Excerpt for Explotación sexual by , available in its entirety at Smashwords

Explotación sexual

Esclavitud como negocio familiar

Rosi Orozco

Edición Smashwords

Colección CONJURAS

L.D. Books

Explotación sexual. Esclavitud como negocio familiar

© Rosi Orozco, 2015

L.D. Books

D. R. © Editorial Lectorum, S. A. de C. V., 2015 Batalla de Casa Blanca Manzana 147 A, Lote 1621 Col. Leyes de Reforma, 3a. Sección C. P. 09310, México, D. F.

Tel. 5581 3202

www.lectorum.com.mx

ventas@lectorum.com.mx

Primera edición: julio de 2015

ISBN edición impresa: 9781537462707

D. R. © Fotografía de portada: Shutterstock®

D. R. © Portada: Angélica Irene Carmona Bistráin

Características tipográficas aseguradas conforme a la ley. Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización escrita del editor.

Índice

Agradecimientos

Introducción

A manera de prólogo

Capítulo 1. Por algunas tradiciones

Capítulo 2. Por la violencia de género y el machismo

Capítulo 3. Por la pobreza y la vulnerabilidad

Capítulo 4. Y por la sociedad

Anexo

Dedicatoria y agradecimientos

Bibliografía

Agradecimientos

Alex: utilizo el nombre de Rosi Orozco porque es un honor hacerlo; eres el mejor ser humano del mundo. Cada día tu amor incondicional me da las fuerzas que necesito para avanzar sin detenerme, eres el mejor esposo, el mejor amigo, el mejor consejero y sólo Dios conoce el costo que pagamos por emprender esta lucha en contra de la trata de personas, mereces recompensas eternas de todo lo que has invertido en esta causa. GRACIAS, TE AMO CON TODA MI ALMA.

Gracias a mis padres, Pepe y Rosita, por enseñarme a valorar a cada ser humano, por darme ejemplo en casa de tratar con dignidad a cada persona.

Gracias a toda mi familia por apoyar, por ser solidarios, por su cariño diariamente y por lo que han tenido que soportar durante estos años.

A todas las personas que apoyan la lucha contra la trata de personas desde Casa Sobre la Roca, les agradecemos su apoyo, sus oraciones y su cariño. Desde el principio comprendimos que para luchar en contra del crimen organizado de trata de personas debemos organizamos más y sólo unidos haremos la diferencia; este lema ha sido el motor de la Comisión Unidos vs. Trata, A. C., la organización que encabezo. Estoy muy agradecida con cada uno de los Consejeros, quienes aportan dones y talentos fundamentales para seguir avanzando. Muchas gracias a las 103 organizaciones de la sociedad civil que nos apoyan.

Otorgo una dedicatoria especial a cada víctima, aquellas que aún viven bajo el yugo de la esclavitud, a ustedes les digo: No descansaremos hasta que sean rescatadas y cuando vean la luz, trabajaremos a su lado para que recuperen la dignidad que les robaron y no nos detendremos hasta que sean personas de éxito, de tal manera que la gente pueda admirar la belleza de sus talentos únicos e incomparables.

Cada noche llego a mi casa con la conciencia de haber entregado el 100% de mi esfuerzo y estoy segura de que el resultado favorable en esta lucha solamente se debe al respaldo del Dios en el que creo, que me sacó de una vida egoísta para mostrarme que la vida plena, que la vida verdadera, es dar nuestra vida por los demás.

Al final de este libro también otorgamos especial reconocimientos a personas y organizaciones de la sociedad civil que han sido parte fundamental de esta lucha, porque UNIDOS ESTAMOS HACIENDO LA DIFERENCIA EN CONTRA DE LA ESCLAVITUD.

A manera de prólogo

Abordar el tema de explotación sexual, desde cualquier ángulo, causa polémica y es sumamente controversial y para poder acotarlo, es jugar a los dados con una realidad que lacera y que lastima a muchos, pero que beneficia, enriquece y da poder a muchos más; es navegar en aguas insondables y profundas, en donde lo bello de las formas y el paisaje contrasta, sin notarse siquiera, con tenebrosos, pavorosos, escalofriantes e impenetrables abismos, con inmensa actividad volcánica, inquietante, perturbadora y permanente, que emergen intempestivamente, sobre la manifiesta inmensidad de los océanos de la vida, como terribles, espeluznantes e indignantes historias, relatos y vivencias, camuflados como bellos, opulentos y apacibles islotes.

Cómo contemplar, apreciar y conocer, en su inconmensurable dimensión lo que nos pervierte como diminuta chispa, de un universo lejano, escurridizo, incierto, infinito y sombrío.

