Excerpt for Símbolo y Emoción - Diseño e Historia de la comunicación religiosa, política y comercial by , available in its entirety at Smashwords

~~~~~~~





SÍMBOLO Y EMOCIÓN



Por Federico Helman



Smashwords Edition

Edición de Smashwords

Copyright 2017 Federico Helman





~~~~~~~





Smashwords Edition Licence Notes

This ebook is licensed for your personal enjoyment only. This ebook may not be re-sold or given away to other people. If you would like to share this book with another person, please purchase an additional copy for each recipient. If you’re reading this book and did not purchase it, or it was not purchased for your use only, then please return to Smashwords.com and purchase your own copy. Thank you for respecting the hard work of this author.



Licencia de uso para la edición de Smashwords

La licencia de uso de este libro electrónico es para tu disfrute personal. Por lo tanto, no puedes revenderlo ni regalarlo a otras personas. Si deseas compartirlo, ten la amabilidad de adquirir una copia adicional para cada destinatario. Si lo estás leyendo y no lo compraste ni te fue obsequiado para tu uso exclusivo, haz el favor de dirigirte a Smashwords.com y descargar tu propia copia. Gracias por respetar el arduo trabajo del autor.





~~~~~~~







AGRADECIMIENTO

a GiGí

mi amor de ayer, hoy y siempre.



Dirección de Arte: GiGí Helman

Ilustraciones: Gabriel Ippoliti

Diseño: Alejandro Maffoni

Edición y traducción: Juan Martín Biotti



Muchas gracias al equipo

verdadero

símbolo, señal y camino

de este recorrido en común

lleno de emociones y afecto.



In Memoriam: Dr. Carlos Grosso Brenner





Se puede medir el grado de desarrollo que alcanza una sociedad a partir de cómo ésta

reproduce la realidad.

David J.Dodds

Antropólogo

~~~~~~~





TABLA DE CONTENIDOS



Prólogo

PARTE I Símbolo

El punto de partida

El tiempo humano

Lenguaje y comunicación

La dualidad en el pensamiento oriental y el occidental

Hemisferios izquierdo y derecho

Lo pensante y lo sintiente

Lo intuitivo

Lo emocional vibratorio

El Símbolo



PARTE 2 Símbolos patrios

El Sol, eje de nuestra historia

Inteligencias universales

Banderas

Símbolos solares americanos

Argentina

Brasil

EE.UU.

El camino y las señales



PARTE 3 Símbolos religiosos y sagrados

El círculo universal

La pirámide

La estrella

El YinYang

La cruz



PARTE 4 Marcas comerciales

Simbologías en reposo

Relaciones intuitivas

Simbología marcaria

El valor de una marca

La filosofía piramidal

¿Qué es una marca?



PARTE 5 La era de la incomunicación

La obra maestra

La unidad biológica humana

La incomunicación, un sistema muy inteligente.

Tomo la palabra

Arte y parte



Éstas son las vocales del lenguaje universal. Las consonantes todavía no las conocemos.



Prólogo:

La ciencia observa la realidad, el arte la reproduce ^



Nosotros, los humanos, vivimos en un mundo fenoménico con la percepción de que el tiempo transcurre linealmente. Pero esa visión es una interpretación que se encuentra ubicada en un terreno donde las certezas que manejamos son bastante escasas. Si bien hemos podido comprobar algunas creencias, estamos recién empezando a desarrollar sistemas que permiten verificar y hacer algunas mediciones más objetivas.

La realidad, tal cual la entendemos y vivimos todos los días, es percibida de manera bien distinta por nuestras mejores mentes: éstas nos indican, desde hace varios miles de años, que vivimos en un mundo simbólico.

Las ciencias y las artes son actividades simbólicas. La palabra y la escritura en todas las lenguas también lo son.

La actividad comunicacional del hombre está encriptada en la misma cadena del ADN, es decir que está ubicada en su naturaleza: nuestra anatomía fue diseñada especialmente para que esta actividad se desarrolle y lleve adelante la tarea de establecer una relación vinculante y asociativa.

La palabra, el canto, la danza, la escritura, la imagen parten de este extraordinario, distintivo e inagotable don del que hemos sido dotados.

Esto es así desde el principio mismo de la creación.

