Excerpt for Complot contra Colombia-Secretos de los computadores de Raúl Reyes by , available in its entirety at Smashwords








Complot contra Colombia

Secretos de los computadores de Raúl Reyes


Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido


Ediciones Luis A Villamarín P.

www.luisvillamarin.com












A la memoria del soldado Carlos Edilson Hernández León quien ofrendó su vida en defensa de la institucionalidad colombiana, durante la Operación Fénix, cuyo resultado fue la baja en combate del terrorista Raúl Reyes, en horas de la madrugada del 1° de marzo de 2008.



Complot contra Colombia

© Luis Alberto Villamarín Pulido

© Ediciones Luis Alberto Villamarín Pulido

Bogotá, Colombia

www.luisvillamarin.com

E-mail: Lualvipu@latinmail.com, Luisvillamarinpulido@yahoo.com

Lualvipu@hotmail.com

Diagramación e Impresión:

© Ediciones Luis Alberto Villamarín Pulido

Celular 9082624010

New York USA

www.luisvillamarin.com

Primera Edición, 10.000 ejemplares.

Enero de 2009

Actualización, marzo de 2017

Publisher: Smashwords Inc.

ISBN 9781370781805

Sin autorización escrita firmada por el autor, no se podrá reproducir este libro ni parcial ni totalmente, ni en ninguna de las formas químicas, físicas, gráficas, reprográficas, fílmicas, de audio, de video, impresas o electrónicas. Todos los derechos reservados.

Hecho el depósito de ley en Colombia.



INDICE

PREÁMBULO

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Epílogo

Otras obras del autor




PREÁMBULO

Del laptop de Lozada a los secretos de los computadores de Raúl Reyes, y, la Operación Jaque

El contenido del computador portátil de Carlos Antonio Lozada, cabecilla de las milicias urbanas de las Farc, incautado durante una sorpresiva incursión a su campamento, efectuada por tropas de la Fuerza de Tarea Omega a mediados de 2007, señaló un importante punto de referencia para medir la evolución del Plan Estratégico de las Farc, aprobado en 1993 durante la Octava Conferencia fariana, refrendado en el año 2000 en el Pleno Ampliado en el Caguán, y, ratificado en el 2007 por la Novena Conferencia.

NA1 Fue tal el desdén de las Farc hacia el laxo presidente Andrés Pastrana, que durante el mismo periodo que los negociadores del grupo terrorista dialogaban con delegados del gobierno en el Caguán, a pocos kilómetros de distancia del sitio de encuentro, los principales cabecillas de las Farc, evaluaban los avances y refinaban las etapas del Plan Estratégico diseñado para la toma del poder.

Descifrar los documentos electrónicos del laptop de Lozada, corroboró la existencia de sólidas ramificaciones de las Farc dentro y fuera del país. Los análisis posteriores al material incautado, concluyeron que tal como lo afirmó Raúl Reyes ante el periodista Pablo Biffi del diario argentino El Clarín, el objetivo prioritario de las Farc, era sacar del camino al presidente Álvaro Uribe Vélez, principal piedra en el zapato para los avances del proyecto estratégico comunista contra Colombia y el resto de países de América Latina.

Dicha posición político-ideológica coincide con la reiterada propaganda anti-uribista financiada por el gobierno venezolano, y, difundida por Internet y diferentes medios de comunicación, por el lenguaraz comunista dominicano Narciso Isa Conde. Todos los complotados coincidieron en la idea de un gobierno de transición hacia el socialismo, orientado por doce apóstoles amigos de las Farc

La conjura comenzó a salir a la luz pública, cuando fue capturado Rodrigo Granda. De inmediato, Isa Conde visitó varios campamentos de las Farc, desde donde escribió algunos artículos, en los cuales resaltaba que Granda podía moverse por cualquier país y tenía el derecho revolucionario a que Venezuela lo acogiera, pero que su captura equivalía a un secuestro perpetrado por el Estado colombiano.

El presidente venezolano Hugo Chávez destapó las cartas y sacó a relucir su inclinación ideológica a favor de las Farc. Después el Partido Comunista Colombiano repitió la misma tesis. En otro escenario del mismo problema, auspiciado por su amigo personal Hugo Chávez, el terrorista desmovilizado del M-19 Gustavo Petro, después convertido en senador de la república en representación del Polo Democrático— el mismo partido político que Raúl Reyes propuso como alternativa de gobierno mientras se sientan las bases para imponer una dictadura marxista-leninista en Colombia— condujo una sistemática campaña de desprestigio contra el presidente Álvaro Uribe, con la intención de removerlo del cargo, tesis que a la vez coincide con múltiples planteamientos públicos de la senadora Piedad Córdoba.

La estrategia subversiva integral es sincronizada y articula izquierdistas de diversas nacionalidades. Por ejemplo, con el apoyo del Partido Comunista del Canadá, la seccional del Polo Democrático Alternativo, asentado en ese país, difunde propaganda incisiva contra Colombia en territorio canadiense y desde allí hacia otros países.

En desarrollo de esa estrategia, algunos sindicatos apoyan a las Farc, diversas Ong’s de izquierda asentadas en el Canadá, tramitan asilos políticos de personas con claros nexos con los terroristas, y, en forma permanente despotrican del gobierno colombiano, inclusive en sus páginas web reproducen los comunicados de las Farc, y artículos de Anncol o escritos elaborados por promotores del ideario subversivo marxista-leninista.

Igual ha sucedido en Australia, España, Italia, Francia, Suecia, Holanda, Suiza, Dinamarca, Inglaterra y Chile, donde miembros de las Farc aliados con terroristas centroamericanos desmovilizados y organizaciones locales de izquierda, difunden versiones distorsionadas del conflicto colombiano, en las cuales describen a las guerrillas comunistas, como víctimas de la violencia oficial, y a la vez, como redentoras, destinadas a sacar a Colombia del atolladero social, político y económico.

