Excerpt for Cinco Mil Días y Una Noche by , available in its entirety at Smashwords




CINCO MIL DÍAS

y

Una Noche



Joel Aguilozi




Sinopsis:


En cumplimiento de su deber, Naomi Berks es herida de bala, lo que le provoca el coma. A partir de ese acontecimiento su vida se desarrolla en dos caminos paralelos, que cambiaran por completo de una manera drástica lo que fuera la dinámica cotidiana de una guardiana de la ley. Su familia, sus amigos y compañeros de trabajo sufren junto a ella, preguntándose si en algún momento despertará de ese sueño.




Smashwords Edition

Copyright © 2017 por Joel Aguilozi

Todos los derechos reservados.



Table of Contents


Introducción

Año 1. Capítulo 1: Comprensión.

Año 1: Capítulo 2: La Ira.

Año 1: Capítulo 3: El pasado inmediato.

Año 1. Capítulo 4: Esperanza.

Año 1. Capítulo 5: Una visión del más allá.

Año 1 Capítulo 6: Felicidad.

Año 1. Capítulo 7. Días festivos.

Año 2. Capítulo 8: Sufrimiento.

Año 3. Capítulo 9: Niñez.

Año 3. Capítulo 10: Desesperación

Año 3. Capítulo 11: Dudas.

Año 3. Capítulo 12: Naturaleza y Ego

Año 4. Capítulo 13: Liberación absoluta.

Año 4 Capítulo 14: La luz de la esperanza.

Año 5: Capítulo 15: Una segunda oportunidad.

Año 5. Capítulo 16: Un paso adelante.

Año 6 Capítulo 17: Instinto animal.

Año 6: Capítulo 18: Bondad.

Año 7: Capítulo 19: Un brillante año nuevo.

Año 7: Capítulo 20: La investigación avanza.

Año 8: Capítulo 21: Tristeza.

Año 8. Capítulo 22: Engaño.

Año 9. Capítulo 23: El árbol de la vida.

Año 9. Capítulo 24: Verdades ante la luz.

Año 10. Capítulo 25: Un amor juvenil.

Año 10. Capítulo 26: Adiós para siempre, Anthony.

Año 11. Capítulo 27: Un anhelo imposible de cambiar.

Año 11. Capítulo 28: Nada peor que la traición.

Año 12. Capítulo 29: Los últimos deseos.

Año 12. Capítulo 30: Dudas que se aclaran.

Año 13. Mes 1.

Año 13. Mes 2.

Año 13. Mes 3.

Año 13. Mes 4.

Año 13. Mes 5.

Año 13. Mes 6.

Año 13. Mes 7.

Año 13. Mes 8: Cinco mil días y una noche.

Breve Biografía de Joel Aguilozi.




Introducción



Afuera, la mañana resplandecía aun cuando el viento arrastraba los crujientes indicios del otoño, que se anunciaba prematuro.

Naomi Berks, sargento de policía de la delegación numero cinco de la ciudad de Houston, abrió los ojos mientras el sol sobre la almohada, abrazaba poco a poco su cabellera castaña.

Su tesoro más amado, trepó a su cama y la sorprendió con un beso en la mejilla. La ansiedad de Henry por comenzar la importante etapa que cambiaría su vida, no le permitió un segundo más en la paz de su habitación.

Ese regalo del cielo llegó seis años atrás, y esa mañana comenzaría su primer día de clase. Los nervios eran inevitables; en la madre, porque por primera vez dejaría a su pequeño al cuidado de manos extrañas, y en el niño, por lo que significaba cursar su primer año escolar.

Abundaron las recomendaciones, hasta las más inverosímiles. A pesar de sus pocos años, Henry comprendió de qué se trataba, y trastocando los papeles trató de calmar esa ansiedad que también su mamá estrenaba. El momento del gran cambio había tocado a la puerta.

Acompañados por la sinfonía del viento que de a momentos se enfrentaba con las ventanas bañadas de sol, desayunaron. La mujer, divorciada desde hacía casi cuatro años, acompañó a su hijo hasta la puerta de una nueva experiencia, el colegio, donde lo prepararían para enfrentar el futuro y ser un hombre de bien. Lo despidió con un abrazo y un gran beso, y también una lágrima que retuvo todo lo que pudo.