Cómo determinar, dónde terminan los derechos de unos y empiezan las obligaciones de otros, en esta industria sin chimeneas, sin inversión, sin capital, sin patrones, sin producción, sin administración, sin prestaciones, sin remuneraciones, sin gastos y sin impuestos; que incorpora al mal llamado “oficio más antiguo del mundo” como única materia prima, con mano de obra barata e integrada, que hace a este, célebre, radiante e ilustre sector empresarial, como el más cotizado del mercado internacional y con los más altos índices de crecimiento y rentabilidad, y que lo único que impide su posicionamiento a elevados niveles de honorabilidad es la imposibilidad de cotizar en la inefable e infalible bolsa de valores de Nueva York, por estar paradójica y congénita mente exenta de los registros legales correspondientes.

Se asegura que sobre gustos y gustar no hay disputas; pero si la vida es todo un disputar sobre gustos y gustar; el gusto es peso, balanza y pesador simultáneamente y cuídese el vivo, que pretendiera vivir sin disputa y sin pesa, sin balanza y sin pesador.

Anónimo

Introducción

Hasta hace unos años, la trata de personas era totalmente invisible y se camuflaba entre lo ocupado de nuestra vida diaria.

Aquel niño que pedía dinero en las calles formaba parte del paisaje citadino, y qué decir de aquellas mujeres deambulando con mucha hambre y poca ropa, a lo largo y ancho de las calles, avenidas y barrios como Sullivan, Tlalpan y La Merced (ubicadas en la Ciudad de México), y que para muchos no son más que trabajadoras sexuales por convicción (sin negar que algunas pocas lo sean, pero está comprobado que la mayoría son víctimas y muchas de ellas menores de edad).

Y ¿qué decir de aquellas extranjeras que exhiben sus cuerpos y ofrecen “servicios completos” en giros negros? De todas ellas nunca analizamos sus motivos o sus presiones, mucho menos sus necesidades para valorarlas coherentemente.

Se estima que el 15% de la prostitución está conformada por varones que, en su gran mayoría, son obligados, sufren discriminación y terrible violencia. No existe en el país ni un solo refugio para ellos.

Por otra parte muchos niños y niñas son robados y obligados a mendigar y la mayoría de las mujeres en situación de prostitución son forzadas y vilipendiadas, así sucede también con brasileñas, argentinas, colombianas, cubanas, venezolanas y mujeres de Europa del Este, entre otras, que son traídas a nuestro país con engaños y falsas promesas.

Ante toda esta realidad, gracias al trabajo de algunos legisladores comprometidos a favor del bien común, de personas que conforman la sociedad civil y, en especial, de los medios de comunicación, los mexicanos cada día estamos más informados, a pesar de que aún existe mucho por hacer.

La publicación de una de las leyes más avanzadas en la materia a nivel mundial, según el argentino Elías Carranza director del Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento de los Delincuentes (ILANUD) —la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos (Ley General)— aquí en México, permitió que se hiciera visible este grave problema y, además, que se asignaran recursos para prevenir a la sociedad de este mal, que resquebraja el tejido social y lo fractura en su totalidad.

Múltiples campañas en el transporte público y en algunos medios de comunicación nos han hecho cuestionarnos de qué se trata la trata. Así se ha logrado, al menos, tener una idea más clara de las consecuencias que este flagelo imprime en nuestra sociedad.

En la Ciudad de México, las campañas permanentes en el sistema de transporte Metrobús permiten a la población comprender que la trata de personas es la peor forma de esclavitud en pleno siglo XXI.

Debemos tomar conciencia que “sin querer queriendo” se induce a este delito, quienes asisten a giros negros, donde explotan cuerpos de mujeres y niñas, pagando por sexo o consumiendo pornografía infantil y drogas; hoy sabemos que podemos movilizarnos en redes sociales cuando nos enteramos que una niña o un niño está desaparecido, para cooperar con las autoridades en su localización y rescate.

Expertos, académicos e investigadores han ahondado en el tema y dan cuenta que este fenómeno no es un delito cualquiera, primeramente, porque va más allá de la explotación sexual o prostitución forzada y tiene incidencia hasta en la delincuencia organizada mundial.

Pero sobre todo, porque conlleva tratamientos y procesos jurídicos específicos, debido a la vulnerabilidad de las víctimas, a quienes se les arrebató su dignidad, libertad y seguridad, enfrentando graves, infranqueables y absurdos obstáculos para ser reintegradas a la sociedad.