Es tal la identidad de criterios de las Farc con sectores definidos de la autodenominada izquierda democrática colombiana, que en un comentario enviado a Raúl Reyes, Tirofijo planteó una reflexión en torno al espinoso tema:

—El Polo (Democrático) Alternativo si logra consolidarse como coalición es esperanzador para quienes están hastiados de los partidos…Algunos cambios de importancia en los países vecinos son muestra de la decadencia del capitalismo y que dentro de su seno hay serias discrepancias con el surgimiento de nuevas fuerzas políticas, y hasta en los medios de producción como en la China—

—Esto quiere decir que no está consolidado el sistema capitalista esto (sic) y, con el accionar permanente de las guerrillas son elementos que sumados unos con otros, en determinado momento van a nuestro favor, ello permite irnos consolidando como está indicado en los plenos del Estado Mayor en función del Plan Estratégico—

Por la misma época, el ex sacerdote y terrorista Francisco Cadena alias Oliverio Medina o el cura Camilo, fue capturado en el Brasil, pero por medio de los contactos incrustados en el gobierno pro-Farc de Inacio Lula Da Silva, funcionarios oficiales brasileños impidieron la extradición del cura a Colombia.

El gobierno de Brasil, le concedió estatus de refugiado político, con el argumento que pese al prontuario en su contra, no lo pueden extraditar, porque es padre de un niño nacido en ese país.

No son simples coincidencias. Tales sucesos constituyeron el campanazo de alerta para pensar, que al unísono los izquierdistas latinoamericanos y grupos comunistas de diferentes países del primer mundo, aliados con el presidente venezolano Hugo Chávez, cobijan a las Farc y hacen parte de una sociedad siniestra contra Colombia y el gobierno legítimo.

Los complotados cumplen al pie de la letra la doctrina marxista-leninista, según la cual todos los comunistas están en guerra contra el capitalismo, y, esa guerra se acaba cuando sus aliados de las Farc, tomen el poder político en Colombia e impongan una dictadura totalitaria, después de pasar por un gobierno transitorio hacia el socialismo, en ligazón con proterroristas gobernantes vecinos, Ong’s izquierdistas, y dirigentes políticos colombianos títeres, ansiosos de protagonismo personal.

En todos los casos, los terroristas han contado con aliados silenciosos en los cuerpos diplomáticos colombianos, cuya inacción e indiferencia frente a la guerra política de las Farc y la necesaria defensa de los compatriotas que pagan impuestos para tenerlos en esos cargos burocráticos, supera los límites de la inconsecuencia y la irresponsabilidad histórica.

Golpes sucesivos a las Farc

El exitoso ataque contra el campamento de Lozada fue una de las sucesivas y exitosas operaciones de las Fuerzas Militares contra núcleos sensibles de las Farc, que además de reducirles en forma ostensible el poder relativo de combate, permitieron hallar datos precisos para descifrar el entramado clandestino y la estructura organizativa del grupo terrorista, incluidos los pasos dados en pos de los ambiciosos objetivos del Plan Estratégico.

Pero la sincronizada Operación Fénix, ejecutada por las Fuerzas Armadas colombianas, contra el campamento de Raúl Reyes en Angostura-Ecuador, en horas de la madrugada del 1o. de marzo de 2008, fue el demoledor golpe de gracia que clarificó la dimensión del Plan Estratégico de las Farc dentro y fuera del país, así como la interdependencia del grupo terrorista con la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), apéndice subversivo del socialismo chavista en Latinoamérica.

En el fulminante ataque, las tropas incautaron tres computadores laptop marca Toshiba, dos memorias USB, dos discos duros exteriores, y la agenda personal del terrorista, los cuales condensaban 37.200 documentos, con abundante información escrita, fotografías y videos.

La información sustancial está registrada en los textos de más de 9.000 correos electrónicos, de inmensa utilidad para la inteligencia militar, las autoridades judiciales nacionales e internacionales, y las operaciones militares subsiguientes contra el Secretariado de las Farc, incluida la espectacular Operación Jaque, que sin hacer un solo disparo, culminó con la liberación de 15 secuestrados que eran custodiados por 60 terroristas.

La más preocupante y reveladora de las informaciones encontradas en los archivos electrónicos de Reyes, fue la confirmación de la preexistencia del complot internacional, orquestado por la dictadura cubana y el terrorista dominicano Narciso Isa Conde, junto con los gobiernos marxistas de Venezuela, Ecuador y Nicaragua, algunos miembros del gabinete brasileño y hasta europeos mediadores internacionales de paz, en evidente manguala con la senadora liberal Piedad Córdoba; tendiente a deponer el legítimo gobierno colombiano, e instaurar un sistema político títere, afín a los intereses expansionistas del comunismo castro-chavista en Latinoamérica.

Los demás archivos incautados en la Operación Fénix, demostraron los nexos de las Farc con algunos dirigentes políticos colombianos de izquierda; confirmaron la autoría fariana en el aleve asesinato en cautiverio de once de los doce diputados de la Asamblea del Valle del Cauca; y, comprobaron negocios ilícitos de las Farc, con traficantes de armas y drogas, en diversos continentes.

Asimismo, los documentos corroboraron la autoría de las Farc en varios atentados terroristas; reafirmaron la preponderancia que Tirofijo tuvo hasta el día de su muerte sobre la estructura piramidal fariana; confirmaron el entrenamiento de terroristas españoles, argentinos, chilenos, mexicanos, dominicanos, peruanos, bolivianos, venezolanos, italianos, australianos y ecuatorianos en los campamentos de las Farc; y puntualizaron los alcances subversivos dentro y fuera del país, del brazo armado del Partido Comunista Colombiano.


Capítulo I

El campamento “de paso” de Raúl Reyes en el Ecuador

A mediados de marzo de 1996, los cabecillas del Bloque Sur de las Farc se reunieron con Raúl Reyes y Tirofijo, en un campamento guerrillero instalado dentro de la selva ecuatoriana, a menos de dos kilómetros de distancia de la frontera binacional.

El propósito de la reunión, era evaluar las actividades políticas, armadas y financieras de los frentes de las Farc, que actúan en los límites con Ecuador, y además, refinar detalles tácticos-operacionales previos al asalto a la base militar de Las Delicias.