Nuestros primeros intentos en la producción de las diferentes lenguas, apoyadas en complejas reglas gramaticales, ortográficas y de dicción, constituyen verdaderas ingenierías de la palabra, construidas para sostener la estructura del relato racional y emocional que reside dentro de nosotros. Los idiomas son, en definitiva, sistemas muy sofisticados (y qué decir si a esto le sumamos lo fonético).

Toda esta estructura comunicante sigue creciendo y desarrollándose con una llamativa capacidad de actualización: se trata de algo vivo, que muta, evoluciona y se fusiona con otras lenguas y genera nuevos idiomas, nuevas formas de resignificar el entorno y la existencia, algo que hemos venido transitando y emitiendo desde el inicio de los tiempos. La comunicación proviene desde el principio de la “voz humana” y el canto es parte de esa emisión afirmada en lo vibratorio y en lo poético.



Pero la escritura es tal vez uno de los procesos ingenieriles más notables de la especie. Pues se trata de un sistema y una metodología en los que la palabra deja el plano oral, se corporiza y toma forma para imprimirse.

Hoy, el aspecto tecnológico acompaña este desarrollo, transformando a la comunicación en un hecho exponencial en tiempo real. Esta generosa activación cumple cientos de miles de años (o tal vez muchos más) y no importa demasiado establecer quién y dónde fue el primero que inició esta conversación, pues según está escrito en uno de los libros sagrados, Dios creó el mundo con la palabra.

Con lo cual la conversación inicial está en la matriz del universo. Viene desde mucho tiempo atrás, y se nota que al creador le gusta hacerse entender a través de ella, por lo que vaya uno a saber hasta dónde se remonta este refinado gusto por la conversación.

En el medio de este proceso evolutivo está el hombre y su proyecto.

En estos últimos 500 años, se inicia un proceso de migración nunca antes visto hacia lo que muy bien se denominó el “Nuevo Mundo”.





América es el resultado de un proceso activo singular y particular: al recibir a todas las razas y mixturarlas para lograr un nuevo tejido o entramado humano que se encuentra en una continua actividad, se produjo en este Nuevo Mundo un impacto similar al de una invasión extraterrestre.

De las naves descendieron mareas de individuos poseedores de nuevas tecnologías provenientes del “Viejo Mundo” que les permitieron apoderarse de recursos naturales en estado virgen (1) .

En ese Nuevo Mundo también había una historia con bastantes puntos de contacto, sólo que éstas serían superadas, arrancadas, arrinconadas y eliminadas. Aunque no en su totalidad, ya que muchos pudieron soportar el cataclismo social que las azotó y hoy luchan por preservar sus creencias e idiosincrasias en un panorama más incluyente. No necesariamente benevolente.

Esto aconteció y sucede actualmente en el único continente que por sus características geo-gráficas (2) se extiende desde un polo al otro.

Lo que allí sucede no sólo es un proceso genético-cultural y dialéctico.



En esa territorialidad, se desarrolla la primera fusión racial en escalas monumentales, con un ingreso desde otros continentes que exportan sus genes y se cruzan con las diferentes razas nativas de una forma salvaje y también depredatoria.

Pero esto era así desde las cavernas. Siempre llevamos con nosotros esa cosa de aquí estoy yo y éstas son las nuevas verdades que deberán ser atendidas.

Aquí hablaremos del principio de la comunicación y la incomunicación, y de cómo muchas ideas del Viejo mundo arribaron y coincidieron con el Nuevo. Las divinidades solares, por ejemplo.

En el primer capítulo, hablo de algunos de los aspectos que los símbolos religiosos tienen para compartir con nosotros. En ellos reside un planteo sobre el desarrollo del espíritu humano que habita y está impreso en cada uno de nosotros. Y también, de cómo todo este conocimiento impacta en el resto de los que nos rodean, procurando generar una cadena virtuosa de comprensión y mutuo entendimiento.

En el segundo capítulo de este camino, ingresaremos en las representaciones que identifican a las naciones y los contenidos que habitan en los símbolos patrios que las representan. Estos símbolos nacionales son estructuras comunicantes del pensamiento comunitario y universal.

Las banderas americanas representan a nuevas naciones que se encuentran en el arduo proceso de proyectarse y forjar una identidad propia y común. Forman parte de ese nuevo discurso y son una novedosa representación de nuevos y antiguos proyectos humanos, surgidos del relato de lenguas orientales, nórdicas, africanas y latinas. Para este análisis, tomaremos como ejemplo a las banderas de la Argentina, Brasil y EE.UU.