Caminó tres calles, sumida en un nuevo pensamiento. Que extraña sensación, dejar al pequeño Henry en la puerta del establecimiento ¡Cómo había crecido! El banco que Naomi custodiaba, emplazado frente a la iglesia de San Agustín, era uno de los más importantes del lugar. Como hecho curioso sólo había sufrido un robo en ese año. Tiempo atrás, la brigada desbarató tres posibles golpes en diferentes bancos. Misión para la que Naomi fue designada, ya que además de desempeñarse como sargento de la fuerza, incursionaba también en el servicio de inteligencia.

Vestida impecablemente con su uniforme, pasó sus dedos sobre la placa que lucía en la chaqueta gris. “Sargento Berks”, 2ª División, decía con letras en relieve. Amaba su profesión desde siempre, pero más que nada en el mundo, amaba a su hijo.

El sonido de la alarma sorprendió a los distraídos transeúntes.

Naomi los vio acercarse, eran cinco individuos con mascaras de látex y armados. Por instinto, desenfundó su arma al tiempo que dio la voz de alto. Los delincuentes hicieron caso omiso; el miedo la paralizó tan sólo un segundo y disparó. La respuesta fue un golpe, un fuerte dolor en el abdomen y la niebla envolviéndola. Antes de desvanecerse por completo, vio, arriba, una marquesina, y abajo, a sus ejecutores que se acercaban. No podía gritar ni moverse. El tiempo se detuvo. Sintió que se elevaba; como si volara, y rezó. Fuera de toda lógica, dadas las circunstancias, pensó en el postre que guardaba en la heladera para sorprender a Henry al regreso de su primer día de clase.

La presión de un pie apoyado en su pecho, sumado a la voz de una mujer ordenando – ¡Acaben con ella! – fue lo que en ese momento escuchó.

No lograba comprender, menos aún, razonar.

Fue fácil –dijo el mal viviente que respondiendo a la orden recibida, disparó casi a quemarropa sobre la sargento que yacía indefensa en el suelo con el pecho teñido de rojo. Ese segundo impacto dolió menos, pensó.

La sirena de la cruz roja, penetró en sus oídos. Aun seguía viva. Sintió la “comodidad” de una camilla en su espalda. El dolor tomó las riendas y la ausencia quería llevarla a su reino.

“Uno, dos, tres” El shock sacudió su cuerpo. Luego del segundo choque eléctrico, abrió los ojos. Una brillante luz, la cegó. Inmediatamente todo se fue perdiendo entre una bruma blanda, tranquilizadora, a la que se entregó sin luchar, liberada del dolor.

El prado rodeado de colinas onduladas, fue lo primero que vio. Por una fracción de segundo creyó estar sumergida en un sueño.

– ¿Dónde estoy? –Se preguntó – ¿Acaso he muerto?

El sonido proveniente de un aparato, que sonaba rítmicamente al compás de un” tic, tac”, apaciguó cualquier duda.

De pronto, la figura de un anciano de rostro pálido y barbas blancas que reposaban sobre sus arrugadas manos, apareció de entre la niebla, como si flotara.

– ¡Al fin has llegado! – dijo sonriendo.




Año 1. Capítulo 1: Comprensión.



– ¿Quién eres? –preguntó Naomi, confundida. El extraño visitante rodeado de un aura blanca, habló.

–Soy aquello que hace feliz a cualquier ser vivo, soy la expresión de tu corazón ante algo gratificante. Yo, vivo dentro de ti. Llámame, “Alegría”

– ¿Qué es este lugar? ¡No puedo sentir mis piernas, ni mi cuerpo! ¿Es acaso el infierno? El anciano miró hacia la gran colina, y le respondió, sereno

–Te equivocas, aún conservas tu alma. No es un sueño, ni tampoco el infierno. Es un estado producido por tu mente.

Naomi, aún desconcertada, entró en estupor, cuando comprendió lo que le estaba sucediendo.

– ¿No me digas que esto es…? Como saliendo del subsuelo, escuchó voces metálicas que se le dificultaba comprender. Luego llantos, y un grito desconsolado, un llamado. La voz, era de Henry.

Naomi, no lograba atar los cabos del razonamiento mientras su conciencia insistía en que se trataba de un sueño del que sin dudas despertaría muy pronto.