Al comenzar la sesión de análisis Fabián Ramírez leyó pausado, un documento elaborado en máquina de escribir:

—En esta plenaria resaltamos la presencia del camarada Manuel Marulanda, al que saludamos y estamos seguros dará mucha más certeza y realismo al enfoque y elaboración del plan político-militar del Bloque Sur para la conquista de la Nueva Colombia—

—Me alegra acompañar al camarada Raúl Reyes y a los mandos (cabecillas) del Bloque Sur en esta valoración teórica— comentó Tirofijo y tras una breve pausa agregó:

—El objetivo final de la campaña internacional de las Farc es el cumplimiento del Plan Estratégico: Crear un gran Ejército revolucionario con el apoyo de masas (sic) para derrocar el sistema capitalista e instalar el socialismo—

—Por ende, el esfuerzo político, estratégico y táctico del Bloque Sur debe enfocarse a afianzar el trabajo de masas realizado en los departamentos de Huila, Caquetá, Nariño, Amazonas, Cauca y Putumayo; con miras a buscar el reconocimiento internacional de las Farc como fuerza beligerante con mando unificado y control territorial en las áreas de influencia de los bloques sur y oriental, por parte de los gobiernos brasileños, ecuatorianos y peruanos de turno, que en su momento, coincidan con nuestros planteamientos, más los progresistas que vayan apareciendo en el resto del hemisferio—

—El Secretariado en pleno comisionó al camarada Raúl Reyes para dirigir esta tarea. Hay que mirar bien, a quiénes contactamos y a qué acuerdos políticos llegamos, para no poner la cabeza en bandeja de plata al enemigo. No olvidemos que la CIA está en todas partes—

—En esto, es muy importante, el trabajo de solidaridad internacional con los partidos comunistas desde Argentina hasta México. Debemos trabajar para que los gobiernos vecinos digan que sus fronteras limitan con las Farc y no con el Estado burgués. Eso significa que ejercemos autoridad en la zona—

NA2 De manera coincidente Hugo Chávez y Rafael Correa, han dicho varias veces que sus países no limitan con Colombia sino con las Farc, como parte de una estratagema calculada para más adelante reconocer estatus de beligerancia a los terroristas.

—Este trabajo va de la mano con la activación del Partido Comunista Clandestino (PC3) y el crecimiento del Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia. A mediano y largo plazo, estos dos grupos políticos deben convertirse en los motores de la revolución bolivariana a nivel nacional y luego continental—

—Los camaradas Iván Márquez y Timochenco, trabajan en el mismo sentido en Venezuela, Centroamérica y el Caribe, incluida Cuba. El Frente Internacional cubre el resto de países. Tenemos mucho trabajo por hacer, por eso no debemos dar pausa ni tregua al enemigo de clase—

—Uno de los pasos tácticos del Plan Estratégico, es la ofensiva militar permanente de los bloques de frentes. En este caso particular, el Secretariado en pleno acordó realizar un ataque sincronizado en todo el territorio nacional el próximo 30 de agosto—

—Habrá 30 acciones en diferentes partes del país, con el fin de distraer al enemigo, que tarde se dará cuenta del golpe maestro: Ataque arrasador a Las Delicias, golpes tácticos en diversos lugares y coacción política con las marchas contra el glifosato en Guaviare y Caquetá—

—Lo fundamental es sacar ventaja estratégica y política sobre el enemigo de clase, para resaltar en los comunicados la guerra del pueblo contra la burguesía— puntualizó Tirofijo, ante al atento mutismo de sus contertulios. Luego adicionó:

—Pero si la presión militar del enemigo es muy fuerte y cambia el escenario táctico, o las condiciones políticas así lo obligan; previa autorización del Secretariado, tocará pasar aquí a la selva ecuatoriana, a todos los prisioneros de guerra que caigan en Las Delicias, hasta cuando se den condiciones de seguridad para devolverlos a Colombia—

—Debe quedar muy claro, que ninguna unidad fariana puede combatir contra las Fuerzas Armadas ecuatorianas, a menos que ya no quede otra opción, pero claro, que el camarada Raúl Reyes coordinará y hará todo lo posible para que esto no llegue a suceder—

En efecto, el 30 de agosto de 1996 en horas de la noche, mientras algunos frentes guerrilleros realizaban acciones armadas de distracción en diferentes lugares del país, 415 terroristas del Bloque

Sur de las Farc, atacaron por sorpresa y arrasaron la base militar de Las Delicias, ubicada a orillas del Río Caquetá. Después de 17 horas de fieros combates, 28 militares perdieron la vida, 60 fueron secuestrados y 15 quedaron heridos de gravedad.

NA3 Léase Drama, Pesadilla y Espectáculo de mi autoría, Ediciones LAVP, Segunda Edición, junio de 2008.

Finalizado el ataque, Rolando el encargado de dirigir el asalto, reportó por radio los resultados al Secretariado de las Farc. Enterado de los sucesos, Tirofijo ordenó al mono Jojoy que reuniera los estudiantes de los cursos de Fuerzas Especiales, entre quienes había venezolanos, mexicanos, chilenos, argentinos, salvadoreños, ecuatorianos, dominicanos, guatemaltecos y nicaragüenses, enviados por los partidos comunistas de sus países de origen, para que las Farc los entrenaran como terroristas internacionales, preparados para apoyar cualquier revuelta armada de tinte izquierdista en el hemisferio.

Satisfecho por la contundencia del sangriento asalto, Tirofijo dirigió la palabra a su compañía de seguridad y a los alumnos presentes:

—La compañía Teófilo Forero entrenada como ustedes en técnicas de combate cercano, cumplió un papel preponderante en el copamiento de las Delicias. Que esto les sirva de ejemplo, pues vendrán muchas situaciones de guerra similares. No olviden que la mejor defensa es el ataque—

En medio de una algarabía combinada entre aplausos y vivas a la revolución socialista, Tirofijo continuó:

—Lamentamos la muerte del camarada Pedro Martínez, comandante del Frente 48. Murió al mando de seis unidades, cuando encabezaba un ataque contra una trinchera de los chulos. Esa es la lógica de la guerra desatada por la oligarquía contra el pueblo—

NA4 Chulos: Forma despectiva fariana para mencionar a los soldados del Ejército colombiano.