Luego, en el tercer capítulo, veremos a los símbolos que se crean como fruto del trabajo y la producción humana, los de las marcas comerciales, y su relación o extensión con la simbología religiosa y nacional.

Las industrias son actividades humanas en la que se vuelcan ingentes recursos para la producción y manufactura de productos y servicios en grandes escalas, para luego ser volcados al mercado.

No es una tarea menor dentro de este proceso de nuestro desarrollo madurativo, y tiene aparejados pros y contras que son propios del hacer.

Si bien, a medida que se avanza, se encuentran o detectan problemas que en lugar de aliviar agravan otras situaciones, esto debe ser entendido como parte del proceso de la actividad humana en general. No se diferencian en este aspecto a las prácticas religiosas ni a las de los estados nacionales.





Por eso, como dijimos al principio, estamos recién en el inicio de un conocimiento y de soluciones mucho más complejas de las que nadie había imaginado antes. Hemos llegado hasta aquí prácticamente a ciegas. Recién hemos comenzado a transitar este nuevo camino, y las señales de las que hablaremos están aquí para ayudarnos a llegar a destino.

Avancemos.



(1) En América y antes de la llegada de los españoles, las cosas no marchaban fraternal ni piadosamente: en Tenochtitlán, la más importante ciudad americana precolombina (hoy Ciudad de México), el soberano Ahuizotl (1486-1503) alcanzó su fama de sanguinario por el sacrificio masivo de entre 20.000 y 80.000 cautivos durante los cuatro días que duró la ceremonia preparada para la inauguración del nuevo templo que hizo construir para el Gran Teocalli o Templo Mayor, ubicado en la capital de su reino. (Volver)

(2) Geo grafía: El planeta, al igual que todas las cosas, tiene un diseño, que no casualmente parte de la esfera – un círculo. Él posee una gráfica, un dibujo que comienza a corporizarse en los antiguos mapas hasta llegar a la fotografía satelital, y es el producto de una laboriosa tarea en la que participan los elementos y el sistema planetario dependiendo de la interacción con el Sol, eje sobre el que gira el sistema. Nuestro planeta, al igual que nosotros, trabaja para sí e intenta evolucionar en el lugar de la existencia que le toca vivir. Al igual que los otros vecinos de nuestro barrio planetario. Todos ellos y sus satélites tienen vida propia. No están allí por casualidad, nosotros tampoco. (Volver)



~~~~~~~



PARTE 1

Símbolo ^





El punto de partida ^



El punto, despojado de toda otra escritura o dibujo, representa y grafica el centro de las cosas, la unidad de medida del yo, su expansión, crecimiento y desarrollo. El inicio y el final de los tiempos.

Cuando hablamos del punto, nos estamos refiriendo a algo de mayor significado que el tamaño del mismo: es tal vez uno de los primeros dibujos del hombre.

Su misma insignificancia contiene algo mucho más complejo y trascendente que todo el conocimiento reunido hasta el día de hoy, y de mañana también.

El punto, al principio, dibujó al YO, al sentido de individualidad, y luego creció hasta señalarnos otros mensajes.

El punto es nuestra primera representación de la unidad de medida existencial y el inicio de la escritura humana.

Fue escrita con los dedos en la tierra, luego en el cuerpo, para darle sentido a nuestra existencia y justificarla a lo largo de toda la historia.

El hombre lo escribió sobre su piel para decorarse y darse significado y presencia, buscando mostrar su sentido de la individualidad. Es interesante observar cómo aún está presente en los cuerpos decorados de muchos individuos de la Polinesia, América y África, lo que da una referencia de cómo a lo largo y ancho del planeta los hombres llegan a ciertos pensamientos en común haciendo centro en conceptos que dotan de contenido a la idea de humanidad.

Al punto también se le reconoce su protagonismo en el dibujo de una línea, que se define como una sucesión de puntos. Esto aplica cuando con una línea se grafica lo temporal: cada punto representa instantes y fracciones.

El punto, en su principio, es una expresión minimalista de otra forma perfecta del universo: el círculo. Pues si el punto es observado con aumento, tiene forma circular.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-9 show above.)