educativo”. En otra ocasión leí a un mago que decía que conforme la física avanzaba, el universo iba tomando unos mecanismos más brujeriles cada vez, y que la ciencia terminará encontrándose con la magia tarde o temprano. Más tarde aún se encontrará con Dios.

Recordar que los padres de la ciencia eran ocultistas, después se distanciaron, con la intención, creo yo, de mantener a salvo de ciertas mentes los conocimientos que en parte pondremos a la práctica en el libro. Luego, como cualquiera puede comprobar, la iglesia Católica y demás entidades, por los motivos espirituales que fuesen, han intentado erradicar esta verdad, pero como los conocimientos más importantes siempre han estado cifrados, lo primordial se pudo salvar.

A nivel social todavía continuamos sin discutir la biología psíquica del universo en el que vivimos, y nadie parece interesado en la realización de dichas discusiones, pero con el tiempo serán inevitables.

Como di a entender en los primeros párrafos, no daré como verdad a ninguna forma de idea religiosa o mística.

No creo en nada en particular, sospecho realmente que toda nuestra percepción del mundo es meramente mental, y emocional, y también sospecho la veracidad, por experiencia propia, de la idea general de la magia, en su fundamento básico, que reza que todo lo que percibimos aquí, se moldea en planos inconscientes (plano astral o superior para el ocultismo, o estado alfa o superior de conciencia, para la neurociencia). Por lo cual deducimos que, operando correctamente allí, en los planos “espirituales”, traemos tesoros aquí. Y nada más. Que todo lo que percibimos aquí, es el efecto de una causa de un nivel mental superior. Que cuando nos sentimos derrotados, fracasados, frustrados, sólo percibimos los efectos de esto, que siempre son espirituales. Está demostrado hasta el cansancio. Si podemos operar correctamente en estos planos o niveles mentales, los actos mágicos son altamente eficaces. Y la clave está en aprender métodos actuales para la labor, ya que estos mecanismos siempre han estado ocultos bajo el manto de la superstición, las velas, los bailes y los disfraces. Ahora podemos disfrutar de estos conocimientos mentales sin tanta extravagancia. Como todo en esta vida, la magia mental se ha modernizado, hasta convertirse en un Método Quántico, libre de prejuicios y supersticiones.

De todos modos, explicar que las extravagancias no tienen otra intención que la de ir creando ambiente, ir aquietando nuestras funciones cerebrales para comenzar a adentrarnos en nuestro sistema operativo, en nuestra parte más íntima. La anomalía del evento, genera curiosidad en nuestra parte inconsciente, y se brinda más receptiva. Nuestra mente Inconsciente, que según la neurociencia abarca el 92% de la realidad perceptible, siendo nosotros sólo “concientes” del 8% de lo que sucede, entiende con Símbolos, con representaciones, y los disfraces son muy ingeniosos para esta labor.

Nunca descarten los disfraces, llegará el día en que un ejercicio amerite uno, y mejor tenerlo cerca.

La realidad, si es definible, es una sola. Todas las dimensiones o planos mentales, en verdad son uno solo, nosotros sólo podemos ser “concientes” de uno a la vez, pero nuestra mente profunda tiene acceso al listado entero.

Así se explican las cientos de miles de premoniciones comprobadas. Y también la imposibilidad física de encontrar el origen de algo, por lo cual, para la física ortodoxa, es motivo suficiente para no creer en Dios. Ellos no perciben la necesidad de una entidad divina en el gobierno de todos estos efectos, ya que no tienen causa si los analizan con la razón, con el cerebro emitiendo ondas beta, y consecuentemente, pueden prescindir de la idea de un gestor y creador.

En los últimos tiempos, la física está intentando ir un poco más allá de la cuestión, descubriendo el Éter (todo sale de Éter, todo vuelve a Éter) o los campos magnéticos.

Percibimos efectos, no existen causas únicas en este plano. La intuición es una puerta al futuro más inmediato, y para cualquier deporte o la vida misma, gana quien la tiene más desarrollada, simplemente porque cuenta con información del futuro, privilegiada, y puede tomar mejores decisiones que quien no las tiene. Todo esto, lógicamente, sucede en planos inconscientes. Rebajando la actividad cerebral, meditando, comenzamos a volar hacia nuestra parte profunda, y podemos comenzar a experimentar de verdad todo lo que nos rodea, su mensaje, lo que nos quiere decir, siempre a través de símbolos. El gato que se acerca, o el gato que no se acerca y te mira de lejos, y la aguja del reloj marca las 3, un número que no puedes dejar de ver. Cuando relajamos el cerebro e intentamos interactuar con el entorno, empezamos a desarrollar lo que se conoce como Conciencia Mágica. Yo le llamaría supra-conciencia.


¿QUÉ ES LA REALIDAD?

Lógicamente, esta pregunta no tiene respuesta única, sin embargo, en estos tiempos nuevos y buenos, podemos decir, al menos, qué no es la realidad. Podemos detectar la farsa, y mediante este ejercicio de inteligencia, acercarnos un poco más a esa realidad profunda y única, lugar donde todo yace y desde donde se crea la realidad que percibimos en estado de vigilia.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-10 show above.)