—Unos mueren para que otros vivan y triunfen en memoria suya. Comuníquenle al camarada Raúl Reyes, que el Frente 48 adquiere ese nombre y que el campamento donde planeamos el copamiento de Las Delicias, debe ser bautizado en memoria del compañero caído en acción—

Doce años después, Raúl Reyes fue abatido en territorio ecuatoriano, en un campamento que según los alcahuetas mandatarios Hugo Chávez de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador, era un sitio de paso del terrorista. En contraste con esta patraña, las filmaciones efectuadas por las fuerzas militares ecuatorianas, fueron categóricas para demostrar que se trataba del campamento Pedro Martínez.

¿Quién era Raúl Reyes?

Hijo del comerciante Luis Antonio Devia y de la educadora Aura Silva, Luis Édgar Devia Silva alias Raúl Reyes, nació el 30 de septiembre de 1948 en La Plata- Huila, pero se crió en Florencia-Caquetá, lugar donde nacieron casi todos los siete hermanos del terrorista.

Allí, Luis Édgar estudió bachillerato, en el colegio Juan Bautista Migani. Al mismo tiempo, trabajó como auxiliar de una farmacia, actividad mediante la cual tuvo los primeros contactos con dirigentes regionales del Partido Comunista Colombiano (PCC).

Enrolado al grupo izquierdista, Luis Édgar Devia fue enviado a Cali a estudiar la línea táctico-política del PCC, al tiempo que fue ubicado en la Compañía Colombiana de Alimentos Lácteos S.A. (Cicolac), para que cooperara en la organización y educación política de los trabajadores de esa empresa con Lino Mora, ferviente activista y enlace directo de las guerrillas de las Farc con los sindicatos en el Valle del Cauca.

—Durante la década de los setenta y la primera parte de los ochenta, en la Universidad del Valle, el Colegio Santa Librada, y los sindicatos oficiales y privados de Cali eran un hervidero de difusión de la lucha armada— recuerda Raúl Muñoz Rubio, ex integrante de la Juventud Comunista (Juco)— y agrega:

—De los centros educativos caleños, salieron muchos cuadros de mando pertenecientes a la segunda generación fariana, caracterizados por la ortodoxia marxista-leninista. Entre ellos están, Marco Calarcá, Javier Delgado, Pablo Catatumbo, Pastor Alape, Alberto Rubio, o los vallunos Caicedo y Danilo, quienes luego fundaron el Noveno Frente de las Farc en el suroriente antioqueño. Lo sé, porque milité en esos grupos, hice parte de quienes iban a integrar el nuevo frente guerrillero asentado en Antioquia, y además los conozco a todos ellos—

—La razón de ese reverbero revolucionario izquierdista es muy sencilla. Durante la primera parte de la década de los setenta, Tirofijo anduvo varios años por el Norte del Valle, el Quindío, el Cauca y el occidente del Huila. Desde Cali donde se había hecho muy fuerte la difusión de la tesis de lucha marxista-leninista, la Regional del Partido Comunista le prestaba todo el apoyo posible. Esto explica por qué antes de ser incorporado a la guerrilla, Luis Édgar Devia fue a Cali para complementar la formación político-ideológica—

En 1975, Luis Édgar Devia regresó al Caquetá, con la misión de incrustar células subversivas en la planta que Cicolac acababa de construir en El Doncello. Con mayor experiencia en la difusión metódica de la línea ideológica izquierdista, el ya ferviente activista subversivo, ascendió en forma vertiginosa entre los cuadros regionales del Partido Comunista Colombiano (PCC).

Por su retórica y habilidades personales, Devia fue enviado a Alemania Oriental donde realizó cursos de organización de masas y técnicas de fundamentación marxista-leninista. Luego viajó a Bogotá, donde instructores del Centro de Estudios e Investigaciones Sociales (Ceis), ONG de fachada del PCC, lo capacitaron en táctica política y propaganda subversiva.

Perfeccionado en técnicas de organización clandestina de células de partido y destrezas para conspirar contra el Estado, por tercera vez, Reyes regresó al Caquetá, para vincularse a la construcción de las bases populares de apoyo al ideario subversivo marxista-leninista, así como la estructuración de los núcleos de solidaridad y juntas patrióticas relacionadas con la futura Unión Patriótica.

Empeñado en esa tarea, Devia Silva recorrió durante dos años las áreas urbanas del Putumayo y Caquetá, dedicado al trabajo legal del Partido Comunista, y de manera simultánea, al reclutamiento clandestino de jóvenes para la guerrilla, paralelo con la creación de núcleos de apoyo a las Farc.

Como consecuencia de una calculada alianza política entre el Partido Comunista Colombiano (PCC) y el movimiento galanista Frente Democrático, dirigido por Rodrigo Lara Bonilla, en 1978, Luis Édgar Devia fue elegido vicepresidente del Concejo de El Doncello-Caquetá.

Para aquella época, las Farc y su brazo político el PCC, ya habían iniciado un metódico proceso de infiltración en las administraciones municipales, acción proyectada en el tiempo para construir las estructuras de apoyo político a la insurrección generalizada, prevista en esa época para 1996.

Como Devia Silva ya estaba vinculado con las Farc, dedicó la mayor parte del tiempo a distribuir propaganda subversiva, fortalecer las redes de apoyo a las guerrillas y conspirar contra la institucionalidad, motivos por los cuales pasó a la clandestinidad, convencido que el terrorismo es la herramienta básica para lograr objetivos y cambios socio-políticos.

Identificado con el alias de Raúl Reyes, Luis Édgar Devia abandonó la actividad política abierta del PCC y se incorporó a la guerrilla como responsable político del Frente 14 de las Farc, que delinquía en los municipios caqueteños de Cartagena del Chairá, El Doncello, El Paujil y Puerto Rico.

La primera misión de alta importancia que Reyes recibió del Secretariado, fue acopiar recursos para financiar el Plan Estratégico de las Farc. Por lo tanto, una vez instalado en la zona, y con base en las experiencias de Argemiro cabecilla del Primer Frente en el Guaviare y de los terroristas del M-19 que lo antecedieron en el Caquetá, Reyes priorizó la tarea de extorsionar a los carteles de las drogas asentados en la región, mediante la imposición de la llamada cuota de gramaje.