– ¡Es mi hijo! ¡Puedo oírlo! ¡Me esta llamando! ¡Necesito despertar ahora! En ese instante recordó lo sucedido; el momento cúlmine, cuando el último disparo de aquel hombre enmascarado intentó conducirla a la muerte. El llanto de Henry; luego los gritos se fueron alejando como por un túnel. Naomi, se dejó caer en el vacío, ya sin esperanzas, y allí yacía, bajo un frondoso tilo en flor, cuando el viejo ser de luz, se acercó, y apoyándole la mano sobre el hombro, dijo:

–Deberás recorrer un camino largo y difícil. Te encontraras con océanos, montañas, peligrosos riscos, y quizá fuego, pero para que puedas moverte con más facilidad te daré un par de alas blancas. Tu sabrás en que momento usarlas. Estoy aquí para ayudarte, para que superes esta experiencia dolorosa. Un extenso camino te espera; si tus esperanzas fueran nulas, yo no existiría – Si bien el aturdimiento aun llenaba su cabeza, las palabras del anciano le transmitieron paz y serenaron su pensamiento.

Naomi se levantó, con la impresión de estar flotando. Reconoció aquellas zonas montañosas, era el lugar donde pensaban pasar unos días de descanso con Henry, durante las vacaciones.

La voz del anciano la sacó de la ensoñación –Para poder vencer tus temores, debes comprender que no esta todo perdido. Al ver los ojos del viejo, Naomi vio en ellos, reflejada la esperanza y una paz profunda.

– ¡Sígueme! Sin pensarlo dos veces, su nuevo compañero se lanzó del risco extendiendo sus alas. Ella, libre de temor, hizo lo mismo, y el calor de la brisa la envolvió al momento que un par de alas aparecieron de improviso en su espalda. Ambos recorrieron aquel mundo formado de viejos y futuros recuerdos desconocidos.

Sin alertarla, su guía se detuvo sobre un campo de flores.

Percibió el perfume, era un campo de rosas blancas, pinceladas por el rojo de las amapolas que crecían acá y allá. Por breves segundos, creyó ser la protagonista de una pintura de Van Gogh.

–Estas flores son libres como el viento y puras como los animales –indicó el anciano – Dime, Naomi ¿A qué le temes? ¿Puedes entender de qué hablo?

–No quisiera pensar en eso por ahora –contestó. Por momentos le costaba coordinar sus pensamientos. Mientras, la fragancia de las flores la hechizaba filtrándose hasta su cerebro.

Trató de manejar la situación y salir por su cuenta de aquel encanto. – ¡Entonces es verdad! ¡Estoy al borde la muerte! El viejo sonrió al escucharla; al menos ahora entendía que estaba al borde de la muerte y no muerta, como lo creyó al principio.

– ¡Que la muerte llegue dependerá en gran parte de ti, Naomi!

–He comprendido que estoy en coma. Seguramente tendida en la cama de un hospital, mortificando a mis seres queridos ¿Esperando que? ¿Acaso no es la muerte el único desenlace que me espera? El aroma de las flores, trajo alivio, ¡pero el llanto de mi hijo es más de lo que puedo soportar! – dijo al borde del llanto.

–El despertar de tu conciencia es un largo camino lleno de pruebas y decisiones que deberás tomar en su momento. La pregunta es: ¿Estas preparada para afrontarlo, Naomi? La pregunta la irritó. Además, ¿por qué ese anciano no entendía que lo único que le importaba era salir de esa situación y abrazar a su hijo que sin duda estaría asustado? Presa de angustia, y a punto de gritar, sin embargo se contuvo tratando de controlarse. Algo muy fuerte en su interior la impulsaba a escuchar al anciano.

– ¡Dios sabe que mi deseo más profundo es despertar y ver a mi hijo en este preciso instante! –dijo, mirando al cielo, mientras el viento, que anunciaba tormenta se arremolinó a su alrededor.

–Entonces, primero, deberás saber perdonar. Haz alimentado durante años el odio en tu corazón y eso no es bueno, sobre todo para ti. Por es odio haz cerrado la puerta a la felicidad, de la alegría; debo decirte que represento a la alegría que llevas en tu corazón. Ella se sorprendió al oír esas palabras que hacían crecer su esperanza, aunque también sus dudas. ¿Cómo podía aquel hombre viejo, representar a la alegría?