En México, existen once modalidades de delitos en materia de trata de personas (artículo 10 de la Ley General):

1.-La esclavitud.

2.-La condición de siervo.

3.-La prostitución ajena u otras formas de explotación sexual.

4.-La explotación laboral. 

5.-El trabajo o servicios forzados.

6.-La mendicidad forzosa.

7.-La utilización de personas menores de dieciocho años en actividades delictivas.

8.-La adopción ilegal de personas menores de dieciocho años.

9.-El matrimonio forzoso o servil.

10.-Tráfico de órganos, tejidos y células de seres humanos vivos.

11.-Experimentación biomédica ilícita en seres humanos.

De acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés), las víctimas de trata presentan traumas derivados de la experiencia, complicaciones de salud, ruptura de las relaciones familiares, rechazo de la comunidad, y aún dificultades económicas, relacionadas con la falta de oportunidades de empleo y su eventual incorporación. Ante ello, enfatizan que el enfoque de actuación para la erradicación de este delito, en todas sus modalidades, debe partir de esa premisa.

En este libro nos enfocaremos en el tema de la explotación de la prostitución ajena, que además de ser la modalidad más común, es la más perversa, porque destruye el proyecto de vida y la dignidad de miles de valiosos seres humanos en México.

Diferentes organismos internacionales aseguran que la lucha contra la trata debe sustentarse en varios principios, y uno de los más importantes es la diferenciación de las víctimas de trata de personas frente a las víctimas de otros delitos.

Ante ello, los expertos refieren que debemos entender sus diferencias, porque aquella persona que es víctima de robo, secuestro o violación se siente protegida cuando se encuentra frente a un policía y siente alivio cuando se reencuentra con su familia o comunidad, pero miles de jóvenes víctimas de explotación sexual sienten miedo al encontrarse con las fuerzas de seguridad, porque desconocen si estos elementos forman parte de los grupos policiales que son clientes frecuentes de aquellos giros negros donde fueron explotadas, o bien si dieron información a los tratantes sobre operativos; asimismo, al llegar con su familia o ante su comunidad, en muchas ocasiones son discriminadas, agredidas y degradadas.

Pero si esto no es suficiente para entender que este delito es uno de los más graves y que el daño a las víctimas conlleva tratamientos específicos, en este libro narraremos las historias de cuatro sobrevivientes que fueron enganchadas por padrotes de Tlaxcala.

¿Y por qué es importante destacar que son de dicha entidad federativa?

Porque la mayoría de los tratantes de personas son originarios de las comunidades al sur de este estado, donde incluso las autoridades conocen las redes de trata, las que operan sin tapujos y en una brutal impunidad, toda vez que este delito se ha convertido en una “profesión” admirable y fascinante para los niños de esos poblados, debido a la falta de oportunidades de educación y empleo y al derroche de los tratantes frente a todo el pueblo.

Varios políticos han llegado al poder con el apoyo de estos grupos de esclavizadores, por eso algunos siendo legislador o legisladora intentan retroceder en leyes que hoy les castigan severamente. Discovery Channel lanzó recientemente el documental Trata de mujeres de Tenancingo a Nueva York, en el que un equipo de investigación se adentró en el mundo de la red de explotación sexual de Tlaxcala a Estados Unidos, mostrando el descaro y la exagerada presunción de los tratantes.

En esa producción se expone el viaje de dos mujeres que son llevadas con mentiras, engaños y falsas promesas desde Tenancingo (poblado al sur de Tlaxcala) hasta Nueva York, donde son obligadas a prostituirse. Recaba también la declaración de un padrote, quien ante las cámaras narra las artimañas de su “oficio”.

De esta forma, a lo largo de los cuatro capítulos que integran este libro vamos a ir dibujando las respuestas a esta pregunta desde la perspectiva de las tradiciones; lo que genera la violencia de género y el machismo; cómo contribuyen la pobreza y la vulnerabilidad; y, finalmente, cómo la sociedad también ha jugado un lugar importante en la explicación de este fenómeno o negocio familiar.

En el primer capítulo, Por algunas tradiciones, se presenta el contexto geográfico del estado de Tlaxcala, la fiesta que anualmente se celebra y que representa dominio y poder, y cómo algunas costumbres han permitido que se considere al hombre “hecho” para dominar y a la mujer para obedecer, procrear y casarse. Este recorrido entre volcanes y costumbres, se verá enmarcado con el testimonio de Pedro, un padrote actualmente encarcelado, y la historia de Daniela, una joven víctima, sus enseñanzas y su voz silenciosa. En este capítulo también se comenta sobre la justicia restaurativa y su puesta en acción con Pedro, así como de lo que llamo el círculo virtuoso que debe guiar a la lucha contra la trata de personas.