NA 5 Gramaje: Cobrar una cantidad de dinero por cada gramo de cocaína producido en la zona.

Inmerso en esta tarea, Reyes conoció a Joaquín Gómez, con quien compartió durante casi dos décadas, el planeamiento y ejecución de las actividades terroristas del Bloque Sur, una de las dos facciones más sanguinarias de las Farc.

Como resultado de la prevalencia de los aspectos políticos sobre las acciones armadas, para la toma de decisiones organizativas dentro de las Farc, en 1982 Raúl Reyes fue designado miembro del Secretariado en representación directa del Comité Central del Partido Comunista, razón por la cual, hizo parte de la comisión fariana que manipuló los acuerdos de Cese al Fuego (1983-1987), y las insulsas conversaciones de paz con el laxo gobierno de Belisario Betancur.

Luego del bombardeo a Casa Verde ocurrido el 9 de diciembre de 1990, Reyes desapareció por varios años del panorama mediático, para dedicarse de lleno a supervisar el desarrollo de los objetivos definidos en el Plan Estratégico de las Farc, uno de ellos dirigir los cursos de pistoleo para sicarios farianos, que con el transcurrir del tiempo conformaron la base de la columna Teófilo Forero, famosa por la espectacularidad y agresividad de sus acciones armadas.

En esta nueva condición, desde la clandestinidad, en cumplimiento metódico y vertical de las directrices emanadas en la Séptima Conferencia de las Farc, Reyes dirigió asesinatos de enemigos o contradictores políticos de las guerrillas izquierdistas.

Luego, se radicó en San José de Costa Rica para coordinar desde allí, la expansión de la presencia internacional fariana iniciada años antes por Jaime Guaracas con apoyo del primer régimen sandinista presidido por Daniel Ortega, y costeada con los dineros obtenidos de la cocaína, la extorsión y el secuestro.

Este fue el primer paso para estructurar el Frente Internacional de las Farc, y coordinar contactos y diversos apoyos mutuos, con los partidos comunistas y grupos terroristas, que operaban en diversos lugares del planeta desde la década de los noventa.

En aquella época, Reyes visitó México, Nicaragua, El Salvador, Guyana, República Dominicana, Cuba, Ecuador y algunos países europeos, donde gestionó compras de armas, municiones, y equipos técnicos de comunicaciones.

Al mismo tiempo coordinó la ubicación de contactos claves con los partidos comunistas y otros grupos terroristas, abrió cuentas corrientes, urdió tramas para lavar dineros provenientes del tráfico de drogas, y generó mecanismos para fortalecer nexos con terroristas internacionales, tareas que luego asignó a Rodrigo Granda (Ricardo),

Marco Calarcá, Olga Marín, Javier Calderón, Lucas Gualdrón y Juan Antonio Rojas. En uno de estos viajes a Centroamérica, Reyes tomó contacto con Hugo Chávez por medio de los sandinistas.

Chávez acababa de ser liberado de la cárcel, donde purgaba condena por el fallido golpe de Estado de 1992. La empatía preexistía. Por medio de la dictadura cubana y los comunistas nicaragüenses, las Farc proporcionaron cien millones de pesos colombianos a Chávez, para cubrir gastos de la defensa jurídica y para iniciar la financiación de la campaña presidencial.

Este fue el comienzo de una larga relación entre el grupo terrorista y el polémico presidente venezolano. En ese entorno, gracias a los enlaces clandestinos con el Partido Comunista Español (PCE), Reyes y Rodrigo Granda tomaron contacto con el izquierdista Francisco Gutiérrez profesor universitario español nacionalizado en Costa Rica y su esposa Cruz Mary Prado Rojas, quienes se constituyeron en asiduos colaboradores de las Farc durante más de dos décadas.

Consolidado el contacto, la casa de la pareja Gutiérrez-Prado, ubicada en Heredia, suburbio de la capital costarricense, se convirtió en el punto de encuentro de los cabecillas de las Farc, que pasaban por San José a realizar actividades de diplomacia paralela, tráfico de armas, lavado de activos, tratamientos médicos, compras de avituallamientos, o coordinar envíos de cargamentos de coca hacia los Estados Unidos, Europa y Japón.

Durante la vigencia de la zona de distensión (1998-2002), Raúl Reyes asumió el rol de vocero principal de las Farc, pero en la práctica, fue el mayor obstáculo para que avanzaran las insulsas conversaciones con el débil gobernante Andrés Pastrana Arango, quien inclusive le concedió un salvoconducto para que viajara a Europa, a exponer en múltiples escenarios, los planteamientos ideológicos y programáticos de las Farc.

El papel de Reyes fue protagónico, teatral y amañado. Arrogante, cínico y desafiante, siempre manifestó, que a las Farc no les interesa ni entregar las armas ni desmovilizarse, sino conquistar el poder político para imponer una dictadura comunista, propósito para el cual, son válidos todos los medios.

Con tal comportamiento, Reyes corroboró reiterativo, que para las Farc, la paz equivale a la derrota y sometimiento del capitalismo, el enemigo de clase irreconciliable. Lo demás es situación latente de guerra de clases.

Dado su obsesivo estilo de exponer o de imponer puntos de vista políticos por medio del amedrentamiento y el chantaje, Raúl Reyes fue el autor intelectual de la estratagema de secuestrar soldados y policías, al cabo de arrasadores ataques contra unidades militares o policiales aisladas, con el fin de obtener réditos políticos en posteriores liberaciones con mediación internacional, como sucedió después del asalto a la base de Las Delicias.

NA6 Léase Drama Pesadilla y Espectáculo de mi autoría, Ediciones LAVP, Segunda Edición, agosto de 2008.

La mecánica acción se repitió luego de los sangrientos asaltos al Cerro Patascoy en Nariño, la quebrada El Billar en el Caquetá, Miraflores en el Guaviare, Uribe en el Meta, y Mitú en Vaupés, donde fueron secuestrados más de 200 policías y militares, algunos de ellos liberados, tras un canje humanitario realizado en el año 2001.