En esa disyuntiva se encontraba cuando reemprendieron el vuelo. Esta vez adentrándose en un túnel oscuro, hecho de árboles muertos; bajo cuya sombra encontraron un cementerio. El corazón de Naomi latía muy rápido como anunciándole lo que vería. A medida que se acercaba a las lápidas, su cuerpo se tensaba y sus manos se crisparon al ver la tumba del Capitán Berks, su abuelo, asesinado a sangre fría por un par de mafiosos. Se arrodilló, conmocionada por los recuerdos, lloró sobre la lápida grabada. Aquella muerte y los acontecimientos que la rodearon la atormentaban desde pequeña, y ahora sentía dentro de si, una sensación nueva que no lograba descifrar.

–Este es mi mayor trauma – dijo en vos baja. El graznido de los cuervos, tan oscuros que dificultosamente se distinguían contra la oscuridad del túnel, llenó su corazón de angustia.

–Esta es una de las pruebas que deberás pasar –dijo el anciano con voz serena, y agregó enseguida – Siendo yo uno de tus sentimientos, se que este es un trauma que jamás lograste superar. ¿Estoy en lo correcto? Naomi secó sus lágrimas.

– ¡Es verdad! –afirmó.

Como salidos de la nada, una pareja ya madura, apareció de pronto, llevando consigo un mustio ramo de flores.

–Ellos son la verdad que puede llevarte al futuro. El señor y la señora Harrison. En otras palabras, los mafiosos que asesinaron a tu abuelo.


Naomi, por segunda vez entró en shock. Los médicos y las enfermeras trataban de estabilizarla, consiguiéndolo después de cinco largos minutos. Desde la ventana del hospital se anunciaba una tormenta.

Cada experiencia que Naomi viviría en ese mundo mágico, paralelo al real, repercutía en su cuerpo que yacía, maltrecho, en la sala del hospital donde esperaba por el despertar y el reencuentro con su vida y sus afectos.


Como invisibles animales, los truenos rugían, y los relámpagos destellaban en los rostros de los asesinos de su abuelo, sin embargo, en los ojos de la mujer, se veía crecer el arrepentimiento.

–Hemos recorrido un largo camino para llegar hasta aquí –dijo. Tuvimos nuestro castigo por mano de la ley, pero no fue lo peor. Desde que mi marido mató a tu abuelo, nuestras vidas han sido un calvario permanente.

Naomi apretó los dientes y cerró los puños con fuerza, clavándose las uñas en las palmas, hasta sentir el ardor del odio.

– ¿Y que esperaban? ¿Una condecoración, por matar a un hombre bueno, humilde de corazón, incapaz de lastimar a nadie? ¡Nunca los perdonaré! –dijo por lo bajo. ¡Jamás!

–Entonces si esa es tu decisión, te pedimos que purifiques nuestras almas destruyendo nuestros recuerdos.

– ¡No soy como ustedes! – dijo Naomi.

La mujer, vieja y maltrecha, suplicó y lloró por el perdón –No es fácil entender que el ser humano esta expuesto a las tentaciones de un mundo material, pero, ¡que sabio, es saber perdonar!

Entendiendo ahora las palabras que momentos atrás, pronunciara Alegría, lo miró con los ojos brillantes de lágrimas y entendió que, despertar y poder disfrutar de lo que más amaba, dependía de ella.

–Si nos perdonas – dijo el hombre – te aseguro que tu odio ira aliviando, y aquel trauma que te persigue desde niña, se extinguirá, para que des el primer paso en el camino del regreso.

Naomi, vio en el viejo mafioso una mirada de arrepentimiento sincero. Mientras su llanto mojaba la tierra de aquel cementerio, recordó que su abuelo le enseñó algo importante acerca del perdón, cuando era niña.

“Ante la mirada de Dios, hasta la serpiente más venosa merece compasión. Si eso es verdad, cualquier crimen puede ser perdonado ante los ojos del creador y sus hijos, ya que también ellos tienen ese don.”

Alegría, que aún sonreía, se acercó y dijo.

El viaje puede ser tan largo como tú quieras. Para afrontar este dolor debes comprender que cualquier error merece el perdón, cuando el arrepentimiento es sincero.

