Excerpt for Mucho like y poco corazón by , available in its entirety at Smashwords



Mucho like y poco corazón

Por José María Moncasi de Alvear



Smashwords Edition License Notes:

Copyright © 2017 José María Moncasi de Alvear

Primera edición electrónica

Licencia de uso de la edición de Smashwords

Este libro electrónico gratuito puede ser copiado, distribuido, reenviado, reimpreso y compartido, siempre y cuando se haga de manera íntegra, sin alteraciones, y el lector destinatario no tenga que pagar por él. La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.


Diseño de cubierta por José María Moncasi de Alvear



















































ÍNDICE





INTRODUCCIÓN



OFICIO ÚNICO.



AMAR APASIONADAMENTE.



PENSAR LO QUE NADIE HA PENSADO.



PENSAR ES LA NUEVA TECNOLOGÍA.



DATAÍSMO: LA NUEVA RELIGIÓN.



LA NOBLEZA DEL SILENCIO.



APROPIARSE DEL TIEMPO Y ESPACIO.



BUENAS PERSONAS.



BONHOMÍA.



EPÍLOGO.



AUTOR.



















INTRODUCCIÓN

Sirva este libro cómo muestra de agradecimiento a mis dos familias. La de sangre: mi mujer y dos hijos y a mi madre, por ser el motor de mi vida y haberme dado la vida. Y a la académica. Gracias al profesor Joseba Bonaut, mi primer Decano en la Facultad de Comunicación y Ciencias Sociales, de la Universidad San Jorge, que siempre me ha transmitido, sin querer, su bonhomía, que supo impregnar, con su ejemplo, a sus equipos académicos a lo largo de sus años como Decano. A la Universidad dedico mis días y energías al noble arte de enseñar y trazar el camino a futuros profesionales del Marketing y la Comunicación Corporativa.

Gracias a mi equipo académico en el Máster Universitario en Marketing y Comunicación Corporativa que tengo el privilegio de dirigir. Vaya mi agradecimiento a Neus, Vicente, Tamar y Juan, que siempre están a mi lado, en los buenos y, sobre todo, en los malos momentos que son aquellos, estos últimos, dónde verdaderamente se demuestra la lealtad y la amistad. Gracias al claustro de docentes del Máster que son los que les transmiten a nuestros alumnos nuestra manera de entender la enseñanza. Y a mis compañeros de Facultad, Manu, Cristina, María, Teresa, Elena, Joe y tantos que, gracias a su ejemplo y buen hacer, aprendo a ser mejor persona.

El libro, es fruto de mi intervención en el Acto de Graduación de los alumnos de los Másteres Universitarios de la Universidad San Jorge, en su edición 2015-2016, en el que actúe como padrino. El mismo lo he estructurado en tres partes. La primera, poniendo en valor un Máster Universitario, Oficial. En segundo lugar, el oficio de maestro y de pensar, algo tan denostado en nuestros días. Tercero. Elevar el silencio, la reflexión a noble arte, en detrimento del ruido. La desdicha del hombre de nuestros tiempos proviene de una sola causa: no saben permanecer en reposo, en silencio.

Hoy vivimos en un mundo de mucho ‘like’ y poco corazón, en una de las épocas con las que menos corazón se vive y a la vez la época es que más se habla de corazón y se usa el icono del corazón. El mundo necesita personas como tú, intelectuales, filósofos, juristas, médicos, farmacéuticos, empresarios, comunicadores que lean el mundo y nos digan -a los más veteranos- cómo hacer que funcione. Pero para ello es condición indispensable que seas buena persona.

OFICIO ÚNICO

Lo que hace único a este oficio de formar es la oportunidad de servir, con nuestro trabajo, a la sociedad en general y al alumno en particular.

Éste, el estudiante, es el centro y raíz de nuestra vida académica y, por tanto, es el motivo de nuestras alegrías, de nuestro desgaste –físico e intelectual-, y ¡encantados de que sea así y por muchos años!

El oficio de enseñar es, como siempre digo, como un buen pastor con sus ovejas. Las conoce y las llama por su nombre.

AMAR APASIONADAMENTE

El prestigio de cualquier oficio, y este que me ocupa, viene de hablar con los hechos, con los resultados, a partir de un buen plan de estudios, un claustro de primer orden, unos exigentes objetivos académicos y una clara voluntad de formar en competencias profesionales, académicas, investigadoras y, como no, en las propias, las de cada uno.

Un Máster excelente, como el nuestro, no sería tal sino le acompañase un grupo de empresas e instituciones que colaboran en el ‘Programa de Jóvenes Talentos’, sea impartiendo docencia, ora, acogiendo a nuestros alumnos en sus prácticas profesionales o, permitiendo que los alumnos realicen sus Trabajos Fin de Máster en proyectos estratégicos de investigación o profesionales que les sirvan para cumplir sus objetivos empresariales.