Consecuencia directa de la debilidad de carácter del presidente Andrés Pastrana, quien ansioso de ser nominado Premio Nóbel de Paz actuaba imbuido de egocéntrico protagonismo mediático permanente, y de la ignorancia manifiesta acerca de la intención estratégica de las Farc, por parte de los arrogantes negociadores de paz nombrados por el gobierno nacional; los militares y policías secuestrados, se convirtieron en una mercancía útil para el chantaje de las Farc al país.

El propósito inicial de la estratagema era presionar la aprobación de una ley permanente de canje, aplicable cada vez que las autoridades capturaran a un terrorista. En otras palabras, por iniciativa de Reyes, con esa propuesta las Farc pretendían legalizar el secuestro con fines terroristas, mientras con cinismo enmascaraban el secuestro extorsivo.

Pero como aquella idea no surtió efecto, a partir de 2007, con la complicidad de Hugo Chávez, Rafael Correa y Daniel Ortega, las Farc urdieron la trama de hacer propaganda con el tema de la liberación de los secuestrados, luego de un manipulado acuerdo humanitario, que confluyera en un premeditado estatus de beligerancia.

NA7 En condición de candidato presidencial de Nicaragua, Ortega visitó a Tirofijo en El Caguán y hasta lo condecoró con una medalla sandinista.

El problema es estructural y viene de años atrás. Con la clara intención de doblegar en el plano político al gobierno colombiano, Reyes promovió junto entre los demás miembros del Secretariado, la aplicación de la Ley 002 de las Farc, para extorsionar a las empresas que dinamizan la economía del país, a la par con el secuestro de dirigentes políticos, para dar mayor connotación nacional e internacional al Plan Estratégico.

Para el efecto, en julio de 2000, el mono Jojoy señaló la intención de las Farc para secuestrar dirigentes políticos, como ocurrió meses después con 12 diputados del Valle del Cauca, algunos congresistas y una candidata presidencial, con consecuencias que a pesar de la exitosa Operación Jaque, la fuga del senador Óscar Tulio Lizcano, las liberaciones de Alan Jara y Sigifredo López, las dificultades para el gobierno colombiano, no fueron resueltas en su totalidad:

—Si no se puede la ley de canje, tocará que algunos de la clase política acompañen a los soldados, para que salgan en el canje. Es la única forma. Si no quieren por las buenas tocará por otros medios.

Pero esa ley debe salir. Se necesita una ley de canje que se prolongue en el tiempo, mientras dura la guerra en este país—

—Necesitamos que nos miren, que nos toquen, que nos escuchen y vean qué es lo que planteamos y reconozcan que en este país hay una guerra de una insurgencia contra un Estado, y si nos reconocieran el estatus de beligerancia eso sería la berraquera—

—A nosotros nos importan un carajo la Constitución y las leyes, porque estamos fuera de ellas. No valen nada. Valen para el Estado. Eso es lo que ellos tienen que resolver. Tenemos nuestra propia constitución y nos levantamos contra el Estado porque nos obligaron. Entonces son ellos los que tienen que resolver: o venirse unos para acá, o ayudar a resolver eso—

Dentro del mismo marco conceptual, la visión de las Farc acerca del Derecho Internacional Humanitario fue especificada el 14 de marzo de 2003, por medio de las conclusiones de la comisión internacional:

—Nuestra concepción de lucha política revolucionaria guiada por los principios del marxismo-leninismo (...) desconoce las legislaciones de los opresores nacionales y extranjeros—

De manera curiosa, con excepción de Lizcano, todos los secuestrados canjeables que eran dirigentes políticos, tanto los liberados de manera unilateral por las Farc para elevar la imagen de Hugo Chávez y Piedad Córdoba, como Ingrid Betancur rescatada en la Operación Jaque, salieron del cautiverio, a repetir el mismo planteamiento hecho años atrás por Jojoy en el Caguán, en torno a las supuestas razones de existencia de las Farc y la necesidad de hacer un acuerdo humanitario en las condiciones impuestas por los terroristas.

Pero a la larga, esta modalidad de chantaje al gobierno y a la sociedad, se convirtió en un bumerang para las Farc. La búsqueda de los secuestrados, condujo a los organismos de seguridad del Estado a localizar y dar de baja a Raúl Reyes, en una guarida en Angostura- Ecuador, donde el terrorista vivía a sus anchas, producto de la complicidad del presidente Rafael Correa, el ministro de seguridad Gustavo Larrea, el viceministro de seguridad Ignacio Chauvín, el general René Vargas, la asambleísta María Augusta Calle copartidaria de Correa, el Procurador Guaricoa, y otros funcionarios públicos provenientes de la colectividad política Alianza País.

Reyes y los componentes del Plan Estratégico de las Farc

En desarrollo de los proyectos a largo plazo para asentar el control coactivo de las Farc, a mediados del año 2000, se realizó en el Caguán el Pleno Ampliado del Secretariado de las Farc, que refrendó las conclusiones acerca de la consecución de finanzas por bloques de frentes guerrilleros, para buscar nuevos mecanismos operativos, y, mejorar el trabajo de inteligencia destinado a incrementar las extorsiones y los secuestros:

—Debemos persistir y ampliar la actividad que nos permite recoger el impuesto para la paz, equivalente al 10% de las ganancias líquidas de las grandes empresas. Es inaplazable la coordinación nacional de los bloques (sic) y comandos conjuntos para garantizar la eficacia en el cumplimiento de esta tarea y los ingresos de acuerdo al porcentaje estipulado—

—Reiteramos los criterios de clase en torno a las retenciones con fines financieros, como un tributo de los ricos a las luchas del pueblo cuando se nieguen a contribuir voluntariamente, mientras por otro lado le cancelan al Estado burgués, impuestos para el desarrollo de su guerra antipopular. Este tributo deben pagarlo todos aquellos cuyo patrimonio supere el millón de dólares—

—Unificaremos el cobro al impuesto de la maracachafa (cocaína). Sobre esta actividad habrá una coordinación nacional y todas las unidades deben informar permanentemente al Secretariado sobre lo recogido—

NA 8 maracachafa es una forma popular colombiana de enunciar la marihuana, pero en este caso se refiere a la cocaína.