Naomi, pensó y el recuerdo de su abuelo tocó su corazón ¿Qué ganaría no otorgándole el perdón a aquellos seres arrepentidos representados en almas? El mal ya estaba hecho y no podía volver atrás. Realmente, ella debía perdonarlos, era lo que su abuelo le enseñó y Alegría le aconsejó.

Se acercó, y al sentir compasión, su alma por primera vez en muchos años se iluminó, supo que para recontarse con su hijo, debía hacer que el perdón floreciera como las rosas blancas y las amapolas que momentos antes le dieran esa vivificante sensación de paz. Se acercó más, los miró directamente a los ojos y dejó escapar las palabras que de inmediato aliviaron su corazón.

– ¡Los perdono! – Y cientos de ángeles cantaron alabanzas y encendieron antorchas, iluminando aquella tenebrosa parcela rodeada de cuervos. Un milagro sucedió, cuando a medida que veían la luz, los negros pájaros se transformaban en palomas. Las almas de los Harrison se iluminaron, y tomados de la mano, con la mirada puesta en Naomi, ascendieron hacia la eternidad. Misteriosamente, Alegría rejuveneció al menos diez años. Naomi abrió sus alas y ambos sonrieron. Ella había comprendido.

– ¡Has hecho lo correcto!, ahora, tu corazón se ha llenado de alivio. El odio y el rencor deterioran el alma.

Volaron a hacia otro recuerdo, creado por la ahora, calmada mente de Naomi.

El olor húmedo y acre de un bosque tropical captó su atención; árboles y flores, era la naturaleza que ella siempre quiso proteger, que se desarrollaba en verdes infinitos frente a sus ojos. Sin saber la razón, sintió una ráfaga de frío, y la vegetación tembló frente a ella, emitiendo un fuerte y crujiente sonido repetido y lejano.


La habitación del hospital se sacudió cuando una fuerte ráfaga de viento cerró de golpe una de las puertas y los vidrios se esparcieron por doquier.




Año 1: Capítulo 2: La Ira.



Su sentido del olfato, le recordó la salsa que preparaba, cuando los domingos cocinaba para su hijo. El aroma a albahaca y tomate fresco la invadió con una agradable sensación, pero no podía precisar si era el mediodía o la hora de la cena.

El aire punzante, enfrió su cuerpo. Recibía los adelantos de la tormenta que se acercaba. Las perforaciones de los balazos ardieron.


Alegría caminó con ella adentrándose en el bosque. Sobre una rustica roca descansaba una mujer, de ropas blancas de fina seda.

– ¿Quién eres tu? Le preguntó Naomi.

–Me llamo Esmeralda, en el pasado tuve tu espíritu, he vivido aquí.

– ¿Quieres decir que tu eres?... La mujer sonrió.

–Así es, soy una de tus antecesoras espirituales –dijo poniéndose de pie –Ven, acompáñame y camina conmigo. Vamos a dar un paseo.

El bosque, empapado de humedad y calor sofocante que llamaba a la lluvia, emitía una fragancia natural propia de las zonas calidas. –Este lugar es realmente hermoso ¿no lo crees? – Dijo Esmeralda –y agregó de inmediato – Entiendo que quieras despertar, yo siempre quise hacerlo y nunca pude. Naomi, la miró, mientras pequeñas gotas brillaban en su cabellera.

– ¿Por qué nunca has podido despertar?

–Mi conciencia pertenece a muchos años en el tiempo, en la época del renacimiento. Igual que tú he temido al destino, y también me acosó la culpa.

– ¿Qué clase de culpa?

–Sufrí el maltrato de mi padre, por lo que, inadecuadamente educada, cometí muchos crímenes. He matado, también robado, pero aun así no encontré mi destino y me rendí ante la muerte.

La lluvia cubrió el bosque. El lodo entorpeció el paso de las dos mujeres, que se refugiaron bajo un inmenso abedul. Descansaron; en lo alto, las ramas, parecían acompañar con su mecer los lamentos de esmeralda, que siguió hablando –De alguna u otra manera estamos conectadas. Has sufrido maltratos en el pasado, pero debes saber que si quieres despertar, tendrás que aprender a ser como la naturaleza, pura y libre como el viento. Siempre y a pesar de los tropiezos, no negarte a aceptar que nunca es tarde para nada que quieras hacer. Ten paciencia; si crees en ti misma el despertar llegará, sin importar el tiempo que te lleve, no te rindas nunca a un destino fatídico como lo hice yo; convéncete que luego de una fuerte tormenta, el arco iris se hace presente en algún lugar de tu alma, y la luz del sol te abraza para demostrarte que nunca es tarde para volver a empezar.