El capítulo 2, Por la violencia de género y el machismo, pone de manifiesto cómo la sociedad ha marcado una diferencia entre el hombre y la mujer que no permite a esta última acceder a una vida digna, generando que la explotación sexual se encuentre en la cúspide de la violencia, seguida del feminicidio. El recorrido comienza analizando las raíces de la violencia, cómo se establece una bisagra siniestra, entre convencer a la mujer a prostituirse con engaños u obligarla con golpes y amenazas; para tocar el tema de la demanda... Tanto peca quien mata a la vaca... continuando con la historia de Pamela, víctima de la falta de oportunidades, un hogar disfuncional y de Manuel, un hombre sin escrúpulos. Pamela narra cómo Manuel sólo quería el dinero, cómo la envolvieron las circunstancias para hacerle creer que esta es la vida que le tocó, y cómo se convirtió ella misma en un negocio internacional.

En el tercer capítulo se detalla cómo la pobreza y la vulnerabilidad se suman como factores que facilitan el negocio familiar de la explotación sexual. Se presenta una visión y radiografía del problema en México y, especialmente, del estado de Tlaxcala —plasmado de manera muy gráfica en el llamado “Árbol de la Trata”—, para después reflexionar sobre la Juventud perdida, cómo existe una asociación entre pobreza y trata de personas y cómo se sigue “vendiendo” a los jóvenes que la forma de éxito fácil es a través de este delito. Se hace un llamado para rescatar a la juventud y, finalmente, en este capítulo se detalla la historia de Rosaura y cómo poco a poco Luis la fue arrastrando hacia el infierno de la trata.

El último capítulo, Por la sociedad, reflexiona en cómo nos han hecho creer que la oferta y la demanda con algo natural; que se trata de un negocio más, cuando en realidad es un delito. Se resalta cómo existe un cabo suelto en toda esta ecuación: el cliente, quien en ocasiones no está al tanto de lo que sucede, pero que funciona como motor de esta empresa, nosotros le decimos: elige ver y verás otra realidad; también se aborda el papel de los empresarios, cómo deben negarse a ser cómplices silencios y no sólo ver una cuestión de ganancias; concluyendo con la historia desgarradora de Neli y cómo, al igual que en los casos de Daniela, Pamela y Rosaura, finalmente llegó el rescate y, así, la vida toma su curso.

Capítulo I

Por algunas tradiciones

En todo el mundo reconocen a nuestro país por sus coloridas fiestas, costumbres y tradiciones. Para nosotros los mexicanos, estas festividades juegan un papel muy importante, porque definen quiénes somos y quizá, sin la familia y la comunidad que nos rodea, estas creencias se hubieran perdido hace muchos años.

Sin embargo, ¿hasta qué punto algunas de ellas se han modificado para convertirse en expresiones de una violación constante de los derechos humanos, de la privación de la libertad humana o de la dominación del hombre sobre la mujer?

Cada región de México tiene sus propios festejos, con orígenes muy antiguos, que sobrevivieron a la conquista de los españoles, a crisis económicas y flujos migratorios, pero muchos de ellos se han transformado y se han adaptado a las nuevas necesidades, estilos de vida y deseos de cada comunidad.

Como cualquier otro estado, Tlaxcala tiene sus propias costumbres, que se han transmitido de padres a hijos y entre compadres, ahijados y paisanos, que a lo largo del tiempo han evolucionado en fiestas, oficios y formas de vida muy peculiares.

Y a pesar de ser uno de los estados más bellos de nuestro país, lleno de riqueza cultural, hogar de gente buena y trabajadora, ha sido marcado por un estigma perverso debido a unos cuantos cobardes que abusan del cuerpo, la libertad y la dignidad de mujeres y niñas.

En esta entidad, miles de varones de entre 15 y 45 años han encontrado en la explotación sexual su forma de subsistencia y, en esta práctica, se han conjuntado las tradiciones culturales, el machismo y la pobreza para enganchar a decenas de miles de niñas, adolescentes y mujeres de todo el país, para convertirlas en esclavas sexuales.

Entre volcanes

Tlaxcala es la entidad federativa de menor extensión en México. Se encuentra en el centrooriente del país, colinda con el estado de Puebla, el Estado de México e Hidalgo y forma parte del eje volcánico que atraviesa la parte central del país. Su paisaje se caracteriza por sus hermosas vistas de los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl, Tláloc y hasta el Pico de Orizaba.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-9 show above.)