Por otra parte, tres conclusiones puntuales del Pleno Ampliado de las Farc del 2000 en El Caguán, precisan los alcances de su estrategia integral y a la vez ratifican la miopía crónica de la dirigencia colombiana, para enfrentar dentro y fuera del país, los planes y objetivos estratégicos del adversario político-armado, en cabeza de Raúl Reyes:

—El trabajo internacional en la actualidad como parte del Plan Estratégico nos ha dado muy buenos resultados para hacernos conocer como movimiento revolucionario por los cambios y en busca de reconocimiento como fuerza beligerante. Debemos aprovechar todas las sugerencias para atender personalidades de Europa, con la finalidad de afianzar nuestra política en busca de reconocimiento—

—Adelantamos los diálogos con el gobierno como parte del Plan Estratégico. Debemos analizar hasta dónde podremos avanzar en el logro del objetivo de acuerdo a las circunstancias políticas y de confrontación existentes, buscando que ante la opinión siempre quede clara nuestra voluntad por encontrar salidas políticas, dejando al estado terrorista la responsabilidad de agotamiento de esta opción—

—Debemos estudiar la propuesta de cese al fuego bilateral Gobierno-Farc, analizando cuál debería ser su contribución para el desarrollo del Plan Estratégico, de tal forma que nos permita ganar nuevas posiciones cerca de los centros urbanos y fortalecernos en la conquista de nuestro reconocimiento como fuerza beligerante—

Daniel Ortega relacionó a las Farc con el gobierno de Libia

Como complemento de la visita de Daniel Ortega a Tirofijo, por medio de los sandinistas desde Nicaragua, algunos partidos comunistas europeos y con Eta desde España, las Farc iniciaron a tener contactos con terroristas islámicos.

El 4 de septiembre de 2000, Raúl Reyes envió desde la zona de despeje en El Caguán, una carta al dictador libio Muammar Gaddafi, la cual denota el franco desarrollo del Plan Estratégico, corrobora la farsa de las supuestas negociaciones de paz con el gobierno Pastrana, y ratifica la familiaridad del mandatario musulmán con las Farc, amén que Reyes lo denominó en el encabezamiento del texto:

Camarada Coronel Gran Líder de la Mathaba Mundial. En el comprometedor documento, Raúl Reyes solicitó apoyo financiero del dirigente libio, para incrementar la guerra de las Farc contra Colombia, a la vez que dejó claro que desde esa época, los gobiernos de Cuba y Venezuela ya estaban complotados con las guerrillas colombianas, en el mismo momento en que en apariencia, los terroristas negociaban un supuesto proceso de paz con la administración Pastrana:

—Nuestro saludo revolucionario y bolivariano. En primer lugar, queremos expresarle nuestros agradecimientos por la invitación que nos hicieron para visitar su país y la hospitalidad recibida por nuestra delegación durante la realización de la Cumbre de Jefes de Estado, gobiernos, partidos y organizaciones miembros de la Mathaba Mundial—

—También deseamos comunicarle que nuestra organización guerrillera las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc-Ejército del Pueblo, continúa la lucha política por la conquista del poder político para gobernar a Colombia—

—Como integrante del Estado Mayor Central y del Comandante en Jefe (sic), recibí el mandato de solicitarle un crédito de 100 millones de dólares a pagar en cinco años. Los objetivos del plan estratégico por la conquista del poder y las circunstancias de la confrontación militar, nos exigen de (sic) disponer de mayores recursos para resistir la ofensiva de los enemigos, con armamentos (sic) de mayor alcance—

—Una de las necesidades prioritarias que hoy tenemos es conseguir cohetes tierra-aire para repeler y derribar los aviones de combate. ...Nuestra estrategia es llegar al poder mediante la lucha armada revolucionaria, sin renunciar a buscar salidas políticas distintas, conducentes a evitar entre los colombianos más sangre derramada—

—Vamos a emprender ahora mismo, una campaña encaminada a crear las condiciones políticas para que Libia, Cuba y Venezuela participen en el futuro como países facilitadores de los diálogos entre el gobierno y la guerrilla colombiana. Sin otro particular, expresamos nuestros sentimientos de consideración y aprecio de hermanos revolucionarios—

En razón a que el gobierno libio respondió que ese tema lo trataría por medio de sus antiguos socios los sandinistas en Nicaragua, el 17 de febrero de 2003 Alberto Bermúdez, uno de los integrantes del Frente Internacional, escribió un mensaje dirigido a Reyes para informarle los resultados de las reuniones que sostuvo con Miguel D’Escoto, ex canciller de Nicaragua durante el primer gobierno sandinista y luego embajador ante la ONU durante el segundo gobierno marxista-leninista en ese país.

Uno de los temas tratados por el emisario de Tirofijo con el dirigente sandinista fue la urgencia de una reunión con Daniel Ortega, quien aún después de la derrota electoral que en 1990 depuso la dictadura comunista en Nicaragua, continuó como director del Frente Sandinista para la Liberación Nacional (FMLN):

—Hay dos posibilidades (para la reunión): Una el 27 de febrero (de 2003), fecha en la que él (Ortega) viaje a La Habana, y la segunda es hacer un viaje mío a Managua, o sea que de todas formas la cita está asegurada… D’Escoto se mostró muy interesado en ayudarnos (a las Farc), sobre todo en este momento que vivimos el peligro de la guerra—

En respuesta a lo informado por Bermúdez, pero más interesado en conocer la contestación de Libia acerca del préstamo, el 22 de febrero de 2003 Reyes escribió un mensaje dirigido a Daniel Ortega:

—(Queremos) solicitarle información sobre los resultados de una solicitud (sic) de préstamo formulada a los compañeros libios. La principal prioridad de las Farc-Ep, en materia de lograr mayor contundencia en sus operaciones militares contra tropas enemigas, hacia la conquista del poder político para gobernar a Colombia, es conseguir armamento antiaéreo a fin (sic) de contrarrestar con eficacia la acción de la aviación colombiana y estadounidense—

Los contactos con el gobierno libio se dilataron debido a que para esa época, los sandinistas estaban fuera del gobierno nicaragüense, pero en cambio, se fortalecieron los lazos de las Farc con Ortega y en general con el Frente Sandinista (FSLN), hasta el extremo que en reiteradas ocasiones el irrespetuoso mandatario centroamericano, los ha llamado los hermanos de las Farc.