El prestigio de un Máster, no nos equivoquemos, lo hace el equipo académico que hay detrás de un Programa.

En nuestro caso, contamos con los docentes, coordinadores académicos de módulos, algunos de los cuales nos acompañan hoy: Neus, Tamar, Vicente, Juan y María, alumni del Máster y hoy Doctora en Comunicación por esta Facultad.

Y repito que lo más valioso del equipo que dirijo, es hacer nuestro trabajo, el que toca cada día, por AMOR, porque amamos lo que hacemos.

PENSAR LO QUE NADIE HA PENSADO

Queridos alumnos, lo que el mundo y Dios necesita, es gente optimista, con ganas de levantarse cuando mete la pata. Y no pesimistas que son, como diría Benedicto XVI -el Papa Emérito-, personas cansadas de hacer el BIEN.

Lo que enriquece a las instituciones son personas que entiendan que el pensamiento productivo no es ver lo que nadie ha visto, sino pensar lo que nadie ha pensado sobre aquello que todos ven.

PENSAR ES LA NUEVA TECNOLOGÍA

Si CHAPLIN rodará hoy “Tiempos modernos”, y no en 1936, es muy probable, qué en lugar de apretar tuercas en una cadena de montaje a un ritmo imposible, estuviera obligado a abrir correos electrónicos más rápidamente de lo que le permitiría su capacidad para procesarlos. En su genial película, ya dibujaba el estrés contagioso que se nos veía encima.

Hoy no son tuercas lo que vemos en los botones de los compañeros sino megustas, dobles rayitas azules de WhatsApp o correos que probablemente podrían esperar. Y que sin embargo no esperan.

El ser humano ansía libertad, pero se siente coja sin compañía tecnológica. Nuestras vidas intentan encontrar cierta mesura aristotélica ¿Cómo conciliar el ritmo acelerado con la serenidad? ¿Cómo conjugar la inmediatez con la reflexión?

Hoy, quizás, podríamos afirmar que PENSAR es la tecnología que más se debe de usar.

DATAÍSMO, LA NUEVA RELIGIÓN

En este sentido, si analizamos el estupor del hombre contemporáneo ante la visión deshumanizada de la tecnología, nos debería de preocupar el nacimiento de una nueva religión, que dice llamarse: el dataísmo.

Noah Harari, historiador israelí, desgrana en su libro “Homo Deus. Breve historia del mañana” el nuevo peligro de la nueva religión de los datos y el algoritmo; el dataísmo. El principio fundamental de esta “nueva religión” es la defensa del flujo de los datos y la defensa a ultranza de la libertad de la información.

¡ATENCIÓN! No es la libertad del ser humano para recibir y comunicar información sino un derecho de los datos, que deben de ser liberados.

Sin embargo, las grandes corporaciones que se lucran a partir de nuestros datos, véase Google y Facebook, mantienen en secreto sus algoritmos, algo que debería de hacer reflexionar sobre la legitimidad de esa asimetría. Harari, en dicho libro, advierte que el dataísmo es especialmente peligroso porque se está propagando por todas las ramas del saber y está adquiriendo el rango de único saber científico.

Pero esto, queridos amigos, y como diría la profesora Cristina Zurutuza, daría para varias tesis doctorales, y cómo respondió Mafalda ante la pregunta de su amigo Felipe:

¿Y tú qué tomas para estar mejor? Yo tomo distancia”.

LA NOBLEZA DEL SILENCIO

Leo “La fuerza del silencio” del Cardenal Robert Sarah, que cuenta que “en el amanecer de este nuevo milenio, los que callan son los más útiles a la sociedad: seres de silencio e interioridad, que viven la auténtica dimensión del hombre. El alma humana no sólo se expresa con palabras”. En un mundo de agitación constante, de nerviosismo, la persona silenciosa, la que es parca en palabras, es sólo una persona que sobra.

El ruido, por tanto, ha adquirido la nobleza que antes poseía el silencio.

APROPIARSE DEL TIEMPO Y DEL ESPACIO

Plotino decía que “cada alma es y se convierte en lo que contempla”. Y Pascal que “toda la desdicha de los hombres proviene de una sola causa: no saben permanecer en reposo, en silencio”.

Añado: a solas con su YO más íntimo, con nuestro YO más íntimo.

Dicho esto, y a la luz de mis reflexiones, la tecnología no es la culpable de todos los males, sino la actitud que tenemos ante ella.

Enredarse es una decisión. Apropiarse del tiempo y del espacio, una liberación.

BUENAS PERSONAS

Hoy vivimos en un mundo de mucho ‘like’ y poco corazón, en una de las épocas con las que menos corazón se vive y a la vez la época es que más se habla de corazón y se usa el icono del corazón.

Queridos alumnos, el mundo, necesita personas como vosotros, intelectuales, filósofos, juristas, médicos, farmacéuticos, empresarios, comunicadores que lean el mundo y nos digan cómo hacer que funcione.