La tremenda tempestad cesó. Sin que ellas lo notaran, el bosque cobró vida con un bello amanecer, Esmeralda sonrió, y sin mediar despedida, simplemente desapareció.

Cuando Naomi dirigió su mirada hacia Alegría, vio que había rejuvenecido aun más y su forma se fue borrando; sin embargo, antes de desaparecer por completo evaporado en el aire, dijo:

–Un largo camino te espera. Recuerda lo que has aprendido y trata de mantenerme con vida y no dejarme envejecer – dijo – ¡estoy seguro de que nos volveremos a ver!

No sabía si lo sucedido era producto de un sueño o deliraba; sin embargo esa sensación de alivio era real.

Poco a poco le parecía notar que cuando su mente la llevaba a viajar por el extraño mundo de su inconciencia, se producía un tire y afloje entre su realidad y sus “sueños” por llamarlos de algún modo. Era como una batalla en la que ella no intervenía, sino que se dejaba llevar por esos caminos tan mágicos y al mismo tiempo tan vívidos.


Podía sentir la frescura de la almohada en su mejilla y el aroma a limpio se introdujo por su nariz que lo recibió con placer. Notó que ya no estaba de espaldas en la cama; seguramente la voltearon de lado, para que su pobre anatomía descansara de estar siempre en la misma posición. Una voz desconocida la inquietó, y supo que su compañera de cuarto era Daiana, que recién ingresaba y que su condición era la misma que la de ella.


Sus pensamientos naturales se destruyeron, tornándose en esa atmósfera tenebrosa que la transportó a una situación en la que jamás pensó encontrarse.

¡Una guerra! En la que fue testigo de las explosiones, el fuego, el aterrador sonido de las ametralladoras y la muerte sucediendo a cada segundo. De pronto, la voz de una mujer la llamaba con desesperación. Y sin que pudiera acercarse, la vio caer, con la cabeza atravesada por un proyectil. Sentía la terrible impresión que provoca el miedo, cuando es más fuerte que todo razonamiento.

Se acurrucó dentro de una trinchera, tratando que ese miedo no la condujera a la locura. No lograba entender su presencia en ese lugar. A través del humo que provocaban los proyectiles, otra mujer, alta, fuerte y esbelta, cruzaba imponente por entre los soldados. Repentinamente todo el entorno adquirió otra dimensión. Las explosiones se congelaban en el aire y los movimientos se veían como en cámara lenta, asemejándose a los efectos especiales en una película de acción. La extraña mujer habló, apretando los puños y mirándola directamente a los ojos.

–Me conocen por el impulso de los corazones que agobiados por el dolor, a veces buscan la venganza y hacer justicia por mano propia. ¡Soy la ira! – afirmó la mujer. La fuerza y la convicción con que se expresó, no dejaron duda en Naomi, y de inmediato se puso de pie con fuerza renovada y el despertar de un instinto desconocido.

El escenario de la guerra volvió. Ese recuerdo era el deseo reprimido que latió en Naomi desde niña; defender como soldado la tierra que la vio crecer. Aún cuando sus causas no fueran las mismas que las de aquellos que fomentan las guerras entre los pueblos con el fin de hacerse del poder.

Siguió avanzando, hipnotizada por un instinto asesino, dispuesta a despojar al enemigo del derecho de la vida. Se dio cuenta que no podía comunicarse con otros sentimientos. La ira estaba presente en su cerebro.

–Dime ¿Es verdad que quieres despertar?– preguntó la mujer

–Es verdad –Contestó ella.

– ¿Te parece que tu anhelo es correcto? ¿Acaso crees que el mundo es color de rosa? Lo que estas viendo, esa masacre de vidas puede ser una desgracia para la mayoría, aunque para otros tiene un fin altamente redituable.

Naomi, tuvo la sensación de que dos fuerzas poderosas pugnaban por ella. Un nefasto pensamiento la invadió con una pregunta punzante “¿Qué objeto tiene despertar en un mundo tan cruel?” Intentó desecharlo, mientras la ira sonreía anticipando la respuesta.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-17 show above.)