Zona de distensión y secuestro de Ingrid Betancur

Por física miopía y arrogancia de los delegados del gobierno Pastrana, Colombia perdió la oportunidad de desenmascarar a las Farc ante el mundo, como terroristas y narcotraficantes, y lo más importante, lograr el concurso internacional para capturar y encarcelar a los delegados del Frente Internacional.

Tuvieron que ocurrir los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Washington y New York, para que por fin el gobierno de los Estados Unidos reaccionara del inexplicable letargo, e incluyera a las Farc, las Auc y el Eln en las listas del terrorismo internacional, en particular porque el mono Jojoy exclamó a los cuatro vientos que toda propiedad gringa en Colombia sería declarada objetivo militar.

NA 9 Por esta razón, Chávez y Correa dicen que no califican como terroristas a las Farc, pues esto se trata de una imposición del imperio norteamericano.

Como era de suponerse, las insulsas conversaciones en El Caguán llegaron a su fin tras casi cuatro años de agresiones terroristas contra el pueblo colombiano (1998-2002), flagrantes violaciones de las leyes, delitos de lesa humanidad y otras evidencias de desgobierno, derivadas de la falta de carácter del presidente Pastrana, frente a la desmedida audacia de las Farc.

En un arrebato de supuesta, pero en realidad fingida autoridad, y sin que preexistiera un plan concreto con componentes políticos, militares, económicos y sociales para recuperar el monopolio del Estado y desalojar a los terroristas de la vergonzosa zona de distensión, el 20 de febrero de 2002, el presidente Andrés Pastrana Arango declaró de manera unilateral la suspensión de los diálogos y dispuso la recuperación militar de la zona, para tratar de salvar su deteriorada imagen política.

Fiel a la tradición politiquera y oportunista de sus similares, consistente en buscar réditos personales y pescar en río revuelto, aunque sin ninguna opción en las urnas, la entonces candidata presidencial Ingrid Betancur, viajó hacia San Vicente del Caguán, convencida que al ingresar al corazón de las Farc a hacer demagogia, ganaría protagonismo egocéntrico y multiplicaría el caudal de votos a su favor.

Pese a que las autoridades civiles y militares de Florencia, le insistieron que no expusiera su integridad física con el ingreso a la boca del lobo, porque hasta ese momento las Fuerzas Militares, no habían terminado la recuperación de la institucionalidad en la zona que estuvo cuatro años a merced de los terroristas, pudieron más el orgullo, la vanidad y la pataleta de mujer figurona, que la sensatez esperada en alguien de su nivel; entonces, por su cuenta y riesgo

Ingrid viajó en un vehículo hacia El Caguán, pero para su desgracia cayó en un retén de las Farc. Sin vacilaciones, Ingrid y su asistente personal Clara Rojas, fueron secuestradas en cumplimiento de una orden emitida por Raúl Reyes al cabecilla del Frente 14 de las Farc.

A partir de ese momento, las Farc convirtieron a la locuaz dirigente política, en una joya de la corona, cuya eventual liberación sería trascendental para buscar o la ley permanente de canje, o la cesión de una zona despejada, para lograr un acuerdo humanitario, tendiente a encauzar el reconocimiento de estatus político a los terroristas.

Para complicar más el asunto, por ser ciudadana colombo-francesa, el tema del secuestro de Ingrid Betancur fue manejado con mucha persistencia mediática en Francia y el resto del planeta, hasta convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el presidente Álvaro Uribe, quien recibía presiones de diversas vertientes, para que en aras de la liberación de la locuaz e impertinente ex candidata presidencial, cediera una zona desmilitarizada, como abrebocas del reconocimiento de beligerancia a los terroristas.

Al mismo tiempo, auxiliada e instigada por Hugo Chávez, Yolanda Pulecio madre de Ingrid, viajó por diversos escenarios del mundo, con la abierta intención de desprestigiar al mandatario colombiano y de buscar apoyo o presión internacional, para que el gobierno nacional cediera a las pretensiones de las Farc y de paso diera protagonismo del mandatario venezolano.

No importaba que Ingrid fuera la única responsable de su propia desgracia, ya que para la señora Pulecio, su hija vale más que todos los seres humanos secuestrados por las Farc, y por ende, según esa lógica de la egolatría, debe ser la presidenta de Colombia, entre otras cosas, según madre e hija, porque Ingrid Betancur es la única dirigente que reúne todas las condiciones morales para el efecto. Los demás dirigentes son ineptos o corruptos.

De remate, pocos días después, la misma cuadrilla que secuestró a Ingrid y a Clara, derribó una aeronave de reconocimiento aerotáctico en la que viajaban los contratistas norteamericanos Keith Stansell, Marc Gonsalves y Thomas Howes funcionarios de la compañía Northrop Grumman Corporation, encargada de monitorear las imágenes satelitales de los cultivos de coca en el sur del país. Esta acción fariana comprometió aún más al gobierno de los Estados Unidos, en los vericuetos de la compleja guerra en Colombia.

Para completar la audacia terrorista, por la misma época, mediante una cinematográfica incursión armada, a plena luz del día, una cuadrilla de las Farc secuestró en Cali a 12 diputados de la Asamblea del Valle. Once de ellos fueron asesinados en cautiverio y uno liberado tras casi siete años de secuestro.

Fortalecimiento del Frente Internacional de las Farc

Cuatro meses después Andrés Pastrana salió de la Presidencia de la República. La sensación generalizada fue que la silla estuvo vacía durante su mandato. Colombia se debatía en medio de una compleja crisis de autoridad, y de muy poca credibilidad en la figura del primer mandatario.


Purchase this book or download sample versions for your ebook reader.
(Pages 1-28 show above.)