Pero para ello, es condición indispensable, que seáis buena gente. Dicho de otra manera, buenas personas. Nadie matizó que al decir “buenas personas” se agotaba la definición. Como si todos supieran, con absoluta certeza, lo que querían decir.

En primer lugar, veo claro que, en nuestros Másteres, la asignatura “buena persona” no puede ponerse al lado de otras, como “Comunicación Interna”, “Finanzas Internacionales”, “reputación” o “Dirección de Personas”.



BONHOMÍA

Y no puede ponerse al lado porque no es un más. Es una que impregna todas las demás. Es decir, que nos interesa que, como resultado de los estudios que hoy finalizáis, haya muy buenas personas haciendo análisis de negocio; otras, haciendo finanzas internacionales; otras, diseñando planes de comunicación.

Para lo cual necesitamos dos cosas. Primero, que los profesores sean buenas personas, que, sin querer, transmitan su bonhomía, o sea, su “bondad y honradez en el carácter y en el comportamiento”. Y, segundo, que quede muy claro, desde el momento de las entrevistas, que no queremos “fabricar” Gordon Gekkos o Frank Underwood, de “House of Cards”.

Y que queremos que de esta Universidad salgan buenas personas por dos razones. La primera, porque para “hacer” o formar sinvergüenzas, no perderemos el tiempo. Y, segundo, porque eso es lo que nos están pidiendo las empresas hoy en día, que ya se han enterado de lo que “había que contratar”, porque “lo otro” ha dado un resultado deplorable.

La gran noticia es que cada día que pasa, hay más empresas que exigen que haya buenas personas en el mercado.

Desde fuera parece sencillo, pero no lo es.

El cambio, el verdadero cambio, llegará cuando la empresa vea que el empleo juvenil es estratégico para su negocio. Ese día, sin duda, la sociedad habrá dado un paso enorme hacia el progreso social, hacia la mejora del individuo. Esas personas serán buenas porque en casa les educaron bien: porque en el colegio, colaboraron con la familia en la buena educación; Y porque en la Universidad, nuestros alumnos adquirieron criterio, quizás, por nuestra apuesta en demostraros que “eso” era –y es- viable y que había mucha gente de prestigio, que es buena profesionalmente y que es buena “por dentro”.

EPÍLOGO

Queridos alumnos, en nombre de la Universidad, de mis compañeros directores de Máster, de los Decanos y directores de Centros, del Claustro y en el mío propio,

GRACIAS:

Gracias por haber depositado vuestra confianza en nosotros para formaros y dotaros de las herramientas y competencias que nos demanda el mercado y la sociedad.

PERDÓN:

Si alguna vez nos hemos equivocado o no os hemos escuchado o atendido vuestras inquietudes.

Y, por último, y como diría el papa Francisco:

AYUDADNOS:

Y no nos dejéis solos. Necesitamos que nos acompañéis a lo largo de vuestras carreras profesionales y vidas, y sentir esta Universidad como vuestro “laboratorio de ideas para vuestros proyectos empresariales y profesionales”.

Gracias una vez más por vuestra confianza y nuestra más sincera enhorabuena por haber llegado hasta aquí, que no es el final, sino un paso más en vuestra vida.

AUTOR

José María es cosecha del 64, padre de dos hijos, casado con Mar, y que ama apasionadamente la vida. Hijo de Francisco Javier (+) y Mariana, nacido en Zaragoza (España). Ha vivido largas temporadas en Madrid, Extremadura, Bray (Co. Wicklow, Irlanda) y Kingston (Canada).

Es Posgraduado en Dirección de Empresas (Universidades de Coventry y Warwick); Máster en Publicidad y Comunicación (MPC, ESIC); Máster en Comunicación Corporativa e Institucional Web 2.0 y Digital (Universidad de Alcalá). Es de los que cree en la necesidad del aprendizaje de por vida, para siempre.

Actualmente es director del Máster Universitario en Marketing y Comunicación Corporativa de la Universidad San Jorge, en cuya Facultad de Comunicación y Ciencias Sociales trabaja como responsable de su Gabinete de Comunicación y Relaciones Institucionales.

Sus ámbitos de interés e investigación giran en torno a la tecnología, la transformación digital de las organizaciones y la sociedad, la comunicación corporativa y las marcas.

José María es socio fundador y honorífico de la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón (AEFA); socio fundador de la delegación aragonesa de la Asociación de Directivos de Comunicación (DIRCOM) y socio de honor del Bray Sailing Club (Bray, Co. Wicklow, Irlanda). Es Caballero de la Real Hermandad de San Juan de la Peña (Jaca, Huesca) y Caballero del Pilar.

Es un ardiente defensor del Camino de Santiago, de su peregrinaje; de los beneficios para la salud de practicar el senderismo, la natación y deportes de naturaleza; del pirineo aragonés y de la familia.











7





Download this book for your ebook reader.
(Pages 1-10 show above.)